cuan­do la ri­que­za es­tá en el len­gua­je

Computer Hoy - - EDITORIAL - carlos gom­bau Re­dac­tor Je­fe carlos.gom­[email protected]­prin­ger.es @cgom­bau

El vie­jo ar­te de ar­chi­var y ex­pli­car las pa­la­bras. El Me­rriam-Webster es el dic­cio­na­rio de re­fe­ren­cia en la Amé­ri­ca An­glo­sa­jo­na, un re­per­to­rio his­tó­ri­co de más de 200 años, pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1806 por Noah Webster ba­jo el tí­tu­lo 'A Com­pen­dious Dic­tio­nary of the En­glish Lan­gua­ge'. Am­plia­do y edi­ta­do 22 años des­pués co­mo 'An Ame­ri­can Dic­tio­nary of the En­glish Lan­gua­ge', es­ta obra es­ta­ble­ció por pri­me­ra vez la or­to­gra­fía ame­ri­ca­ni­za­da de las pa­la­bras in­gle­sas de re­fe­ren­cia. A la muer­te de Webster, tam­bién fun­da­dor del pri­mer dia­rio de la ciu­dad de Nue­va York –el Ame­ri­can Minerva–, los her­ma­nos Me­rriam (Geor­ge y Char­les) ad­qui­rie­ron en 1843 los de­re­chos de la se­gun­da edi­ción de 1840 y pu­bli­ca­ron 'An Ame­ri­can Dic­tio­nary' cua­tro años más tar­de, una ver­sión ex­ten­di­da con 118.000 en­tra­das. Ya en 1996, a las puer­tas del si­glo XXI y en los al­bo­res de la era de la in­for­ma­ción, des­de Me­rriam-Webster dan el arries­ga­do pa­so (la RAE lo hi­zo en 2001) de lan­zar un por­tal web de ac­ce­so gra­tui­to a to­da la in­for­ma­ción acu­mu­la­da des­de 1828, una ini­cia­ti­va que les ha he­cho con­ver­tir­se en una au­to­ri­dad en In­ter­net en cuan­to a la len­gua in­gle­sa se re­fie­re. Así, el dic­cio­na­rio re­co­ge tér­mi­nos ya asen­ta­dos, co­mo 'trick' (tru­co), que de­fi­ne en su pri­me­ra acep­ción co­mo prác­ti­ca as­tu­ta pa­ra en­ga­ñar o de­frau­dar; o de más re­cien­te crea­ción, co­mo 'click­bait' (de 'click' y 'bait' y que se­gún los se­gui­do­res de la Fun­déu po­dría­mos tra­du­cir co­mo ci­be­ran­zue­lo) y que fe­cha su apa­ri­ción en 1999. Webster so­lía de­cir que "las pa­la­bras nos per­te­ne­cen a to­dos"; y se atri­bu­ye a An­drew Jack­son, 7º Pre­si­den­te de los EE.UU., la ci­ta "Es una men­te po­bre aque­lla que so­lo pue­de pen­sar en una úni­ca for­ma de de­fi­nir una pa­la­bra". Así, si bien el Me­rriam-Webster tam­bién de­fi­ne 'trick' co­mo for­ma rá­pi­da o in­ge­nio­sa de con­se­guir un re­sul­ta­do, la RAE con­tem­pla es­ta de­fi­ni­ción en pri­me­ra ins­tan­cia de 'tru­co'. De ahí que los in­gle­ses pre­fie­ran uti­li­zar 'tips' pa­ra dar con­se­jos –los ale­ma­nes es­cri­ben 'tipps' y los fran­ce­ses 'astu­ces'–. Así es la ri­que­za de ca­da len­gua­je. Es­te nú­me­ro te ofre­ce­mos 80 que no de­bes pa­sar por al­to. Pu­ra ma­gia, no te en­ga­ño.

Tru­cos, tips, TIpps O AsTu­cEs, cua­tro tér­mi­nos En dis­tin­tas len­guas pa­ra de­fi­nir LO mis­mo: pu­ra ma­gia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.