Cor­nua­lles

EN EL SU­DOES­TE DE GRAN BRE­TA­ÑA, LA PE­NÍN­SU­LA DE COR­NUA­LLES, PA­TRIA CHI­CA DEL REY AR­TU­RO, AHON­DA SUS RAÍ­CES CEL­TAS EN SU NA­TU­RA­LE­ZA FE­RAZ Y MÁ­GI­CA. Y CLA­RO ES­TÁ, NO ES EX­TRA­ÑO ACA­BAR SO­ME­TI­DO A SU EM­BRU­JO.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Tex­to DA­VID REVELLES Fo­tos FÉ­LIX LO­REN­ZO

El su­r­oes­te de In­gla­te­rra nos he­chi­zó con la le­yen­da del rey Ar­tu­ro y sus mu­seos, ga­le­rías de ar­te y cas­ti­llos al bor­de de los acan­ti­la­dos. Aho­ra te to­ca a ti ren­dir­te a sus en­can­tos.

“Es­te no es un pub in­glés. Es­te es un pub de Cor­nua­lles”, me es­pe­tó con me­dia son­ri­sa tras la ba­rra cuan­do le pre­gun­té qué sig­ni­fi­ca tra­ba­jar en la úl­ti­ma ta­ber­na de In­gla­te­rra. “Cor­nua­lles es di­fe­ren­te”, apos­ti­lló. En­ca­jé la res­pues­ta co­mo una cer­te­za, atur­di­do co­mo lle­ga­ba, gro­gui co­mo un boxeador, por la luz y la be­lle­za na­tu­ral que aca­ba­ba de con­tem­plar en Land’s End, el fi­nis­te­rre bri­tá­ni­co, a dos ki­ló­me­tros del pub. El aban­de­ra­do de la sin­gu­la­ri­dad de Cor­nua­lles –o Ker­now, co­mo se es­for­zó en se­ña­lar en ho­nor de los po­cos que aún ha­blan el cór­ni­co, la an­ces­tral len­gua cel­ta lo­cal– era Sam, un mo­zo que a fal­ta de más clien­te­la nos da­ba pa­li­que. Si­tua­da en Sen­nen, la po­bla­ción más al oes­te de Gran Bre­ta­ña, la po­sa­da First and Last Inn es­ta­ba ahí des­de 1620, me ilus­tró el jo­ven, sien­do, des­de prin­ci­pios del si­glo XIX, el cuar­tel ge­ne­ral de ra­que­ros, cu­yas lin­ter­nas co­lo­ca­das en los acan­ti­la­dos atraían a los bar­cos pa­ra pro­vo­car su nau­fra­gio y lle­var­se to­do lo útil co­mo bo­tín. “Jun­to con los con­tra­ban­dis­tas de brandy o ta­ba­co, ca­va­ron tú­ne­les por don­de es­ca­par cuan­do las au­to­ri­da­des los per­se­guían. De he­cho, es­tás pi­san­do la bo­ca de uno que man­dó cons­truir Ann Geor­ge, la ca­be­ci­lla de una cua­dri­lla de ra­que­ros”, me ex­pli­có.

No pu­de de­jar de ima­gi­nar el pe­la­je hu­mano que de­bió hi­dra­tar el gaz­na­te en es­te pub ha­ce un par de si­glos an­tes de sa­lir a la tor­men­ta pa­ra co­lo­car sus fa­ros apó­cri­fos, sus lu­ciér­na­gas de muer­te. No de­bió de ser muy dis­tin­to al que se reunía, al pa­re­cer, en la ta­ber­na más cé­le­bre de Cor­nua­lles, en el pá­ra­mo Bod­min

Moor, el yer­mo de­so­la­do que ha­bía re­co­rri­do en mis pri­me­ros días en Cor­nua­lles bus­can­do las hue­llas le­gen­da­rias del rey Ar­tu­ro, el hi­jo más ilus­tre del du­ca­do. La es­cri­to­ra Daph­ne du Mau­rier (1907-1989), quien vi­vió y es­cri­bió la ma­yor par­te de su vi­da aquí, re­tra­tó ese mi­cro­uni­ver­so en su no­ve­la Ja­mai­ca Inn, ver­sio­na­da en el ci­ne por Al­fred Hitch­cock en 1937.

“Cor­nua­lles is dif­fe­rent”. Apun­té la fra­se del ta­ber­ne­ro en mi cua­derno, no pa­ra no ol­vi­dar­la, sino co­mo mo­ra­le­ja a mi via­je des­de ha­cía un pu­ña­do de días por esas tie­rras. Via­je que aca­ba­ba jus­to ahí, en el “fin del mun­do” del lu­gar. Un ji­rón de tie­rra en­tre el nor­te y el oes­te del mar Cél­ti­co y el sur con el Ca­nal de la Man­cha, don­de la má­gi­ca au­ra cel­ta aún la­te con fuer­za. Y con la que uno se to­pa, de un mo­do u otro, a ca­da pa­so. Qui­zá sea la bru­ma o la vio­len­cia del océano con­tra sus cos­tas o su in­cli­na­ción a ves­tir la reali­dad con tin­tes so­bre­na­tu­ra­les, pe­ro lo cier­to es que eso ex­pli­ca­ría que fue­ra en Cor­nua­lles y no en otro lu­gar don­de ger­mi­na­ron las mer­vei­lles (ma­ra­vi­llas) de la ma­te­ria de Bre­ta­ña: Ar­tu­ro, Ca­me­lot, Mer­lín…

Por eso es­co­gi­mos co­mo pri­me­ra coor­de­na­da del iti­ne­ra­rio las rui­nas del cas­ti­llo de Tin­ta­gel, en la cos­ta nor­te, don­de Ar­tu­ro fue con­ce­bi­do. Lle­ga­mos con las primeras lu­ces del día, cuan­do aún no ha­bía ni ras­tro de tu­ris­tas y las ca­lles es­ta­ban de­sier­tas. Mi emo­ción ca­si pue­ril, esa que te ha­ce creer que la so­le­dad de un lu­gar mí­ti­co lo ha­ce un po­co tu­yo, se to­pó con lo que pa­re­cía un Dis­ney­land me­die­val. B&B, res­tau­ran­tes, pubs, to­do re­zu­ma­ba mi­to ar­tú­ri­co: The Ava­lon, King Art­hur’s Inn... “Don­de la his­to­ria se en­cuen­tra con la le­yen­da” (y con el mar­ke­ting, pen­sé) re­za­ba el car­tel an­tes de aden­trar­nos en la pe­que­ña pe­nín­su­la ro­dea­da de acan­ti­la­dos y es­car­pa­du­ras so­bre la que se le­van­tó un cas­ti­llo en 1150. EN COR­NUA­LLES GERM NA­RON LAS ‘MERVE LLES’ DE LA MA­TER A DE BRETA A

Una es­ce­na de Los idi­lios del rey, de Lord Tenny­son, con Mer­lín aca­pa­ran­do to­do el pro­ta­go­nis­mo, ilus­tra­ba el le­ma. Des­cu­bri­mos el por­qué. Tras deam­bu­lar por las rui­nas, la ba­ja­da de la ma­rea per­mi­te acer­car­se has­ta una pe­que­ña ca­la don­de se en­cuen­tra la Cue­va de Mer­lín, una oque­dad na­tu­ral des­de don­de la tra­di­ción ase­gu­ra que el mago lan­za­ba sus en­can­ta­mien­tos. No re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar al ac­tor Ni­col Wi­lliam­son, el ma­gis­tral Mer­lín de la pe­lí­cu­la Ex­ca­li­bur, in­vo­can­do el he­chi­zo con el que el rey Út­her Pen­dra­gon pu­do adop­tar la apa­rien­cia de Gor­lois, du­que de Cor­nua­lles, y así po­seer a la be­lla Iger­na. De esa mez­cla de ma­gia y pa­sión, Ar­tu­ro lle­ga­ría has­ta no­so­tros.

Con la al­for­ja lle­na de sen­sa­cio­nes ar­tú­ri­cas del nor­te, el ob­je­ti­vo pa­ra las si­guien­tes jor­na­das era re­co­rrer el sur, por lo que el pue­blo ma­ri­ne­ro de Fo­wey se con­vier­te en per­fec­to cam­pa­men­to ba­se. Eso me per­mi­tió to­par­me con una bue­na re­tahí­la de mer­vei­lles lo­ca­les. La pri­me­ra, con un nom­bre más que evo­ca­dor: Eden Pro­ject. Des­de la A390, un des­vío lle­va a un al­to­zano don­de se pue­den con­tem­plar las enor­mes y futuristas cú­pu­las geo­dé­si­cas pre­ña­das con to­da la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta. Jun­to a la en­tra­da es­pe­ra Dan Ryan, bió­lo­go y uno de los jó­ve­nes pi­la­res en los que se sus­ten­ta es­te pro­yec­to ini­cia­do en 2001 por el vi­sio­na­rio Tim Smith. En los años 80, Smith ama­só una for­tu­na co­mo com­po­si­tor y pro­duc­tor de mú­si­ca pop. Pe­ro, le­jos de re­ti­rar­se a una vi­da so­laz, se em­bar­có en es­te pro­yec­to ti­tá­ni­co. Dan me si­túa fren­te a una gran fo­to­gra­fía: el crá­ter obs­ceno que ha­bía de­ja­do una mi­na de cao­lín. “Aquí, don­de to­do el mun­do ve­ría un yer­mo, Tim vio una opor­tu­ni­dad. No una idea abs­trac­ta, sino un lu­gar don­de las plan­tas pu­die­ran cam­biar el mun­do”. Y así, en el prin­ci­pio, na­ció un icono de Cor­nua­lles.

Lo que que­da de día de­ci­do in­ver­tir­lo en des­cu­brir un dé­da­lo de rin­co­nes de­li­cio­sos en­tre sus ca­sas eduar­dia­nas y sus ca­lle­jas em­pi­na­das so­bre el es­tua­rio. Mi pa­seo aca­ba en la igle­sia de St Fim­ba­rrus, ro­dea­da de tum­bas cen­te­na­rias y de un es­pe­so am­bien­te gó­ti­co al que su­pon­go ayu­da el diá­lo­go de las cor­ne­jas.

Tras una ma­ña­na deam­bu­lan­do por la pe­nín­su­la de Ro­se­land de­ci­dí po­ner rum­bo a la ciu­dad de Fal­mouth, una de las coor­de­na­das gas­tro­nó­mi­cas del im­pe­rio Stein. Cé­le­bre por sus pro­gra­mas de te­le­vi­sión, el chef Rick Stein con­vir­tió la ciu­dad de Pads­tow en ca­pi­tal de su reino, pa­ra lue­go ex­ten­der­lo a ciu­da­des co­mo Fal­mouth. Si­tua­da en la desem­bo­ca­du­ra del río Fal, el ex­plo­ra­dor y pi­ra­ta Sir Wal­ter Ra­leig tu­vo buen ojo cuan­do a fi­na­les del si­glo XVI con­vir­tió su puer­to na­tu­ral en epi­cen­tro del cor­so in­glés du­ran­te dos si­glos. Ca­mino ro­dea­do de co­que­tos ca­fés, pubs y repu­tados res­tau­ran­tes y pa­na­de­rías en las que bri­lla­ba el pla­to na­cio­nal es­tre­lla, las fa­mo­sas em­pa­na­di­llas (cor­nish pas­ties) de Cor­nua­lles. En una de ellas, un trein­ta­ñe­ro pe­ga un car­tel en la puer­ta. Learn Cor­nish now, re­za. Ja­son es un es­tu­dian­te de Medicina en la Uni­ver­si­dad de Exe­ter y un apa­sio­na­do de la his­to­ria y la len­gua lo­cal. “La es­cue­la es­tá en Tru­ro y es un in­ten­to más por re­vi­ta­li­zar una len­gua ca­si en pe­li­gro de ex­tin­ción”, ex­pli­ca. Ape­nas 3.000 per­so­nas co­no­cen y usan el cór­ni­co de for­ma ha­bi­tual, pe­se a que, co­mo in­sis­te Ja­son, la len­gua fue el fac­tor que “ha­cía de Cor­nua­lles una en­ti­dad se­pa­ra­da, di­fe­ren­te de In­gla­te­rra”. Si­guien­do el con­se­jo

de Ja­son, re­co­rro los 40 ki­ló­me­tros que me se­pa­ran de Li­zar Point, el pun­to más me­ri­dio­nal del Reino Uni­do. An­tes de vi­si­tar su mí­ti­co fa­ro, el más po­ten­te de In­gla­te­rra, si­go el ca­mino ha­cia la pla­ya de Ky­nan­ce Co­ve atra­ve­san­do sen­de­ros abier­tos en­tre la al­ta ma­le­za. Ahí es­tá otra de esas es­tam­pas de Cor­nua­lles que no se ol­vi­dan fá­cil­men­te: el blan­co are­nal re­lu­cien­do en­tre to­das las to­na­li­da­des ima­gi­na­bles de azul, el co­lor san­guí­neo de las ro­cas y el bre­zo morado mo­tean­do el mon­te.

Mis úl­ti­mos días ten­drían la cos­ta su­does­te co­mo es­ce­na­rio, un pe­da­zo de tie­rra co­si­do al mar re­ple­to de te­so­ros. Y allí es­ta­ba uno de ellos: St Mi­chel’s Mount. Si­tua­do fren­te a Ma­ra­zion, el im­po­nen­te cas­ti­llo, co­mo su ho­mó­lo­go de Nor­man­día, se des­pe­re­za er­gui­do so­bre la enor­me ma­sa ro­co­sa. Es me­dia ma­ña­na y de­lan­te del em­bar­ca­de­ro ya se ha for­ma­do co­la pa­ra su­bir­se a las bar­cas que sal­van la plea­mar.

De nue­vo en tie­rra fir­me, des­de Pen­zan­ce, una de las coor­de­na­das fa­vo­ri­tas de la jet set bri­tá­ni­ca, as­cien­do por la B3283 has­ta una de esas alu­ci­na­cio­nes ines­pe­ra­das que Cor­nua­lles siem­pre se sa­ca de la man­ga. “An­fi­tea­tro de es­ti­lo grie­go cons­trui­do so­bre los acan­ti­la­dos y la fa­mo­sa pla­ya de Porth­curno”, ha­bía leí­do en una guía. De­cir eso so­bre The Mi­nack Thea­tre es co­mo de­cir que el Par­te­nón es un co­ber­ti­zo so­bre Ate­nas. Por­que ca­da si­llar de gra­ni­to, ca­da mu­ro o gra­de­ría es fru­to de la pa­sión y su­dor de Ro­we­na Ca­de, la mu­jer ex­tra­or­di­na­ria que lo di­se­ñó y cons­tru­yó con sus ma­nos. Des­de el 16 de agos­to de 1932, cuan­do la pri­me­ra hor­na­da de es­pec­ta­do­res dis­fru­tó aquí, fren­te al océano, de la pri­me­ra ac­tua­ción, La tem­pes­tad de Sha­kes­pea­re, es­te tea­tro su­bli­me es el me­jor homenaje a su ar­tí­fi­ce.

No es­tá na­da mal des­pe­dir­se de Cor­nua­lles con St Ives en la re­ti­na: una de­mos­tra­ción de que no to­do es na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te. To­dos los ca­mi­nos aquí lle­van a la Ta­te St Ives, una ex­ten­sión de la Ta­te Ga­llery de Londres. Ar­wen Fitch, mi ci­ce­ro­ne por las re­mo­za­das ins­ta­la­cio­nes –en oc­tu­bre de 2017, tras cua­tro años de obras, se re­abrió la nue­va ga­le­ría–, me per­mi­te des­cu­brir a los maes­tros bri­tá­ni­cos del ar­te con­tem­po­rá­neo, pe­ro tam­bién otro es­pa­cio má­gi­co: el Bar­ba­ra Hep­worth Mu­seum. El es­tu­dio y la ca­sa don­de du­ran­te 26 años tra­ba­ja­ra la es­cul­to­ra, fi­gu­ra cla­ve del ar­te abs­trac­to en Eu­ro­pa, es hoy un go­teo de vi­si­tan­tes que de­co­di­fi­can sus obras ex­pues­tas. Lyn, una se­xa­ge­na­ria de re­lu­cien­te pe­lo cano, di­bu­ja a lá­piz la obra de Hep­worth que tie­ne de­lan­te. “La ti­tu­ló Con­ver­sa­tion with Magic Sto­ne. ¿No te pa­re­cen men­hi­res de bron­ce en un bos­que cel­ta?”, me in­quie­re en per­fec­to cas­te­llano. Cel­ta, mí­ti­co, sal­va­je... es co­mo si hu­bie­ra in­vo­ca­do el fi­nis­te­rre cór­ni­co, Lands’End, mi úl­ti­ma vi­si­ta en Cor­nua­lles.

Sen­ta­do en la po­sa­da First and Last Inn, don­de em­pe­za­ba es­te re­la­to, re­pa­sé mi via­je. Y esa con­tun­den­te cer­te­za: lle­gué aquí bus­can­do las mer­vei­lles de las no­ve­las ar­tú­ri­cas, pe­ro vol­vía a ca­sa sa­bien­do que es­ta pe­nín­su­la azo­ta­da por el vien­to, de pá­ra­mos so­li­ta­rios y li­to­ral agres­te, era mu­cho más. Un lu­gar en cu­yos pai­sa­jes, co­mo sor­ti­le­gios de Mer­lín, se su­ce­den los en­can­ta­mien­tos; una tie­rra don­de re­ca­la­ron gen­tes ex­tra­or­di­na­rias, vi­sio­na­rios. Un ver­so li­bre en el seno de In­gla­te­rra don­de a ca­da re­co­do aguar­da un pro­di­gio.

A la de­re­cha y si­guien­do las agu­jas del re­loj, es­tan­cia del cas­ti­llo de St Mi­chel’s Mount, con­tra­pun­to de ci­vi­li­za­ción a la fe­raz cos­ta que ro­dea la pla­ya de Ky­nan­ce Co­ve; Mou­seho­le y sus rin­co­nes de pos­tal, tan om­ni­pre­sen­tes co­mo las ga­le­rías de ar­te en St Ives. So­bre es­tas lí­neas, el siem­pre ani­ma­do puer­to de St Ives. En las pá­gi­nas an­te­rio­res, la afi­la­da cos­ta cer­ca­na a Li­zar Point y St Mi­chel’s Mount.

A la iz­quier­da, des­cu­brir la ar­qui­tec­tu­ra de los pue­blos ma­ri­ne­ros es tan de­li­cio­so co­mo aden­trar­se en su gas­tro­no­mía. Pa­ra com­pro­bar­lo, na­da co­mo re­ca­lar en cual­quie­ra de los res­tau­ran­tes del cé­le­bre chef Rick Stein. So­bre es­tas lí­neas, pa­seo por el in­te­rior de las cú­pu­las geo­dé­si­cas de Eden Pro­ject.

So­bre es­tas lí­neas, el éxi­to de la tra­di­ción gas­tro­nó­mi­ca cór­ni­ca se ba­sa en la ca­li­dad de sus pro­duc­tos, co­mo los que na­cen de la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca. En la otra pág., de iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, ga­le­ría The Blue Bram­ble; acan­ti­la­dos de Land’s End so­bre el océano; pla­ya de Sen­nen Co­ve, un tem­plo pa­ra los sur­fis­tas; las ga­le­rías de ar­te, una de las se­ñas de iden­ti­dad de St Ives.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.