Seúl

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Tex­to CLA­RA LA­GU­NA Fo­tos GRE­GO­RI CI­VE­RA

La ac­triz Kim Tae-Ri, acla­ma­da pro­ta­go­nis­ta de La Don­ce­lla, di­ri­gi­da por Park Chan-Wook, fue nues­tra guía y em­ba­ja­do­ra en la ca­pi­tal sur­co­rea­na. Un via­je a los sen­ti­dos.

DEN­TRO DEL IM­PO­NEN­TE EN­TRA­MA­DO UR­BANO DE LA CA­PI­TAL SUR­CO­REA­NA HAY DI­SE­ÑO, CO­CI­NA SIN COM­PLE­JOS, SEN­TI­DO DEL HU­MOR Y UNA MA­NE­RA PRO­PIA DE HA­CER LAS CO­SAS. LA AC­TRIZ KIM TAE-RI, MU­SA DE PARK CHAN-WOOK Y NUE­VA IMA­GEN DE FLO­WER BY KENZO, NOS DES­CU­BRE UNA CIU­DAD GLO­BAL Y UN PO­CO GAM­BE­RRA.

CO­NO­CER EN SE L A LA PROTAGON STA DE LA PEL CULA ‘LA DON­CE­LLA’ RE­SUL­TA­BA MUY TEN­TA­DOR

En un pri­mer mo­men­to, no es fá­cil re­co­no­cer a la Sook-Hee que ideó Park Chan-Wook pa­ra su ce­le­bra­da pe­lí­cu­la La don­ce­lla (2016) en la chi­ca me­nu­da y dis­tan­te que nos re­ci­be en el ves­tí­bu­lo del Four Sea­sons de Seúl. Lo de que nos re­ci­be es un de­cir, por­que Kim Tae-Ri ape­nas nos mi­ra por el ra­bi­llo del ojo cuan­do lle­ga, pun­tual y ro­dea­da de un re­mo­lino de re­pre­sen­tan­tes, fa­mi­lia­res, es­ti­lis­tas y, su­po­ne­mos, ami­gos y/o fa­mi­lia­res. El di­rec­tor de las pe­lí­cu­las de cul­to Old Boy o Sym­pathy for Mr. Ven­gean­ce eli­gió a la en­ton­ces de­bu­tan­te ac­triz sur­co­rea­na en­tre mi­les de can­di­da­tas pa­ra cons­truir un per­so­na­je di­fí­cil de ol­vi­dar. Tierno e ig­no­ran­te pri­me­ro; sen­sual y fas­ci­nan­te des­pués. El fil­me, una pro­di­gio­sa mez­cla de las fran­ce­sas Las dia­bó­li­cas (por lo per­ver­so del ar­gu­men­to, un trián­gu­lo de amor y trai­cio­nes) y La vi­da de Adè­le (por la in­creí­ble fo­to­gra­fía y el ero­tis­mo lés­bi­co a rau­da­les), arra­só en crí­ti­ca y lle­vó al di­rec­tor ar­tís­ti­co de Kenzo, Pa­trick Guedj, a ele­gir a es­ta chi­ca de mi­ra­da vi­va (y un po­co du­ra, de en­tra­da) co­mo pro­ta­go­nis­ta de la nue­va cam­pa­ña del icó­ni­co per­fu­me Flo­wer by Kenzo. Por es­te mo­ti­vo, co­no­cer a la nue­va ‘ama­po­la’ de la mai­son –sím­bo­lo de la fra­gan­cia des­de su crea­ción en 2000 y si­nó­ni­mo de li­ber­tad–, es­ta­mos en Seúl y nos en­con­tra­mos en nues­tro par­ti­cu­lar ca­ma­ro­te de los her­ma­nos Marx: una lu­jo­sa ha­bi­ta­ción de es­te cin­co es­tre­llas de Gwangh­wa­mun, zo­na fi­nan­cie­ra que re­ci­be es­te nom­bre por la puer­ta prin­ci­pal ho­mó­ni­ma del cer­cano pa­la­cio de Gyeong­bok­gung.

De la in­fi­ni­dad de bue­nos mo­ti­vos que hay pa­ra via­jar a la ca­pi­tal de Co­rea del Sur –que ire­mos des­gra­nan­do en los pá­rra­fos si­guien­tes–, el de co­no­cer a Tae-Ri re­sul­ta­ba muy ten­ta­dor. No to­dos los días se pue­de ver de cer­ca un ta­len­to ava­la­do por Park Chan-Wook. Si el ci­neas­ta no da pun­ta­da sin hi­lo, tam­po­co LVMH, el gi­gan­te fran­cés al que per­te­ne­ce la fir­ma de ori­gen ja­po­nés y que ha ele­gi­do a es­ta jo­ven in­tér­pre­te que cum­ple 28 años es­te mes. “Es­toy muy agra­de­ci­da por es­ta opor­tu­ni­dad”, su­bra­ya Tae-Ri. “Pa­trick Guedj vio La don­ce­lla y la ener­gía de mi per­so­na­je in­flu­yó en su de­ci­sión”. El di­rec­tor crea­ti­vo de Kenzo Par­fums se con­fie­sa apa­sio­na­do de Ja­pón y des­co­no­ce­dor de Co­rea, si bien coin­ci­di­mos con sus primeras im­pre­sio­nes so­bre Seúl y sus ha­bi­tan­tes: “Son más la­ti­nos que los ja­po­ne­ses, más sal­va­jes. Más pa­re­ci­dos al es­ti­lo eu­ro­peo”.

Ve­mos, aho­ra sí, un po­co de eso en la Tae-Ri son­rien­te y re­la­ja­da, ves­ti­da con un jer­sey over­si­ze ro­sa chi­cle y de­por­ti­vas, al aca­bar la se­sión de fo­tos. “To­do lo que me ha traí­do es­ta pe­lí­cu­la, in­clu­yen­do es­te en-

cuen­tro con Condé Nast Tra­ve­ler, es muy im­por­tan­te. No me ha­bía da­do cuen­ta has­ta aho­ra mis­mo, cuan­do os he co­no­ci­do, de lo re­le­van­te que es to­do es­to”, co­men­ta, ol­vi­da­da ya la ten­sión con­tra­rre­loj de las fo­tos y las pe­ti­cio­nes de los re­pre­sen­tan­tes. Y se nos re­ve­la un po­co ni­ña: ape­nas ha via­ja­do, a la cer­ca­na Tai­wán (“¡Aún re­cuer­do la emo­ción que me pro­du­jo pla­near ese via­je y so­ñar con él an­tes de ha­cer­lo!”) y a San Fran­cis­co, don­de ro­dó el spot pa­ra el per­fu­me. Si de la pri­me­ra le gus­tó ir en bi­ci por Taipéi, de la se­gun­da des­ta­ca la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. Y mues­tra un ge­nuino in­te­rés por des­cu­brir nue­vos des­ti­nos a tra­vés de nues­tras re­co­men­da­cio­nes en­tre los tí­pi­cos gri­ti­tos co­rea­nos, de ca­den­cia in­con­fun­di­ble pa­ra quie­nes ha­yan vis­to en ver­sión ori­gi­nal las pe­lí­cu­las de Chan-Wook o Joon-ho Bong (Snow­pier­cer, Ok­ja).

La ciu­dad na­tal de Tae-Ri pro­du­ce un efec­to si­mi­lar al de ella en el vi­si­tan­te. Im­po­nen­te al prin­ci­pio, un po­qui­to gris, fría y so­fis­ti­ca­da en sus hor­mi­go­nes y cie­los de in­vierno, re­sul­ta di­ver­ti­da, jo­ven, cá­li­da y co­lo­ris­ta vis­ta de cer­ca. Tae-Ri di­ce amar y odiar por igual su pro­pia ciu­dad: “Creo que es lo nor­mal con el si­tio en que vi­ves”, se de­fien­de con una gran son­ri­sa. Y en sus re­co­men­da­cio­nes se re­su­me nues­tro sen­tir ha­cia to­do lo que nos ha cau­ti­va­do de es­ta ca­pi­tal de más de diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. En pri­mer lu­gar, es­te es un des­tino pa­ra co­mer. De he­cho, nos pre­gun­ta­mos, ¿có­mo es que no ha cua­ja­do tan­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal la co­ci­na co­rea­na co­mo la ja­po­ne­sa o la chi­na? En Seúl se co­me me­jor que bien, y a pre­cios ase­qui­bles. Las re­ce­tas son sa­lu­da­bles y ri­quí­si­mas, aun­que, avi­sa­mos, el te­ma del pi­can­te va muy en se­rio y, a me­nu­do, vie­ne de se­rie. El kim­chi es om­ni­pre­sen­te, así co­mo el güi (bar­ba­coas co­rea­nas), y el país pro­mue­ve su cul­tu­ra cu­li­na­ria a tra­vés de mer­ca­dos tra­di­cio­na­les co­mo Gwang­jang, Nam­dae­mun o, más re­cien­te­men­te, Ton­gin Mar­ket. La ga­ma de de­li­cias lo­ca­les pa­sa tam­bién por fi­deos im­po­si­bles de en­con­trar en otro lu­gar. La ac­triz nos acon­se­ja Pyong­yang Myeo­nok, en el ba­rrio de Gan­gnam-gu, don­de sir­ven unos cold nood­les (‘naengm­yeon’ o ‘raengm­yon’) de ori­gen nor­co­reano que, al pa­re­cer, son la de­bi­li­dad de Park Chan-Wook. “Cuan­do es­tá de via­je los echa tan­to de me­nos que to­ma agua de co­co pa­ra con­so­lar­se, por­que di­ce que le re­cuer­da a la sopa que lle­van, aun­que no tie­ne na­da que ver”, bro­mea. Una vi­si­ta de no­che al pa­la­cio Chang­deok­gun, Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Mun­dial por la Unes­co, es otra de sus su­ge­ren­cias. Gran par­te de los tre­ce mi­llo­nes y me­dio de vi­si­tan­tes que re­ci­bió Seúl en 2016 bus­ca­ban la ma­jes­tuo­si­dad de las cons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas, por don­de pa­sean seu­li­tas ata­via­dos con tra­jes tra­di­cio­na­les, pe­ro tam­bién la ina­mo­vi­ble dig­ni­dad de ba­rrios pre­ser­va­dos co­mo Buk­chon

EN GAN­GNAM-GU S RVEN UNOS ‘COLD NOOD­LES’ QUE SON LA DEB L DAD DE PARK CHAN-WOOK

Ha­nok Vi­lla­ge. Pe­ro Seúl tam­bién cuen­ta con las cre­den­cia­les ‘ofi­cia­les’ de modernidad. Los tí­tu­los de World De­sign Ca­pi­tal y City of De­sign de la Unes­co en 2010 mues­tran la vo­lun­tad; Dong­dae­mun De­sign Pla­za, de Zaha Ha­did, y Lot­te World To­wer, de la fir­ma Kohn Pen­der­sen, ca­pa­ci­dad e iden­ti­dad. La úl­ti­ma se inau­gu­ró en 2017, es la to­rre más al­ta del país –la quin­ta del mun­do– y con­tie­ne gran­des al­ma­ce­nes, ga­le­rías, ofi­ci­nas, apar­ta­men­tos, un ho­tel de lu­jo de sie­te es­tre­llas (chú­pa­te ésa, Du­bái), un acuario y una sa­la de con­cier­tos pa­ra 2.000 per­so­nas. Por su par­te, el flui­do y on­du­lan­te pro­yec­to de la ma­lo­gra­da Ha­did es un im­por­tan­te nú­cleo cul­tu­ral que in­clu­ye mu­seos, bi­blio­te­cas y cen­tros edu­ca­ti­vos. Aun­que si al­go mar­ca los bue­nos pro­pó­si­tos de Seúl, qui­zá sea Seou­llo 7017, una au­to­pis­ta de los años 70 con­ver­ti­da en jar­dín-pa­sa­re­la, con más de 228 es­pe­cies y sub­es­pe­cies. La ciu­dad en la que se re­ci­ben men­sa­jes en el iP­ho­ne que ad­vier­ten de te­rri­bles partículas en el ai­re, per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud, y la re­co­men­da­ción de usar mas­ca­ri­lla, as­pi­ra a ser más ver­de, eco­ló­gi­ca y pea­to­nal.

Otro de los mo­ti­vos pa­ra vi­si­tar la ciu­dad que, co­mo Nue­va York, pre­su­me de no dor­mir nun­ca (de ma­dru­ga­da, la gente es­tá en los ka­rao­kes), pue­de ser el an­tro­po­ló­gi­co. El me­ga­éxi­to mun­dial de la can­ción Gan­gnam Sty­le, co­reo­gra­fía in­clui­da, fue só­lo la pun­ta del ice­berg del Hall­yu, nom­bre que ha­ce re­fe­ren­cia a la ex­pan­sión cul­tu­ral sur­co­rea­na, es­pe­cial­men­te a tra­vés de pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión (ani­me y K-dra­ma). El pop co­reano o K-pop fue el que hi­zo mun­dial­men­te fa­mo­so el ba­rrio de Gan­gnam-gu, una es­pe­cie de Cam­pos Elí­seos seu­len­ses ador­na­dos con bo­ni­tos ca­fés y tien­das de lu­jo. Sien­do un fe­nó­meno glo­bal digno de es­tu­dio, el del pop no al­can­za los ex­tre­mos del K-Beauty. De he­cho, el sou­ve­nir co­reano por excelencia, co­mo in­di­ca­mos en nues­tra sec­ción ho­mó­ni­ma (pág. 154), son las mas­ca­ri­llas fa­cia­les

(aun­que las hay cor­po­ra­les, de pies ¡y has­ta de pe­chos!). De zo­nas co­mer­cia­les co­mo la co­lo­ri­da Myeong­dong es obli­ga­do sa­lir con bol­sas re­ple­tas de ellas, y tam­bién de gad­gets que rom­pen la ba­rre­ra en­tre la in­fan­cia y el mun­do adul­to, y de ro­pa de mar­cas in­ter­na­cio­na­les y di­se­ña­do­res lo­ca­les. Sin en­trar en el boom tu­rís­ti­co de la ci­ru­gía es­té­ti­ca, que se pre­vé que en 2020 ge­ne­re 3.500 mi­llo­nes de wo­nes (2.359 mi­llo­nes de eu­ros), las in­no­va­cio­nes sur­co­rea­nas en cos­mé­ti­ca han con­se­gui­do que mar­cas de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal tras­la­den allí par­te de sus cuar­te­les ge­ne­ra­les. La cla­ve del éxi­to po­dría te­ner que ver con el sen­ti­do del hu­mor –ojo a los en­va­ses y pac­ka­ging, ob­je­tos de de­seo en for­ma de ani­ma­li­tos y mu­ñe­cos de to­do ti­po–, y el pres­ti­gio de la tra­di­ción asiá­ti­ca, con sus ri­tua­les que in­clu­yen has­ta diez pa­sos y el uso de pro­duc­tos me­nos ha­bi­tua­les has­ta ha­ce po­co en oc­ci­den­te, co­mo las esen­cias. El ri­tual de las com­pras in­clu­ye dis­fru­tar de los co­lo­ri­dos neo­nes y los pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra que sa­len a ca­da pa­so. Pa­ra es­te me­nes­ter, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de la ciu­dad se en­cuen­tra Hong­dae, el área de la Uni­ver­si­dad de Hon­gik. Lle­na de gente jo­ven, ener­gía y ar­tis­tas ca­lle­je­ros, es uno de los lu­ga­res más su­ge­ren­tes pa­ra per­der­se du­ran­te ho­ras y dis­fru­tar lue­go de la no­che co­rea­na. Tam­bién va­le la pe­na aden­trar­se en el sub­sue­lo me­tro­po­li­tano. El Cen­tro Co­mer­cial Sub­te­rrá­neo de la Es­ta­ción de Gan­gnam es una de las me­cas pa­ra ha­cer­se con pren­das a buen pre­cio, pe­ro hay mu­chas otras co­mo Go­to Mall, el fa­vo­ri­to de Tae-Ri, que se en­cuen­tra ba­jo la Ex­press Bus Ter­mi­nal Sta­tion.

Los buscadores de lu­ga­res ‘ins­ta­gramea­bles’ (y con wi­fi) re­ca­lan a me­nu­do en Yeon­nam-dong, bas­tan­te po­pu­lar en­tre los co­rea­nos por sus ori­gi­na­les res­tau­ran­tes y ca­fe­te­rías. Pe­ro el ba­rrio emer­gen­te, nos cuen­tan, es Ik­seon-dong, un vie­jo re­duc­to de ca­sas tra­di­cio­na­les que ha vuel­to a la vi­da des­pués de que al­gu­nos di­se­ña­do­res ins­ta­la­ran ahí sus ta­lle­res. Pa­ra Tae-Ri, sus en­cla­ves más es­pe­cia­les son el mon­te Nam­san, un pi­co de 494 me­tros de al­tu­ra en el co­ra­zón del Par­que Na­cio­nal Gyeong­ju (“Me en­can­ta ha­cer sen­de­ris­mo”) y, pa­ra pa­sear y co­mer al­go, Daeha­kro, que tam­bién es te­rri­to­rio uni­ver­si­ta­rio, co­no­ci­do por su es­ce­na tea­tral in­de­pen­dien­te. “Allí he pa­sa­do mu­cho tiem­po con mis ami­gos y dis­fru­tan­do de per­for­man­ces”, re­cuer­da. Y con una foto de gru­po en la que ha­ce el signo de la vic­to­ria, se des­pi­de de no­so­tros bo­rran­do to­do ras­tro del sé­qui­to, las pri­sas, el gris...

EL BARR O DE HONG­DAE EST LLENO DE GENTE JO­VEN, ENERG A Y ART STAS CA­LLE­JE­ROS

A la de­re­cha, pos­tal noc­tur­na en el ba­rrio de Gan­gnam-gu, que ha lle­ga­do a ser uno de los más vi­si­ta­dos del mun­do ‘por cul­pa’ de la can­ción de PSY Gan­gnam Sty­le. Es­tá lleno de bue­nos res­tau­ran­tes y tien­das y al­ma­ce­nes de lu­jo. A la iz­da., re­cla­mo...

En la otra pág. de arri­ba aba­jo, ca­fé-librería y pa­sean­tes en Hong­dae, Park Sung Jo en su tien­da de mue­bles Fol­kens De­sign Lab, en Yeon­nam­dong, y pe­lu­que­ría en Hong­dae. En es­ta pág., Block Bur­ger, en Hong­dae, y Tae-Ri, con to­tal look de Kenzo en la...

A la iz­da., ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra en la­dri­llo en Hong­dae. De­ba­jo, dos chi­cas ves­ti­das con tra­jes tra­di­cio­na­les co­rea­nos. A la dcha., la ac­triz seu­len­se Kim Tae-Ri po­sa ves­ti­da de Kenzo en Myeong­dong. En las pá­gi­nas an­te­rio­res, Tae-Ri en una sui­te del...

Iz­da., en Hong­dae: pues­to de ba­ti­dos, chu­che­rías, atrez­zo en la tien­da de di­se­ño Ca­rin, tran­seún­tes, co­mi­da ca­lle­je­ra y un es­ca­pa­ra­te. En el cen­tro, el pa­la­cio de Gyeong­bok­gung y un Lam­borg­hi­ni Ga­llar­do en Gan­gnam-gu. En la pág. si­guien­te, Dong­dae­mun...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.