Ma­rilyn tam­bién se ba­ñó aquí

Er­nie Ca­rri­llo, Ca­te­ri­ng Sa­les & Ban­quet Ope­ra­tions Di­rec­tor The Holly­wood Roo­se­velt

Conde Nast Traveler (Spain) - - VAMOS - CLA­RA LA­GU­NA

La po­lí­ti­ca res­pec­to a la pri­va­ci­dad de sus clien­tes im­pi­de a Er­nie Ca­rri­llo con­tar­nos las ju­go­sas anéc­do­tas que, sin nin­gu­na du­da, ador­nan su día a día en es­te alo­ja­mien­to úni­co del nº 7.000 de Holly­wood Boulevard. Ha­ce 16 años que for­ma par­te del equi­po de es­te ho­tel miem­bro de Pre­fe­rred Ho­tels & Re­sorts que abrió sus puer­tas en 1927 en pleno Pa­seo de la Fa­ma y en­fren­te del Tea­tro Chino TCL. Es el más ve­te­rano de la ciu­dad, hoy re­no­va­do y en ple­na for­ma pa­ra li­diar con las ex­tra­va­gan­cias y ru­ti­nas de las nue­vas es­tre­llas, igual que hi­zo con las del Holly­wood do­ra­do. Clark Ga­ble y Ca­ro­le Lom­bard se ama­ron en­tre sus pa­re­des y Ma­rilyn Mon­roe se alo­jó du­ran­te dos años en una de sus ca­ba­ñas, enamo­ra­da tal vez de su pis­ci­na (en cu­yo fondo, años más tar­de, Da­vid Hock­ney pin­ta­ría un va­lio­so mural). Una de las his­to­rias di­ver­ti­das –que sí pue­de con­tar– es que, tras una de las mu­chas fies­tas ce­le­bra­das por un es­treno de ci­ne, re­ci­bie­ron la lla­ma­da de un clien­te mo­les­to por el rui­do de un cor­ta­cés­ped. “Che­quea­mos las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y re­sul­tó que al­gu­nos de los in­vi­ta­dos es­ta­ban cir­cu­lan­do con unas pe­que­ñas mo­to­ci­cle­tas por los pa­si­llos. Al ver apa­re­cer al per­so­nal, las sol­ta­ron y hu­ye­ron. Al día si­guien­te, cuan­do hi­cie­ron el check out y les pre­gun­ta­ron si ha­bían dis­fru­ta­do de su es­tan­cia, uno de ellos ju­ró ha­ber es­cu­cha­do mo­tos por los pa­si­llos, lo que les hi­zo reír his­té­ri­ca­men­te. El bo­to­nes apa­re­ció en­ton­ces con los vehícu­los con­fis­ca­dos y un ges­to que de­cía ‘Ah, te re­fie­res a es­tas’. ¡Sus ca­ras no te­nían pre­cio! Al fi­nal que­da­ron muy agra­de­ci­dos de que se las de­vol­vié­ra­mos y re­ser­va­ron con no­so­tros la fies­ta pa­ra la se­cue­la de su pe­lí­cu­la”, re­cuer­da Er­nie. Su pri­mer pues­to en es­te su­ge­ren­te ho­tel de es­té­ti­ca de­ca­den­te en el que cual­quier co­sa pue­de su­ce­der –aquí ha­bi­tan los fan­tas­mas de Errol Flynn y Mont­go­mery Clift–, fue el de Ca­te­ri­ng Sa­les Ma­na­ger. “Qui­zá sue­ne a cli­ché, pe­ro la gente, mi equi­po y las per­so­nas a las que atien­do ha­cen de mi tra­ba­jo al­go fan­tás­ti­co. Ade­más, me en­can­ta usar mi ima­gi­na­ción pa­ra di­se­ñar y pro­du­cir even­tos” (pre­fe­rred­ho­tels.com).

Arri­ba, fa­cha­da del Holly­wood Roo­se­velt. A la iz­da., Er­nie Ca­rrilllo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.