Ma­de­ra y pi­za­rra

La ca­ja de re­lax

Cocinas y Baños (Connecor) - - Sumario - W FO­TO­GRA­FÍAS: MAU­RI­CIO FUER­TES TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS

Es­te cuar­to de ba­ño, que no cuenta más allá de quin­ce me­tros cua­dra­dos, ha si­do di­se­ña­do con un gus­to ex­qui­si­to, así como una dis­tri­bu­ción muy ajus­ta­da que le per­mi­te dis­fru­tar de to­das las co­mo­di­da­des, de cier­ta in­ti­mi­dad com­par­ti­da y de ele­men­tos tan in­tere­san­tes como una co­lum­na de du­cha con hi­dro­ma­sa­je y un do­ble la­va­bo. Una cue­va fan­tás­ti­ca pa­ra com­par­tir.

Las en­tra­das de luz na­tu­ral per­mi­ten tra­ba­jar con re­ves­ti­mien­tos os­cu­ros

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción en el di­se­ño de es­te ba­ño es la elec­ción de la pie­dra os­cu­ra pa­ra re­ves­tir las paredes. Sin du­da una op­ción de su­ma ele­gan­cia que, al tra­tar­se de lo­sas de pi­za­rra, le con­fie­re un carácter te­lú­ri­co, au­tén­ti­co, muy atrac­ti­vo. Es­te ti­po de re­ves­ti­mien­to, no obs­tan­te, pre­sen­ta el in­con­ve­nien­te de re­fle­jar po­bre­men­te la luz ambiente, pe­ro en es­te ca­so el pro­ble­ma es­tá sub­sa­na­do por la mag­ní­fi­ca en­tra­da de luz na­tu­ral de que go­za el ba­ño en la pa­red iz­quier­da, ade­más del inesperado lu­cer­na­rio su­pe­rior. Con es­ta ven­ta­ja de partida, la elec­ción de ma­de­ra pa­ra el sue­lo y pi­za­rra en las paredes, junto con de­ta­lles como el mo­sai­co ce­rá­mi­co de la du­cha, se mues­tra muy acer­ta­da y con­si­gue do­tar al es­pa­cio de una acu­sa­da personalid­ad.

Como una cue­va na­tu­ral ex­ca­va­da en la ro­ca, el ba­ño se abre mos­tran­do las ci­ca­tri­ces na­tu­ra­les de la pie­dra y des­ple­gan­do sus en­can­tos na­tu­ra­les pa­ra un ma­yor go­ce del agua, ele­men­to que man­da allí.

El la­va­bo se ha re­suel­to con un mue­ble de ma­de­ra di­se­ña­do por el au­tor de la re­for­ma, con unos con­te­ne­do­res ba­jos la­ca­dos en blan­co, so­bre la que des­can­san sen­dos la­va­bos de por­ce­la­na blan­ca. To­do ello ajus­ta­do al cen­tí­me­tro en el es­pa­cio que res­ta en­tre la pa­red de la ven­ta­na y la ca­bi­na

El pro­yec­to mues­tra lo que se pue­de conseguir con una acer­ta­da

com­bi­na­ción de ma­te­ria­les

El ba­ño se abre mos­tran­do las ci­ca­tri­ces na­tu­ra­les de la pie­dra

du­cha, don­de se ha ins­ta­la­do una mag­ní­fi­ca co­lum­na con mu­chas fun­cio­nes de hi­gie­ne y re­lax. La pi­za­rra se pro­lon­ga más allá de las mam­pa­ras de cris­tal trans­pa­ren­te e in­clu­so en el pe­que­ño cuar­ti­to del inodo­ro, don­de la mam­pa­ra se tor­na tras­lú­ci­da pa­ra ase­gu­rar una cier­ta in­ti­mi­dad. El pa­vi­men­to del ba­ño es de ma­de­ra na­tu­ral, lo que se ha apro­ve­cha­do pa­ra re­ves­tir la ba­ñe­ra y dar cier­ta con­ti­nui­dad al con­jun­to. Una ma­te­ria que ca­sa ad­mi­ra­ble­men­te con las lo­sas de pie­dra.

La ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial se ha re­suel­to me­dian­te el en­cas­tre de pe­que­ños fo­cos en el te­cho lo que per­mi­te un ba­ño de luz ge­ne­ral du­ran­te las ho­ras de la no­che.

En con­jun­to, el cuar­to de ba­ño cons­ti­tu­ye un mag­ní­fi­co ejem­plo de lo que se pue­de conseguir con una acer­ta­da com­bi­na­ción de ma­te­ria­les, así como de los equi­pos dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, sin ne­ce­si­dad de caer en la ins­ta­la­ción de una co­lec­ción com­ple­ta de mo­bi­lia­rio o sa­ni­ta­rios. La cohe­ren­cia del es­pa­cio es­tá ase­gu­ra­da por la ca­li­dad e in­ten­si­dad de los re­ves­ti­mien­tos que fa­ci­li­tan la ar­mo­nía del res­to de ele­men­tos. Se apro­ve­cha la in­ten­sa en­tra­da de luz na­tu­ral la­te­ral y ce­ni­tal pa­ra con­ver­tir un es­pa­cio neu­tro en una at­mós­fe­ra muy par­ti­cu­lar don­de el agua ad­quie­re un mar­co es­pe­cial­men­te su­ges­ti­vo.

El pa­vi­men­to de es­te ba­ño se ha re­suel­to con ta­ri­ma de ma­de­ra na­tu­ral Schot­ten&Han­sen. Las paredes son de lo­sa de pi­za­rra na­tu­ral co­lo­ca­da por Central Ce­rá­mi­cas Ur­gell. El mo­bi­lia­rio que sos­tie­ne el la­va­bo es un di­se­ño de Teo Ta­rrás en blan­co y wen­gué a me­di­da. El la­va­ma­nos es de la serie Ve­ro de Du­ra­vit, con gri­fe­ría Axor Cit­te­rio Ba­te­ría ame­ri­ca­na de la­va­bo de pa­lan­cas con pla­ca de Hans­grohe.

Las paredes re­ves­ti­das con lo­sas de pi­za­rra dan una gran personalid­ad a es­te es­pa­cio. La co­lum­na de du­cha con fun­ción hi­dro­ma­sa­je es de la fir­ma Tres. Las mam­pa­ras de cris­tal al áci­do son de Pro­fil­tek y los sa­ni­ta­rios de Ideal Standard.

La ba­ñe­ra es el mo­de­lo Cu­bik de Ba­ña­cril con gri­fe­ría Axor Cit­te­rio y ba­te­ría de la­va­bo em­po­tra­da con pa­lan­cas de Hans­grohe. És­ta ha si­do re­ves­ti­da con la mis­ma ma­de­ra del sue­lo. Los sa­ni­ta­rios sus­pen­di­dos son de la serie Con­nect de Ideal Standard. To­das las mam­pa­ras son de la fir­ma Pro­fil­tek.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.