Nue­va York

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - PAU­LA MÓ­VIL ELI­ZA­VE­TA PO­RO­DI­NA Tex­to Fo­tos

De raí­ces pe­rua­nas y da­ne­sas, la top He­le­na Ch­ris­ten­sen es más neo­yor­qui­na que na­die.

Top en­tre las tops, im­pa­ra­ble tro­ta­mun­dos y ejem­plo per­fec­to de mul­ti­cul­tu­ra­li­dad por sus raí­ces da­ne­sas y pe­rua­nas, He­le­na Ch­ris­ten­sen nos guía en ex­clu­si­va por la ciu­dad don­de vi­ve y que ado­ra. Ser new­yor­ker es cues­tión de ac­ti­tud... y a ella le so­bra.

La pri­ma­ve­ra nos trai­cio­nó. Una tor­men­ta de nie­ve se in­ter­pu­so en el ca­mino del via­je que nos lle­va­ría a en­con­trar­nos con ella en Nue­va York. La pe­sa­di­lla del via­je­ro: vue­los can­ce­la­dos, avio­nes con over­boo­king, ho­te­les sin dis­po­ni­bi­li­dad... Nos ar­ma­mos de pa­cien­cia y fui­mos for­za­dos por el des­tino a ha­cer una es­ca­la de 24 ho­ras en Lon­dres pa­ra di­ri­gir­nos a con­ti­nua­ción has­ta Fi­la­del­fia y mon­tar­nos en un tren que nos lle­va­ría a la Gran Man­za­na, de­ján­do­nos tan só­lo ocho ho­ras pa­ra pre­pa­rar­nos an­te su pre­sen­cia. Y en­ton­ces... lle­gó ella. Y, con ella, el sol, el buen tiem­po y las ver­da­de­ras pro­me­sas de la pri­ma­ve­ra, aque­llas que de­rri­ten hie­lo, ahu­yen­tan llu­vias y em­pie­zan a des­nu­dar po­co a po­co ar­ma­rios y son­ri­sas an­te la in­mi­nen­te lle­ga­da de los días más lar­gos.

Ella, He­le­na Ch­ris­ten­sen, en­tra a una de las sui­tes del 1 Ho­tel Brooklyn Bridge Ho­tel (el ho­tel de mo­da), y se de­tie­ne ma­ra­vi­lla­da an­tes las vis­tas. A nues­tra iz­quier­da, la Es­ta­tua de la Li­ber­tad; a la de­re­cha, el Puen­te de Brooklyn. Un re­co­rri­do de 90 gra­dos por el sky­li­ne más en­vi­dia­do de la ciu­dad. Su ciu­dad. “Lle­vo 18 años aquí. Vi­ví en Di­na­mar­ca has­ta que cum­plí 20, y cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar me mu­dé a Pa­rís. De ver­dad que es la ciu­dad que nun­ca duer­me, siem­pre tan vi­bran­te y eléc­tri­ca, dis­pues­ta a aco­ger a to­do el que vie­ne de fue­ra y que quie­re ha­cer­la su­ya. De ti de­pen­de en­trar y de­jar­te ab­sor­ber por su ener­gía o ver­la con tran­qui­li­dad des­de la dis­tan­cia”, cuen­ta. Ella se de­ja ab­sor­ber des­de su ca­sa del West Vi­lla­ge, ho­gar que com­par­te con su hi­jo Min­gus Lu­cien Ree­dus, fru­to de su re­la­ción con el ac­tor Nor­man Ree­dus, más co­no­ci­do co­mo Daryl Di­xon en la se­rie The Wal­king Dead. Cuan­do de­ci­de ob­ser­var­lo to­do des­de un se­gun­do plano, se tras­la­da a su ho­gar en The Cats­kills, en las afue­ras de la Nue­va York. “La cru­de­za de la na­tu­ra­le­za es­tá a tan só­lo unos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del as­fal­to, y es jus­to el ba­lan­ce que ne­ce­si­to. Es mi bur­bu­ja. Es el lu­gar don­de me uno con la na­tu­ra­le­za na­dan­do en sus ríos, de­ján­do­me per­der por sus bos­ques...”, de­fi­ne con ca­ri­ño a su se­gun­do ho­gar.

“¿Qué hay en un nom­bre? Eso que lla­ma­mos ro­sa ten­dría la mis­ma fra­gan­cia con cual­quier otro nom­bre”, de­cía Ju­lie­ta a Romeo pa­ra de­rri­bar los lí­mi­tes y co­se­char amor en­tre Ca­pu­le­tos y Mon­tes­cos. En el idi­lio en­tre mo­da y pa­sa­re­la, un nom­bre lo es to­do y fue con ellos con los que em­pe­zó la “nue­va” era de las top mo­dels. Aho­ra te­ne­mos Jen­ners, Ha­dids, Ger­bers, pe­ro na­da hu­bie­se si­do po­si­ble sin las tops ori­gi­na­les, las que sa­ca­ron del ano­ni­ma­to a las mo­de­los y cons­ta­ta­ron que eran al­go más que una ca­ra bo­ni­ta. Schif­fer, Bru­ni, Evan­ge­lis­ta, Camp­bell, Tur­ling­ton, Craw­ford, Macpherson, Ch­ris­ten­sen... dio­sas de la pa­sa­re­la que hi­cie­ron his­to­ria y abrie­ron las puer­tas del éxi­to sin pa­ra­dig­mas pa­ra con­ver­tir­se en mu­sas de car­ne hue­so de fir­mas y di­se­ña­do­res. Pe­ro, ¿ha­cia dón­de se va a par­tir de ahí? ¿Có­mo se man­tie­ne un nom­bre en lo más al­to y una ima­gen que per­du­re sin que el tiem­po se atre­va a de­jar­la en el ol­vi­do? Pa­ra He­le­na, se lo­gra vi­vien­do ba­jo sus pro­pios tér­mi­nos, no los de la mo­da. Aun­que son esos cá­no­nes los que to­da­vía in­ten­tan de­fi­nir­la, ace­chán­do­la con ca­da año que cum­ple.

A día de hoy, son cin­cuen­ta pri­ma­ve­ras las que la acom­pa­ñan y si­gue man­te­nién­do-

se le­jos de esos ojos sen­ten­cio­sos que se re­sis­ten a ver a una mu­jer de su ca­li­bre en­ve­je­cer y que la com­pa­ran con la an­ti­gua He­le­na... cuan­do nin­gún tiem­po pa­sa­do es me­jor. La be­lle­za si­gue rei­nan­do en ella, su cuer­po si­gue sien­do es­bel­to y sus ideas pi­san con más fir­me­za, dán­do­le la in­de­pen­den­cia ne­ce­sa­ria pa­ra per­se­guir los sue­ños que con­vi­ven con su ca­rre­ra: la fo­to­gra­fía y Staerk&Ch­ris­ten­sen, fir­ma que fun­dó jun­to a su me­jor ami­ga, la es­ti­lis­ta Ca­mi­lla Staerk. “Nos co­no­ci­mos ha­ce 18 años, cuan­do co­fun­dé la re­vis­ta Ny­lon y tu­ve que to­mar­le fo­tos pa­ra uno de nues­tros re­por­ta­jes. Des­de en­ton­ces so­mos in­se­pa­ra­bles. Aca­ba­mos de lan­zar nues­tra co­lec­ción de za­pa­tos y ga­fas y pron­to lle­ga­rán las jo­yas, mue­bles, lám­pa­ras y al­fom­bras. Pe­ro va­mos po­co a po­co”, cuen­ta Ca­mi­lla. En co­la­bo­ra­ción con la mar­ca aus­tra­lia­na Pai­red, en­car­ga­da de eje­cu­tar sus di­se­ños, las ga­fas (al­re­de­dor de los 260$) son una mezcla de es­truc­tu­ras vin­ta­ge, su­til­men­te over­si­ze, mo­der­nas y con una si­lue­ta muy or­gá­ni­ca. “Nos ins­pi­ra­mos en las aves du­ran­te el vue­lo, en su li­ber­tad y au­to­no­mía. So­bre­to­do en la go­lon­dri­na –una de las aves na­cio­na­les de Di­na­mar­ca–, cu­ya si­lue­ta se vis­lum­bra con to­ques do­ra­dos”, cuen­ta He­le­na emo­cio­na­da al de­ta­llar có­mo sur­gie­ron las ideas pa­ra ca­da crea­ción. Esa mis­ma co­la­bo­ra­ción con Pai­red le pro­pi­ció una es­ta­día es­po­rá­di­ca en Síd­ney pa­ra pro­mo­cio­nar la mar­ca que le de­jó hue­lla. Tan­to co­mo pa­ra pre­pa­rar su vuel­ta lo an­tes po­si­ble. “Es­toy pla­nean­do re­gre­sar y no ha­cer na­da más que sur­fear”, afir­ma. ¿Eres bue­na sur­fean­do?, le pre­gun­ta­mos. “En mi men­te siem­pre he si­do ma­ra­vi­llo­sa”, res­pon­de en­tre ri­sas mien­tras to­ma su desa­yuno en la ha­bi­ta­ción del ho­tel: gra­no­la de jen­gi­bre y mo­ras de la ca­sa Pro­ve­nan­ce con al­men­dras asa­das, ave­na, açai y yo­gurt de Whi­te Mus­ta­che. “Ten­go una ob­se­sión con el mar. Si es­toy ner­vio­sa o no pue­do dor­mir cie­rro los ojos y me trans­por­to al agua. Pa­ra mí, ser par­te de las olas es una rea­li­za­ción”.

Mo­de­la­je, em­pren­di­mien­to… y nos que­da una co­sa por cu­brir pa­ra ce­rrar el círcu­lo que con­for­ma la vi­da ac­tual de nues­tra an­fi­trio­na: la fo­to­gra­fía, su pa­sión des­de mu­cho an­tes de ser mo­de­lo. “Siem­pre me fas­ci­nó el fo­to­pe­rio­dis­mo. Uno de los via­jes que más me han mar­ca­do fue el que reali­cé el año pa­sa­do jun­to a UNRWA (la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos) a Ucra­nia. Fue ab­so­lu­ta­men­te alec­cio­na­dor po­der ha­blar con los an­cia­nos que fue­ron res­ca­ta­dos y que to­da­vía vi­ven en las zo­nas más dam­ni­fi­ca­das. Fue el tra­ba­jo que más emo­ción me ha apor­ta­do y con el que más com­pro­me­ti­da he es­ta­do. Apren­dí tan­to via­jan­do jun­to a ex­per­tos, los mis­mos que me ayu­da­ron a cap­tar las his­to­rias más ín­ti­mas de aque­llos que es­ta­ban dis­pues­tos a ha­blar con no­so­tros, que fue un re­ga­lo y un pri­vi­le­gio po­der fo­to­gra­fiar­lo”. Ahí lo tie­nes, círcu­lo com­ple­ta­do (staer­kand­chris­ten­sen.com).

“DE TI DE­PEN­DE DE­JAR­TE AB­SOR­BER POR LA ENER­GÍA DE NY O VER­LA TRAN­QUI­LA EN LA DIS­TAN­CIA”

He­le­na Ch­ris­ten­sen en la te­rra­za del 1 Ho­tel Brooklyn Bridge con ves­ti­do y bo­tas de Cal­vin Klein 205W39NYC.

A la iz­da., He­le­na po­sa fren­te al edi­fi­cio Fla­ti­ron con ves­ti­do de Vam­pi­re’s Wi­fe y pa­ñue­lo de en­ca­je y chi­fón de Staerk&Ch­ris­ten­sen. Arri­ba, can­cha de te­nis del Hud­son Ri­ver Park, muy cer­cano al ho­gar de Ch­ris­ten­sen y uno de los si­tios a los que re­cu­rre pa­ra des­co­nec­tar den­tro de la ciu­dad. Aba­jo, EN Ja­pa­ne­se Bras­se­rie, en el West Vi­lla­ge, el res­tau­ran­te ja­po­nés fa­vo­ri­to de la mo­de­lo.

En es­ta pág., The Elk, la ca­fe­te­ría pre­di­lec­ta de He­le­na pa­ra to­mar un ca­fé a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na en el West Vi­lla­ge. Aba­jo, El Jar­dín Se­cre­to al la­do de la igle­sia de St. Lu­ke, el pa­raí­so ur­bano de la mo­de­lo y em­pre­sa­ria. A la dcha., He­le­na lle­va ves­ti­do de Bats­he­va y cin­tu­rón y ga­fas de Staerk&Ch­ris­ten­sen fren­te al puen­te de Brooklyn.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.