Ima­gi­na via­jar con tu pro­pia ca­ma

El le­gen­da­rio ex­plo­ra­dor fran­cés Pie­rre Sa­vor­gnan de Braz­za lo hi­zo. Y lo lo­gró gra­cias al in­ge­nio y ex­pe­rien­cia de la mai­son Vuit­ton.

Conde Nast Traveler (Spain) - - MODA - PAU­LA MÓ­VIL

Via­jar en el tiem­po. Fan­ta­sía utó­pi­ca e in­fi­ni­ta de la hu­ma­ni­dad que só­lo es po­si­ble, de mo­men­to, a tra­vés de la re­vi­sión de nues­tra his­to­ria y evo­lu­ción, com­pa­ran­do el “có­mo fui­mos” con el “¡có­mo he­mos cam­bia­do!”. Hoy en día re­cli­na­mos asien­tos pa­ra dor­mir la sies­ta en las nu­bes y nos co­nec­ta­mos a in­ter­net con un sen­ci­llo clic des­de la co­mo­di­dad de un bar­co o ve­le­ro. Pe­ro, ¿y an­tes? ¿Có­mo via­já­ba­mos an­tes? Si eras el ex­plo­ra­dor Pie­rre Sa­vor­gnan de Braz­za, lo ha­cías siem­pre de la mano de la ar­te­sa­nía de un hom­bre lla­ma­do Louis Vuit­ton, crea­dor es­tre­lla de ma­le­tas y baú­les pen­sa­dos pa­ra man­te­ner equi­pa­jes fue­ra de pe­li­gro. Braz­za fue una pro­mi­nen­te fi­gu­ra del im­pe­rio co­lo­nial fran­cés y el per­so­na­je que otor­gó su nom­bre a la ca­pi­tal del Con­go a fi­na­les del si­glo XIX –Braz­za­vi­lle, la lla­mó–. Pe­ro tam­bién fue clien­te fiel de la mai­son a la ho­ra de es­co­ger ca­da uno de los báu­les que aco­mo­da­rían sus per­te­nen­cias du­ran­te lar­gas y ar­duas aven­tu­ras cru­zan­do el mun­do, pro­te­gi­das por ma­te­ria­les que man­te­nían ale­ja­dos a in­sec­tos o roe­do­res de ma­ne­ra hermética y sin dar pa­so a hu­me­da­des ac­ci­den­ta­les. Aun­que la ima­gi­na­ción de nues­tro ex­plo­ra­dor iba más allá, has­ta el pun­to de que co­mi­sio­nó dos ca­mas-ma­le­ta de ho­ja­la­ta re­lle­nas con col­cho­nes de crin de ca­ba­llo y que, por su­pues­to, tam­bién lle­va­ron su nom­bre. No fue tan es­pa­bi­la­do mon­sieur Louis pa­ra pa­ten­tar la idea, por lo que no fal­ta­ron imi­ta­do­res que se ad­ju­di­ca­ran el in­ven­to. Lo in­ten­ta­ron, pe­ro el mé­ri­to vol­vió a su ori­gen.

Del 17 de abril al 15 de ma­yo, en el Mu­seo Na­cio­nal Thys­sen-Bor­ne­mis­za de Ma­drid, la ex­po­si­ción Louis Vuit­ton Ti­me Cap­su­le se­rá la en­car­ga­da de trans­por­tar­nos a tra­vés de los si­glos pa­ra ilus­trar­nos la evo­lu­ción de la mar­ca con al­gu­nas de sus crea­cio­nes más tras­cen­den­ta­les (ca­ma in­clui­da) y unos có­di­gos de es­ti­lo que to­da­vía per­sis­ten. To­do pa­ra re­cor­dar­nos que qui­zá no nos mo­va­mos con tan­to des­plie­gue co­mo se ha­cía an­ta­ño (y me­nos mal), y que, aun­que el equi­pa­je de mano es­té con­di­cio­na­do por unos mí­se­ros cien mi­li­li­tros, siem­pre es un de­lei­te dis­fru­tar de un via­je co­mo un au­tén­ti­co ex­plo­ra­dor (louis­vuit­ton.com).

Arri­ba, la Braz­za trunk-bed. Dcha, Pie­rre Braz­za. Aba­jo, baúl de Louis Vuit­ton y car­tel de la ex­po­si­ción Louis Vuit­ton Ti­me Cap­su­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.