El sano pla­cer de las ti­sa­nas

Cocina vegetariana - - Índice -

In­fu­sio­nes re­crea­ti­vas y pa­ra la sa­lud

Pre­sen­ta­mos una se­lec­ción de re­ce­tas que en ge­ne­ral se pue­den be­ber en cual­quier mo­men­to, de­jan­do pa­ra el fu­tu­ro las apli­ca­cio­nes fi­to­te­ra­péu­ti­cas más im­por­tan­tes. Pre­pa­rar ti­sa­nas en ca­sa es un ver­da­de­ro di­ver­ti­men­to, go­zo y de­lei­te de nues­tros sen­ti­dos.

Las 7 pri­me­ras ti­sa­nas se con­si­de­ran re­fres­can­tes y de la 8 a la 14 sin más bien ener­gé­ti­cas y es­ti­mu­lan­tes.

Ti­sa­nas re­crea­ti­vas y es­ti­mu­lan­tes

No es ne­ce­sa­rio que apa­rez­can tras­tor­nos pa­ra to­mar es­tas in­fu­sio­nes; pue­den con­si­de­rar­se de man­te­ni­mien­to, las pre­pa­ra­mos por el sim­ple pla­cer de sa­bo­rear las que ca­da uno pre­fie­ra. Se pue­den be­ber siem­pre, con tran­qui­li­dad de sa­ber que si en ese mo­men­to hay al­gún ór­gano de nues­tro cuer­po que va so­bre­car­ga­do se ve­rá ali­via­do tem­po­ral­men­te de su tra­ba­jo.

Por ejem­plo, po­de­mos ela­bo­rar una in­fu­sión de sal­via a me­dia tar­de, sim­ple­men­te por el pla­cer de be­ber­la, aun­que si nues­tro es­tó­ma­go es­tá ata­rea­do tra­tan­do de por­fiar en la di­ges­tión de aquel co­ci­do de gar­ban­zos, bien se­gu­ro que nos lo agra­de­ce­rá.

Aten­der el ma­ni­quí

Ca­da día nos cui­da­mos de la ima­gen ex­ter­na de nues­tro cuer­po: «es­to que yo les pre­sen­to a us­te­des». In­ver­ti­mos tiem­po en afei­tar­nos, ma­qui­llar­nos, de­pi­lar­nos, cor­tar­nos el pe­lo, etc., pe­ro ol­vi­da­mos al­gu­na de sus pe­que­ñas ne­ce­si­da­des in­ter­nas. Y, sin em­bar­go, es­te cuer­po es con el que hay que vi­vir to­da la vi­da. Por eso es opor­tuno e in­te­li­gen­te es­ta­ble­cer un diá­lo­go aten­to y sen­si­ble con él, po­nien­do es­pe­cial aten­ción en lo que nos di­ce.

Por otra par­te, si nos guar­da­mos ca­da día unos mi­nu­tos de si­len­cio, o prac­ti­ca­mos un po­co de con­cen­tra­ción y me­di­ta­ción, po­dre­mos co­no­cer­nos me­jor y sa­ber quié­nes so­mos, en­tre otros por­qués. Y aten­de­re­mos me­jor las ne­ce­si­da­des au­tén­ti­cas del cuer­po en el que vivimos.

Be­ber una ti­sa­na es­ti­mu­lan­te por la ma­ña­na pa­ra des­per­tar to­da la ener­gía y el tono que hay en no­so­tros, y qui­tar­nos la sed, o re­la­jar­nos por la no­che con una ti­sa­na que mo­de­re nues­tra ex­ci­ta­ción ner­vio­sa, es qui­zás el me­jor mo­do de res­pe­tar­nos, de amar­nos y de sen­tir­nos bien en es­te ma­ni­quí que es nues­tro cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.