Car­ta

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - David Mo­ra­le­jo, di­rec­tor. @dmo­ra­le­jo

No lo ha­gas. No con­vier­tas en man­tra to­das esas lis­tas de pro­pó­si­tos que, año tras año, cuan­do co­mien­za el cur­so, pre­ten­den que nos acos­tum­bre­mos de nue­vo a la ru­ti­na, que nos sa­cu­da­mos la are­na ve­lo­ces y en­cen­da­mos ya el pi­lo­to au­to­má­ti­co del hux­le­yano mun­do fe­liz.

Apar­te de al­go que ri­ma con te­dio, con ma­dru­go­nes y días amar­mo­ta­dos, re­sul­ta que la ru­ti­na es un glu­có­si­do fla­vo­noi­de ha­bi­tual en rui­bar­bos, es­pá­rra­gos y cí­tri­cos que, co­no­ci­do co­lo­quial­men­te co­mo “vi­ta­mi­na P”, me­jo­ra la cir­cu­la­ción, ac­túa co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio y re­du­ce el co­les­te­rol. Gra­cias, san Goo­gle, por ha­ber­me lle­va­do ha­cia la ru­ti­na bue­na, pues con esa nos que­da­re­mos. Y así, re­bo­san­tes de ru­ti­na a bor­do de un gran zu­mo de na­ran­ja, se­gui­re­mos via­jan­do, se­gui­re­mos bus­can­do ex­cu­sas pa­ra que el oto­ño sea la estación del oto­ñeo, la de mar­car des­ti­nos don­de oto­ñear, co­mo han he­cho nues­tros pro­ta­go­nis­tas de por­ta­da, la mo­de­lo Nu­ria Val y el fo­tó­gra­fo Coke Bartrina. Fue­ron ellos quie­nes nos pro­pu­sie­ron per­der­se en Si­ci­lia y en­se­gui­da tu­vi­mos cla­ro que su mi­ra­da –la de unos nue­vos Fer­di­nand y Ma­rian­ne, inol­vi­da­ble par en Pie­rrot le Fou (Jean-Luc Go­dard, 1965)– nos mos­tra­ría una Si­ci­lia di­fe­ren­te, fue­ra de con­ven­cio­na­lis­mos y ba­sa­da en esa pre­mi­sa so­bre la que aquí es­toy dan­do vuel­tas: na­da de aco­mo­dos y na­da de ru­ti­nas prees­ta­ble­ci­das, in­clu­so esas que nos lle­van a or­ga- ni­zar via­jes con pre­ci­sión de maes­tro re­lo­je­ro. Por­que Nu­ria y Coke só­lo que­rían con­du­cir y echar el freno en cual­quier par­te. En Bron­te pa­ra pro­bar los me­jo­res pis­ta­chos del mun­do. En Sco­pe­llo pa­ra zam­bu­llir­se en ve­ra­nos fue­ra de tem­po­ra­da. En el Et­na pa­ra ju­gar al pa­llo­ne con tro­zos de la­va. En mi­tad del cam­po pa­ra sal­tar en­tre ru­los de pa­ja. En un ho­tel de paredes ro­sas pa­ra po­ner­se un jer­sey ad hoc. Y así, en­tre vi­ñe­dos y es­pa­gue­tis, aca­ban dan­do la ra­zón a Ca­po­te –“Ja­más me acos­tum­bra­ré a na­da; acos­tum­brar­se es co­mo es­tar muer­to”– y ca­po­ta­zos a la ru­ti­na que no que­re­mos. Por eso, te in­vi­to a que pa­ses las pá­gi­nas y via­jes tam­bién has­ta Chi­loé, ese rin­cón de Chi­le en el que la ma­de­ra pa­re­ce un tram­pan­to­jo pe­ro no, es vi­da sin tru­co. O a que de­vo­res el oto­ño co­mo en los cuentos de an­ta­ño, re­co­lec­tan­do fru­tos ba­jo atar­de­ce­res na­ran­jas pa­ra ha­cer fren­te al in­vierno es­can­di­na­vo. O a que di­gas que es­tás a por uvas y que sea ver­dad, tras las hue­llas de la ven­di­mia en Ju­ra­nçon, La Rio­ja, As­tu­rias o el Dou­ro por­tu­gués. Cual­quier co­sa con tal de que no lo ha­gas. Que no, que no vuel­vas a la ru­ti­na; me­jor lle­na de oto­ño tu ma­le­ta.

De iz­da. a dcha., bo­ni­to en es­ca­be­che de ají ama­ri­llo en el res­tau­ran­te Dá­ma­so, Va­lla­do­lid; atar­de­cer en el Cas­ti­llo de Buen Amor, Sa­la­man­ca; li­bro El tu­ris­ta des­nu­do, de Law­ren­ce Os­bor­ne (Ed. Ga­to­par­do) y ve­le­ros en el puer­to de Mahón du­ran­te la re­ga­ta Pa­ne­rai Clas­sic Yachts Cha­llen­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.