Sha Wellness Cli­nic es­tre­na re­si­den­cias.

Lo hi­ci­mos. Vi­mos y vi­vi­mos sin tiem­po que per­der (aun­que aquí el tiem­po se de­ten­ga) las nue­vas SHA Re­si­den­ces de SHA Wellness Cli­nic.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - M. Póliz TEX­TO

No que­da otra que em­pe­zar dan­do ci­fras. Ci­fras de esas que po­nen en si­tua­ción, me­tro en mano, pa­ra com­pren­der la mag­ni­tud del lu­jo si só­lo ha­bla­mos –que no lo va­mos a ha­cer– de es­pa­cio. Pe­ro sí, de­be­mos sig­ni­fi­car lo evi­den­te: los 6.000 me­tros cua­dra­dos de­di­ca­dos al bie­nes­tar de SHA Wellness Cli­nic se su­man aho­ra, coin­ci­dien­do con el dé­ci­mo aniver­sa­rio de es­te pe­que­ño gran cie­lo en la Tie­rra –en Al­tea, aquí al la­do–, a los en­tre 300 y 500 me­tros cua­dra­dos de ca­da una de las on­ce re­si­den­cias de lu­jo que dan for­ma, y qué for­ma, a SHA Re­si­den­ces. Has­ta allí fui­mos mien­tras ul­ti­ma­ban de­ta­lles y com­pro­ba­mos in si­tu que, efec­ti­va­men­te, el lu­jo se pue­de me­dir. Con­ce­bi­das pa­ra una es­pe­cial pri­va­ci­dad, co­mo­di­dad y ex­clu­si­vi­dad de los hués­pe­des, so­bre to­do en ca­sos de gru­pos de ami­gos, fa­mi­lias y lar­gas es­tan­cias, ofre­cen tres ti­po­lo­gías: Gar­den, Pre­mier y Pent­hou­se, to­das con en­tra­da pri­va­da e in­de­pen­dien­te, y, en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da una, cuen­tan con sa­la de fit­ness, ca­bi­na de tra­ta­mien­to, ham­man o sau­na. Ade­más, 82 me­tros li­nea­les de pis­ci­nas de cris­tal per­mi­ten que to­das ellas cuen­ten con una pri­va­da de efec­to in­fi­nity y a ras de am­plias te­rra­zas. Na­da que no ex­pli­que me­jor la ima­gen que ilus­tra es­tas lí­neas. Pe­ro aún hay más: las SHA Re­si­den­ces man­tie­nen

Su es­fuer­zo por la nu­tri­ción cons­cien­te sin ob­viar la al­ta co­ci­na ha­ce que la co­mi­da sea sa­na y de­li­cio­sa

e in­clu­so, por qué no, su­bli­man, el es­pí­ri­tu que im­pe­ra en las sui­tes de SHA Wellness Cli­nic, en el edi­fi­cio con­ti­guo. Y lo ha­cen a tra­vés de la in­te­gra­ción de los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res, del apro­ve­cha­mien­to má­xi­mo de la luz na­tu­ral, del se­gui­mien­to de los prin­ci­pios del feng shui y del uso de la do­mó­ti­ca, la cro­mo­te­ra­pia y los sis­te­mas de me­di­ción de ca­li­dad del ai­re y su pu­ri­fi­ca­ción pa­ra op­ti­mi­zar el bie­nes­tar.

¿Y aho­ra a qué? Aho­ra... re­lá­ja­te. Por­que quie­nes co­no­cen ya el uni­ver­so SHA sa­ben que aquí el fin es sen­tir­te bien. Y pa­ra eso de­bes de­jar que te mi­men. Y que cui­den de ti. Y po­ner­te en ma­nos de to­dos los ex­per­tos y per­so­nal cua­li­fi­ca­do que, a tra­vés de los di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles, ela­bo­ra­rá un pro­gra­ma a tu me­di­da: an­ti­es­trés, bie­nes­tar, fit­ness, re­cu­pe­ra­ción del sue­ño, ges­tión del es­trés, re­ju­ve­ne­ci­mien­to, con­trol de pe­so y de­tox...

La no­ve­dad es­tá, de nue­vo, en las SHA Re­si­den­ces, ya que den­tro de ellas po­drás dis­fru­tar de al­gu­nos de es­tos tra­ta­mien­tos, tan­to te­ra­péu­ti­cos co­mo de be­lle­za, así co­mo en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, pi­la­tes, yo­ga, aquagym... e in­clu­so re­ci­bir cla­ses de co­ci­na sa­lu­da­ble. Ade­más, to­das las con­sul­tas mé­di­das, nu­tri­cio­na­les y psi­có­lo­gi­cas, en­tre otras, tie­nen ca­bi­da aquí pa­ra dar­le un ca­rác­ter más pri­va­do. Pe­ro no só­lo se tra­ta de pri­va­ci­dad, al­go que en SHA lle­van cui­dan­do des­de sus ini­cios. Así, aun­que la pro­pie­dad si­gue fiel a su fi­lo­so­fía “só­lo pa­ra adul­tos” pa­ra ga­ran­ti­zar la re­la­ja­ción de los clien­tes y no se per­mi­te la en­tra­da de me­no­res de edad en la ma­yo­ría de zo­nas co­mu­nes, a par­tir de aho­ra sí es po­si­ble que las fa­mi­lias se alo­jen con sus hi­jos en las SHA Re­si­den­ces, don­de ellos tam­bién po­drán dis­fru­tar de tra­ta­mien­tos y ac­ti­vi­da­des dis­po­ni­bles den­tro de ca­da re­si­den­cia, in­clu­so con pro­gra­mas di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra que los más pe­que­ños se ini­cien en la fi­lo­so­fía del bie­nes­tar.

Apar­te de es­ta no­ve­dad, a la que se su­ma­rán otras sor­pre­sas a lo lar­go del año, la reali­dad es que la fa­mi­lia Ba­ta­ller Pi­ne­da ha con­ver­ti­do es­te lu­gar en un en­cla­ve de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal más allá de las cró­ni­cas mun­da­nas, que apun­tan a que un sin­fín de aris­tó­cra­tas, mo­de­los, ac­tri­ces y es­tre­llas del rock son asi­duos. No es que no sea cier­to, que lo es, sino que aquí la dis­cre­ción es­tá más que ase­gu­ra­da y lo que su­ce­de

en el SHA... se que­da en el SHA. No to­do, cla­ro, ya que quien lo vi­si­ta no du­da en cla­mar­lo por tie­rra, mar y ai­re. Con­ce­bi­da co­mo una au­tén­ti­ca clí­ni­ca de bie­nes­tar, en nin­gún ca­so el hués­ped de­be pen­sar que se en­cuen­tra en un ho­tel al uso, de ahí que en una pri­me­ra vi­si­ta re­co­mien­den se­guir el pro­gra­ma SHA Dis­co­very, cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal es co­no­cer el mé­to­do SHA y apren­der a adop­tar un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. Aquí es don­de en­tra en jue­go la fa­mo­sa die­ta y los pro­gra­mas de nu­tri­ción del cen­tro. Pe­ro, ¿se pa­sa ham­bre aquí? Ro­tun­da­men­te no... si lo que bus­cas es se­guir una die­ta sa­na y equi­li­bra­da. En el ca­so de que los mé­di­cos y el per­so­nal cua­li­fi­ca­do crean con­ve­nien­te se­guir unas pau­tas más es­tric­tas de­bi­do a un pro­ble­ma de so­bre­pe­so, el ré­gi­men Kus­hi bus­ca con­tro­lar esas ca­lo­rías de más con un cui­da­do y va­ria­do plan que in­clu­ye so­pas y algas va­ria­das pe­ro evi­ta acei­tes, ha­ri­nas hor­nea­das, fru­tos se­cos, pas­ta o ave­na. La die­ta Bio­light es me­nos res­tric­ti­va, e in­clu­ye pes­ca­do tres ve­ces por se­ma­na y dos con pas­ta. El pos­tre, pa­ra los más go­lo­sos, só­lo se sir­ve en las co­mi­das, mien­tras que las ce­nas ter­mi­nan con una in­fu­sión. El me­nú SHA es el fa­vo­ri­to de quie­nes no tie­nen pro­ble­mas de pe­so ni bus­can per­der ki­los de más. Otra co­sa es que in­clu­so con es­ta pro­pues­ta lo ha­gan gra­cias a la au­sen­cia de gra­sas sa­tu­ra­das, car­nes y ali­men­tos pro­ce­sa­dos. En cual­quier ca­so, su es­fuer­zo por la nu­tri­ción sa­lu­da­ble sin de­jar de la­do la esen­cia de la al­ta co­ci­na ha­ce que por su res­tau­ran­te, Sha­ma­di, pa­sen ca­da día ma­ra­vi­llo­sos pes­ca­dos de la lon­ja, las me­jo­res ver­du­ras eco­ló­gi­cas de la zo­na, pro­duc­tos siem­pre de tem­po­ra­da y zu­mos de fru­tas pa­ra to­dos los gus­tos. Por­que de eso se tra­ta al fin y al ca­bo... de cui­dar­se y dis­fru­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.