¡Me­nos ga­ses!

Plan­tas me­di­ci­na­les pa­ra el tra­ta­mien­to de la pre­sen­cia ex­ce­si­va de fla­tu­len­cias en el tu­bo di­ges­ti­vo

Cocina vegetariana - - Índice -

En­ten­de­mos por fla­tu­len­cia la pre­sen­cia de ga­ses en el tu­bo di­ges­ti­vo, y por me­teo­ris­mo la dis­ten­sión del ab­do­men, de­bi­da fun­da­men­tal­men­te a los ga­ses for­ma­dos por pro­ce­sos fer­men­ta­ti­vos en el in­tes­tino. Acla­ra­dos es­tos dos con­cep­tos ca­be des­ta­car aho­ra que se tra­ta de pa­de­ci­mien­tos muy ex­ten­di­dos en­tre la po­bla­ción. Se­gu­ra­men­te mu­chos lec­to­res su­fren a me­nu­do sus con­se­cuen­cias, pe­ro no les con­ce­den de­ma­sia­da aten­ción por­que en mu­chos ca­sos los tras­tor­nos son más bien le­ves y se lle­gan a acep­tar ca­si co­mo nor­ma­les. En reali­dad, la fla­tu­len­cia y el me­teo­ris­mo son sín­to­mas de­trás de los cua­les pue­den ha­llar­se una gran va­rie­dad de en­fer­me­da­des.

Cir­cu­la­ción in­su­fi­cien­te

No siem­pre la mo­les­ta y per­ti­naz pre­sen­cia de ga­ses en es­tó­ma­go e in­tes­tino se de­be a un in­cre­men­to de los pro­ce­sos fer­men­ta­ti­vos de­pen­dien­tes del ti­po de ali­men­ta­ción y de su in­su­fi­cien­te mas­ti­ca­ción y en­sa­li­va­ción, sino que pue­de ser cau­sa­da tam­bién por una in­su­fi­cien­te reab­sor­ción de los ga­ses por las paredes del tu­bo di­ges­ti­vo a cau­sa de una in­su­fi­cien­cia cir­cu­la­to­ria (irri­ga­ción es­ca­sa del in­tes­tino), la ma­yo­ría de las ve­ces de ti­po ar­te­rios­cle­ró­ti­co y que, por lo tan­to, sue­le ob­ser­var­se con ma­yor fre­cuen­cia en­tre las per­so­nas de edad avan­za­da.

Ve­sí­cu­la y vías bi­lia­res

Otras ve­ces, en cam­bio, el me­teo­ris­mo se de­be a afec­cio­nes so­la­pa­das de la ve­sí­cu­la y vías bi­lia­res, pu­dién­do­se ob­ser­var a me­nu­do có­mo la sen­sa­ción de re­ple­ción y pre­sión en el es­tó­ma­go, acom­pa­ña­da de la emi­sión fre­cuen­te de eruc­tos que pre­sen­tan al­gu­nos pa­cien­tes, se atri­bu­ye erró­nea­men­te a un pa­de­ci­mien­to del es­tó­ma­go, cuan­do, en reali­dad, se tra­ta de una co­le­cis­to­pa­tía (tras­tor­nos a ni­vel de la ve­sí­cu­la y vías bi­lia­res).

De­bi­do pre­ci­sa­men­te a la gran va­rie­dad de cau­sas que son res­pon­sa­bles de la fla­tu­len­cia y el me­teo­ris­mo, y que mu­chas ve­ces el mé­di­co se ve im­po­si­bi­li­ta­do de diag­nos­ti­car co­rrec­ta­men­te, es por lo que es con­ve­nien­te adop­tar, en es­te ca­so, un tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co en esen­cia. No de­be ol­vi­dar­se que, a pe­sar de que co­mo na­tu­ris­tas nues­tro ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de­be ser el fa­vo­re­cer la pues­ta en mar­cha de los pro­ce­sos au­to­cu­ra­ti­vos del en­fer­mo (me­dian­te re­me­dios na­tu­ra­les y no per­ju­di­cia­les) y que siem­pre se de­be as­pi­rar a un tra­ta­mien­to glo­bal de la per­so­na, no con­vie­ne fa­na­ti­zar ni pon­ti­fi­car nues­tro con­ven­ci­mien­to, sino que de­be­mos te­ner la cla­ri­dad de vi­sión y los co­no­ci­mien­tos su­fi­cien­tes pa­ra sa­ber que a ve­ces es con­ve­nien­te em­plear un tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co que libre al do­lo­ri­do en­fer­mo de sus pa­de­ci­mien­tos.

Pue­de afec­tar al es­ta­do de áni­mo

La pre­sen­cia ex­ce­si­va de ga­ses en el tu­bo di­ges­ti­vo pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro cal­va­rio pa­ra quien lo su­fre. A pe­sar de que no acos­tum­bran a pro­du­cir sen­sa­ción do­lo­ro­sa al­gu­na (pe­que­ños có­li­cos al­gu­nas ve­ces) la pe­sa­ro­sa sen­sa­ción de re­ple­ción afec­ta de for­ma no­to­ria el es­ta­do de áni­mo, el ape­ti­to y el sue­ño de al­gu­nas per­so­nas.

En otros ca­sos no es po­co fre­cuen­te que el es­tó­ma­go o in­tes­tino re­ple­tos de ga­ses ejer­zan una cier­ta pre­sión so­bre el co­ra­zón, a tra­vés del dia­frag­ma que los se­pa­ra, y se pro­duz­ca por vía re­fle­ja una dis­mi­nu­ción de la irri­ga­ción co­ro­na­ria (irri­ga­ción del co­ra­zón) dan­do lu­gar a sín­to­mas co­mo: pal­pi­ta­cio­nes, mo­les­tias a ni­vel del co­ra­zón y náu­seas a ve­ces acom­pa­ña­das de do­lo­res de es­tó­ma­go. Es lo que en medicina se co­no­ce con el nom­bre de “Sín­dro­me gas­tro­car­día­co de Roem­held”.

Fi­to­te­ra­pia: ex­ce­len­tes re­me­dios con plan­tas me­di­ci­na­les

Den­tro del am­plio cam­po de po­si­bi­li­da­des de la medicina na­tu­ral, las plan­tas me­di­ci­na­les ejer­cen un pa­pel de­ci­si­vo en el tra­ta­mien­to de los pa­de­ci­mien­tos que nos ocu­pan. Las plan­tas es­pe­cial­men­te em­plea­das en es­tos ca­sos se co­no­cen con el nom­bre de “car­mi­na­ti­vas”. Es­te nom­bre pro­ce­de de la pa­la­bra la­ti­na “car­mi­na­re”, que sig­ni­fi­ca lim­piar, de­pu­rar o pu­ri­fi­car y pro­vie­ne de una épo­ca en la que se te­nía una con­si­de­ra­ción y un con­cep­to di­fe­ren­tes de los ac­tua­les so­bre la ver­da­de­ra ac­ción de es­tas plan­tas. Al­gu­nas de ellas las co­no­ce­mos de otros ca­pí­tu­los, co­mo la men­ta, la man­za­ni­lla, la melisa y la an­gé­li­ca, de las que ya tra­ta­mos al ocu­par­nos de los pa­de­ci­mien­tos del es­tó­ma­go.

Tam­bién po­seen pro­pie­da­des car­mi­na­ti­vas al­gu­nas de las plan­tas pa­ra los tras­tor­nos del hí­ga­do y vías bi­lia­res, co­mo el ajen­jo, men­ta y mi­len­ra­ma, co­mo se­ña­la el Dr. Fre­de­ric Vin­yes. En es­te sen­ti­do acon­se­ja una ti­sa­na pa­ra pa­de­ci­mien­tos de la ve­sí­cu­la bi­liar, con una mar­ca­da ac­ción car­mi­na­ti­va y un sua­ve efec­to la­xan­te a ba­se de men­ta, mi­len­ra­ma, co­mino,

hi­no­jo y ho­jas de sen (que pue­den omi­tir­se, si no se ne­ce­si­ta ac­ción la­xan­te). De 1 a 2 cu­cha­ra­di­tas por ta­za de agua hir­vien­do. Se de­ja re­po­sar unos 15 mi­nu­tos y se to­ma­rá dos ve­ces al día (ma­ña­na y noche) inin­te­rrum­pi­da­men­te.

To­das las plan­tas con ac­ción car­mi­na­ti­va po­seen acei­tes esen­cia­les (tam­bién lla­ma­dos eté­reos o vo­lá­ti­les) a los cua­les ca­be atri­buir di­cha ac­ción. Las más im­por­tan­tes, y que aquí va­mos a tra­tar, per­te­ne­cen a la fa­mi­lia bo­tá­ni­ca de las um­be­lí­fe­ras y son la al­ca­ra­vea, el co­mino, el hi­no­jo y el anís.

En es­te ar­tícu­lo ha­ce­mos men­ción tan só­lo de aque­llas plan­tas cu­ya ac­ción car­mi­na­ti­va es­tá en pri­mer tér­mino, y que, por tan­to, prác­ti­ca­men­te só­lo se em­plean co­mo ta­les.

To­das las plan­tas con ac­ción car­mi­na­ti­va po­seen acei­tes esen­cia­les (tam­bién lla­ma­dos eté­reos o vo­lá­ti­les) a los cua­les ca­be atri­buir di­cha ac­ción. Las más im­por­tan­tes, y que aquí va­mos a tra­tar, per­te­ne­cen a la fa­mi­lia bo­tá­ni­ca de las um­be­lí­fe­ras y son la al­ca­ra­vea, el co­mino, el hi­no­jo y el anís.

AL­CA­RA­VEA

La al­ca­ra­vea (Ca­rum car­vi) se cría en los pra­dos hú­me­dos de las mon­ta­ñas, sin em­bar­go, con fi­nes me­di­ci­na­les se em- plea prin­ci­pal­men­te la plan­ta de cul­ti­vo, y de és­ta sus fru­tos, los cua­les lle­gan a con­te­ner de un 3 a 7% de acei­tes esen­cia­les. Ejer­ce una po­de­ro­sa ac­ción car­mi­na­ti­va , a la vez que una li­ge­ra ac­ción so­bre el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio. La al­ca­ra­vea se em­plea tam­bién muy a me­nu­do co­mo con­di­men­to. En par­ti­cu­lar, en aque­llos ali­men­tos que pro­du­cen fla­tu­len­cia con fa­ci­li­dad, co­mo son, por ejem­plo, to­da la va­rie­dad de co­les. Una ac­ción si­mi­liar a la de la al­ca­ra­vea la ejer­cen tam­bién los pe­que­ños fru­tos del enel­do (“Anet­hum gra­veo­lens”); plan­ta que co­mo con­di­men­to se uti­li­za, tier­na, to­da en­te­ra.

CO­MINO

El co­mino (Cu­mi­num cy­mi­num) es una plan­ta ori­gi­na­ria de Etio­pía que ya en el an­ti­guo Egip­to fue muy apre­cia­da co­mo me­di­ci­nal. In­clu­so en las pi­rá­mi­des egip-

cias fue­ron en­con­tra­dos fru­tos se­cos de es­ta um­be­lí­fe­ra. En nues­tro país ape­nas se cría de for­ma sil­ves­tre, por lo que se ha con­ver­ti­do tam­bién en una plan­ta de cul­ti­vo, y de la que al igual que la an­te­rior se em­plean sus fru­tos. Con­tie­ne un 3% de acei­tes esen­cia­les, así co­mo subs­tan­cias amar­gas, por lo que apar­te de pre­sen­tar una no­ta­ble ac­ción car­mi­na­ti­va ejer­ce ade­más una ac­ción es­ti­mu­lan­te del ape­ti­to . Se usa tam­bién co­mo con­di­men­to en nu­me­ro­sos pla­tos, pu­dién­do­se em­plear tan­to en­te­ro co­mo mo­li­do (en es­te úl­ti­mo ca­so man­tie­ne su aroma y pro­pie­da­des con­di­men­ti­cias has­ta 12 me­ses des­pués de su mo­lien­da, si se con­ser­va en ta­rri­tos her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­dos).

HI­NO­JO

El hi­no­jo (Foe­ni­cu­lum vul­ga­re) es una plan­ta ori­gi­na­ria del sur de Eu­ro­pa. Es de ma­yor ta­ma­ño que las dos an­te­rio­res, pu­dien­do lle­gar a al­can­zar la al­tu­ra de un hom­bre. Se cría en to­da nues­tra pe­nín­su­la, en ri­ba­zos y bar­be­chos de tie­rra ba­ja. Sus fru­tos con­tie­nen de un 2 a un 6% de acei­tes esen­cia­les. Su ac­ción es fun­da­men­tal­men­te car­mi­na­ti­va, a la vez que mo­de­ra­da­men­te ex­pec­to­ran­te. La ac­ción car­mi­na­ti­va del hi­no­jo no es tan des­ta­ca­da co­mo la de la al­ca­ra­vea, sin em­bar­go, sue­le- go­zar de pre­di­lec­ción fren­te a és­ta de­bi­do a su más agra­da­ble sa­bor. No pocas ve­ces se com­bi­nan am­bas plan­tas pa­ra apro­ve­char la po­de­ro­sa ac­ción car­mi­na­ti­va de la al­ca­ra­vea y el sa­bor del hi­no­jo. Una in­fu­sión de hi­no­jo es muy ade­cua­da con­tra las dia­rreas y tras­tor­nos di­ges­ti­vos (dis­pep­sias) del lac­tan­te, co­mo bebida du­ran­te los pe­río­dos de ayuno, (sea en el cur­so de una en­fer­me­dad o du­ran­te una cu­ra de ayuno) y, apli­ca­da ex­ter­na­men­te en for­ma de com­pre­sas, en in­fla­ma­cio­nes de los pár­pa­dos (ble­fa­ri­tis) o de la con­jun­ti­va ocu­lar (con­jun­ti­vi­tis). Tam­bién se ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos si se em­plea el hi­no­jo co­mo ex­pec­to­ran­te en pe­dia­tría (medicina in­fan­til).

ANÍS

El anís (Pim­pi­ne­lla anisum) es una plan­ta olo­ro­sa de ori­gen orien­tal y de 2 a 3 pal­mos de al­tu­ra. En Es­pa­ña cons­ti­tu­ye una im­por­tan­te plan­ta de cul­ti­vo, lle­gan­do a ser nues­tro país uno de sus prin­ci­pa­les pro­duc­to­res. Pa­ra su buen desa­rro­llo pre­ci­sa ni de­ma­sia­da hu­me­dad ni in­vier­nos ri­gu­ro­sos, sino mu­chas ho­ras de sol en un cielo sin nu­bes. Sus fru­tos lle­gan a con­te­ner de un 2 a 3% de acei­tes esen­cia­les. Su ac­ción car­mi­na­ti­va es me­nor que la del hi­no­jo y, . por su­pues­to, bas­tan­te me­nor que la de la al­ca­ra­vea. Sin em­bar­go, su ac­ción ex­pec­to­ran­te es ma­yor que la de am­bas plan­tas.

Por otra par­te, su agra­da­ble sa­bor y fra­gan­te aroma cons­ti­tu­ye un fac­tor a te­ner en cuen­ta en su em­pleo co­mo plan­ta acom­pa­ñan­te cuan­do se pre­ten­de ob­te­ner en una com­bi­na­ción fi­to­te­rá­pi­ca una de­ter­mi­na­da ac­ción car­mi­na­ti­va.

CI­LAN­TRO

Otra plan­ta de ac­ción mo­de­ra­da­men­te car­mi­na­ti­va, pe­ro que se usa más bien co­mo con­di­men­to es el ci­lan­tro (Co­rian­drum sa­ti­vum). Se em­plean, al igual que en las otras plan­tas car­mi­na­ti­vas que he­mos vis­to, sus fru­tos, de ma­yor ta­ma­ño y más re­don­dea­dos que los de la al­ca­ra­vea.

Anís

An­gé­li­ca

Ci­lan­tro

Melisa

Enel­do

Man­za­ni­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.