Ten­den­cias

Cocinas y Baños (Connecor) - - Sumario - W TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS. FO­TO­GRA­FÍAS: NEOLITH

La en­ci­me­ra es una pie­za fun­da­men­tal en la co­ci­na ya que tra­ba­ja­mos so­bre ella, ade­más de apor­tar per­so­na­li­dad y es­ti­lo. Por eso es­co­ger una en­ci­me­ra es muy im­por­tan­te y pre­ci­sa aten­der a va­rios fac­to­res: ma­te­ria­les, for­ma­tos y gro­so­res, pa­ra co­no­cer las ven­ta­jas de ca­da uno.

Las zo­nas de pre­pa­ra­ción y coc­ción se si­túan en una pe­nín­su­la

Ca­li­dad y es­ti­lo no es­tán re­ñi­dos gra­cias a la amplia ga­ma de ma­te­ria­les con los que se pue­de rea­li­zar. Ade­más, so­lo con cam­biar la en­ci­me­ra pue­des dar­le un nue­vo as­pec­to a tu co­ci­na, por lo que, si bus­cas re­no­var­la de for­ma sen­ci­lla, in­ver­tir en una bue­na en­ci­me­ra pue­de ser la so­lu­ción per­fec­ta. Es­ta guía per­mi­te co­no­cer de cer­ca ca­da op­ción pa­ra es­co­ger la más ade­cua­da.

ENCIMERAS DE GRA­NI­TO

Se tra­ta de uno de los me­jo­res ma­te­ria­les pa­ra ha­cer una en­ci­me­ra. Es re­sis­ten­te al ca­lor, a los ara­ña­zos y so­por­ta los im­pac­tos per­fec­ta­men­te. Pue­de te­ner un aca­ba­do pu­li­do o ru­go­so. En cuan­to a los co­lo­res, de­pen­de del ti­po de gra­ni­to, pe­ro lo ha­bi­tual son los to­nos gri­ses y ne­gros. En cuan­to a la su­cie­dad, la so­por­ta bas­tan­te bien siem­pre que pre­pa­re­mos el ma­te­rial pa­ra ello con un tra­ta­mien­to hi­dró­fu­go y an­ti­bac­te­riano. Con ello, se­rá fá­cil y rá­pi­do lim­piar­la. A la ho­ra de en­car­gar una en­ci­me­ra de gra­ni­to hay que te­ner en cuen­ta que se­rá muy pe­sa­da, por lo que su trans­por­te y co­lo­ca­ción se­rán di­fí­ci­les y es­to au­men­ta su pre­cio.

ENCIMERAS DE MÁRMOL

De­bi­do a que es un ma­te­rial ca­ro, se ve en po­cas co­ci­nas, pe­ro apor­ta ele­gan­cia y cla­se. Es muy du­ro y re­sis­ten­te al ca­lor, aun­que pue­de rom­per­se si re­ci­be un gol­pe muy fuer­te. Se pue­de en­con­trar en mu­chos co­lo­res di­fe­ren­tes y es fá­cil con­se­guir una en­ci­me­ra con brillo na­tu­ral si se pu­le. Co­mo de­fec­to, se tra­ta de una su­per­fi­cie po­ro­sa, lo que sig­ni­fi­ca que cual­quier sus­tan­cia que cai­ga so­bre ella y no se lim­pie rá­pi­da­men­te, pue­de ser ab­sor­bi­da por el mármol. Es es­pe­cial­men­te sen­si­ble a los áci­dos, así que el li­món y el vi­na­gre son sus enemi­gos. Ade­más, ese brillo na­tu­ral se pier­de con el tiem­po y so­lo se pue­de re­cu­pe­rar pu­lién­do­lo de nue­vo.

ENCIMERAS DE CUARZO

Las encimeras de cuarzo son el re­sul­ta­do de mez­clar par­tí­cu­las de cuarzo na­tu­ral y re­si­na de po­liés­ter. Por ello se tra­ta de un ma­te­rial muy du­ro y re­sis­ten­te, fá­cil de lim­piar y dis­po­ni­ble en ca­si to­dos los co­lo­res ima­gi­na­bles. Si bien es cier­to que hay que te­ner cui­da­do con el ca­lor di­rec­to, ya que no lo so­por­ta bien y si de­ja­mos un re­ci­pien­te ca­lien­te so­bre es­ta su­per­fi­cie po­de­mos da­ñar­la.

ENCIMERAS DE PI­ZA­RRA

Una op­ción po­co po­pu­lar pe­ro muy in­tere­san­te. La pi­za­rra es im­permea­ble, re­sis­ten­te al ca­lor y so­por­ta muy bien cual­quier producto de lim­pie­za. Al ser po­co po­ro­sa ca­si no ne­ce­si­ta man­te­ni­mien­to. Da un to­que rús­ti­co pe­ro muy ele

La co­ci­na es con­si­de­ra­da el co­ra­zón de la ca­sa

gan­te a cual­quier co­ci­na. Lo nor­mal es ima­gi­nar­la en co­lor ne­gro, pe­ro en reali­dad exis­ten to­nos co­mo pi­za­rra ver­de, gris o mul­ti­co­lor, en la que se de­jan ver to­nos ro­ji­zos. Co­mo des­ven­ta­ja hay que ob­ser­var que no es de­ma­sia­do re­sis­ten­te a los gol­pes y pue­de ra­yar­se.

ENCIMERAS DE MA­DE­RA

Cuan­do que­re­mos un to­que rús­ti­co en las co­ci­nas, la en­ci­me­ra de ma­de­ra es per­fec­ta. Po­de­mos es­co­ger en­tre nu­me­ro­sos ti­pos de ma­de­ra (no­gal, ro­ble) que nos da­rán di­fe­ren­tes co­lo­res y ma­ti­ces. Pue­den ser encimeras de ma­de­ra ma­ci­za o cha­pa­das, sien­do las pri­me­ras más ca­ras. Si se bar­ni­za de vez en cuan­do lu­ci­rá co­mo nue­va siem­pre. Pe­ro pue­de ra­yar­se con fa­ci­li­dad y es me­jor no de­jar na­da ca­lien­te di­rec­ta­men­te so­bre su su­per­fi­cie.

ENCIMERAS LAMINADAS O ESTRATIFIC­ADAS

Se fa­bri­can con aglo­me­ra­do y su su­per­fi­cie se cu­bre con una lá­mi­na sin­té­ti­ca, de mo­do que son mu­chas las po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de es­co­ger aca­ba­do. Pue­de imi­tar pie­dra, ma­de­ra o ser un di­se­ño crea­ti­vo. Por ello y por su fá­cil ins­ta­la­ción se tra­ta de una op­ción muy eco­nó­mi­ca. Pe­ro no son tan re­sis­ten­tes al ca­lor ni a la su­cie­dad, aun­que con una lim­pie­za dia­ria aguan­tan mu­cho tiem­po en bue­nas con­di­cio­nes.

ENCIMERAS DE ACE­RO INOXIDABLE

Pa­ra dar­le a la co­ci­na un ai­re in­dus­trial, las encimeras de ace­ro son idea­les. De he­cho, son las que se usan en las co­ci­nas pro­fe­sio­na­les. So­por­tan per­fec­ta­men­te las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, son muy hi­gié­ni­cas y fá­ci­les de lim­piar. Las des­ven­ta­jas son que se raya con fa­ci­li­dad y que en se­gui­da se no­ta la su­cie­dad so­bre ellas, ade­más de las hue­llas de los de­dos. Pe­ro su du­ra­bi­li­dad es ex­ce­len­te.

ENCIMERAS DE MICROCEMEN­TO

Se tra­ta de un ma­te­rial que so­por­ta bien los gol­pes, es im­permea­ble y se lim­pia con fa­ci­li­dad. Se pue­de apli­car so­bre encimeras ya exis­tes, por lo que es per­fec­to si que­re­mos un cam­bio de es­ti­lo. Pue­de cu­brir azu­le­jos o encimeras de cual­quier otro ti­po. Hay que te­ner en cuen­ta que el ca­lor di­rec­to pue­de da­ñar su su­per­fi­cie, por lo que es me­jor pro­te­ger­la de él y tam­bién lim­piar­la rá­pi­da­men­te cuan­do se man­che pa­ra evi­tar que que­den mar­cas.

La co­ci­na ha si­do con­si­de­ra­da co­mo el co­ra­zón de la ca­sa, una ha­bi­ta­ción en la que te­ne­mos una base dia­ria pa­ra co­mer, be­ber y so­cia­li­zar. El equi­li­brio de­li­ca­do en­tre la es­té­ti­ca y el ren­di­mien­to es cru­cial. Las encimeras, sal­pi­ca­de­ros y sue­los de­ben al­can­zar si­mul­tá­nea­men­te la be­lle­za de la for­ma al mis­mo tiem­po que son ca­pa­ces de so­por­tar las ta­reas cu­li­na­rias de la vi­da dia­ria, des­de el desa­yuno has­ta la cena; ca­da sal­pi­ca­du­ra y man­cha, ca­da ta­ja­da, gol­pe y ro­llo.

Al dar­se cuen­ta de es­te equi­li­brio, Neolith, fir­ma es­pe­cia­li­za­da en el di­se­ño y fa­bri­ca­ción de su­per­fi­cies de pie­dra sin­te­ri­za­da, es la me­jor op­ción pa­ra los di­se­ña­do­res de in­te­rio­res. En par­ti­cu­lar, es­tos elo­gian el ma­te­rial por su ca­pa­ci­dad pa­ra sa­tis­fa­cer las di­ver­sas de­man­das de una co­ci­na re­si­den­cial a la vez que man­tie­nen su es­ti­lo e in­te­gri­dad atrac­ti­vos. Ofre­ce la do­ble ga­ran­tía de va­lor y du­ra­bi­li­dad a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.