No des a Ru­bens por muer­to

Am­be­res se po­ne ba­rro­co pa­ra de­mos­trar que es­te pin­tor es­tá muy vi­gen­te.

Conde Nast Traveler (Spain) - - VAMOS - JA­VIER ZORI DEL AMO

To­do es­ti­lo que em­pie­za con el pre­fi­jo neo sue­na a cri­sis de ideas. Y sin em­bar­go, cuan­do se yer­guen puen­tes en­tre dos épo­cas a tra­vés de sus va­lo­res es­té­ti­cos, el re­sul­ta­do es mu­cho me­nos pe­ga­jo­so. Es­ta es la ba­se de Am­be­res Ba­rro­ca, la ini­cia­ti­va con la que la gran ur­be por­tua­ria de Bél­gi­ca ha de­ci­di­do ce­le­brar la re­cien­te reaper­tu­ra de la Ca­sa de Ru­bens, op­tan­do por en­con­trar y pro­mo­ver a aque­llos crea­do­res con­tem­po­rá­neos que be­ben del ma­nie­ris­mo, del bai­le de cla­ros­cu­ros y co­lo­res, y del vo­yeu­ris­mo que ca­rac­te­ri­za­ba al bueno de Pe­dro Pa­blo.

No ha­ce fal­ta hi­lar fino ni arri­mar­se a un ex­per­to pa­ra en­ten­der es­tos diá­lo­gos en­tre si­glos. En las fo­to­gra­fías de At­hos Bu­rez que cuel­gan en el Bou­le­vard del Mu­seo MAS, el su­rrea­lis­mo y el ho­rror va­cui ge­ne­ran com­po­si­cio­nes tan be­llas co­mo in­quie­tan­tes don­de lo ba­rro­co es una crí­ti­ca a la opu­len­cia. Por su par­te, el re­tra­tis­ta neer­lan­dés Paul Kooi­ker son­ro­ja al FOMU me­dian­te unos des­nu­dos ca­si pic­tó­ri­cos que re­mi­ten a las mi­to­lo­gías ero­ti­za­das por Ru­bens. Ade­más del es­ti­lo, am­bos ar­tis­tas com­par­ten un en­fo­que des­ca­ra­da­men­te mirón. En el ca­so de la re­tros­pec­ti­va San­gui­ne/Bloe­drood, el pin­tor belga Luc Tuy­mans co­mi­sa­ría en el M HKA obras de las dos épo­cas con un ob­je­ti­vo muy cla­ro: reivin­di­car la in­ten­si­dad de las crea­cio­nes del si­glo XVII de Zur­ba­rán o del pro­pio Ru­bens com­pa­rán­do­las con las de los ar­tis­tas más dis­rup­ti­vos de las úl­ti­mas dé­ca­das. Fue­ra de los re­cin­tos cul­tu­ra­les, el Ba­rro­co tam­bién es tren­ding to­pic. Des­de los mu­ra­les que los gra­fi­te­ros As­tro, Smug, el Mac e Yvon Tor­doir han lle­na­do de flo­ri­tu­ras y tram­pan­to­jos has­ta la mis­mí­si­ma ca­te­dral. Y es que, al igual que ha­ce 400 años el gran tem­plo aco­gió los óleos de los pin­to­res más pu­jan­tes, es­te ve­rano ha op­ta­do por ce­der sus ca­pi­llas y sus grue­sas co­lum­nas pa­ra que re­po­se en ellas la con­tem­po­ra­nei­dad lo­cal.

A la iz­da., Meis­je met tul­pen de At­hos Bu­rez, ex­pues­ta en el MAS. Arri­ba, mu­ral del gra­fi­te­ro Smug en la Car­nots­traat; y Sun­day de Paul Kooi­ker, ex­hi­bi­da en el FOMU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.