Vi­das de ho­tel

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Né­lio Pin­to, con­cier­ge

Una vocación en Ma­dei­ra: mi­mar ca­da de­ta­lle.

A Né­lio Pin­to, que ya co­que­tea con los 50, no le cues­ta ha­blar con ilu­sión de to­da una vi­da co­mo con­cier­ge en el Bel­mond Reid’s de Ma­dei­ra. Son­rien­te, con unos mo­da­les ex­qui­si­tos y un pun­to de ti­mi­dez que no se le pre­su­po­ne a quien lle­va 33 años tra­tan­do con hués­pe­des, des­gra­na su tra­yec­to­ria.

Né­lio no es só­lo tes­ti­go de la his­to­ria de es­te ho­tel, es par­te de ella. Cier­to es que no es­tu­vo pre­sen­te en los tiem­pos en los que Sis­sí Em­pe­ra­triz se hos­pe­dó allí y se hi­zo fa­mo­sa en Fun­chal por sus ri­tua­les de be­lle­za. Tam­po­co cuan­do, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Wins­ton Chur­chill sir­vió de re­cla­mo pa­ra re­lan­zar­lo tras años ce­rra­do. Sí que le to­có, en cam­bio, car­gar a pul­so las ma­le­tas con las que los Re­yes emé­ri­tos de Es­pa­ña des­em­bar­ca­ron en el Reid’s y que de tan gran­des no ca­bían en el as­cen­sor. O, ti­ran­do de anéc­do­tas, con­se­guir ro­sas con las que lle­nar una ha­bi­ta­ción pa­ra una pe­di­da de mano.

Y es que des­de su fundación en 1891, el Bel­mond Reid’s es pre­ci­sa­men­te es­to, el ca­ri­ño y el cui­da­do del clien­te. Al­go que Né­lio apren­dió de los con­cier­ges que le pre­ce­die­ron, quie­nes tam­bién le en­se­ña­ron la im­por­tan­cia de los de­ta­lles, de re­cor­dar una ca­ra y un nom­bre, el va­lor de una bue­na conversación y de ha­cer sen­tir al hués­ped par­te de una fa­mi­lia. No en vano, mu­chos de sus clien­tes lle­van años vi­si­tán­do­les. Al­gu­nos, in­clu­so, pa­san me­ses con ellos y tie­nen ha­bi­ta­cio­nes ha­bi­tua­les siem­pre es­pe­rán­do­les. Los hay que has­ta se en­fa­da­ron cuan­do en 2016 cam­bia­ron las clá­si­cas lla­ves por tar­je­tas, así que tu­vie­ron que re­ga­lar al­gu­nas co­mo re­cuer­do. Por­que el Bel­mond Reid’s tam­bién es eso, un ejem­plo del re­no­var­se o mo­rir, un se­guir sir­vien­do el té de las cin­co, pe­ro acom­pa­ña­do de la con­tra­se­ña del wi­fi. Y, sea­mos sin­ce­ros, los cam­bios no cues­tan tan­to si se ha­cen des­de un acan­ti­la­do con vis­tas al Atlán­ti­co (bel­mond.com; des­de 280€).

Bel­mond Reid’s Pa­la­ce

Arri­ba, Né­lio Pin­to en el ves­tí­bu­lo del ho­tel. Dcha., rin­cón con fo­tos his­tó­ri­cas. Aba­jo, el im­po­nen­te acan­ti­la­do con ac­ce­so al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.