Editorial

Cocinas y Baños (Connecor) - - Sumario -

La co­ci­na ha pa­sa­do a ser un es­pa­cio abier­to y com­par­ti­do, ap­to pa­ra la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién pa­ra las per­so­nas que vi­ven so­las y con­vier­ten la co­ci­na en el es­pa­cio de re­la­ción por ex­ce­len­cia. Es­tos cam­bios se han rea­li­za­do en de­tri­men­to de otras áreas de la vivienda, ge­ne­ral­men­te apro­ve­chan­do me­tros cua­dra­dos del an­ti­guo sa­lón o de ha­bi­ta­cio­nes de me­nor uso. Y en al­gu­nos casos, se ha acu­di­do al re­cur­so de mez­clar fun­cio­nes en un mis­mo es­pa­cio co­mo en­se­ñan­za aún vi­gen­te del fe­nó­meno loft. En efec­to, exis­ten co­ci­nas

que se con­fun­den con el sa­lón o que con­vi­ven per­fec­ta­men­te con el mis­mo pa­ra des­ple­gar to­das sus po­si­bi­li­da­des cuan­do es ne­ce­sa­rio.

Los clá­si­cos cir­cui­tos de tra­ba­jo, ca­pi­ta­nea­dos por el fa­mo­so trián­gu­lo for­ma­do por las zo­nas de agua, coc­ción y al­ma­ce­na­je, tam­bién em­pie­zan a ser cues­tio­na­dos. Ya no se tra­ta de mo­ver­se en un pe­que­ño es­pa­cio don­de to­do de­be es­tar a mano. Es ab­so­lu­ta­men­te vá­li­do con­tar con mue­bles con­te­ne­do­res li­ge­ra­men­te ale­ja­dos del cen­tro neu­rál­gi­co de tra­ba­jo, se­pa­rar el fre­ga­de­ro de la co­ci­na o con­cen­trar to­das las fun­cio­nes en una is­la cen­tral. En es­te nú­me­ro ex­pli­ca­mos có­mo se plan­tea el nue­vo al­ma­ce­na­je en la co­ci­na.

Las nue­vas co­ci­nas se di­se­ñan a par­tir de las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas y no de las ca­sas. Ade­más, apor­ta­mos va­rios ejem­plos de es­pa­cios di­se­ña­dos pen­san­do en sus due­ños, sin los pre­jui­cios ca­rac­te­rís­ti­cos de los es­que­mas pre­con­ce­bi­dos, con ima­gi­na­ción, ori­gi­na­li­dad y el ob­je­ti­vo pues­to en un es­pa­cio que ade­más de fun­cio­nar co­mo un re­loj, de­be ser tan be­llo co­mo el que más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.