Se­mi­llas de ama­po­la

Cocina vegetariana - - Índice -

La fa­ma de las se­mi­llas de ador­mi­de­ra es por­que son las que dan una plan­ta muy ri­ca en al­ca­loi­des: el opio (Pa­pa­ver som­ni­fe­rum). Se tra­ta de una fa­mi­lia de plan­tas con nu­me­ro­sas es­pe­cies y va­rie­da­des, des­de la sen­ci­lla ama­po­la (Pa­pa­ver rhoeas) de los cam­pos has­ta las pre­cio­sas plan­tas de flores do­bles y co­lo­res vi­ví­si­mos que en­ga­la­nan los jar­di­nes.

Des­de el pun­to de vis­ta co­mes­ti­ble to­das las se­mi­llas po­seen el mis­mo co­lor, aro­ma, tex­tu­ra y usos. Co­mo es na­tu­ral exis­ten con­tro­les re­la­cio­na­dos con el trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes, pe­ro las se­mi­llas de ama­po­la se pue­den ad­qui­rir y dis­fru­tar en va­rie­da­des co­mes­ti­bles, por ejem­plo las de la mar­ca Bios­pi­rit (en tien­das de her­bo­die­té­ti­ca).

Sus vir­tu­des

Las se­mi­llas de ama­po­la apor­tan mu­cho cal­cio (son una de las fuen­tes más im­por­tan­tes de es­te mi­ne­ral) y mu­chas ca­lo­rías, aun­que co­mo las co­me­mos en pe­que­ña can­ti­dad no es sig­ni­fi­ca­ti­vo, ya que pa­ra una sim­ple cu­cha­ra­da se ne­ce­si­tan… unas mil se­mi­llas.

A ve­ces pue­den ejer­cer un efec­to se­dan­te muy sua­ve, com­ple­ta­men­te na­tu­ral e inofen­si­vo.

Tra­di­cio­nal­men­te se di­ce que al echar se­mi­llas de ama­po­la en la co­mi­da de la per­so­na ama­da, és­ta cae ren­di­da de amor.

Aro­ma al­men­dra­do

Las se­mi­llas de ama­po­la son muy pe­que­ñas y cuan­do es­tán se­cas po­seen un co­lor gris azu­la­do. Al tos­tar­se des­pren­den un aro­ma al­men­dra­do, ideal pa­ra in­cluir en to­do ti­po de pre­pa­ra­cio­nes. Su tex­tu­ra es cru­jien­te y po­seen un li­ge­ro sa­bor a nuez y ave­lla­na.

Exis­ten va­rias cla­ses de se­mi­llas: las de ama­po­la blan­ca y las de ama­po­la ne­gra son las más co­no­ci­das, pe­ro tam­bién las hay de co­lor bei­ge y ca­fé, más fre­cuen­tes en los mer­ca­dos de Orien­te Me­dio y re­gio­nes de Asia Cen­tral.

En la co­ci­na

Por su al­to con­te­ni­do en acei­tes tien­den a vol­ver­se ran­cias, pe­ro eso lo me­jor es guar­dar­las en re­ci­pien­tes her­mé­ti­cos y con­ser­var­las en el fri­go­rí­fi­co, ya que así man­ten­drán sus cua­li­da­des du­ran­te seis me­ses. En Eu­ro­pa cen­tral, Tur­quía, Egip­to, Orien­te Me­dio y la In­dia se uti­li­zan pa­ra dar sa­bor a una gran va­rie­dad de pla­tos, en es­pe­cial en re­ce­tas pa­ra la ela­bo­ra­ción de pa­nes y re­pos­te­ría, y tam­bién en pas­tas, que­sos, ma­ri­na­dos, o en­sa­la­das con pa­ta­ta. En la In­dia se uti­li­zan co­mo es­pe­san­te de cu­rries y sal­sas. Biz­co­chos o bo­llos con al­men­dras y se­mi­llas de ama­po­la, o brow­nie de cho­co­la­te... Tam­bién com­bi­na muy bien con la vai­ni­lla.

Con se­mi­llas de ama­po­la se ha­cen co­ber­tu­ras o re­lle­nos de pa­nes, tar­tas, ga­lle­tas y pas­te­les.

Las se­mi­llas fri­tas en se­co sue­len aña­dir­se a en­sa­la­das y vi­na­gre­tas. Las se­mi­llas tos­ta­das son muy apre­cia­das por los pa­na­de­ros. Sue­len com­bi­nar­se con se­mi­llas de sé­sa­mo o de gi­ra­sol en la ela­bo­ra­ción de pa­nes in­te­gra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.