Efec­tos de la ca­feí­na. En re­su­men…

Cocina vegetariana - - La Adictiva Cafeína -

• La ca­feí­na au­men­ta los ni­ve­les de áci­dos en el es­tó­ma­go, lo que pue­de pro­vo­car aci­dez.

• La ca­feí­na pro­vo­ca una aler­ta en el ce­re­bro que “or­de­na” a las glán­du­las su­pra­rre­na­les pro­du­cir adre­na­li­na, es­ta si­tua­ción ge­ne­ra irri­ta­bi­li­dad.

• La ca­feí­na blo­quea en nues­tro ce­re­bro las mo­lé­cu­las de ade­no­si­na, res­pon­sa­bles del sue­ño, y co­mo re­sul­ta­do nos sen­ti­mos más des­pier­tos, pa­ra lue­go en tiem­po real ex­pe­ri­men­tar irri­ta­bi­li­dad.

• La ca­feí­na des­hi­dra­ta el or­ga­nis­mo.

• La ca­feí­na es per­ju­di­cial pa­ra los hue­sos afec­tan­do a la ab­sor­ción del cal­cio en el in­tes­tino y, ade­más, ace­le­rar su ex­pul­sión, lo que pue­de con­lle­var una pér­di­da ósea im­por­tan­te.

• Crea de­pen­den­cia

• Ter­mi­na por ex­te­nuar las su­pra­rre­na­les y co­mo con­se­cuen­cia con­su­mir la ener­gía del ri­ñón.

• Des­es­ta­bi­li­za los ni­ve­les de glu­ce­mia en san­gre.

• Qui­zá la ac­ción más di­rec­ta al or­ga­nis­mo y lo que real­men­te crea la ma­yor de­pen­den­cia es el ago­ta­mien­to de las glán­du­las su­pra­rre­na­les, pues cuan­to más se ago­tan más tie­nen que tra­ba­jar pa­ra con­se­guir lle­gar a unos ni­ve­les de ener­gía que no exis­ten y so­ca­var con las re­ser­vas de azú­car en san­gre y de vi­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.