Is­la Reunión

EL PI­TÓN DE LA FOUR­NAI­SE, UNO DE LOS VOL­CA­NES MÁS AC­TI­VOS DEL MUN­DO, ES LO PRI­ME­RO QUE NOS LLA­MÓ LA ATEN­CIÓN DE ES­TA IS­LA DI­MI­NU­TA Y ABRUP­TA. EL RES­TO LO DESCUBRIRÍAMOS AL LLE­GAR: PAI­SA­JES CO­MO DE OTRO PLA­NE­TA (DE VER­DAD), VUE­LOS EN HE­LI­CÓP­TE­RO SO­BRE

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Tex­to y fo­tos NU­RIA VAL & CO­KE BARTRINA

En he­li­cóp­te­ro, en bar­co, a pie... así vi­vi­mos la aven­tu­ra en pleno Ín­di­co.

“Te­rri­to­rio de ul­tra­mar fran­cés”, así es el es­ta­tus po­lí­ti­co que se le re­co­no­ce a Is­la Reunión. Y, efec­ti­va­men­te, fran­ce­ses son, pe­ro es­te pe­que­ño tro­zo de tie­rra en mi­tad del Ín­di­co (y al es­te de Ma­da­gas­car) se en­cuen­tra a nue­ve mil dos­cien­tos ki­ló­me­tros del pun­to más pró­xi­mo a Fran­cia. Asu­mi­da la con­si­de­ra­ble dis­tan­cia, se tra­ta de un des­tino “cer­cano” pa­ra nues­tros ve­ci­nos, que lo con­tem­plan co­mo uno de los pa­raí­sos per­fec­tos pa­ra huir del in­vierno. Y eso mis­mo qui­si­mos ha­cer no­so­tros, pe­ro no só­lo por el cli­ma: in­tere­sa­dos co­mo es­ta­mos en re­co­rrer te­rri­to­rios de na­tu­ra­le­za vol­cá­ni­ca, des­pués de leer que el Pi­tón de la Four­nai­se es uno de los vol­ca­nes más ac­ti­vos del mun­do no lo pen­sa­mos dos ve­ces. En­se­gui­da des­cu­bri­mos vue­los di­rec­tos des­de Pa­rís a Saint-De­nis, la ca­pi­tal, por lo que com­pra­mos nues­tros bi­lle­tes de avión y em­pe­za­mos a pla­near nues­tra es­tan­cia con ga­nas de “le vol­cán”, co­mo lo lla­man los lu­ga­re­ños, y aven­tu­ra.

Reunión só­lo tie­ne 63 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y 45 de an­chu­ra, pe­ro los des­pla­za­mien­tos se con­vier­ten a me­nu­do en ines­pe­ra­das tra­ve­sías de­bi­do a que la oro­gra­fía es muy ac­ci­den­ta­da y las ca­rre­te­ras muy si­nuo­sas. No es una exa­ge­ra­ción: a ve­ces, pa­ra re­co­rrer 25 ki­ló­me­tros pue­des lle­gar a tar­dar más de una ho­ra y me­dia, por lo que son muy re­co­men­da­bles al­tos ni­ve­les de des­tre­za en la con­duc­ción... y pa­cien­cia, mu­cha pa­cien­cia. Tam­po­co te­nía­mos pri­sa por lle­gar a nin­gu­na par­te, eso tam­bién es ver­dad. Por otro la­do, hay va­rios pun­tos de la is­la que só­lo son ac­ce­si­bles me­dian­te lar­gas ca­mi­na­tas o en he­li­cóp­te­ro. Y sí, ca­mi­na­mos to­do lo que pu­di­mos, pe­ro ha­ble­mos me­jor de la se­gun­da op­ción, ya que re­co­men­da­mos fer­vien­te­men­te con­tra­tar un tour com­ple­to pa­ra so­bre­vo­lar sus be­llos pa­ra­jes na­tu­ra­les y aprehen­der­los co­mo me­re­cen. Es de­fi­ni­ti­va­men­te una de las co­sas más ma­ra­vi­llo­sas que he­mos he­cho nun­ca. Des­de las pla­yas pro­te­gi­das de los ti­bu­ro­nes por una ba­rre­ra de arre­ci­fe si­tua­das en el oes­te has­ta las es­car­pa­das mon­ta­ñas de los Cir­cos de Ci­laos, Ma­fa­te y Sa­la­zie (es­te úl­ti­mo con Hell-Bourg co­mo sor­pre­sa fi­nal, el pue­blo co­lo­nial más be­llo de la is­la), sin ol­vi­dar el pai­sa­je ex­tra­te­rres­tre del Pi­tón de la Four­nai­se... es una ex­pe­rien­cia alu­ci­nan­te que te de­ja­rá con la bo­ca abier­ta.

Ya en tie­rra y, por tan­to, dis­pues­tos a pla­nes más “te­rre­na­les”, des­cu­bri­mos que el píc­nic es­tá con­si­de­ra­do prác­ti­ca­men­te un de­por­te na­cio­nal. Du­ran­te los fi­nes de se­ma­na es más que ha­bi­tual to­par­se con

fa­mi­lias y gru­pos mul­ti­tu­di­na­rios reuni­dos tan­to en las pla­yas co­mo en el cam­po y las mon­ta­ñas. Es allí don­de dis­fru­tan de la co­mi­da crio­lla tra­di­cio­nal y, muy es­pe­cial­men­te, de los pos­tres más dul­ces que ja­más ha­yas pro­ba­do. No te pier­das pla­tos tí­pi­cos co­mo el ca­ri pou­let, una es­pe­cie de po­llo al curry he­cho con cúr­cu­ma, los bi­chi­ques, co­no­ci­dos co­mo “ca­viar de Reunión” por su ele­va­do pre­cio, aun­que se pa­re­cen más a nues­tros chan­que­tes, ya que son crías de un pez que na­ce en las desem­bo­ca­du­ras de los ríos y, co­mo go­lo­so co­lo­fón, la tar­ta de ba­ta­ta y vai­ni­lla, una bom­ba ca­ló­ri­ca. Y na­da me­jor pa­ra des­can­sar tras el fes­tín que sa­lir en ve­le­ro des­de Saint-Gi­lles, la zo­na más po­pu­lar en­tre los vi­si­tan­tes, pa­ra ob­ser­var los del­fi­nes y ba­lle­nas (en­tre ju­nio y agos­to) y dis­fru­tar de otros pun­to de vis­ta de la is­la.

Pe­ro no ol­vi­de­mos que el prin­ci­pal mo­ti­vo del via­je era co­no­cer el Pi­tón de la Four­nai­se. Pa­ra lle­gar has­ta allí lo más sen­ci­llo es apun­tar­se a una ru­ta que te lle­va por el Par­que Na­cio­nal has­ta la par­te más al­ta del crá­ter. Tras con­du­cir por una ca­rre­te­ra de cur­vas im­po­si­bles, vi­si­tar el mu­seo de vol­ca­nes que se en­cuen­tra a me­dio ca­mino y atra­ve­sar la lla­nu­ra co­no­ci­da co­mo Plai­ne des Sa­bles –cu­yo pai­sa­je ha­ce ima­gi­nar la su­per­fi­cie de Mar­te–, lle­ga­mos a un mi­ra­dor des­de el que em­pie­za la ca­mi­na­ta y que cul­mi­na con una alu­ci­nan­te pa­no­rá­mi­ca.

El sur de la is­la es me­nos tran­si­ta­do y no hay otra al­ter­na­ti­va que se­guir la ca­rre­te­ra N2, pe­ro la sor­pre­sa me­re­ce la aven­tu­ra, ya que dis­cu­rre pa­ra­le­la a la cos­ta y a tra­vés de pal­me­ras y fron­do­sos bos­ques. Tam­bién ofre­ce un nue­vo pun­to de vis­ta del Pi­tón, ya que la erup­ción de 2007 lle­gó a des­truir la ca­rre­te­ra y pro­vo­có que la is­la le ga­na­se su­per­fi­cie al mar. Un buen fin de ru­ta son las cas­ca­das de An­se, don­de el des­can­so del gue­rre­ro sa­be me­jor gra­cias a los zu­mos tro­pi­ca­les re­cién ex­pri­mi­dos que allí pue­des to­mar. Por­que sí, la fru­ta es aquí la rei­na... con per­mi­so de la fa­mo­sa vai­ni­lla, co­no­ci­da en to­do el mun­do por su ca­li­dad y uno de los sou­ve­nirs más pre­cia­dos. Si quie­res ha­cer­te con ella a buen pre­cio y de mano de los pro­pios re­co­lec­to­res, vi­si­ta un sá­ba­do el mer­ca­do de Saint Pie­rre.

Nues­tra úl­ti­ma pa­ra­da fue­ron las cas­ca­das de Agriet­tes, ac­ce­si­bles tras una bre­ve ex­cur­sión a tra­vés de la jungla. Co­rre, bá­ña­te y ob­ser­va có­mo te mi­ra el ra­bi­jun­co de co­la blan­ca, una de las aves más ra­ras que ha­ya­mos vis­to. Qui­zá por­que ca­si to­do pa­re­ce de otro mun­do en es­te tro­zo de Eu­ro­pa per­di­do en el Ín­di­co.

A la dcha. y en la pá­gi­na si­guien­te, pes­ca­de­ro lim­pian­do un pez tro­pi­cal y es­ce­na tí­pi­ca, to­do en el mer­ca­do de Saint-Pie­rre. En la do­ble pá­gi­na an­te­rior, pai­sa­je “ex­tra­te­rres­tre” des­de el he­li­cóp­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.