Ben­di­ta agua

Su­mer­gir­se en los be­ne­fi­cios de un bal­nea­rio tie­ne un fin y un por­qué. Lo sa­ben bien en Cas­ti­lla Ter­mal.

Conde Nast Traveler (Spain) - - BLENESTAR - GEMA MON­ROY

To­dos sa­be­mos lo bien que sien­ta un buen ba­ño, su po­der re­la­jan­te y re­pa­ra­dor. Sin em­bar­go, cuan­do los ba­ños son en aguas ter­ma­les mi­ne­ro­me­di­ci­na­les, los be­ne­fi­cios te­ra­peú­ti­cos se dis­pa­ran. De aguas que cu­ran y sus ri­tua­les de apli­ca­ción lo sa­ben to­do en Cas­ti­lla Ter­mal. Las pro­pie­da­des de los ma­nan­tia­les de los que se nu­tren ca­da uno de sus cua­tro bal­nea­rios lle­van si­glos sien­do apro­ve­cha­das. Los mon­jes cis­ter­cien­ses que en el si­glo XII vi­vían en el ac­tual bal­nea­rio del Mo­nas­te­rio de Val­bue­na, en la Ri­be­ra del Due­ro, Va­lla­do­lid, re­ga­ban sus ge­ne­ro­sos vi­ñe­dos con el agua del acuí­fe­ro de San Ber­nar­do. Hoy esa agua nos rie­ga el cuer­po (a 25ºC) en tra­ta­mien­tos a ba­se de ba­ños, du­chas en cas­ca­da y cho­rros que nor­ma­li­zan la di­ges­tión y los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos. Ade­más for­man par­te del ca­tá­lo­go de ri­tua­les de Cla­rins, que su­ma al bal­nea­rio un lu­jo­so spa.

Por su par­te, las aguas del bal­nea­rio de Bur­go de Os­ma, en So­ria y a 18,7ºC, pro­vie­nen del ma­nan­tial de San­ta Ca­ta­li­na. Se des­cu­brió de­ba­jo de la que fue una uni­ver­si­dad re­na­cen­tis­ta fun­da­da en el si­glo XVI. Don­de en­ton­ces se en­se­ña­ba Teo­lo­gía, De­re­cho o Me­di­ci­na se apli­can hoy te­ra­pias. La al­ta pre­sen­cia de mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos fa­ci­li­ta la eli­mi­na­ción de re­si­duos, por lo que, ade­más de ayu­dar­te a adel­ga­zar y a man­te­ner­te jo­ven, pre­vie­ne de ries­gos car­dio­vas­cu­la­res.

Una piel sa­na es el prin­ci­pal ob­je­to de de­seo del bal­nea­rio de Olmedo. En el si­glo XII se creía que sus aguas te­nían po­de­res ce­les­tia­les y, vis­to lo vis­to, no iban des­en­ca­mi­na­dos. Ri­ca en mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos, y con un ph su­pe­rior a 7, el agua de Olmedo au­men­ta las de­fen­sas de la piel. Por eso es la ba­se de las cre­mas cos­mé­ti­cas de Cas­ti­lla Ter­mal.

Aca­ba­mos el re­co­rri­do en el bal­nea­rio de So­la­res, en Can­ta­bria, que ya era co­no­ci­do a me­dia­dos del si­glo XVIII. An­tes, co­mo aho­ra, el ob­je­ti­vo del bal­nea­rio es ayudar a tu sis­te­ma di­ges­ti­vo a me­ta­bo­li­zar en con­di­cio­nes y, a tu ca­be­za, a li­brar­se de las ten­sio­nes y de la an­sie­dad. Adiós aci­dez, adiós in­som­nio. Aquí las aguas pro­ce­den del ma­nan­tial de Fuen­ca­lien­te y tam­bién se be­ben. Es­tá pro­ba­do que son úti­les en ca­sos de gas­tri­tis y de her­nia de hia­to (cas­ti­lla­ter­mal.com).

Aba­jo, de iz­da. a dcha., Bur­go de Os­ma, Val­bue­na y So­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.