Su­per es­pa­cio

Es­ti­lo fu­tu­ris­ta

Cocinas y Baños (Connecor) - - Sumario - W FO­TO­GRA­FÍAS: LUIS H. SE­GO­VIA TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA

Si­tua­da a las afue­ras de Ma­drid, so­bre una par­ce­la de gran­des di­men­sio­nes, es­ta vi­vien­da pro­yec­ta­da por el es­tu­dio A-ce­ro se asien­ta en una so­la plan­ta en la que prác­ti­ca­men­te dis­cu­rre la ca­si to­ta­li­dad de su su­per­fi­cie ha­bi­ta­ble. La co­ci­na es su cen­tro neu­rál­gi­co: una obra fa­raó­ni­ca de es­ti­lo fu­tu­ris­ta.

La co­ci­na os­ten­ta un pa­pel prin­ci­pal en es­ta vi­vien­da

El mo­bi­lia­rio ha si­do rea­li­za­do a me­di­da pa­ra es­te es­pa­cio

El co­me­dor de dia­rio pro­yec­ta un am­bien­te lu­mi­no­so

Obras de ar­te de im­por­tan­cia ador­nan cier­tas pa­re­des

Es­te pro­yec­to se in­clu­ye den­tro de una gran ca­sa, con una su­per­fi­cie de mil ocho­cien­tos me­tros cua­dra­dos. La pri­me­ra sen­sa­ción que se pro­du­ce al ac­ce­der des­de la ca­lle e introducir­se en la par­ce­la es la de una obra fa­raó­ni­ca. Lo que más sor­pren­de es que la edi­fi­ca­ción pa­re­ce es­con­der­se en­tre una se­cuen­cia de mu­ros y ram­pas ve­ge­ta­les que se pro­lon­gan en la cu­bier­ta. Es­tos mu­ros per­pen­di­cu­la­res que con­fi­gu­ran la fa­cha­da de en­tra­da son de hor­mi­gón ar­ma­do en­ta­bli­lla­do y te­ñi­do en gris os­cu­ro, in­ter­ca­lan­do en­tre ellos te­rreno ajar­di­na­do en pen­dien­te que pa­re­ce tre­par ha­cia el cie­lo. La ma­yor par­te de la ca­sa se abre a la par­te pos­te­rior don­de se en­cuen­tran el sa­lón, el co­me­dor, la bi­blio­te­ca, el despacho y los dor­mi­to­rios. En es­ta fa­cha­da des­ta­can, por un la­do, los ge­ne­ro­sos pa­ños de vi­drio que con­fi­gu­ran las ven­ta­nas, los jue­gos de vo­lú­me­nes y los vo­la­di­zos tam­bién de hor­mi­gón so­bre los por­ches. Por su par­te, la co­ci­na os­ten­ta un pa­pel prin­ci­pal en to­do es­to. Se tra­ta de una es­tan­cia diá­fa­na, de di­men­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias, don­de la vo­lu­me­tría arquitectó­nica se pro­lon­ga en los ele­men­tos que la com­po­nen.

Los blo­ques que la in­te­gran di­bu­jan un pai­sa­je sa­ca­do del ima­gi­na­rio fu­tu­ris­ta, con la di­co­to­mía del blan­co y an­tra­ci­ta, ca­si ne­gro. Tan­to el mo­bi­lia­rio co­mo las en­ci­me­ras y es­truc­tu­ras han si­do rea­li­za­das a me­di­da pa­ra es­te es­pa­cio. Los tres pla­nos que ver­te­bran la co­ci­na –is­la, pe­nín­su­la y me­sa de co­me­dor– pa­re­cen emer­ger del sue­lo, con una apa­rien­cia es­cul­tó­ri­ca sen­sa­cio­nal. La zo­na de coc­ción se ubi­ca en la is­la, so­bre un mó­du­lo blan­co de di­se­ño irre­gu­lar, cu­yo plano se pro­lon­ga en vo­la­di­zo pa­ra aco­ger unos ta­bu­re­tes y ob­te­ner así una prác­ti­ca ba­rra pa­ra desa­yu­nos o área de in­ter­ac­ción con el co­ci­ne­ro. Co­ro­na es­ta is­la una es­pec­ta­cu­lar cam­pa­na ex­trac­to­ra pa­ne­la­da con las mis­mas su­per­fi­cies en ne­gro bri­llan­te que en pa­re­des y mó­du­los ado­sa­dos al mu­ro, ba­jo los ven­ta­na­les, y pe­nín­su­la. En el plano, ba­jo las vis­tas, se si­túan las dos zo­nas de aguas, se­pa­ra­das por un mue­ble que sa­le en per­pen­di­cu­lar y que fun­cio­na co­mo se­pa­ra­dor en­tre co­ci­na y co­me­dor de dia­rio. Es­ta pe­nín­su­la mul­ti­fun­cio­nal pre­sen­ta mue­bles al­tos, gra­cias a una es­truc­tu­ra na­ci­da del sue­lo has­ta el te­cho, la cual tra­za un zig­zag in­tere­san­te y con­tun­den­te.

En un ter­cer ni­vel, el co­me­dor de dia­rio, con zo­na de aguas pro­pia, es un am­bien­te lu­mi­no­so com­pues­to por una me­sa que pa­re­ce sa­lir del sue­lo, da­do que se ha he­cho en el mis­mo ma­te­rial y con so­lo el sus­ten­to de un pe­des­tal en dia­go­nal. Seis si­llas de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo y for­mas si­nuo­sas, pa­ra con­ti­nuar con la esen­cia del pro­yec­to, son las úni­cas acom­pa­ñan­tes de la me­sa, im­po­nien­do una es­té­ti­ca mi­ni­ma­lis­ta acor­de con el con­cep­to que guía al con­jun­to. Y es que con la can­ti­dad de mó­du­los ba­jos, al­tos y ar­ma­rios que po­see es­ta co­ci­na, na­da que­da a la vis­ta, sino re­co­gi­do y en or­den pa­ra no des­vir­tuar la ima­gen van­guar­dis­ta, ni res­tar aten­ción a la vo­lu­me­tría, cla­ro ex­po­nen­te de­co­ra­ti­vo de es­ta co­ci­na. Obras de ar­te de im­por­tan­cia ador­nan cier­tas pa­re­des, sin apre­tar­se, man­te­nien­do la mis­ma dis­tan­cia pru­den­te que ob­ser­van to­dos los ele­men­tos que in­te­gran la vi­vien­da. Res­pe­tan­do el gran for­ma­to pa­ra dis­fru­tar de am­pli­tud, el ma­yor lu­jo de que dis­po­ne­mos en la ac­tua­li­dad.

Co­mo ilu­mi­na­ción los au­to­res del pro­yec­to han op­ta­do prin­ci­pal­men­te por el uso de lu­ces téc­ni­cas, que ofre­cen to­da la lu­mi­no­si­dad ne­ce­sa­ria sin res­tar pro­ta­go­nis­mo al res­to de la de­co­ra­ción y crean be­llos efec­tos.

La co­ci­na ha si­do di­se­ña­da por es­tu­dio A-ce­ro y rea­li­za­da por Aries con mue­bles en Dm la­ca­dos en gris. Las en­ci­me­ras y las me­sas son de cuar­zo Hi-Macs blan­co y las si­llas del of­fi­ce son el mo­de­lo Cor­ti­na de Mi­not­ti.

En es­ta co­ci­na se ob­ser­va una es­tan­cia diá­fa­na, de di­men­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias, don­de la vo­lu­me­tría arquitectó­nica se pro­lon­ga en los ele­men­tos que la com­po­nen Los ta­bu­re­tes son de In­ge­nia Con­tract, la cam­pa­na en ca­ja de vi­drio os­cu­ro de Pan­do y la gri­fe­ría es de ST Ru­bi­net­te­rie. El sue­lo es de re­si­na epo­xi blan­ca bri­llo.

En un ter­cer ni­vel, el co­me­dor de dia­rio, con zo­na de aguas pro­pia, es un am­bien­te lu­mi­no­so com­pues­to por una me­sa que pa­re­ce sa­lir del sue­lo, da­do que se ha he­cho en el mis­mo ma­te­rial y con so­lo el sus­ten­to de un pe­des­tal en dia­go­nal.

Seis si­llas de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo y for­mas si­nuo­sas, pa­ra con­ti­nuar con la esen­cia del pro­yec­to, son las úni­cas acom­pa­ñan­tes de la me­sa, im­po­nien­do una es­té­ti­ca mi­ni­ma­lis­ta acor­de con el con­cep­to que guía al con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.