Cocina vegetariana Extra (Connecor) - - Es­pe­cial Be­bi­das -

tie­ne dis­tin­tos prin­ci­pios ac­ti­vos, por lo que no se con­si­de­ra que per­te­nez­ca al gru­po de di­fe­ren­tes gin­sengs.

¿Cuá­les son real­men­te sus efec­tos?

El gin­seng tie­ne so­bre tu cuer­po un efec

to adap­tó­geno, es de­cir que pa­re­ce que po­ten­cia la ca­pa­ci­dad de tu or­ga­nis­mo pa­ra re­sis­tir los efec­tos da­ñi­nos del es­trés, la con­ta­mi­na­ción u otros fac­to­res da­ñi­nos pa­ra la sa­lud, pe­ro no pro­du­ce efec­tos cu­ra­ti­vos es­pe­cí­fi­cos so­bre al­gu­na do­len­cia que pu­die­ras pa­de­cer. Con­cre­ta­men­te, ac­túa so­bre el hi­po­tá­la­mo y la glán­du­la pi­tui­ta­ria. Con­tri­bu­ye a que és­ta au­men­te la se­cre­ción de unas hor­mo­nas, las glu­co­cor­ti­coi­des, que se sin­te­ti­zan en las glán­du­las adre­na­les. Di­chas glán­du­las rea­li­zan un im­por­tan­te so­bre­es­fuer­zo cuan­do tu or­ga­nis­mo pa­de­ce pe­rio­dos de es­trés y el gin­seng fa­vo­re­ce su equi­li­bro y evi­ta su ago­ta­mien­to.

Ade­más, exis­ten cla­ras evi­den­cias de que pue­de ayu­dar­te a au­men­tar la sen­sa­ción de ener­gía y a res­tau­rar tu vi­ta­li­dad. Es­te es el mo­ti­vo por el cual in­cre­men­ta tu ca­pa­ci­dad fí­si­ca e in­te­lec­tual. Tam­bién me­jo­ra la fun­ción del hí­ga­do y te pro­te­ge con­tra los da­ños cau­sa­dos por la ra­dia­ción y los efec­tos se­cun­da­rios de la cor­ti­so­na. Al­gu­nos es­tu­dios in­clu­so van más allá y afir­man que la in­ges­ta pro­lon­ga­da de pa­nax gin­seng, úni­ca­men­te es­ta va­rie­dad, pue­de ayu­dar a pre­ve­nir va­rios ti­pos de cán­cer co­mo el del pul­món, bo­ca, hí­ga­do, co­lon, pán­creas, es­tó­ma­go y ova­rios. Cien­tí­fi­cos de Ja­pón y de Ru­sia ex­pe­ri­men­ta­ron con es­ta raíz en tra­ba­ja­do­res de va­rias em­pre­sas y atle­tas. El gin­seng pro­du­jo una ma­yor re­sis­ten­cia del or­ga­nis­mo en de­por­tis­tas y un ma­yor ren­di­mien­to la­bo­ral en em­plea­dos de ofi­ci­nas y fá­bri­cas. Ade­más hay que re­sal­tar que es­ta raíz no afec­ta ni al­te­ra el sue­ño, ni al elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma co­mo sí lo ha­ce la ca­feí­na, por ejem­plo.

Se­gún al­gu­nas per­so­nas, au­men­ta la ca­pa­ci­dad se­xual, pe­ro no exis­ten da­tos cien­tí­fi­cos al res­pec­to, así que no po­de­mos ase­gu­rar­te que pro­du­ce di­cho efec­to. Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan que po­dría ser be­ne­fi­cio­so pa­ra quie­nes pa­de­cen dia­be­tes no de­pen­dien­te de in­su­li­na. Sin em­bar­go, no pa­re­ce una afir­ma­ción que se ba­se en su­fi­cien­tes prue­bas to­da­vía, por lo que si pa­de­ces es­ta en­fer­me­dad te re­co­men­da­mos que si­gas es­tric­ta­men­te las in­di­ca­cio­nes de tu mé­di­co. Tam­bién pa­re­cen pro­ba­dos sus sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos en los an­cia­nos. Pro­du­ce una me­jo­ría con­si­de­ra­ble en las fa­cul­ta­des men­ta­les y ayu­da a con­tro­lar las de­pre­sio­nes, la ten­sión ar­te­rial y la glu­co­sa en la san­gre. Ade­más, les pro­por­cio­na más ener­gía y una me­nor pér­di­da de me­mo­ria.

Con­train­di­ca­cio­nes

Aun­que pa­re­ce que, efec­ti­va­men­te, es la pa­na­cea pa­ra nues­tra sa­lud y bie­nes­tar, lo cier­to es que no to­do son ven­ta­jas en el gin­seng.

Con­vie­ne que se­pas que tie­ne pe­que­ñas can­ti­da­des de fi­toes­tró­ge­nos, con ac­ción si­mi­lar a los es­tró­ge­nos, que son las hor-

Ba­ti­do de fre­sa y gin­seng

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.