ES­PA­CIO in­dus­trial, es­té­ti­ca MO­DER­NA

Cocinas y Baños (Connecor) - - Cocina En Un Loft - TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS

La com­bi­na­ción en­tre un es­pa­cio de pa­sa­do in­dus­trial y un mo­bi­lia­rio con­tem­po­rá­neo da co­mo re­sul­ta­do una vi­vien­da loft, con una mis­ce­lá­nea de pie­zas de di­fe­ren­tes épo­cas. La co­ci­na se ha rea­li­za­do con mo­bi­lia­rio en co­lor blan­co y ele­men­tos en me­tal, una mez­cla que aporta un to­que in­dus­trial y de­pu­ra­do a un es­pa­cio abier­to con pa­re­des de la­dri­llo y te­cho de bo­ve­di­llas.

La com­bi­na­ción en­tre blan­co y me­tal do­ta a la co­ci­na de un ai­re mo­derno

Se han re­cu­pe­ra­do las pa­re­des de la­dri­llos y las bó­ve­das ori­gi­na­les del edi­fi­cio

Si­tua­do en el ba­rrio del Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na, es­te loft se ubi­ca en la plan­ta ba­ja de un in­mue­ble de 1930. Es­te es­pa­cio se cons­tru­yó para al­ber­gar las an­ti­guas ca­ba­lle­ri­zas de la fin­ca, para ser uti­li­za­do des­pués co­mo una im­pren­ta y co­mo re­fu­gio du­ran­te la gue­rra ci­vil.

Be­ni­to Es­cat, Al­ber­to Ro­vi­ra y Héc­tor Gil son los au­to­res de es­te pro­yec­to, en el que han re­cu­pe­ra­do los ele­men­tos de ori­gen en pa­re­des y te­cho de for­ma ma­nual, ya que las irre­gu­la­ri­da­des de la es­truc­tu­ra no per­mi­tían tra­ba­jar de ma­ne­ra me­cá­ni­ca. Los fal­sos te­chos de ca­ñi­zo die­ron pa­so a los al­ti­llos ori­gi­na­les con bo­ve­di­llas y las pa­re­des de la­dri­llo se re­cu­pe­ra­ron y se ais­la­ron con una ca­pa pro­tec­to­ra de lá­tex. Los pi­la­res de la­dri­llo tam­bién se des­cu­brie­ron y se abrie­ron hue­cos en el so­la­do, rea­li­za­do con una ba­se de ce­men­to gris y res­tos de di­fe­ren­tes pin­tu­ras. Es­tos pi­la­res fun­cio­nan co­mo lu­cer­na­rios lle­van­do luz al ni­vel in­fe­rior.

El ob­je­ti­vo de es­te pro­yec­to ha si­do crear un es­pa­cio ha­bi­ta­ble y cá­li­do que de­bía res­pe­tar dos pre­mi­sas: apro­ve­char to­do el mo­bi­lia­rio, la ilu­mi­na­ción y las obras de ar­te de la an­ti­gua ca­sa del pro­pie­ta­rio; y dar un lu­gar im­por­tan­te en la nue­va ca­sa a las pie­zas sin­gu­la­res, en­tre ellas una Har­ley Da­vid­son, que ha­bían si­do im­por­tan­tes en la vi­da del due­ño. Para con­ju­gar to­dos es­tos fac­to­res en el in­terio­ris­mo se ha op­ta­do por una dis­tri­bu­ción ra­dial a par­tir de un nú­cleo prin­ci­pal ocu­pa­do por el es­tar. A su al­re­de­dor se re­par­ten otras áreas de es­tar se­cun­da­rias con di­ver­sos fo­cos de aten­ción co­mo, por ejem­plo, el des­pa­cho con la co­lec­ción de bo­las del mun­do.

En el co­me­dor, el mo­bi­lia­rio con­tem­po­rá­neo

se com­bi­na con lám­pa­ras an­ti­guas

La is­la al­ber­ga la zo­na de coc­ción con una lla­ma­ti­va cam­pa­na y el of­fi­ce

Los mue­bles al­tos de la co­ci­na lle­gan has­ta el te­cho

El ac­ce­so a la vi­vien­da se rea­li­za a par­tir de una puerta an­ti­gua en for­ma de ar­co. Es­ta zo­na, que se usa co­mo área de jue­gos, se rea­li­za a tra­vés de una ram­pa o de un par de pel­da­ños acris­ta­la­dos que con­for­man otro lu­cer­na­rio, apro­ve­chan­do el hue­co de un an­ti­guo ele­va­dor.

A la iz­quier­da del loft se dis­po­ne la co­ci­na, don­de se ha re­ci­cla­do el mo­bi­lia­rio de la an­ti­gua ca­sa del pro­pie­ta­rio, un mo­de­lo con más de diez años que aún si­gue en pro­duc­ción. El mo­bi­lia­rio de co­ci­na, en la­ca­do blan­co bri­llan­te, se ha dis­pues­to en una de las pa­re­des, de mo­do que lle­ga has­ta el te­cho y ofre­ce una es­té­ti­ca geo­mé­tri­ca, ya que es­tá for­ma­do por di­ver­sas puer­tas cua­dra­das. De­bi­do a su gran al­tu­ra se ha co­lo­ca­do una es­ca­le­ra me­tá­li­ca para fa­ci­li­tar el ac­ce­so a los com­par­ti­men­tos su­pe­rio­res. Es­te es­pa­cio tam­bién al­ber­ga la zo­na de aguas, al­gu­nos elec­tro­do­més­ti­cos y un mue­ble en aca­ba­do me­tá­li­co, que crea un mo­derno con­tras­te con el mo­bi­lia­rio. De­lan­te se ha ins­ta­la­do una is­la de tra­ba­jo alar­ga­da, que tam­bién dis­po­ne de al­gún mue­ble de al­ma­ce­na­mien­to y al­ber­ga la pla­ca de coc­ción, so­bre la que se en­cuen­tra una lla­ma­ti­va cam­pa­na de ex­trac­ción que pen­de des­de el te­cho. Ade­más, in­cor­po­ra una zo­na de of­fi­ce, ilu­mi­na­da me­dian­te una sen­ci­lla lám­pa­ra de sus­pen­sión, con cua­tro ta­bu­re­tes tam­bién en co­lor blan­co. En la pa­red la­te­ral se ha si­tua­do la ne­ve­ra, con una mar­ca­da es­té­ti­ca in­dus­trial y un buc con rue­das so­bre el que se po­sa la ca­fe­te­ra.

Jun­to a la co­ci­na se ha con­fi­gu­ra­do la zo­na de co­me­dor, en la que la pro­ta­go­nis­ta es una lám­pa­ra de ara­ña en cris­tal con de­ta­lles flo­ra­les en di­fe­ren­tes co­lo­res. Es­ta lu­mi­na­ria an­ti­gua con­tras­ta con las for­mas so­brias y con­tem­po­rá­neas de la me­sa, con so­bre en tono os­cu­ro y con es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, y de las si­llas en co­lor blan­co.

FO­TO­GRA­FÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES

En es­tas imá­ge­nes se apre­cia la cu­rio­sa re­la­ción en­tre el mo­bi­lia­rio de co­ci­na ra­di­cal­men­te mo­derno y el es­pa­cio de as­pec­to in­dus­trial del loft: los mue­bles la­ca­dos blan­cos y la is­la son de Da­da. Los ta­bu­re­tes son los Bom­bo de Ma­gis y la lu­mi­na­ria so­bre el of­fi­ce es de Flos. Cam­pa­na de Gag­ge­nau, horno de Küp­pers­busch y elec­tro­do­més­ti­co jun­to al horno de la fir­ma Im­pe­rial. Una reproducci­ón de un War­hol po­ne el de­ta­lle de­co­ra­ti­vo.

La co­ci­na cuen­ta con of­fi­ce para una co­mi­da rá­pi­da y, re­la­ti­va­men­te cer­ca, un co­me­dor com­ple­to dis­pues­to para ser­vir, lo que per­mi­te plan­tear dis­tin­tas for­mas de abor­dar el te­ma del desa­yuno o la cena. Los fron­ta­les com­bi­nan ace­ro inoxi­da­ble de ti­po pro­fe­sio­nal y la­ca­dos blan­cos bri­llan­tes. Una es­ca­le­ra del mis­mo pro­gra­ma de Da­da per­mi­te ac­ce­der a los mue­bles más al­tos.

El as­pec­to au­tén­ti­co de las bó­ve­das y las pa­re­des de la­dri­llo re­cla­ma­ba al­gu­na for­ma de tri­bu­to al pa­sa­do: lo que pro­po­ne la lám­pa­ra suspendida de cris­tal de Mu­rano so­bre la me­sa del co­me­dor. Es­ta pie­za es el mo­de­lo Max y a su al­re­de­dor se han dis­pues­to va­rias si­llas So­lo, am­bos di­se­ños de An­to­nio Cit­te­rio que pro­du­ce la fir­ma B&B Ita­lia.

Para ir a la plan­ta ba­ja hay que re­tro­ce­der has­ta la co­ci­na. Allí una va­lla de obra ejer­ce de ba­ran­di­lla de las es­ca­le­ras. De­lan­te de ella se ha co­lo­ca­do una ne­ve­ra de Smeg. La lu­mi­na­ria, so­bre el of­fi­ce es de Flos y la en­ci­me­ra de gas de Küp­per­busch, al igual que los hor­nos.

Los bo­les de Ikea y los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos en ce­rá­mi­ca blan­ca crean un con­tras­te su­ges­ti­vo con el fon­do de la­dri­llo ro­jo de la cons­truc­ción ori­gi­nal que ha si­do lim­pia­do y sa­nea­do para dis­fru­tar­lo en es­ta nue­va vi­da que ofre­ce la re­for­ma del loft. El sue­lo de mi­cro­ce­men­to aporta un plus de es­té­ti­ca in­dus­trial al con­jun­to y ha­ce la co­ci­na más pro­fe­sio­nal. El mo­bi­lia­rio la­ca­do blan­co es de Da­da que se en­cuen­tra en el estudio de Fe­rruz De­co­ra­dors en Bar­ce­lo­na y Con­cep­to DR en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.