Dos­sier

Al­ma­ce­na­je

Cocinas y Baños (Connecor) - - Sumario - TEX­TOS: PABLO ES­TE­LA. FO­TO­GRA­FÍAS: ARCHIVO C+B.

La co­ci­na ha cam­bia­do su esen­cia pa­ra in­te­grar­se con el res­to de pie­zas de la zo­na so­cial. Ello con­lle­va una ne­ce­si­dad de or­den ri­gu­ro­so pa­ra no es­tro­pear la ar­mo­nía de los es­pa­cios co­mu­nes. Ca­da co­sa en su si­tio, es el le­ma. Los ar­ma­rios que se es­con­den en el con­jun­to, los ca­jo­nes asig­na­dos por uten­si­lios de­ter­mi­na­dos y los elec­tro­do­més­ti­cos in­te­gra­dos son re­cur­sos pa­ra equi­par una co­ci­na con to­do lo ne­ce­sa­rio y man­te­ner­lo en or­den.

SIEM­PRE A MANO

Es una de las ten­den­cias ob­ser­va­das en las fe­rias in­ter­na­cio­na­les. La pa­red se apro­ve­cha al má­xi­mo con so­lu­cio­nes pa­ra te­ner las es­pe­cias y con­di­men­tos a mano: una pla­ca don­de po­der en­cas­trar los bo­tes. O bien me­dian­te mó­du­los o col­ga­do­res me­tá­li­cos que ofrecen to­dos los pro­duc­tos y uten­si­lios que el co­ci­ne­ro/a pue­de ne­ce­si­tar pa­ra desa­rro­llar sus ta­reas.

SIN MUE­BLES AL­TOS

Se pue­de ali­ge­rar la ins­ta­la­ción de mó­du­los al­tos, con el fin de trans­mi­tir una ma­yor sen­sa­ción de am­pli­tud en el con­jun­to, sus­ti­tu­yén­do­los por es­tan­tes; y los mue­bles ba­jos se de­ben com­par­ti­men­tar y bus­car otras zo­nas pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to. Si los me­tros cua­dra­dos no per­mi­ten co­lo­car di­ver­sos mó­du­los hay que pro­cu­rar sa­car el ma­yor par­ti­do a ca­da rin­cón.

CA­JO­NES PRO­TA­GO­NIS­TAS

Los ca­jo­nes son pro­ta­go­nis­tas in­dis­pen­sa­bles en cual­quier co­ci­na de­bi­do a su efi­caz ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je. Se adap­tan a los lu­ga­res más re­du­ci­dos, fa­vo­re­cien­do un gran apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio y lle­van ban­de­jas pre­pa­ra­das pa­ra di­fe­ren­tes uten­si­lios. Pa­ra agi­li­zar las ta­reas es acon­se­ja­ble co­lo­car el me­na­je en los es­tan­tes a la al­tu­ra de los ojos.

ESPECIEROS Y BO­TES

Exis­ten mul­ti­tud de bo­tes, ca­jas, especieros, por­ta­cu­chi­llos, re­ci­pien­tes y con­te­ne­do­res de to­do ti­po que per­mi­ten al­ma­ce­nar los alimentos con se­gu­ri­dad e hi­gie­ne. Se pue­den adap­tar al in­te­rior de los ca­jo­nes o mue­bles, pe­ro tam­bién exis­ten mo­de­los con ta­pas o cuer­pos mag­né­ti­cos que se aco­plan a su­per­fi­cies me­tá­li­cas. Si se es afi­cio­na­do a co­ci­nar con es­pe­cias, se pue­de de­di­car un ca­jón cer­ca de la vi­tro pa­ra ma­yor co­mo­di­dad.

FRON­TE­RA IN­VI­SI­BLE

Hay que es­ta­ble­cer unas lí­neas ima­gi­na­rias en­tre las dis­tin­tas ta­reas que se desa­rro­llan en la co­ci­na: la­va­do y pre­pa­ra­ción, coc­ción, fre­ga­do y co­me­dor. De es­ta for­ma los mue­bles de al­ma­ce­na­je ad­quie­ren un co­me­ti­do ló­gi­co en el con­jun­to del trián­gu­lo má­gi­co de es­te es­pa­cio. Tam­bién se con­si­gue no mez­clar pro­duc­tos de lim­pie­za con los de ali­men­ta­ción.

HAY QUE RE­CI­CLAR

Las ba­su­ras re­quie­ren una aten­ción cre­cien­te de­bi­do a la ne­ce­si­dad de ha­cer una se­pa­ra­ción se­lec­ti­va de los desechos. Una de las me­jo­res op­cio­nes pa­ra la ba­su­ra es una ga­ve­ta que si­túa el cu­bo a una al­tu­ra más ac­ce­si­ble. Cuan­to más es­pa­cio le de­di­que­mos, más jue­go ten­dre­mos a la ho­ra de po­ner di­fe­ren­tes cu­bos. Gra­cias a una ga­ve­ta ex

ten­si­ble su­pe­rior se pue­de apro­ve­char al má­xi­mo el es­pa­cio pa­ra po­ner, in­clu­so, bol­sas de ba­su­ra y otros pro­duc­tos de lim­pie­za.

ENCIMERAS RE­SIS­TEN­TES

El zó­ca­lo su­pe­rior y el fon­do de la en­ci­me­ra son es­pa­cios que ge­ne­ral­men­te que­dan des­apro­ve­cha­dos y que pue­den des­ti­nar­se al al­ma­ce­na­je de úti­les de co­ci­na o es­pe­cies. Ba­jo la en­ci­me­ra unas có­mo­das puer­tas de cris­tal con ti­ra­dor de alu­mi­nio son las en­car­ga­das de es­con­der tras de sí to­do ti­po de com­par­ti­men­tos pa­ra te­ner­lo to­do a mano.

PRÁC­TI­COS RIN­CO­NES

Mu­chos ar­ma­rios pre­sen­tan sor­pren­den­tes so­lu­cio­nes en sus puer­tas, co­mo las ban­de­jas mó­vi­les. És­tas fa­ci­li­tan el ac­ce­so a los uten­si­lios y se adap­tan al in­te­rior del ar­ma­rio, con­si­guien­do la má­xi­ma ca­pa­ci­dad en el mí­ni­mo es­pa­cio. Exis­ten ar­ma­rios de es­qui­na que apro­ve­chan los rin­co­nes y mó­du­los ex­tra­íbles de al­can­ce to­tal.

IN­TE­RIO­RES OR­GA­NI­ZA­DOS

Los in­te­rio­res más úti­les son los ca­jo­nes com­par­ti­men­ta­dos que a la vez in­clu­yen cie­rre amor­ti­gua­do. El in­te­rior se abre pa­ra des­cu­brir cla­si­fi­ca­cio­nes de to­do ti­po, per­fec­tas pa­ra guar­dar tan­to cu­bier­tos co­mo bo­tes de alimentos. Las ban­de­jas son de ma­de­ra na­tu­ral, to­tal­men­te ex­tra­íbles y se limpian con fa­ci­li­dad.

MUE­BLES IN­TE­GRA­DOS

Se in­te­gran en el mo­bi­lia­rio elec­tro­do­més­ti­cos co­mo el horno y el mi­cro­on­das, de­jan­do des­pe­ja­do el área de tra­ba­jo. Es­ta co­lo­ca­ción re­sul­ta muy ade­cua­da por­que ofre­ce un án­gu­lo óp­ti­mo de vi­sión de lo que se es­tá co­ci­nan­do en el in­te­rior y fa­ci­li­ta la ta­rea de in­tro­du­cir los alimentos.

CO­MO LOS PRO­FE­SIO­NA­LES

Las op­cio­nes de or­ga­ni­za­ción que ofrecen los fa­bri­can­tes de mo­bi­lia­rio son com­pa­ti­bles con las nor­mas bá­si­cas de un buen al­ma­ce­na­je, se­gún las en­se­ñan­zas de los pro­fe­sio­na­les de la gas­tro­no­mía. En las co­ci­nas pro­fe­sio­na­les el or­den es fun­da­men­tal, así co­mo la lim­pie­za ex­haus­ti­va des­pués de ca­da ser­vi­cio.

IS­LA DE TRA­BA­JO

Si se tra­ta de pla­ni­fi­car una co­ci­na par­tien­do de ce­ro, va­le la pe­na con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de crear una is­la de tra­ba­jo cen­tral que per­mi­te con­cen­trar es­fuer­zos y de­jar las pa­re­des pa­ra los ele­men­tos de al­ma­ce­na­je más ha­bi­tua­les, in­clui­dos los de frío. De es­ta for­ma el trián­gu­lo de tra­ba­jo de la co­ci­na se cum­ple a ra­ja­ta­bla.

CO­CI­NAS ABIER­TAS

Las co­ci­nas abier­tas pre­ci­san de mue­bles que se in­te­gren per­fec­ta­men­te en el sa­lón pe­ro que sean ca­pa­ces de al­ber­gar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra el tra­ba­jo dia­rio. Ello sig­ni­fi­ca que hay que bus­car pro­gra­mas de mo­bi­lia­rio pen­sa­dos pa­ra co­ci­nas open, que dis­po­nen de to­do lo ne­ce­sa­rio, pe­ro, en nin­gún ca­so, dan la sen­sa­ción de tra­tar­se de ar­ma­rios de co­ci­na, sino de mue­bles de día.

MA­TE­RIA­LES DE HOY

Los ma­te­ria­les de los mue­bles que con­fi­gu­ran el área de al­ma­ce­na­mien­to de una co­ci­na son esen­cia­les pa­ra con­tro­lar la at­mós­fe­ra que se crea en su in­te­rior. De­ben ser si­mi­la­res o ar­mó­ni­cos con los uti­li­za­dos en el pro­yec­to de in­terio­ris­mo de la ca­sa. Si se tra­ta de un mo­derno es­pa­cio ecléc­ti­co es­ta­rá bien que los mue­bles tam­bién apor­ten nue­vos da­tos a es­ta lec­tu­ra de mez­cla de es­ti­los. Al­gu­nos fa­bri­can­tes ya lo in­te­gran en sus pro­gra­mas.

BAN­DE­JAS EX­TRA­ÍBLES

Una ten­den­cia al al­za. Los di­se­ña­do­res que tra­ba­jan pa­ra las fir­mas de mo­bi­lia­rio de co­ci­na con­ci­ben sus nue­vas pro­pues­tas pen­san­do en una co­ci­na tec­ni­fi­ca­da con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra su uso pro­fe­sio­nal. Ello con­lle­va un or­den es­tric­to de uten­si­lios y me­na­je y tam­bién apor­tan so­lu­cio­nes que fa­ci­li­ten la lim­pie­za de es­tos ele­men­tos. Las ban­de­jas ex­tra­íbles son la me­jor pro­pues­ta.

NUE­VOS ELECTROS

Los nue­vos elec­tro­do­més­ti­cos per­mi­ten dis­po­ner de alimentos en di­ver­sos gra­dos de frío e in­clu­so de bo­te­llas en per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción. Te­ner un fri­go de ver­du­ras o una vi­no­te­ca es ca­da vez más fá­cil ya que exis­ten mul­ti­tud de mo­de­los. Se de­ben te­ner en cuen­ta di­ver­sos fac­to­res claves en la con­ser­va­ción del vino ta­les co­mo la hu­me­dad, la tem­pe­ra­tu­ra, la os­cu­ri­dad, la au­sen­cia de olo­res y el re­po­so de los cal­dos. Las mo­der­nas vi­no­te­cas per­mi­ten re­pro­du­cir las con­di­cio­nes de una bodega en cual­quier rin­cón de la ca­sa.

PLA­TOS AL DÍA

Dis­po­ner los pla­tos en ga­ve­tas es es­pe­cial­men­te prác­ti­co por­que se pue­den cla­si­fi­car por ta­ma­ños gra­cias a un sim­ple sis­te­ma de pi­vo­tes que, en mu­chos casos, son fá­cil­men­te in­ter­cam­bia­bles. Así, los pla­tos no se rom­pen, ni se ra­llan, ni se mez­clan y que­dan siem­pre muy bien dis­pues­tos y pro­te­gi­dos del pol­vo y la gra­sa. Tam­bién se pue­de con­tar con el clá­si­co mue­ble vi­tri­na si se quie­re que luz­can.

CUBERTEROS

La cu­ber­te­ría es otro de los ele­men­tos im­pres­cin­di­bles que se tie­ne que guar­dar en la co­ci­na. El sis­te­ma de ga­ve­ta con do­ble ban­de­ja es prác­ti­co por­que per­mi­te ju­gar con dos ni­ve­les pa­ra guar­dar cu­cha­ras, te­ne­do­res y cu­chi­llos y otros uten­si­lios más gran­des, co­mo cu­cha­ras de ma­de­ra, cu­cha­ro­nes... Las di­vi­so­rias pue­den ser en ma­de­ra, ace­ro o plás­ti­co.

El programa Li­ne de San­tos, en es­te ca­so en ver­sión ne­gro, cuen­ta con mul­ti­tud de ca­jo­nes y com­par­ti­men­tos pen­sa­dos pa­ra dis­fru­tar de una co­ci­na or­de­na­da ex­haus­ti­va­men­te. Los aca­ba­dos de ca­li­dad son muy im­por­tan­tes.

Es­te programa de Do­ca lla­ma­do Tiz­nar Stamp apor­ta una se­rie de re­cur­sos pa­ra te­ner­lo to­do en or­den den­tro de la co­ci­na.

El programa b2 de Bult­haup es una co­lec­ción com­ple­tí­si­ma de mo­bi­lia­rio que per­mi­te com­po­ner es­pa­cios de co­ci­na de al­ta ga­ma con to­dos los ac­ce­so­rios, in­clui­dos ca­jo­nes pa­ra guar­dar los úti­les de for­ma or­de­na­da.

La Smart Kit­chen de Ga­ma­de­cor, Gru­po Por­ce­la­no­sa, es una línea de mo­bi­lia­rio pen­sa­da pa­ra los más exi­gen­tes en es­ta pie­za de la ca­sa.

Los nue­vos pro­gra­mas de Ar­cli­nea, vis­tos en su show­room re­no­va­do de Mi­lán, mues­tran la gran po­ten­cia­li­dad que tie­nen de ca­ra a or­de­nar los es­pa­cios de la co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.