Ciu­dad de Mé­xi­co

Y VOL­VER, VOL­VER... RE­GRE­SA­MOS A CIU­DAD DE MÉ­XI­CO. Y LO HA­CE­MOS MI­RAN­DO HA­CIA ARRI­BA Y A RIT­MO DE SU BAN­DA SO­NO­RA, QUE VUEL­VE A OÍRSE SEIS ME­SES DES­PUÉS DEL TE­RRE­MO­TO DEL 19-S.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - ARANT­XA NEYRA YVON­NE VE­NE­GAS Tex­to Fotos

La he­ri­da que in­flin­gió el te­rre­mo­to del 19-S ha de­ja­do tam­bién al des­cu­bier­to lo me­jor de los ha­bi­tan­tes de la CDMX: su unión y es­pí­ri­tu de lu­cha. Pre­sen­cia­mos su vi­va re­cons­truc­ción.

Ciu­dad de Mé­xi­co pue­de re­sul­tar co­mo su co­mi­da: sa­bro­sí­si­ma, ca­lle­je­ra, en­go­rro­sa y, a ve­ces, de tan pi­can­te y atre­vi­da, in­to­le­ra­ble pa­ra es­tó­ma­gos de­li­ca­dos y men­tes pe­ji­gue­ras. Pe­ro esa es, pre­ci­sa­men­te, la can­ca­mu­sa pa­ra aven­tu­re­ros y via­je­ros om­ní­vo­ros que bus­can ciu­da­des reales, de esas que cuan­do san­gran sa­ben a hie­rro y cuan­do ríen arru­gan el ce­ño sin mie­do a los sig­nos de la edad. A lo lar­go de su his­to­ria, Mé­xi­co ha reí­do mu­cho. Pe­ro tam­bién ha llo­ra­do lo su­yo. “Es­tá acos­tum­bra­da a re­ci­bir ma­dra­zos”, co­mo di­ce el co­ci­ne­ro En­ri­que Ol­ve­ra; y, de ellos ha apren­di­do (a la fuer­za ahor­can) a ser lo que es: una ciu­dad que dis­ta mu­cho de la per­fec­ción (el DFc­tuo­so, le lla­man sus ha­bi­tan­tes), pe­ro que, tras el te­rre­mo­to del pa­sa­do 19 de Sep­tiem­bre (7,1 en la es­ca­la Rich­ter y 167 muer­tos só­lo en la ca­pi­tal) de­mos­tró es­tar in­fi­ni­ta­men­te más uni­da y or­ga­ni­za­da de lo que se em­pe­ña en apa­ren­tar ba­jo su pa­ra­guas de me­ga­ló­po­lis des­hu­ma­ni­za­da y caó­ti­ca.

CANTA Y NO LLORES

Ya lo di­ce la can­ción: “Gua­da­la­ja­ra en un llano, Mé­xi­co en una laguna”. Par­te de Ciu­dad de Mé­xi­co es­tá le­van­ta­da so­bre te­rreno la­cus­tre, al­go que el 19-S le sa­lió muy ca­ro. Y más a las co­lo­nias de Ro­ma y Con­de­sa, esos ba­rrios de casas an­ti­guas y ca­lles pea­to­na­les don­de vi­ven ar­tis­tas y crea­ti­vos, sur­gen ci­nes in­de­pen­dien­tes y abren los úl­ti­mos res­tau­ran­tes, que vol­vie­ron a ser unas de las zo­nas más afec­ta­das. La he­ri­da es hon­da y pro­fun­da. Y tar­da­rá en ci­ca­tri­zar. Pe­ro seis me­ses des­pués de aquel trá­gi­co 19-S, el DF co­mien­za ya a ta­ra­rear su par­ti­cu­lar ban­da so­no­ra; esa que fu­sio­na las bo­ci­nas de los más de cin­co mi­llo­nes de co­ches que sa­len a la ca­lle ca­da ma­ña­na con

“CIE­LI­TO LIN­DO” SE ENTONABA A ME­DIA VOZ PA­RA IN­TEN­TAR ALE­GRAR A UNOS CO­RA­ZO­NES FAMÉLICOS

la su­ge­ren­te ofer­ta de los ven­de­do­res de cha­pu­li­nes en el mer­ca­do de Co­yoa­cán, la per­cu­sión de los con­che­ros del Zó­ca­lo, las cam­pa­ni­llas ‘pe­ter­pa­nes­cas’ del ca­rri­to de los he­la­dos y la ma­ce­do­nia de can­cio­nes que se oyen a la vez en los se­má­fo­ros de Re­for­ma.

Los días des­pués del sis­mo no ha­bía na­da de eso. Era una ciu­dad de ca­si nue­ve mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en si­len­cio. El más en­sor­de­ce­dor que ja­más se ha­ya es­cu­cha­do en ella. Só­lo una me­lo­día, la mis­ma en to­dos sus rin­co­nes: el le­gen­da­rio Cie­li­to lin­do, que se entonaba a me­dia voz, sin sombrero ni ma­ria­chis y apre­tan­do bien los dien­tes pa­ra, co­mo su pro­pia le­tra re­za, in­ten­tar ale­grar a unos co­ra­zo­nes que se ha­bían que­da­do famélicos.

SALTA, SALTA CON­MI­GO

El tem­blor hi­zo sal­tar a los chi­lan­gos. Abra­za­dos por aren­gas di­gi­ta­les co­mo #Can­ta­yNoL­lo­res, #Fuer­zaMé­xi­co sa­lie­ron a la ca­lle. A ha­cer ca­de­nas hu­ma­nas pa­ra re­co­ger es­com­bros, a pre­pa­rar tor­tas, a lle­var agua y me­di­ci­nas o, sim­ple­men­te, a ser­vir de hom­bro a quien lo pu­die­ra ne­ce­si­tar. El ri­co y el po­bre, el cre­yen­te y el ateo, los ciu­da­da­nos de a pie y los gran­des nom­bres de la mú­si­ca, el ci­ne, la gas­tro­no­mía... to­dos re­ma­ban en la mis­ma di­rec­ción. Director de di­rec­to­res, Gui­ller­mo del To­ro se pres­tó co­mo un po­ten­tí­si­mo al­ta­voz en re­des so­cia­les –“A cual­quie­ra en Mé­xi­co que ne­ce­si­te pu­bli­car men­sa­jes ur­gen­tes pue­de ha­cer­lo por me­dio de mi cuen­ta. So­lo agre­gue @Rea­lGDT, y yo apo­ya­ré”– y Die­go Lu­na, más de mo­da que nun­ca, pro­ta­go­nis­ta de la cuar­ta temporada de Nar­cos, fue la ca­ra más me­diá­ti­ca de la ayu­da. Jun­to a Oli­ver Cas­tro, fun­da­dor de Dis­tri­to Films, pu­so en mar­cha La­go­tan­ga­ni­ca67, un cen­tro de aco­pio or­ga­ni­za­do en la pro­pia pro­duc­to­ra de Cas­tro que se man­tu­vo abier­to 24 ho­ras du­ran­te 40 días. El re­sul­ta­do fue es­pec­ta­cu­lar: 900 to­ne­la­das de so­li­da­ri­dad en for­ma de co­mi­da, me­di­ci­na y ma­te­rial.

“En el 85, cuan­do tem­bló –ex­pli­ca Cas­tro–, tu­ve que de­jar mi ca­sa y nun­ca más pu­de re­gre­sar. Aho­ra sen­tía que te­nía que ha­cer al­go, así que en la ma­dru­ga­da es­cri­bí un tex­to que le man­dé a Mi­guel Bo­sé y por la ma­ña­na te­nía un ví­deo su­yo pi­dien­do ayu­da que en­se­gui­da se hi­zo vi­ral en las re­des so­cia­les. Ese mis­mo día Die­go Lu­na subió otro en su cuen­ta de Ins­ta­gram y, tras él, fue­ron unién­do­se de­ce­nas de per­so­na­jes de la in­dus­tria co­mo Ca­mi­la So­di (la mo­de­lo fa­vo­ri­ta de Mé­xi­co), músicos, es­cri­to­res y otros ami­gos del mun­do de la cul­tu­ra”.

Arri­ba, la pre­sen­ta­do­ra Mon­tse­rrat Oli­ver y la mo­de­lo Ya­ya Ko­si­ko­va; vis­ta de Ciu­dad de Mé­xi­co des­de una azo­tea de La Con­de­sa; pues­to de plan­tas en La Ro­ma; ho­me­na­je de los ve­ci­nos a las víc­ti­mas del aho­ra desaparecido edi­fi­cio de la ca­lle Ál­va­ro Obre­gón; Yvon­ne Ve­ne­gas y Mark Po­well, am­bos fo­tó­gra­fos, en el Ci­ne To­na­lá; sa­la de con­cier­tos El Im­pe­rial. En las págs. an­te­rio­res, Il­se Sa­las fren­te a la Ca­sa Azul de Fri­da Kah­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.