Bue­nos Ai­res

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - DA­VID MORALEJO Tex­to

Que­ría­mos huir de los cli­chés, sen­tir­nos por­te­ños, bai­lar no só­lo tan­go y co­mer no só­lo em­pa­na­di­llas. Y va­ya si lo lo­gra­mos. Aquí, el nue­vo ma­pa de una ciu­dad que no pa­ra quie­ta.

No re­sul­tó fá­cil ele­gir la ima­gen que de­bía ilus­trar es­tas lí­neas. Por­que Bue­nos Ai­res es pu­ro pop, pu­ra ico­no­gra­fía que bai­la del tan­go al kelz­mer con Evi­ta y Ma­ra­do­na, en San Tel­mo o en Re­co­le­ta. Pe­ro siem­pre, siem­pre hay al­go que se re­pi­te: el ham­bre de más. De más Bue­nos Ai­res, de más de­vo­rar por­te­ño.

“A ve­ces pa­re­ce que es­tás en Ma­drid”. “Lo lla­man el Pa­rís su­da­me­ri­cano”. “Cuan­do pa­sees por San Tel­mo te sen­ti­rás en Ná­po­les”. Es ma­te­má­ti­co: en cuan­to di­ces que vas a Bue­nos Ai­res, to­do el que ha es­ta­do co­mien­za a bus­car sí­mi­les pa­ra ha­cer­te ver que... que es una suer­te de Fran­kens­tein del Vie­jo Mun­do. Y fla­co fa­vor –ay, fla­ca– le ha­cen, por­que Bue­nos Ai­res qui­zá se pa­rez­ca a to­do... pe­ro na­da se pa­re­ce a ella. Gua­pa sin ma­qui­llar, bai­lo­na, tan de to­das par­tes y tan su­ya, la ca­pi­tal quie­re de­jar cla­ro que no ne­ce­si­ta pa­ran­gón. Y por eso fui­mos. Y por eso... qué bueno que vinimos.

Aquí, pues, el re­su­men de po­co más de 96 ho­ras es­ti­ra­das cual que­so de piz­za ar­gen­ti­na gra­cias a nues­tro em­pe­ño por de­vo­rar­lo to­do sin tre­gua y, feo es ne­gar­lo, a un pu­ña­do de gran­des ami­gos por­te­ños de­seo­sos de no de­jar­nos pi­sar el ho­tel(azo) ni pa­ra dor­mir. Sí, ho­te­la­zo. Lle­gar al Fae­na a la vez que el sol y que te re­ci­ba una pis­ci­na con una re­lu­cien­te co­ro­na de prin­ce­sa Dis­ney a mo­do de fuen­te es un avi­so de que no he­mos ve­ni­do aquí a dor­mir de­ma­sia­do. Es­ta­mos en Puer­to Ma­de­ro, el ba­rrio con el que la ciu­dad de­ci­dió por fin mi­rar al Río de la Pla­ta a gol­pe de ras­ca­cie­los, dár­se­nas y am­bien­te cos­mo­po­li­ta. El lu­gar per­fec­to pa­ra ir a Bue­nos Ai­res y no en­te­rar­se de qué es Bue­nos Ai­res, eso tam­bién.

DÍA 1. TO­DOS LOS FUE­GOS EL FUE­GO.

Tras sa­lir del “oa­sis” del Fae­na, el trá­fi­co, el caos, la diversión al fin y al ca­bo, co­mien­za a bor­do de un ta­xi rum­bo a Pa­rri­lla Don Ju­lio. Pa­ra qué es­pe­rar más. Con­si­de­ra­do el me­jor res­tau­ran­te de car­nes de la ciu­dad por in­fi­ni­dad de repu­tadas guías y, lo más im­por­tan­te, por cual­quier por­te­ño de buen yantar, co­men­zó co­mo ta­ber­na fa­mi­liar y hoy, gra­cias al em­pe­ño de Pa­blo Ri­ve­ro, cuen­ta con ga­na­de­ría pro­pia de pas­tu­ra, ra­zas He­re­ford y Aber­deen An­gus, cá­ma­ra de re­fri­ge­ra­ción y ma­du­ra­ción –cor­ta, aquí la mo­da de las ma­du­ra­cio­nes ex­tre­mas ni se quie­re ni se en­tien­de–, huer­to pa­ra ofre­cer las ex­ce­len­tes ver­du­ras que acom­pa­ñan los cor­tes y un sis­te­ma de apro­ve­cha­mien­to que in­clu­ye el uso de las gra­sas pa­ra cos­mé­ti­ca o los hue­sos pa­ra ge­la­ti­na. Con no­so­tros po­co gi­ró es­ta rue­da: pu­li­mos ca­da pla­to, esas mo­lle­jas su­bli­mes –¿las me­jo­res del mun­do?–, el sal­chi­chón de po­tro, la en­tra­ña con to­ma­te asa­do... acom­pa­ña­do to­do de una de las 12.800 bo­te­llas ar­gen­ti­nas que ocu­pan la bo­de­ga: Con­cre­to 2016, de Zuc­car­di; un Mal­bec de pos­tal.

El ne­ce­sa­rio pa­seo lle­ga tras el pri­mer dul­ce de le­che del via­je, el pri­me­ro de mil. “To­do es me­jor con dul­ce de le­che”, re­pi­te Anabella co­mo un man­tra. Re­co­rre­mos Pa­ler­mo, uno de los más fa­mo­sos ba­rrios de los 48 que com­po­nen la ciu­dad y con un sin­fín de ape­lli­dos se­gún qué cua­dras re­mon­tes: Pa­ler­mo Soho, Pa­ler­mo Holly­wood, Pa­ler­mo Chi­co, Pa­ler­mo Vie­jo... Es en el pri­me­ro don­de la glo­ba­li­za­ción hips­ter más hue­lla ha de­ja­do: bar­be­rías de bi­go­te en­ce­ra­do, ham­bur­gue­se­rías #TT co­mo Wi­lliams­burg, tien­das vin­ta­ge, cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, ca­fés sos­te­ni­bles y te­rra­zas en las que to­mar un Cy­nar Po­me­lo o

dos. O tres. O cua­tro. Va­le, al fi­nal fue­ron unos cuan­tos más, pe­ro to­do por cul­pa de El Uni­ver­sal, un bar-tea­tro-jar­dín cul­tu­ral al que nos lle­va­ron Del­fi­na Ayer­za y Emi­lia Ro­me­ro, abo­ga­da cul­tu­ral y editora de Ar­te-Blo­gar­te (ar­te-blo­gar­te.org), una aso­cia­ción de­di­ca­da al co­lec­cio­nis­mo y la di­fu­sión del ar­te con­tem­po­rá­neo ar­gen­tino con pre­sen­cia en AR­CO Ma­drid.

DÍA 2. A RE­CO­LE­TA DE FLOR EN FLOR.

No hay ma­ne­ra de es­qui­var­lo. El ce­men­te­rio de Re­co­le­ta es pa­ra­da obli­ga­da sí o sí, bien lo sa­ben los por­te­ños: se tra­ta del lu­gar más vi­si­ta­do de la ciu­dad y me­ca de pe­re­gri­na­ción pa­ra los se­gui­do­res de Evi­ta Pe­rón, mu­chos de ellos yan­kees que no tie­nen cla­ro quién fue pri­me­ro, si la es­po­sa del Ge­ne­ral o Ma­don­na. En efec­to, es­te lu­gar sa­gra­do im­pre­sio­na, pe­ro no tan­to por la mo­des­ta tum­ba de Evi­ta co­mo por la ar­qui­tec­tu­ra de

mu­chos de sus pan­teo­nes y los pre­cios que al­can­za el me­tro cua­dra­do. Vis­to el sou­ve­nir, un pa­seo por la ele­gan­te ave­ni­da Al­vear de­ja cla­ro que quien tu­vo, re­tu­vo. El Pa­la­cio Or­tiz Ba­sual­do, aho­ra em­ba­ja­da de Fran­cia, la de Bra­sil, que otro­ra fue­ra re­si­den­cia de los Pe­re­da, el Joc­key Club o el ho­tel Four Sea­sons, con su pa­la­ce­te-bom­bo­ne­ra anexo, lla­ma­do La Man­sión, ha­cen som­bra a otros in­tere­san­tí­si­mos edi­fi­cios de es­ti­lo ra­cio­na­lis­ta de me­dia­dos del si­glo XX. De lo ra­cio­nal a lo no tan­to, sa­li­mos tras los cóc­te­les que pi­tan en Bue­nos Ai­res y, tras una pa­ra­da en Pony Li­ne, la coc­te­le­ría del Four Sea­sons –cu­ya pis­ci­na en­ca­ja­da en­tre im­po­nen­tes edi­fi­cios se­ría el de­li­rio de Slim Aa­rons–, y un per­fec­ta­men­te amar­go Zai­ne­te Crio­llo (Fer­net Ne­ro, ro­me­ro, Oleo Sac­cha­rum de li­món, Je­rez y so­da), lle­ga­mos a Pre­si­den­te. El tem­plo del can­ti­ne­ro Sebas Gar­cía. El bar fa­vo­ri­to de Mes­si. El lu­gar don­de, di­cen, Má­xi­ma de Ho­lan­da siem­pre tie­ne su sa­lón re­ser­va­do. Nie­to de ga­lle­gos, Sebas ha­bla con pa­sión de Die­go Ca­bre­ra, por­te­ño que triun­fa re­mo­vien­do su Sal­mon Gu­ru ma­dri­le­ño pe­ro que con­tro­la lo que se cue­ce en su tie­rra. Ca­bre­ra sa­be tam­bién que, ade­más de Pre­si­den­te, de don­de nos va­mos con un ídem (mí­ti­co cóc­tel cu­bano ela­bo­ra­do con ron Bacardi, Mar­ti­ni se­co, li­cor de na­ran­ja y gra­na­di­na), un ti­ra­di­to y unos ni­gi­ris pues­tos, exis­te un lu­gar fun­da­men­tal en el ma­pa de las me­jo­res coc­te­le­rías del mun­do: Flo­re­ría Atlán­ti­co. Una tien­da de flo­res que es­con­de en la plan­ta ba­ja el la­bo­ra­to­rio de Ta­to Gio­van­no­ni, don­de la car­ta va por paí­ses o por ne­gro­nis, o sea, don­de du­das en­tre pe­dir un ama­ro Mon­te­ne­gro con Cy­nar y so­da de lau­rel y pis­ta­cho (Ita­lia) o un Ba­lles­tri­ni, ne­gro­ni de Prín­ci­pe de los Após­to­les, Cam­pa­ri, Aver­na, eu­ca­lip­to, pi­ño­nes y agua de mar. Don­de al fi­nal aca­bas pi­dién­do­lo to­do. Don­de... a dor­mir. DÍA 3. UNA FOTO CON MA­RA­DO­NA. Al lle­gar nos pro­me­ti­mos un de­ve­nir por­te­ño, au­tén­ti­co y ale­ja­do del cli­ché. Y en esas es­tá­ba­mos, pe­ro es que... el por­te­ño ama las piz­zas gra­sien­tas de la ca­lle Co­rrien­tes, ama el cho­ri­pán (por cier­to, Cho­ri, en Pa­ler­mo Soho: im­pres­cin­di­ble), ama a Ma­ra­do­na, ama (o no) a Evi­ta, ama el fút­bol, ama leer a Cor­tá­zar y a Bor­ges y ama lle­var­te a to­das par­tes: “Es­te, no, a Ca­mi­ni­to no va­yás. Pe­ro eh, te­nés que ir, te­nés que ver La Bo­ca”. Di­cho y he­cho. El día co­mien­za en la pla­za Dorrego, epi­cen­tro del ba­rrio de San Tel­mo

y fe­liz lu­gar en el que to­mar un ca­fé. De­ca­den­te, bohe­mio, tu­rís­ti­co y po­lí­glo­ta... aquí se su­ce­den las tien­das de an­ti­güe­da­des, las ca­lle­jue­las de tan­go ado­qui­na­do y las ca­sas cho­ri­zo, ins­pi­ra­das en las ca­sas ro­ma­nas pe­ro con un cor­te ver­ti­cal que las con­vier­te en una su­ce­sión de pa­tios y pe­que­ños co­rre­do­res que los unen, de ahí el nom­bre: son co­mo una ris­tra. Pro­pie­dad de fa­mi­lias acau­da­la­das, la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla de 1871 hi­zo que las aban­do­na­sen. Años des­pués fue­ron ocu­pa­das por in­mi­gran­tes que se amon­to­na­ban en ellas en tris­tes con­di­cio­nes y al­gu­nas aca­ba­ron co­mo “ca­sas to­ma­das”, pe­ro hoy las agencias in­mo­bi­lia­rias se fro­tan las ma­nos an­te su in­mi­nen­te ren­ta­bi­li­dad. No es pa­ra me­nos. Por cier­to, no es­tá cla­ro si la Ca­sa To­ma­da que ima­gi­nó Cor­tá­zar era una ca­sa cho­ri­zo o no, pe­ro sí sa­be­mos que leer es­te cuen­to es me­jor que cual­quier guía por­te­ña. Co­mo es­cu­char a Juan Car­los Pa­lla­rols, le­yen­da vi­va de San Tel­mo y maes­tro pla­te­ro por­que de cas­ta le vie­ne, pues en 1750 abrió el pri­mer Ta­ller Pa­lla­rols en Bar­ce­lo­na. En­car­gos de Her­mès, Dupont o Mont­blanc se su­ce­den en su cu­rrícu­lo, pe­ro él si­gue sien­do un ar­te­sano que acep­ta se­gún qué pe­di­dos y que tra­ba­ja en su ca­sa, la mis­ma en la que nos re­ci­be. Un lu­jo. Tras ben­de­cir las em­pa­na­di­llas y la mi­la­ne­sa a ca­ba­llo –no ap­ta pa­ra co­bar­des– de Pul­pe­ría Qui­la­pán, fo­to­gé­ni­co e his­tó­ri­co co­me­dor, y cru­zar­nos con Ma­fal­da en la es­qui­na de Chi­le y De­fen­sa, aca­ba­mos vien­do al do­ble de Ma­ra­do­na (del Ma­ra­do­na oron­do, ojo) en Ca­mi­ni­to, don­de to­do es foto y sou­ve­nir. Te­nían ra­zón los por­te­ños pe­ro... ha­bía que ver­lo. Jus­to al la­do, el me­diá­ti­co Fran­cis Mall­mann ofre­ce en el res­tau­ran­te Pa­ta­go­nia Sur una su­ce­sión de sus hits en una at­mós­fe­ra de im­pe­ca­ble bohe­mia, tam­bién qui­zá un po­co sou­ve­nir. Pe­ro... ha­bía que pro­bar­lo.

DÍA 4. AR­TE UR­BANO Y CO­CI­NA IN­MI­GRAN­TE.

Co­le­gia­les, ba­rrio re­si­den­cial de co­que­tas ca­sas fa­mi­lia­res, es hoy un lienzo tru­fa­do de ar­te ur­bano con la fir­ma de ar­tis­tas co­mo el Co­lec­ti­vo Do­ma + Fa­se, Gua­li­cho o Car­pi­ta. La cri­sis de 2001, el co­no­ci­do “co­rra­li­to”, pro­vo­có la exal­ta­ción de un gra­fi­ti crea­do no por la mar­gi­na­li­dad, sino por las cla­ses me­dias. De to­do es­to y más nos ha­bla Ce­ci­lia Qui­les, de la Ga­le­ría Unión, an­tes de cru­zar las ele­gan­tes ca­sas de Bel­grano ca­mino de Nar­da Co­me­dor, una oda a lo ve­ge­tal y a la co­ci­na de pro­xi­mi­dad. La sobremesa to­ca en San Isi­dro, co­lo­nia de ru­ti­lan­tes man­sio­nes jun­to al río co­no­ci­da por­que aquí se en­cuen­tra Villa Ocam­po, la ca­so­na don­de la gran in­te­lec­tual Vic­to­ria Ocam­po re­ci­bió a tan­tos: Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, Ta­go­re, Stra­vins­ki, Cor­tá­zar... Mi­to­lo­gía de es­tan­te­ría en la ciu­dad don­de, ben­di­ción, to­do el mun­do lee, don­de las li­bre­rías bu­llen co­mo aquí Twit­ter en ho­ra pun­ta. La des­pe­di­da, a lo gran­de, la ce­le­bra­mos con una gran me­sa en Mis­hi­gue­ne, ape­ti­to­so e im­pres­cin­di­ble homenaje de To­más Ka­li­ka a la co­ci­na in­mi­gran­te ju­día de la ciu­dad. La mú­si­ca kelz­mer que, de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, co­mien­zan a to­car los ca­ma­re­ros a los pos­tres, ter­mi­na de de­cir­nos to­do eso que an­he­lá­ba­mos ver­le a Bue­nos Ai­res. Tan gua­pa, tan de to­das par­tes y tan su­ya, tan bai­lo­na... Tan sin pa­ran­gón.

Pá­gi­na an­te­rior, arri­ba, plan­ta ca­lle de la coc­te­le­ría Flo­re­ría Atlán­ti­co, de Ta­to Gio­van­no­ni, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res bar­ten­ders del mun­do. Aba­jo, te­rra­za de El Uni­ver­sal. En es­ta pá­gi­na, arri­ba, atar­de­cer en Ma­lloy’s, en San Isi­dro. Dcha.,...

Pá­gi­na an­te­rior, en­tra­ña y to­ma­te asa­do en Pa­rri­lla Don Ju­lio. Arri­ba, una ca­ma­re­ra en Nar­da Co­me­dor, el res­tau­ran­te de la chef Nar­da Le­pes. Aba­jo, de­ta­lle de La Man­sión, en el ho­tel Four Sea­sons Bue­nos Ai­res. Pág. si­guien­te, mural pe­ro­nis­ta de Mar­ce­lo...

ÁL­VA­RO LAIZ Fo­tos

Arri­ba, de­ta­lle de una ca­sa cho­ri­zo, hoy la ga­le­ría co­mer­cial Pa­sa­je de la De­fen­sa, en San Tel­mo. Aba­jo, pe­lu­que­ría en Pa­ler­mo Soho. Pá­gi­na si­guien­te, em­pa­na­di­llas en Pul­pe­ría Qui­la­pán, en San Tel­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.