Aloe ve­ra

Cocina vegetariana - - Índice -

Re­des­cu­bri­mien­to de una «su­per plan­ta» me­di­ci­nal

El aloe (o áloe, o sa­bi­la) es una plan­ta con más de tres­cien­tas es­pe­cies, que pro­vie­ne de Áfri­ca y que se co­no­ce des­de ha­ce si­glos por los her­bo­ris­tas. Es­ta plan­ta con as­pec­to de cac­tus, pe­ro que no lo es (per­te­ne­ce a la mis­ma fa­mi­lia de los li­rios que la ce­bo­lla, el ajo y el na­bo), y con ho­jas ver­des en for­ma de da­ga, lle­nas de un gel cla­ro y vis­co­so, via­jó de Áfri­ca a Nor­tea­mé­ri­ca des­de el si­glo XVI.

Allí re­des­cu­bri­rían, ha­ce al­go más de trein­ta años, sus gran­des vir­tu­des pa­ra el tra­ta­mien­to de to­do ti­po de tras­tor­nos de la piel, y tam­bién (en uso in­terno) co­mo gran be­ne­fac­tor del apa­ra­to di­ges­ti­vo. Ade­más, des­de 1950 se es­tu­dia su enor­me po­ten­cial pa­ra el tra­ta­mien­to de mu­chos tras­tor­nos y en­fer­me­da­des: res­pi­ra­to­rias, ci­rro­sis y he­pa­tio­tis, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, dia­be­tes, ar­tro­sis, co­mo re­gu­la­dor del equi­li­brio car­dio­cir­cu­la­to­rio (tan­to pa­ra la ten­sión san­guí­nea co­mo pa­ra re­du­cir el co­les­te­rol no­ci­vo).

Re­cuer­do histórico

En he­breo «aloe» sig­ni­fi­ca «sus­tan­cia bri­llan­te y amar­ga» y des­de siem­pre fue con­si­de­ra­do co­mo una plan­ta cu­ra­ti­va de pri­mer or­den.

Otros di­cen que eti­mo­ló­gi­ca­men­te de­ri­va del grie­go y sig­ni­fi­ca «mar», de­bi­do a que la plan­ta, en su es­ta­do na­tu­ral, gus­ta de la cer­ca­nía del mar. «Sa­bi­la» –nom­bre con el que se co­no­ce la plan­ta en Mé­xi­co– es ára­be y de­ri­va de sabr, que en he­breo se re­la­cio­na con sa­bra, la pa­cien­cia, en re­la­ción a la gran re­sis­ten­cia de la plan­ta.

La cla­si­fi­ca­ción bo­tá­ni­ca ofi­cial se ha de­can­ta­do, con cier­ta po­lé­mi­ca, por el nom­bre de Aloe bar­ba­den­sis pa­ra el aloe me­di­ci­nal mien­tras que Aloe ve­ra que­da co­mo la de­no­mi­na­ción co­rrien­te que to­dos co­no­ce­mos por sus in­crei­bles efec­tos so­bre la piel, el ca­be­llo o las he­ri­das. En to­do ca­so se tra­ta de la mis­ma plan­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de que exis­tan de­ce­nas de aloes si­mi­la­res que in­tere­san po­co pa­ra la sa­lud.

Los an­ti­guos egip­cios ya in­cluían el aloe en­tre los re­ga­los fu­ne­ra­rios que en­te­rra­ban con los fa­rao­nes. Se sa­be por el pa­pi­ro de Ebers que co­no­cían bien sus pro­pie­da­des pa­ra la piel. Cleo­pa­tra to­ma­ba ba­ños de aloe ve­ra pa­ra man­te­ner su ju­ven­tud. Y en Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na se co­no­ce y uti­li­za co­mo «Lu Hui».

Un po­co de bo­tá­ni­ca

La plan­ta al­can­za una al­tu­ra me­dia de en­tre 60-90 cm, pe­ro pue­de lle­gar a los 2 me­tros. Sus ho­jas (en­tre 12 y 16 más o me­nos), mi­den de 40 a 50 cm de largo, van con púas y tie­nen una an­chu­ra de 6-10 cm en la ba­se. Es­tán re­ves­ti­das por una cu­tí­cu­la o ca­pa pro­tec­to­ra, cu­yas es­to­mas (los po­ros prin­ci­pa­les que par­ti­ci­pan en la fo­to­sín­te­sis) fil­tran el ai­re y el agua. Ba­jo es­ta mem­bra­na hay:

Una pri­me­ra piel ce­lu­ló­si­ca que abri­ga cris­ta­les de oxa­la­to de cal­cio.

Las cé­lu­las pe­ri­cí­cli­cas (de­ri­va­das de pro­ce­sos quí­mi­cos) de la sa­via ama­ri­lla y ro­ji­za con pro­pie­da­des la­xan­tes. Es la «san­gre» del aloe.

Fi­nal­men­te, den­tro de es­ta tri­ple pro­tec­ción ve­ge­tal, te­ne­mos la sus­tan­cia in­co­lo­ra que for­ma el gel bus­ca­do de la plan­ta. La

ca­li­dad de es­te gel de­pen­de mu­cho del sue­lo y de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la zo­na de cul­ti­vo.

El aloe cre­ce muy bien en zo­nas de­sér­ti­cas y se­mi de­sér­ti­cas de Áfri­ca, Mé­xi­co, In­dia, Amé­ri­ca Cen­tral, Aus­tra­lia y EE.UU. Tam­bién en el Me­di­te­rrá­neo y en las is­las Ca­na­rias. Ca­da plan­ta sue­le te­ner unas 12-16 ho­jas, que pue­den lle­gar a los dos me­tros de al­tu­ra. Pos­se la ca­pa­ci­dad de con­ser­var el agua de llu­via, lo que le per­mi­te vi­vir largo tiem­po en con­di­cio­nes de se­quía. De he­cho su­fre si la re­ga­mos en ex­ce­so. Al ca­bo de tres años el aloe ve­ra al­can­za su gra­do óp­ti­mo de ma­du­rez, que es cuan­do el gel que con­tie­ne es­tá al má­xi­mo de su po­ten­cial.

Ri­que­za en nu­trien­tes

El aloe ve­ra po­see más de 200 prin­ci­pios ac­ti­vos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud, de­bi­do a su sin­gu­lar com­po­si­ción quí­mi­ca, pues es ri­co en­tre otras sus­tan­cias en vi­ta­mi­nas A, C y E, ami­noá­ci­dos, en­zi­mas, mi­ne­ra­les (co­mo el co­bre, el zinc y el se­le­nio), oli­go­ele­men­tos, mono y po­li­sa­cá­ri­cos, an­tra­qui­no­nas, lig­ni­nas, sa­po­ni­nas… Ade­más los nu­trien­tes que con­tie­ne es­tán muy bien com­bi­na­dos y ac­túan de for­ma si­nér­gi­ca: ¡la Na­tu­ra­le­za es muy sa­bia! Gra­cias a es­ta ac­ción si­nér­gi­ca de to­dos sus com­po­nen­tes po­see pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, an­ti­ul­ce­ro­sas, hi­po­glu­ce­mian­tes, an­ti­tu­mo­ra­les y es un pro­duc­to ideal pa­ra pre­ve­nir la ac­ción ne­ga­ti­va de los ra­di­ca­les li­bres, so­bre to­do las aso­cia­das con la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar, en­fer­me­da­des re­na­les o he­pá­ti­cas, hi­per­tro­fias de prós­ta­ta, en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, dia­be­tes, ar­tro­sis, etc., pues­to que la plan­ta es es­pe­cial­men­te ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes.

Efec­tos en el or­ga­nis­mo

El aloe se pue­de be­ber o co­mer, y sus efec­tos en el in­te­rior del or­ga­nis­mo son igual de es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro hay que eli­mi­nar la aloí­na al pe­lar las pen­cas... y con per­mi­so del ací­bar, esa amar­ga sus­tan­cia ama­ri­llen­ta que hay que evi­tar o bien to­mar só­lo de for­ma muy con­tro­la­da, por­que:

0,05 g de ací­bar son es­to­ma­ca­les

0,3 g son un la­xan­te sua­ve

0,5 g son un enér­gi­co pur­gan­te Has­ta aho­ra se sa­be que la pul­pa del aloe con­tie­ne ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas (in­clui­da la vi­ta­mi­na B12), en­zi­mas, pro­teí­nas y los va­lio­sos po­li­sa­cá­ri­dos, que son co­mo unos au­tén­ti­cos or­de­na­do­res bio­ló­gi­cos pa­ra las cé­lu­las del or­ga­nis­mo.

En con­jun­to

Jun­tos, los com­po­nen­tes del aloe con­tri­bu­yen a su efec­to to­ni­fi­can­te y es­ti­mu­la­dor. Se sa­be –des­de ha­ce bien po­co– que ve­ge­ta­les co­mo la gra­na­da, el go­ji, el açai, el man­gos­tán, los fru­tos ro­jos y ba­yas silvestres o el no­ni ac­túan real­men­te co­mo es­ti­mu­la­do­res vi­ta­les o bio­ló­gi­cos. Y que es la si­ner­gía de los com­po­nen­tes del aloe ve­ra lo que

ha­ce que el zu­mo po­sea tan­tas pro­pie­da­des. El aloe ve­ra pu­ro en un 98% ayu­da a cu­rar tras­tor­nos es­to­ma­ca­les, úl­ce­ras, es­tre­ñi­mien­to, pru­ri­to rec­tal, he­mo­rroi­des, co­li­tis y to­dos los problemas del co­lon. Es im­por­tan­te que el aloe sea po­bre en aloí­na, que es una sus­tan­cia agre­si­va pa­ra el or­ga­nis­mo, pe­ro que re­sul­ta fá­cil de eli­mi­nar: bas­ta con lim­piar la ho­ja de aloe pa­sán­do­la por el gri­fo y qui­tar la sus­tan­cia ama­ri­llen­ta (el ací­bar, o «lá­tex del aloe»).

Una be­bi­da de­pu­ra­ti­va y muy be­ne­fi­cio­sa

El aloe se pue­de to­mar en cáp­su­las pe­ro ta­le la pe­na te­ner en cuen­ta que tam­bién se pue­de be­ber. El ju­go de aloe ve­ra ayu­da a que el or­ga­nis­mo funcione me­jor y de ma­ne­ra más equi­li­bra­da. Pre­fe­ri­ble­men­te lo to­ma­re­mos mez­cla­do con zu­mo de fru­tas dul­ces, co­mo la man­za­na, pe­ra o uva. El ju­go del aloe po­see, co­mo he­mos visto, un efec­to muy be­né­fi­co so­bre el apa­ra­to di­ges­ti­vo, se­gún un in­for­me del Ins­ti­tu­to Li­nus Pau­ling (EE UU.). To­ma­do a dia­rio lo­gra una gran me­jo­ra en ca­sos de co­li­tis, aci­dez es­to­ma­cal y co­lon irri­ta­ble.

Ade­más es una ayu­da no­ta­ble co­mo ci­ca­tri­zan­te y an­ti­áci­do en el tra­ta­mien­to de gas­tri­tis, úl­ce­ra y pa­ra la lim­pie­za de co­lon. El aloe ve­ra de­vuel­ve a las he­ces la con­sis­ten­cia nor­mal cuan­do hay es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea. An­tes de pro­ce­der a li­cuar la ho­ja se de­be pe­lar y te­ner la pre­cau­ción de ex­traer al me­nos unos 2 mm de pul­pa jun­to con la piel, ya que en es­ta zo­na se con­cen­tra la no­ci­va aloí­na, con su pe­cu­liar sa­bor amar­go. Es acon­se­ja­ble la­var con abundante agua el tro­zo de plan­ta ya cor­ta­da que va­ya­mos a uti­li­zar. Se­gui­da­men­te lo pa­sa­mos por la li­cua­do­ra y be­be­mos el zu­mo ex­traí­do. El zu­mo es la par­te más di­fí­cil de con­ser­var, da­do su al­to gra­do de oxi­da­ción. Lo más re­co­men­da­ble es li­cuar só­lo la par­te que va­ya­mos a con­su­mir.

En al­gu­nas zo­nas de An­da­lu­cía ya se han co­men­za­do a co­mer­cia­li­zar las ho­jas fres­cas del aloe, en­vuel­tas en film de po­li­teno trans­pa­ren­te (así es co­mo se con­ser­va bien en ca­sa, en el fri­go­rí­fi­co, du­ran­te al­go más de una se­ma­na, aun­que sea tro­cea­da si no ca­be). Cree­mos pues que pron­to se­rá más fá­cil de con­se­guir y con un po­co de prác­ti­ca to­dos po­dre­mos dis­po­ner de aloe de for­ma ase­qui­ble.

Tam­bién se co­mer­cia­li­za un agua con aloe («Aqua­deus»). El aloe ha pa­sa­do a for­mar par­te (en do­sis ín­fi­mas) de al­gún de­ter­gen­te la­va­va­ji­llas y otros pro­duc­tos de la in­dus­tria; más co­mo re­cla­mo de már­ke­ting que por efec­tos reales, pe­ro de to­das for­mas, me­jor que aña­dan aloe a es­tos pro­duc­tos que quí­mi­cos de sín­te­sis o in­gre­dien­tes po­co eco­ló­gi­cos.

La pul­pa

Sin el zu­mo que he­mos ex­traí­do la pul­pa pue­de te­ner un uso pa­re­ci­do al de la ho­ja fres­ca, es de­cir, en apli­ca­cio­nes de for­ma ex­ter­na. Por ejem­plo en for­ma de com­pre­sa (en­vol­vién­do­lo en una ga­sa y cual­quier te­ji­do fino y sua­ve) tie­ne la ven­ta­ja de que po­dre­mos cu­brir es­pa­cios más am­plios que con la ho­ja, así co­mo otras zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so, co­mo las en­cías, oí­dos o fo­sas na­sa­les.

Se pue­den ha­cer asi­mis­mo in­ha­la­cio­nes con aloe, bas­ta con di­luir la pul­pa en agua hir­vien­do.

Si se desea guar­dar el aloe so­bran­te lo me­jor es tri­tu­rar los res­tos de las ho­jas y la fi­bra que so­bran de la li­cua­do­ra una vez ex­tra­ido el zu­mo, co­lo­car al sol la pas­ta ob­te­ni­da du­ran­te una se­ma­na por lo me­nos y lue­go mo­ler­la. Con es­te pol­vo se pre­pa­ran in­fu­sio­nes e in­ha­la­cio­nes, si bien su efec­to, ló­gi­ca­men­te, es bas­tan­te me­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.