La adic­ti­va ca­feí­na y otras “inas”, dro­gas de ven­ta li­bre

y otras “INAS”, dro­gas de ven­ta li­bre

Cocina vegetariana - - Índice -

Al­ca­loi­de

¿Que hay de­trás de una ta­za de ca­fé?, la res­pues­ta es­tá en la ca­feí­na. La ca­feí­na es un al­ca­loi­de del gru­po de las xan­ti­nas, só­li­do cris­ta­lino, blan­co y de sa­bor amar­go, que ac­túa co­mo una dro­ga psi­coac­ti­va, le­ve­men­te di­so­cia­ti­va y es­ti­mu­lan­te. La ca­feí­na fue des­cu­bier­ta en 1819 por el quí­mi­co ale­mán Fried­lieb Fer­di­nand Run­ge, fue él quien acu­ñó el tér­mino Kaf­fein, un com­pues­to quí­mi­co pre­sen­te en el ca­fé, tér­mino que pa­sa­ría pos­te­rior­men­te al es­pa­ñol co­mo ca­feí­na. La ca­feí­na re­ci­be tam­bién otros nom­bres (gua­ra­ni­na, teí­na, ma­teí­na) re­la­ti­vos a las plan­tas de don­de se pue­de ex­traer y por­que con­tie­ne otras sus­tan­cias que apa­re­cen en esos ca­sos. La de­no­mi­na­da gua­ra­ni­na del gua­ra­ná, y la teí­na (o teo­fi­li­na) del té, ma­tei­na del ma­te, son en reali­dad la mis­ma mo­lé­cu­la de ca­feí­na, he­cho que se ha con­fir­ma­do en aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio, aun­que la cul­tu­ra muy arrai­ga­da y ca­si de­vo­cio­nal del con­su­mo del ma­te, le quie­ra atri­buir otras ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­tas plan­tas con­tie­nen al­gu­nos al­ca­loi­des adi­cio­na­les co­mo los es­ti­mu­lan­tes car­día­cos teo­fi­li­na y teo­bro­mi­na y a me­nu­do otros com­pues­tos quí­mi­cos co­mo po­li­fe­no­les, que pue­den for­mar com­ple­jos in­so­lu­bles con la ca­feí­na y en de­fi­ni­ti­va en ma­yor o me­nor gra­do son adic­ti­vas.

“Soft drinks” excitantes del sis­te­ma ner­vio­so

La ca­feí­na, es con­su­mi­da por los hu­ma­nos prin­ci­pal­men­te en in­fu­sio­nes ex­traí­das del fru­to de la plan­ta del ca­fé y de las ho­jas del ar­bus­to del té, así co­mo tam­bién en va­rias be­bi­das y ali­men­tos que con­tie­nen pro­duc­tos de­ri­va­dos de la nuez co­la, es de­cir to­das las be­bi­das co­la, be­bi­das co­mo las Red Bull y otras de li­bre ven­ta con se­llos de inocen­cia y no pa­sa na­da, así co­mo la yer­ba ma­te, el fru­to de la Gua­ra­ná, y el ace­bo de Yau­pón, que man­tie­nen su­mer­gi­dos en la adic­ción a va­rios pue­blos del sur de Amé­ri­ca.

La ca­feí­na es un es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral que pro­du­ce un efec­to tem­po­ral de res­tau­ra­ción del ni­vel de aler­ta y eli­mi­na­ción de la som­no­len­cia en los se­res hu­ma­nos. Las be­bi­das que con­tie­nen ca­feí­na, ta­les co­mo el ca­fé, el té, al­gu­nas be­bi­das no al­cohó­li­cas (es­pe­cial­men­te los re­fres­cos de co­la) y las be­bi­das ener­gé­ti­cas go­zan de una gran po­pu­la­ri­dad.

La ca­feí­na es la sus­tan­cia psi­coac­ti­va más am­plia­men­te con­su­mi­da en el mun­do. Po­dría­mos de­cir que el con­su­mo o de­pen­den­cia del ca­fé es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la fal­ta de vi­ta­li­dad en la hu­ma­ni­dad de es­te mo­men­to, de­bi­da a los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y al abu­so de ali­men­tos ex­tre­mos co­mo los azú­ca­res sim­ples, los ali­men­tos re­fi­na­dos, cár­ni­cos y sa­tu­ra­dos de quí­mi­cos y a la mal en­ten­di­da ne­ce­si­dad de be­ber agua, sien­do es­te un exa­ge­ra­do há­bi­to cuan­do las per­so­nas be­ben en­tre 3 y has­ta 5 li­tros de agua al día.

Psi­coac­ti­vos de gran con­su­mo. Ca­fé

Di­cen los cien­tí­fi­cos de los la­bo­ra­to­rios “Las fuen­tes de ca­feí­na más co­mún­men­te usa­das son el ca­fé, el té y en me­nor me­di­da el cacao. Otras fuen­tes de ca­feí­na usa­das con me­nor fre­cuen­cia in­clu­yen las plan­tas de yer­ba ma­te y gua­ra­ná, las cua­les a ve­ces son uti­li­za­das en la pre­pa­ra­ción de in­fu­sio­nes y be­bi­das ener­gé­ti­cas. Dos de los nom­bres al­ter­na­ti­vos de la ca­feí­na, ma­teí­na y gua­ra­ni­na, son de­ri­va­dos de los nom­bres de es­tas plan­tas. Al­gu­nos en­tu­sias­tas de la yer­ba ma­te afir­man que la ma­teí­na es en reali­dad un

es­te­reoi­só­me­ro de la ca­feí­na, por lo que se­ría una sus­tan­cia com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Es­to no es cier­to pues­to que la ca­feí­na es una mo­lé­cu­la no qui­ral y por lo tan­to no tie­ne enan­tió­me­ros, ni tam­po­co tie­ne otros es­te­reoi­só­me­ros”. Una de las fuen­tes pri­ma­rias de ca­feí­na en to­do el mun­do es el grano de ca­fé (la se­mi­lla de la plan­ta de ca­fé), del cual se pre­pa­ra la be­bi­da de ca­fé. El con­te­ni­do de ca­feí­na en el ca­fé va­ría am­plia­men­te de­pen­dien­do del ti­po de grano de ca­fé y el mé­to­do de pre­pa­ra­ción usa­dos; in­clu­so los gra­nos que se en­cuen­tran en un mis­mo ar­bus­to pue­den pre­sen­tar va­ria­cio­nes en la con­cen­tra­ción. En ge­ne­ral, una por­ción de ca­fé va­ría en­tre 40 mi­li­gra­mos pa­ra un ex­pre­so de unos 30 mi­li­li­tros de la va­rie­dad ará­bi­ca, has­ta cer­ca de 100 mi­li­gra­mos pa­ra una ta­za (120 mi­li­li­tros) de ca­fé. Ge­ne­ral­men­te el ca­fé tos­ta­do tie­ne me­nos ca­feí­na que el ca­fé cla­ro por­que el pro­ce­so de tos­ta­do re­du­ce el con­te­ni­do de ca­feí­na del grano. El ca­fé de la va­rie­dad ará­bi­ca nor­mal­men­te con­tie­ne me­nos ca­feí­na que el de la va­rie­dad ro­bus­ta. El ca­fé tam­bién con­tie­ne can­ti­da­des tra­za de teo­fi­li­na, pe­ro no de teo­bro­min que es­tá pre­sen­te en el cacao y que co­mo he­mos di­cho arri­ba es más un es­ti­mu­lan­te car­día­co. El ca­fé des­ca­fei­na­do no ten­dría los efec­tos de la ca­feí­na pe­ro tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da to­dos los efec­tos se­cun­da­rios de los quí­mi­cos uti­li­za­dos pa­ra des­ca­fei­nar.

El té

Es otra fuen­te co­mún de ca­feí­na. A pe­sar de que el té con­tie­ne más ca­feí­na que el ca­fé, una ta­za tí­pi­ca con­tie­ne una can­ti­dad mu­cho me­nor, pues­to que el té se pre­pa­ra nor­mal­men­te en una in­fu­sión mu­cho más di­lui­da. Ade­más de la ma­yor o me­nor con­cen­tra­ción de la in­fu­sión, las

con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to, las téc­ni­cas de pro­ce­sa­mien­to y otras va­ria­bles tam­bién afec­tan al con­te­ni­do de ca­feí­na. Cier­tos ti­pos de té pue­den con­te­ner más ca­feí­na que otros. El té con­tie­ne pe­que­ñas can­ti­da­des de teo­bro­mi­na y ni­ve­les li­ge­ra­men­te más al­tos de teo­fi­li­na que el ca­fé. La pre­pa­ra­ción y otros fac­to­res tie­nen un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el té, y el co­lor es un in­di­ca­dor muy po­bre del con­te­ni­do de ca­feí­na. Al­gu­nas va­rie­da­des co­mo el té ver­de pá­li­do ja­po­nés gyo­ku­ro, por ejem­plo, con­tie­nen más ca­feí­na que otros más os­cu­ros co­mo el lap­sang sou­chong, que con­tie­ne muy po­ca.

La dis­pa­ri­dad en la ex­pe­rien­cia y los efec­tos en­tre las va­ria­das fuen­tes na­tu­ra­les de ca­feí­na po­dría de­ber­se al he­cho de que las plan­tas que son fuen­te de ca­feí­na tam­bién con­tie­nen mez­clas am­plia­men­te va­ria­bles de otros al­ca­loi­des xan­tí­ni­cos, in­clu­yen­do los es­ti­mu­lan­tes car­día­cos teo­fi­li­na y teo­bro­mi­na, así co­mo otras sus­tan­cias que jun­to a la ca­feí­na pue­den for­mar com­ple­jos in­so­lu­bles, co­mo los po­li­fe­no­les.

En Es­ta­dos Uni­dos

En 1912 se de­nun­ció pú­bli­ca y ju­rí­di­ca­men­te a las sus­tan­cias que te­nían al­ta con­cen­tra­ción de ca­feí­na, en con­cre­to a la in­dus­tria de Co­ca-Co­la, y a pe­sar de que el juez fa­lló a fa­vor de es­ta em­pre­sa, se in­tro­du­je­ron dos ini­cia­ti­vas de ley en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes con el fin de en­men­dar el Ac­ta de Ali­men­tos Pu­ros y Fár­ma­cos, agre­gan­do la ca­feí­na a la lis­ta de sus­tan­cias «crea­do­ras de há­bi­to» y «da­ñi­nas» que de­bían lis­tar­se en la eti­que­ta de los pro­duc­tos enu­me­ran­do to­dos los per­jui­cios ad­ver­sos pa­ra la sa­lud y los pe­li­gros so­cia­les de es­tar ba­jo sus efec­tos, po­co más o me­nos co­mo se ha­ce con el ta­ba­co en es­te mo­men­to y que en reali­dad pa­re­ce que es­ti­mu­la más su há­bi­to que otra co­sa.

La voz de la cien­cia

La cien­tí­fi­ca (Adan Gem­ma Prat) di­ce: El ca­fé pro­du­ce un efec­to muy rá­pi­do.

“El efec­to de la ca­feí­na es ca­si in­me­dia­to. Aun­que es­tu­dios an­te­rio­res mos­tra­ban que la ac­ti­va­ción co­men­za­ba a los 30-45 mi­nu­tos de la in­ges­ta, pe­ro el nuevo es­tu­dio de­mues­tra que la es­ti­mu­la­ción em­pie­za ape­nas a los 10 mi­nu­tos. Pa­ra la in­ves­ti­ga­do­ra, “45 mi­nu­tos es el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar la má­xi­ma con­cen­tra­ción en san­gre, pe­ro a los po­cos mi­nu­tos, la mi­tad de esa con­cen­tra­ción es­tá ya en la san­gre”.

Los ex­per­tos fi­jan el tiem­po de du­ra­ción del efec­to de la ca­feí­na en­tre las dos y tres ho­ras, aun­que hay al­gu­nos au­to­res que lo pro­lon­gan has­ta cua­tro o cinco, de­pen­dien­do de la sen­si­bi­li­dad del in­di­vi­duo y el rit­mo de me­ta­bo­li­za­ción, que va­ría mu­chí­si­mo con la edad y con los años acu­mu­la­ti­vos que se lle­ve in­gi­rien­do la ca­feí­na”.

Se­gún la ex­per­ta, la vi­da me­dia de la ca­feí­na —es­to es, el tiem­po re­que­ri­do pa­ra que el cuer­po eli­mi­ne la mi­tad de la can­ti­dad to­tal ini­cial de ca­feí­na— va­ría am­plia­men­te en­tre in­di­vi­duos de acuer­do a cier­tos fac­to­res co­mo la edad, fun­ción he­pá­ti­ca, em­ba­ra­zo, al­gu­nas dro­gas con­cu­rren­tes y el ni­vel de en­zi­mas en el hí­ga­do ne­ce­sa­rias pa­ra el me­ta­bo­lis­mo de la ca­feí­na. En adul­tos sa­nos, la vi­da me­dia de la ca­feí­na es de unas 4-9 ho­ras. En mu­je­res ba­jo ad­mi­nis­tra­ción de an­ti­con­cep­ti­vos de vía oral, la vi­da me­dia es de 5-10 ho­ras, con lo que ade­más de re­pre­sen­tar ries­gos se­ve­ros la ad­mi­nis­tra­ción de an­ti­con­cep­ti­vos pa­ra la sa­lud co­ro­na­ria es­tos se mul­ti­pli­can con el uso de la ca­feí­na y el ta­ba­co, y en mu­je­res em­ba­ra­za­das la vi­da me­dia es de apro­xi­ma­da­men­te de 9-11 ho­ras, lo que di­rec­ta­men­te so­me­te al fe­to al es­ti­mu­lo de la ca­feí­na.

Efec­to de acu­mu­la­ción

La ca­feí­na pue­de acu­mu­lar­se en in­di­vi­duos con en­fer­me­da­des he­pá­ti­cas se­ve­ras, in­cre­men­tan­do su vi­da me­dia in­clu­so has­ta 96 ho­ras en de­tri­men­to de las fun­cio­nes he­pá­ti­cas. En be­bés y ni­ños la vi­da me­dia pue­de ser más am­plia que en adul­tos; la vi­da me­dia en un re­cién na­ci­do pue­de ser de has­ta 30 ho­ras, en es­tos ca­sos se­rá trans­mi­ti­da por la ma­dre que es­tá lac­tan­do. Otros fac­to­res co­mo el ta­ba­quis­mo pue­den acor­tar el tiem­po de vi­da me­dia de la ca­feí­na.

La ca­feí­na es me­ta­bo­li­za­da en el hí­ga­do y eli­mi­na­da por la ori­na.

Gra­cias a sus efec­tos es­ti­mu­lan­tes es fá­cil com­pren­der por qué el ca­fé es el se­gun­do pro­duc­to más con­su­mi­do en el pla­ne­ta, des­pués del pe­tró­leo. Pa­ra mu­chí­si­mas per­so­nas es lo úni­co que las man­tie­ne des­pier­tas du­ran­te los días

lar­gos y es­tre­san­tes de la ver­ti­gi­no­sa vi­da del mo­men­to.

Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na?, ¿qué es exac­ta­men­te lo que el ca­fé ha­ce a nues­tro ce­re­bro y or­ga­nis­mo?.

Siem­pre que es­ta­mos des­pier­tos, una sus­tan­cia quí­mi­ca lla­ma­da ade­no­si­na se acu­mu­la len­ta­men­te en el ce­re­bro y se une a los re­cep­to­res que re­tar­dan la ac­ti­vi­dad ce­re­bral. En­ton­ces, mien­tras más ade­no­si­na hay, más can­sa­do se sien­te el ce­re­bro. Es­to tie­ne sen­ti­do, ya que cuan­to más tiem­po es­ta­mos des­pier­tos más fa­ti­ga ex­pe­ri­men­ta­mos. Por el con­tra­rio, du­ran­te el sue­ño la con­cen­tra­ción de la ade­no­si­na dis­mi­nu­ye, pro­mo­vien­do gra­dual­men­te un es­ta­do más ac­ti­vo.

Ade­no­si­na

Re­sul­ta que la ca­feí­na es muy si­mi­lar a la es­truc­tu­ra de la ade­no­si­na. La ca­feí­na via­ja a tra­vés del to­rren­te san­guí­neo has­ta el ce­re­bro, don­de em­pie­za a com­pe­tir y se une con re­cep­to­res de ade­no­si­na. Pe­ro de­bi­do a que no es ade­no­si­na, el efec­to del sue­ño no se sien­te. La ade­no­si­na no se une, lo que sig­ni­fi­ca que sus prio­ri­da­des re­la­jan­tes dis­mi­nu­yen.

Sin em­bar­go, con el uso a lar­go pla­zo de la ca­feí­na, el ce­re­bro res­pon­de me­dian­te la crea­ción de más re­cep­to­res de ade­no­si­na, lo que sig­ni­fi­ca que se re­quie­re más ca­feí­na pa­ra pro­mo­ver la mis­ma res­pues­ta. Tam­bién sig­ni­fi­ca que cuan­do se tra­ta de de­jar de be­ber ca­fé o pier­des tu con­su­mo dia­rio, se ex­pe­ri­men­ta­ran al­gu­nos de los sín­to­mas de abs­ti­nen­cia y de he­cho se ex­pe­ri­men­ta can­san­cio y som­no­len­cia y una vis­ce­ral ne­ce­si­dad de to­mar la ca­feí­na “en­ton­ces la adic­ción se ha he­cho con­ti­go”. Pe­ro ahí no fi­na­li­za la his­to­ria de la ca­feí­na en el or­ga­nis­mo, Tam­bién es­ti­mu­la la pro­duc­ción de adre­na­li­na, que au­men­ta el rit­mo car­día­co, ace­le­ra el flu­jo san­guí­neo, e in­clu­so abre ar­ti­fi­cial­men­te las vías res­pi­ra­to­rias. Ade­más, afec­ta a los ni­ve­les de do­pa­mi­na me­dian­te la pre­ven­ción de su reab­sor­ción en el ce­re­bro, que ha­ce que te sien­tas fe­liz. De he­cho, es exac­ta­men­te el mis­mo efec­to que la co­caí­na, só­lo que en me­nor gra­do. Des­pués de to­do, es una dro­ga. Es­ta es­ti­mu­la­ción de do­pa­mi­na ha­ce que el ca­fé sea adic­ti­vo.

Pa­ra re­sig­ni­fi­car el men­sa­je de la ter­mi­na­ción “ina” es ve­lo­ci­dad, es de­cir, cam­bia rá­pi­da­men­te el rit­mo na­tu­ral de nues­tro or­ga­nis­mo en los di­fe­ren­tes sis­te­mas, es­pe­cial­men­te el ner­vio­so. To­das las dro­gas adic­ti­vas, co­caí­na, he­roí­na y los de­ri­va­dos de la mor­fi­na etc. son “ina”.

Adre­na­li­na

Pa­ra en­ten­der cual es la fun­ción de las glán­du­las su­pra­rre­na­les, te pon­go un ejem­plo, ima­gi­na que es­tas ca­mi­nan­do en una no­che os­cu­ra y de re­pen­te pre­sien­tes la pre­sen­cia de un ani­mal gran­de, tu ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia vis­ce­ral re­ci­be una or­den de la pi­tui­ta­ria que va di­rec­ta­men­te a tus glán­du­las adre­na­les, la adre­na­li­na sube y em­pie­zas a co­rrer co­mo nun­ca hu­bie­ras ima­gi­na­do, po­drías in­clu­so lle­gar a sal­tar dis­tan­cias pa­ra las que pen­sa­bas no es­tar pre­pa­ra­do ra­cio­nal­men­te.

Cuan­do es­cu­cha­mos en las no­ti­cias que un hom­bre fue res­ca­ta­do por otro en una si­tua­ción ex­tre­ma, la ac­ción de la adre­na­li­na en el res­ca­ta­dor fue la que ac­tuó no mi­dien­do ra­cio­nal­men­te el pe­li­gro.

Es de­cir, la adre­na­li­na es la res­pues­ta na­tu­ral an­te el es­trés y las si­tua­cio­nes de pe­li­gro, lo que nos con­ce­de la pri­mi­ti­va ac­ción de hui­da y de­fen­sa, es co­mo la par­te in­cons­cien­te que res­pon­de a la su­per­vi­ven­cia vis­ce­ral cuan­do es re­que­ri­da. Pe­ro cuan­do so­me­te­mos al or­ga­nis­mo a una cons­tan­te des­car­ga de adre­na­li­na nos ha­ce­mos de­fi­cien­tes de la mis­ma.

Ri­ño­nes

Po­dría­mos con­cluir con es­ta afir­ma­ción “la ac­ción de la ca­feí­na es una hi­po­te­ca que le ha­ce­mos a nues­tras su­pra­rre­na­les y co­mo con­se­cuen­cia a nues­tros ri­ño­nes, uti­li­zan­do una hi­po­té­ti­ca ener­gía y vi­ta­li­dad del fu­tu­ro en el mo­men­to pre­sen­te, y con el abu­so de es­ta, sa­quea­mos las re­ser­vas del or­ga­nis­mo lle­ván­do­nos a una de­bi­li­dad y ba­ja ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia”.

El uso con­ti­nua­do de la ca­feí­na al de­bi­li­tar tam­bién los ri­ño­nes se ma­ni­fies­ta en las oje­ras os­cu­ras (par­pa­do in­fe­rior que ade­más en al­gu­nos ca­sos es acom­pa­ña­do de bol­sas) y tam­bién en los án­gu­los de los ojos os­cu­re­ci­dos.

Sin em­bar­go en de­ter­mi­na­dos ca­sos co­mo en un ata­que de as­ma, la ca­feí­na al ser bron­co­di­la­ta­do­ra nos po­dría ser­vir de re­me­dio de emer­gen­cia, igual­men­te co­no­cien­do la cua­li­dad ener­gé­ti­ca de los ali­men­tos co­mo me­di­da ex­cep­cio­nal en el ca­so de te­ner que ha­cer una lar­ga con­duc­ción noc­tur­na, to­mar un ali­men­to de ca­rac­te­rís­ti­ca muy yang acom­pa­ña­do de una ta­za de ca­fé ha­rá que se con­duz­ca muy con­cen­tra­do y des­pier­to por mu­chas ho­ras.

Tam­bién es co­no­ci­do por los agri­cul­to­res la ac­ción in­sec­ti­ci­da de las plan­tas de ca­fé, que en pro­gra­mas de desa­rro­llo agrí­co­la en un cul­ti­vo mix­to ser­vi­rán de pro­tec­ción a otras plan­tas.

Re­ce­tas que con­tri­bu­yen a man­te­ner los ni­ve­les de glu­ce­mia y de vi­ta­li­dad al­tos en el or­ga­nis­mo en ve­rano En­sa­la­di­lla de len­te­jas be­lu­ga In­gre­dien­tes:

• 1 va­so de len­te­jas be­lu­ga co­ci­das

• 1 pu­ña­do de nue­ces tos­ta­das

• 1 cu­cha­ra­da de mu­gui mi­so

• 3 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va vir­gen ex­tra

• 1 ce­bo­lli­ta cor­ta­da en cu­bos

• 1 za­naho­ria cor­ta­da en cu­bi­tos pe­que­ños

• un ma­no­jo de ci­lan­tro

• un cho­rri­to de vi­na­gre de arroz

1. Tro­cear las nue­ces.

2. Ca­len­tar una sar­tén, aña­dir el acei­te el mi­so y las nue­ces y reho­gar du­ran­te 10 mi­nu­tos a fue­go ba­jo (re­ser­var).

3. Ma­ce­rar la ce­bo­lla en un po­co de sal y agua.

4. Ma­ce­rar la za­naho­ria en sal y agua.

5. Mez­clar las len­te­jas con la ce­bo­lla y la za­naho­ria.

6. En­vol­ver con la sal­sa de mi­so y nue­ces.

7. Ade­re­zar con el vi­na­gre de arroz. Ser­vir con ci­lan­tro tro­cea­do.

Flan de ca­fé de ce­rea­les In­gre­dien­tes:

• ½ li­tro de be­bi­da de ave­na

• 1 cu­cha­ra­da de ca­fé de ce­rea­les

• 1 cu­cha­ra­da de me­la­za de arroz

• 1 cu­cha­ra­da de tahi­ni

• 2 cu­cha­ra­das de mai­ce­na

• ½ cu­cha­ra­da de co­pos de agar agar

• ½ va­si­to de agua

• una piz­ca de sal

1. Di­sol­ver el ca­fé de ce­rea­les en la be­bi­da de ave­na.

2. Aña­dir los co­pos de agar agar y de­jar in­fu­sio­nan­do has­ta que se di­suel­van to­tal­men­te.

3. In­cor­po­rar el tahi­ni re­mo­vien­do cons­tan­te­men­te.

4. Di­sol­ver la mai­ce­na en el agua y cuan­do los co­pos de agar agar se ha­yan des­he­cho, aña­dir la mai­ce­na re­mo­vien­do pa­ra que no se for­men gru­mos

5. In­cor­po­rar la me­la­za. Ser­vir en co­pas y re­fri­ge­rar.

Man­te­qui­lla de azu­kis con cru­di­tés In­gre­dien­tes:

• 4 re­mo­la­chas co­ci­das

• 2 va­sos de azu­kis co­ci­dos

• 4 cu­cha­ra­das de tahi­ne

• zu­mo de jen­gi­bre

• zu­mo de 1 li­ma

• sho­yu al gus­to

• 1 dien­te de ajo

1. Tri­tu­rar to­dos los in­gre­dien­tes, ser­vir con apio, pe­pi­nos y za­naho­ria en bas­to­nes. Buen pro­ve­cho!!

Por Patricia Restrepo (Ins­ti­tu­to Macrobiótico de Es­pa­ña)

“Sin un ca­fé no soy per­so­na”, es una de las fra­ses tí­pi­cas que es­cu­cho una y otra vez en las con­sul­tas.

En­sa­la­di­lla de len­te­jas be­lu­ga

Man­te­qui­lla de azu­kis con cru­di­tés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.