Es­sen

O có­mo la crea­ti­vi­dad lle­nó de ve­rano los oxi­da­dos al­tos hor­nos del Ruhr.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - JA­VIER ZORI DEL AMO

Cha­pu­zón en la mi­na.

Ha­ce 25 ve­ra­nos, los úl­ti­mos tra­ba­ja­do­res de la plan­ta de co­que –un ti­po de car­bón– de Zoll­ve­rein, en Es­sen (Ale­ma­nia), col­ga­ron sus cas­cos pa­ra siem­pre. Aquel 30 de ju­nio de 1993, el que fue­ra uno de los prin­ci­pa­les com­ple­jos si­de­rúr­gi­cos de to­da Eu­ro­pa que­da­ba abo­ca­do al aban­dono ab­so­lu­to. Y, sin em­bar­go, don­de an­tes chi­rria­ban las má­qui­nas oxi­da­das, hoy re­ver­be­ra la al­ga­ra­bía in­ce­san­te de una pis­ci­na. La fá­bri­ca, co­mo su­ce­de con otras tan­tas en la cuen­ca del Ruhr, se tu­vo que bus­car la vi­da an­te la ame­na­za de la desin­dus­tria­li­za­ción. Durante los años 90 y la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo, el go­bierno de Re­na­nia del Nor­te se ob­se­sio­nó con que nin­gu­na de sus gran­des ur­bes se pa­ra­li­za­ra, co­mo le ha­bía su­ce­di­do a De­troit. Por eso, en cuan­to la si­de­rur­gia co­men­zó a dar síntomas de pa­li­dez eco­nó­mi­ca, las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les mo­vie­ron fi­cha pa­ra com­prar has­ta la úl­ti­ma tu­be­ría y abrir un pe­rio­do de re­fle­xión. Y en­ton­ces apa­re­ció el dúo crea­ti­vo Dirk Pasch­ke y Da­niel Mi­loh­nic, quie­nes en 2001 sor­pren­die­ron ins­ta­lan­do una enor­me pis­ci­na co­mo un ele­men­to con­cep­tual dis­rup­ti­vo pa­ra ce­le­brar que los po­zos 12 y 13 pa­sa­ban a ser Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la Unes­co. Des­de en­ton­ces, es­ta obra ale­gra el es­tío a los hi­jos y nie­tos de la re­vo­lu­ción pos­t­in­dus­trial.

En pa­ra­le­lo al éxi­to de los re­mo­jo­nes, Zoll­ve­rein ha he­cho de la crea­ti­vi­dad su aci­ca­te pa­ra la re­con­ver­sión. Así, en 2010, apro­ve­chan­do la ca­pi­ta­li­dad cul­tu­ral eu­ro­pea del Ruhr, inau­gu­ró un mu­seo reivin­di­ca­ti­vo so­bre la re­le­van­cia de es­ta cuen­ca di­se­ña­do por Rem Kool­has don­de los asombros se re­par­ten en­tre la his­to­ria del lu­gar y las es­ca­le­ras es­tri­den­tes que ideó el ar­qui­tec­to ho­lan­dés. Y los des­an­ge­la­dos y ali­ca­ta­dos baños del an­ti­guo com­ple­jo flo­re­cen en agos­to aco­gien­do los es­pec­tácu­los de dan­za, tea­tro y per­for­man­ces del fes­ti­val de es­ce­no­gra­fía con­tem­po­rá­nea Ruhr­trien­na­le. Una pro­gra­ma­ción ves­per­ti­na que co­ge el tes­ti­go de los cha­pu­zo­nes pa­ra do­tar de es­tí­mu­los y diá­lo­gos a los nue­vos ve­ra­nos si­de­rúr­gi­cos.

Arri­ba, pis­ci­na di­se­ña­da por Dirk Pasch­ke y Da­niel Mi­loh­nic. A la de­re­cha, pro­duc­ción de tea­tro durante la Ruhr­trien­na­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.