Para re­co­ger la luz se ha op­ta­do por co­lo­car un es­pe­jo en­fren­ta­do a las ven­ta­nas

Cocinas y Baños (Connecor) - - Bañera Protagonis­ta -

Lla­ma la aten­ción en es­te pro­yec­to de cuar­to de ba­ño, en pri­mer lu­gar, el ta­ma­ño des­ti­na­do al mis­mo, en el con­tex­to de la vi­vien­da, y la mag­ní­fi­ca dis­po­si­ción de la pie­za con res­pec­to a las en­tra­das de luz de la ca­sa. El ba­ño ocu­pa po­co más de un ter­cio de la su­per­fi­cie to­tal de la sui­te ubi­ca­da al fi­nal de la plan­ta de es­ta vi­vien­da uni­fa­mi­liar que dis­fru­ta de unas es­plén­di­das vis­tas y una ex­ce­len­te en­tra­da de luz. En es­te es­pa­cio, ape­nas di­vi­di­do por un mue­ble y una cor­ta pa­red, se ha dis­pues­to un la­va­bo, una du­cha, sa­ni­ta­rios y una es­plén­di­da ba­ñe­ra rec­tan­gu­lar que se con­vier­te en el cen­tro de aten­ción de to­da la pie­za. El in­ge­nio de los ar­qui­tec­tos ha acon­se­ja­do co­lo­car el ba­ño abier­to al dor­mi­to­rio que es la pie­za que re­ci­be la má­xi­ma en­tra­da de luz, y para re­co­ger bue­na par­te de és­ta se ha op­ta­do por co­lo­car un gran es­pe­jo en la pa­red en­fren­ta­da a los ven­ta­na­les del dor­mi­to­rio. Es­te es­pe­jo re­par­te la luz por to­da la es­tan­cia y con­vier­te la pie­za en un es­pa­cio de re­lax agra­da­ble y que da la sen­sa­ción de es­tar abier­to al ex­te­rior.

La de­ci­sión de co­lo­car una ba­ñe­ra en el cen­tro ex­pli­ca la con­si­de­ra­ción que los pro­pie­ta­rios tie­nen ha­cia es­ta fun­ción. Se tra­ta de dis­fru­tar del tiem­po sin pri­sas en la sa­la de hi­gie­ne con ba­ños re­con­for­tan­tes, lec­tu­ra o mú­si­ca. Una for­ma de en­ten­der el ba­ño que, afor­tu­na­da­men­te, se im­po­ne por en­ci­ma de las pri­sas y el aje­treo ur­bano.

La sen­ci­llez for­mal del ba­ño for­ma par­te de la fi­lo­so­fía es­té­ti­ca de to­da la ca­sa, pe­ro no en­tra en el te­rreno es­té­ril del mi­ni­ma­lis­mo sin más. Por el con­tra­rio, se tra­ta de un es­pa­cio es­tu­dia­do con cui­da­do para que, a pe­sar de los es­ca­sos ele­men­tos que lo con­for­man la sen­sa­ción de so­sie­go se vea acom­pa­ña­da por una at­mós­fe­ra ele­gan­te y de buen gus­to. Al­go tan sen­ci­llo co­mo el la­va­bo es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en es­te sen­ti­do, para en­ten­der el es­pí­ri­tu del pro­yec­to. Se tra­ta de una do­ble en­ci­me­ra de ma­de­ra cla­ra que sos­tie­ne un la­va­ma­nos blan­co y de for­mas geo­mé­tri­cas. El mue­ble in­fe­rior con­tie­ne unos ca­jo­nes de gran uti­li­dad mien­tras que el su­pe­rior ape­nas es un so­por­te sen­ci­llo y ele­gan­te para el va­so de por­ce­la­na. La pa­red que coin­ci­de con el ex­te­rior de la ca­sa al­ber­ga la du­cha, se­pa­ra­da del res­to por una sim­ple lá­mi­na de cris­tal y ca­rac­te­ri­za­da por un pa­vi­men­to de pie­dras de río con po­co re­lie­ve. Una do­ble salida de agua, por ca­ñón o di­ri­gi­ble, com­ple­ta es­te es­pa­cio. Al fi­nal de la du­cha se ha ubi­ca­do un cuar­to don­de es­tán los sa­ni­ta­rios, per­fec­ta­men­te se­pa­ra­dos del res­to del ba­ño co­mo co­rres­pon­de a una pie­za que se abre al dor­mi­to­rio.

Los com­ple­men­tos de ma­de­ra cla­ra co­mo el ta­bu­re­te o la es­ca­le­ra toa­lle­ro son el cie­rre per­fec­to para la sen­sa­ción de ca­li­dad y tran­qui­li­dad que ins­pi­ra es­te es­pa­cio.

La ba­ñe­ra es de Bof­fi, mo­de­lo Go­bi y di­se­ña­da por Mar­cel Wan­ders, y las gri­fe­rías de KWC. Se apre­cian los ma­te­ria­les que han ser­vi­do para di­fe­ren­ciar las zo­nas de re­la­ja­ción res­pec­to a la de la du­cha y sa­ni­ta­rios. La uti­li­za­ción de pie­dra en es­tos pa­vi­men­tos, y de ma­de­ra en los mue­bles ha­bla de con­tras­te de tex­tu­ras y ele­gan­cia for­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.