Okra, en­tre be­ren­je­nas y ca­la­ba­ci­nes

Cocina vegetariana - - Índice -

En Gre­cia y en Egip­to

Lle­ga­mos al atar­de­cer a uno de los mo­nas­te­rios del mon­te At­hos, en Gre­cia. Dos mon­jes y dos pe­re­gri­nos ya ha­bían co­men­za­do a pre­pa­rar la ce­na, con los in­gre­dien­tes de un pis­to de hor­ta­li­zas (el ra­ta­toui­lle, o la san­fai­na son si­mi­la­res) a ba­se de be­ren­je­nas, ce­bo­llas, to­ma­tes, pimientos ver­des… y okra.

La okra es una ver­du­ra muy po­pu­lar en al­gu­nos paí­ses del Me­di­te­rrá­neo, co­mo en Egip­to; co­mo se sa­be, los in­gre­dien­tes del pis­to va­rían, y aquel día en vez de ca­la­ba­cín nos en­con­tra­mos con una hu­mil­de hor­ta­li­za ri­ca en fi­bra e ideal pa­ra acom­pa­ñar gui­sos. Ha­bía si­do una jor­na­da de ca­mino per­fu­ma­da con gran­des aro­mas de in­cien­so; no es de ex­tra­ñar que allí lo ela­bo­ren, con tan­tas plan­tas a pun­to. Y nos en­con­tra­mos con una co­lo­rea­da pues­ta de sol, pe­lan­do hor­ta­li­zas so­bre la me­sa, en el jar­dín.

Fue el me­jor pre­lu­dio de una ce­na plá­ci­da y de char­las ama­bles e ins­pi­ra­do­ras. La res­pues­ta a cual­quier «por­qué» abría nue­vas sugerencias: «ya ve­mos que us­te­des no ad­mi­ten mu­je­res aquí, pe­ro, ¿por qué no se ba­ñan, en es­tas pla­yas mag­ní­fi­cas? –Oh, bueno, no­so­tros nos ba­ña­mos en otros ma­res…»

Bue­nos gui­sos con quim­bom­bó

Vol­va­mos a la cocina. La okra (Hi­bis­cus es­cu­len­tus o Abel­mos­chus es­cu­len­tus) es co­no­ci­da en bas­tan­tes otros paí­ses co­mo quim­bom­bó y aun­que aquí se use po­co en la cocina de ca­da día, va­le la pe­na re­cor­dar, por ejem­plo, que se pue­de co­mer ¡cru­da!, en en­sa­la­das.

Co­ci­da y ali­ña­da con li­món es in­gre­dien­te de nu­me­ro­sos gui­sos. Se pue­de ser­vir com­bi­na­da con hue­vos, pa­ta­tas u otras hor­ta­li­zas y ver­du­ras. En la In­dia «Mas­sa­la Okra» es una sin­fo­nía de currys, en Fi­li­pi­nas la pre­pa­ran igual­men­te con to­ma­te y por otra par­te sue­le ser in­gre­dien­te de al­gu­nas so­pas.

Un ju­go te­ra­péu­ti­co

Por su ri­que­za en fi­bra so­lu­ble y mu­cí­la­gos, ejer­ce una fun­ción bal­sá­mi­ca y pro­tec­to­ra de la mu­co­sa di­ges­ti­va. En es­te ca­so con­vie­ne to­mar­la jun­to con el ju­go que des­pren­de du­ran­te su coc­ción.

Es­te ju­go es la ba­se de un cé­le­bre pla­to crio­llo de Loui­sia­na, en EE.UU: el «gum­bo».

Pis­to de okra

TIEM­PO DE ELA­BO­RA­CIÓN: 20 MI­NU­TOS

In­gre­dien­tes:

• 1 do­ce­na de vai­nas de okra

• 1 pi­mien­to ro­jo

• 1 ce­bo­lla

• ½ kg de pul­pa de to­ma­te

• acei­te de oli­va vir­gen ex­tra

• sal

1. Tro­cea­mos la okra, ve­re­mos que su tex­tu­ra es mu­co­sa, es­to es lo que la ha­ce una hor­ta­li­za be­ne­fi­cio­sa pa­ra la sa­lud, ya que, la mu­co­si­dad son mu­cí­la­gos y, los mu­cí­la­gos tie­nen en el es­tó­ma­go un efec­to cal­man­te.

2. Tro­cea­mos el pi­mien­to y la ce­bo­lla y los so­freí­mos en un cho­rreón de acei­te de oli­va. Cuan­do es­tén ca­si po­cha­dos, aña­di­mos la okra, que so­lo ne­ce­si­ta­rá 5 mi­nu­tos pa­ra co­cer­se.

3. Aña­di­mos el to­ma­te, de­ja­mos ha­cer otros 5 mi­nu­tos, rec­ti­fi­ca­mos de sal y lis­to pa­ra de­gus­tar.

Nues­tro con­se­jo. po­de­mos acom­pa­ñar­lo con unas pa­ta­tas y un hue­vo fri­to o un po­co de pro­teí­na ve­ge­tal (ti­ras de sei­tán re­bo­za­do, nug­gets de to­fu, una ham­bur­gue­sa de to­fu y hor­ta­li­zas, etc.). Es­te pis­to, sin em­bar­go, es di­fe­ren­te al de ca­la­ba­cín o de be­ren­je­na, y es­to se de­be a la tex­tu­ra de la okra, que es al­go más “pe­ga­jo­sa”. Su sa­bor re­cuer­da un po­co al de la be­ren­je­na y, co­mo he­mos di­cho, es de muy fá­cil di­ges­tión.

Bhin­di Fry

ELA­BO­RA­CIÓN: ME­NOS DE 30 MI­NU­TOS

En la In­dia la okra es muy po­pu­lar y se lla­ma «bhin­di». Es­ta es una fa­mo­sa re­ce­ta vegetariana, de­li­cio­sa y fá­cil de co­ci­nar. Per-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.