Be­ni­dorm

Durante años es­tu­vo de mo­da odiar es­ta ciu­dad ali­can­ti­na que hoy se pos­tu­la pa­ra ser Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Paul Ri­chard­son Ju­lio Jiménez Co­rral TEX­TO FO­TOS

Te ex­pli­ca­mos por qué su ar­qui­tec­tu­ra es co­ol.

Durante años lo co­ol fue odiar Be­ni­dorm. Mien­tras es­ta ciu­dad re­sort de la cos­ta ali­can­ti­na es­ta­ba ocu­pa­da aten­dien­do a mi­llo­nes de fe­li­ces vi­si­tan­tes, los guar­dia­nes del buen gus­to y la cla­se me­dia más es­nob lo des­apro­ba­ban ta­jan­tes. Be­ni­dorm era pa­ra es­pa­ño­les de la ter­ce­ra edad que ve­nían aquí a bai­lar pa­so­do­bles por las no­ches, o pa­ra bri­tá­ni­cos achi­cha­rra­dos por el sol que lo ha­cían pa­ra be­ber por las ma­ña­nas. Una afren­ta al es­ti­lo, si­nó­ni­mo del tu­ris­mo más hor­te­ra, el low cost via­je­ro en su ex­pre­sión más vul­gar.

Sin em­bar­go, Be­ni­dorm se ha ido po­nien­do de mo­da, de for­ma len­ta pe­ro se­gu­ra. Hoy en día, los ex­per­tos en ur­ba­nis­mo ha­cen co­la pa­ra elo­giar su ur­ba­nis­mo pio­ne­ro, la na­tu­ra­le­za sos­te­ni­ble de su gran ‘mo­de­lo ver­ti­cal’ en con­tras­te con las ur­ba­ni­za­cio­nes ex­ten­sas y ham­brien­tas de re­cur­sos que vinieron des­pués. Nom­bres fa­mo­sos sa­len del ar­ma­rio pa­ra de­cla­rar­le su amor: Ja­vier Ma­ris­cal ad­mi­ra la efi­cien­cia pro­fe­sio­nal de la ciu­dad, su ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co y el gran di­se­ño de su pla­ni­fi­ca­ción –“Lo pre­fie­ro a Flo­ren­cia”–, mien­tras que el ar­qui­tec­to y ar­tis­ta Ós­car Tus­quets sim­ple­men­te de­cla­ra: “Be­ni­dorm es be­lla”. Fren­te a la in­cre­du­li­dad ge­ne­ra­li­za­da, Be­ni­dorm es can­di­da­ta al es­ta­tus de Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co en la ca­te­go­ría ‘Nue­va ciu­dad del si­glo XX’. TVE es­ta­ble­ce su úl­ti­ma se­rie gla­mou­ro­sa, Fu­gi­ti­va, aquí. Y no me­nos im­por­tan­te, Condé Nast Tra­ve­ler pu­bli­ca un re­por­ta­je (es­te que es­tás le­yen­do) de un es­cri­tor in­glés fas­ci­na­do por el per­fil de la ciu­dad de Be­ni­dorm des­de que vino de va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res a la Cos­ta Blan­ca en 1976. El Me­di­te­rrá­neo es­pa­ñol es­tá re­ple­to de ciu­da­des tu­rís­ti­cas, pe­ro nin­gu­na tie­ne la sin­gu­la­ri­dad de la ex­tra­or­di­na­ria si­tua­ción de Be­ni­dorm, que flo­re­ce en la cos­ta es­té­ril co­mo un Du­bái de ba­jo cos­te. La ciu­dad na­ció en un pro­mon­to­rio ro­co­so que se aden­tra en el mar en­tre

dos pla­yas, Le­van­te y Po­nien­te, que abar­can la bahía co­mo dos enor­mes bra­zos. Los im­po­nen­tes ma­ci­zos de las Sie­rras Ge­la­da y Cortina y el des­co­mu­nal Puig Cam­pa­na se ele­van al­re­de­dor del va­lle, pro­te­gién­do­lo del vien­to y la llu­via.

Pe­ro Be­ni­dorm no só­lo es in­mu­ne a las in­cle­men­cias del tiem­po. Lo que ofre­ce a sus mi­llo­nes de vi­si­tan­tes es un idi­lio de li­ber­tad y pla­cer, ale­ja­dos del vien­to y la llu­via del mun­do ex­te­rior. Da un pa­seo por la ciu­dad. Las ca­lles es­tán lle­nas de gen­te ha­blan­do en una Ba­bel de idio­mas y acen­tos, son­rien­do y ca­mi­nan­do plá­ci­da­men­te. Las pa­re­jas de me­dia­na edad van co­gi­das de la mano, al­gu­nas un po­co tí­mi­das, co­mo si fue­ra una prác­ti­ca que no se per­mi­tie­ran en ca­sa. Ima­gí­na­te el con­tras­te en­tre la ca­li­dez y la luz de aquí, el es­ti­lo de vi­da re­la­ja­do, la ama­bi­li­dad de los lu­ga­re­ños y la fría, gris y abo­to­na­da reali­dad de los paí­ses del nor­te de los que pro­ce­den en su ma­yo­ría.

En Be­ni­dorm to­dos los días es sá­ba­do. En las ca­lles de su mo­der­ni­za­da ver­sión de un cas­co vie­jo me­di­te­rrá­neo, los tu­ris­tas van y vie­nen en­gu­llen­do he­la­dos, com­pran­do za­pa­tos o sou­ve­nirs pa­sa­dos de mo­da (el delantal con la re­ce­ta de la pae­lla es tan po­pu­lar hoy co­mo lo era en 1976), o to­man­do pin­tas de cer­ve­za al me­dio­día en las me­sas de la te­rra­za. En el bar de Jeff y Ca­rol, en la plaza de la Se­ño­ría, un gru­po de mu­je­res con los hom­bros ya de co­lor ro­sá­ceo por el sol va­cía una ja­rra de san­gría. Ros­tros sa­tis­fe­chos que se vuelven co­mo flo­res ha­cia la luz del mar.

Aho­ra mi­ra un po­co más cer­ca, fí­ja­te en la for­ma en que fun­cio­na la ciu­dad. Las ca­lles es­tán lim­pias y or­de­na­das; las pla­yas tam­bién. La ma­yo­ría de los tu­ris­tas lle­gan des­de el ae­ro­puer­to de Ali­can­te en au­to­bús, por lo que los co­ches de al­qui­ler son es­ca­sos y el trá­fi­co flu­ye fá­cil­men­te a lo lar­go de la ave­ni­da del Me­di­te­rrá­neo. El di­se­ño pe­cu­liar de la ciu­dad, que mez­cla ale­gre­men­te áreas re­si­den­cia­les con tien­das y ser­vi­cios, lo ha­ce perfecto pa­ra ca­mi­nan­tes y ci­clis­tas, y las dis­tan­cias son cor­tas. La ma­yor par­te del cas­co an­ti­guo ha si­do pea­to­na­li­za­do y el wi­fi pú­bli­co gra­tui­to, dis­po­ni­ble en to­da la ciu­dad, es só­lo el úl­ti­mo ejem­plo de su im­pul­so con­ti­nuo pa­ra una ma­yor ca­li­dad de vi­da.

La his­to­ria de Be­ni­dorm es bas­tan­te ex­tra­ña e in­tere­san­te. Fun­da­da en 1325 por el no­ble y di­plo­má­ti­co ca­ta­lán Ber­nat de Sa­rrià, durante si­glos la vi­lla lu­chó por so­bre­vi­vir y, en una oca­sión (en 1438), fue ata­ca­da por pi­ra­tas de la cos­ta afri­ca­na que se lle­va­ron a to­da su po­bla­ción pa­ra ser es­cla­vi­za­da, de­ján­do­la ca­si de­sier­ta.

En el mu­seo Bo­ca de Cal­va­ri, una re­cien­te in­cor­po­ra­ción a la ofer­ta cul­tu­ral de la ciu­dad, una ex­po­si­ción de fo­to­gra­fías antiguas mues­tra Be­ni­dorm an­tes del ama­ne­cer del tu­ris­mo: un ma­no­jo de edi­fi­cios agru­pa­dos so­bre una ro­ca, co­ro­na­do por la cú­pu­la y la to­rre de la igle­sia, cuyas pla­yas son ex­ten­sio­nes so­li­ta­rias con al­men­dros y oli­va­res a sus es­pal­das. Una mu­jer se aga­cha so­bre la man­cha ne­gra de una red de pes­ca. Dos ni­ños jue­gan en la ca­lle pol­vo­rien­ta, al la­do de una bom­ba de ga­so­li­na. Hay una sim­pli­ci­dad e inocen­cia en es­te mun­do des­apa­re­ci­do que emo­cio­na a las al­mas más sen­si­bles. Del mis­mo mo­do, Be­ni­dorm no se en­tre­ga a la nos­tal­gia, pe­ro siem­pre ha mi­ra­do con una cla­ra de­ter­mi­na­ción ha­cia el fu­tu­ro.Úne­te a la mul­ti­tud de vi­si­tan­tes en su len­ta pro­ce­sión por la pla­ya de Le­van­te a la luz de la tar­de. De­ba­jo del pa­seo, un co­ro en chan­clas y ca­mi­se­tas can­ta ha­ba­ne­ras en la pla­ya. Aho­ra con­ti­núa por la Ala­me­da ha­cia el sa­lien­te ro­co­so conocido ofi­cial­men­te co­mo el Can­fa­li y co­lo­quial­men­te co­mo El Cas­tell. La igle­sia del pue­blo to­da­vía tie­ne su cú­pu­la va­len­cia­na con azu­le­jos azu­les; el pe­que­ño puer­to de­ba­jo es un re­cor­da­to­rio le­jano del pa­sa­do ma­rí­ti­mo de Be­ni­dorm. Aquí pue­des pa­rar en el bar Mal Pas, el se­cre­to cu­li­na­rio me­jor guar­da­do de la ciu­dad, don­de Tri­ni Mas sir­ve un arroz me­lo­so que ha­ce más que som­bra a las pae­llas pa­ra tu­ris­tas. Tri­ni lle­gó de Se­lla, un pue­blo de in­te­rior, en 1963, y nunca se fue: “Be­ni­dorm en­gan­cha y mu­cho”.

Des­de la al­ta ex­pla­na­da del Cas­tell con sus ba­laus­tra­das en­ca­la­das, que apun­tan al mar azul brillante co­mo la proa de un bar­co, la vis­ta mues­tra con cla­ri­dad de al­ta de­fi­ni­ción lo que le ha su­ce­di­do a Be­ni­dorm des­de el pri­mer Plan Ge­ne­ral de Or­de­na­ción Ur­ba­nís­ti­ca de 1956. La lí­nea de ras­ca­cie­los a lo lar­go de las dos pla­yas, Le­van­te en el la­do nor­te, Po­nien­te en el sur, for­man un ho­ri­zon­te que ri­va­li­za con el de Mia­mi o Río de Ja­nei­ro. Aquí hay un sen­ti­do de or­den, de un pro­yec­to ra­cio­nal cui­da­do­sa­men­te se­gui­do. Ca­da to­rre tie­ne su pro­pia personalidad ar­qui­tec­tó­ni­ca, pe­ro nin­gu­na de ellas em­pu­ja a su ve­cino, y ca­da una tie­ne es­pa­cio a su al­re­de­dor pa­ra de­jar pa­sar el ai­re y la luz del sol, co­mo ár­bo­les en un bos­que po­de­ro­so. El con­tras­te en­tre es­te mu­ni­ci­pio y cier­tas ciu­da­des ve­ci­nas a lo lar­go de la Cos­ta Blan­ca, don­de el desa­rro­llo ha si­do una ba­ta­lla cam­pal caó­ti­ca, es dra­má­ti­co.

La exi­to­sa trans­for­ma­ción de una comunidad de 3.000 al­mas que vi­vie­ron (mal) de la pes­ca del atún en un icono mun­dial del tu­ris­mo se atri­bu­ye ge­ne­ral­men­te a Pe­dro Za­ra­go­za Orts (‘Pe­ret’ pa­ra sus ami­gos), al­cal­de de Be­ni­dorm de 1950 a 1967 y un hom­bre cu­ya leyenda coin­ci­de con la de la ciu­dad que creó.

Lle­ga la ho­ra, lle­ga el hom­bre. Za­ra­go­za en­tró en el Ayun­ta­mien­to en un mo­men­to en que la eco­no­mía de Es­pa­ña, ham­brien­ta de in­gre­sos, an­sia­ba los ju­go­sos fa­jos de di­vi­sas que pro­me­tía el tu­ris­mo. Sus pla­nes pa­ra Be­ni­dorm, sin du­da, se be­ne­fi­cia­ron de un cli­ma po­lí­ti­co en el que los gran­des pro­yec­tos podían lle­var­se a ca­bo sin ma­yor di­fi­cul­tad si co­no­cías a las per­so­nas ade­cua­das (y él los co­no­cía). Pe­ro ha­bía al­go en la personalidad de Za­ra­go­za, una com­bi­na­ción de en­can­to, fuer­za de vo­lun­tad y una creen­cia in­que­bran­ta­ble de que un fu­tu­ro me­jor era tan po­si­ble co­mo rea­li­za­ble, lo que lo hi­zo reali­dad. Cuan­do fue ame­na­za­do con la ex­co­mu­nión del obis­po de Va­len­cia por per­mi­tir que el bi­ki­ni se usa­ra en las pla­yas de Be­ni­dorm, se­gún cuen­ta la his­to­ria, ‘Pe­ret’ via­jó a Ma­drid en su fiel Ves­pa y

con­ven­ció a Fran­co y a su es­po­sa. Sus acro­ba­cias pu­bli­ci­ta­rias fue­ron fa­mo­sas: lle­vó flo­res de al­men­dro a Fin­lan­dia y tra­jo a los la­po­nes pa­ra des­fi­lar con tra­jes tra­di­cio­na­les. Za­ra­go­za ini­ció el Fes­ti­val de Be­ni­dorm, ins­pi­ra­do en San Re­mo, que lan­zó las ca­rre­ras de Rap­hael y Ju­lio Igle­sias.

La his­to­ria de Es­pa­ña en los úl­ti­mos 60 años es­tá es­cri­ta aquí en con­cre­to, vi­drio y la­dri­llo. Has­ta el mo­men­to, el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co de Be­ni­dorm no ha si­do uno de los gran­des mo­ti­vos pa­ra vi­si­tar­la, pe­ro no pa­sa­rá mu­cho tiem­po an­tes de que los es­tu­dian­tes de di­se­ño re­co­rran la ciu­dad con el cua­derno en la mano. La ciu­dad tie­ne más ras­ca­cie­los por ki­ló­me­tro cua­dra­do que cual­quier otro lu­gar del pla­ne­ta ex­cep­to Nue­va York, y el ‘mo­de­lo ver­ti­cal’ del Plan Ge­ne­ral de 1956 fue am­plia­men­te acla­ma­do por los ur­ba­nis­tas mo­der­nos por su con­su­mo in­te­li­gen­te de tie­rras y re­cur­sos. Ca­da uno tie­ne sus edi­fi­cios fa­vo­ri­tos, des­de la To­rre Le­van­te, 120 me­tros de es­bel­ta ele­gan­cia mi­ni­ma­lis­ta de Car­los Gi­lar­di, la im­pre­sio­nan­te lo­sa cos­te­ra de To­rre Co­blan­ca, una obra temprana de Juan Guardiola, y las for­mas bul­bo­sas y bru­ta­lis­tas de 148 me­tros de Ne­gu­ri Ga­ne, de Pérez-Gue­rras. Los aman­tes de la mo­der­ni­dad de me­dia­dos de si­glo y del chic Mad Men es­ta­rán en su ele­men­to en Le­van­te Beach, lu­gar del pri­mer em­pu­jón edi­fi­ca­dor im­por­tan­te de Be­ni­dorm, don­de las cons­truc­cio­nes de gran altura de los años 60 y 70 con sus ce­lo­sías de hor­mi­gón y rít­mi­cos bal­co­nes de los que se so­lía pen­sar que eran gro­se­ros y feos y aho­ra emi­ten un so­plo ten­ta­dor de gla­mour re­tro. Po­nien­te, cons­trui­do más tar­de, es más gran­de y au­daz, con el Edi­fi­cio In­tem­po, un brillante ar­co de oro que no es­ta­ría fue­ra de lu­gar en la ca­pi­tal de al­gu­na re­pú­bli­ca cen­troa­siá­ti­ca ri­ca en pe­tró­leo, y el Gran Ho­tel Ba­li, de 186 me­tros, el ho­tel más al­to de Eu­ro­pa. Si Be­ni­dorm fue­se un Man­hat­tan jun­to al mar, es­te se­ría su Em­pi­re Sta­te Buil­ding.

Ycuan­do la jun­gla ur­ba­na se vuel­ve de­ma­sia­do, hay otro ti­po de vi­da sal­va­je a la vuel­ta de la es­qui­na. Si una for­ma de me­dir la ca­li­dad de vi­da de una ciu­dad es cuán rá­pi­do se pue­de sa­lir de ella, Be­ni­dorm tie­ne una ca­li­fi­ca­ción al­ta. Des­de el fi­nal de Le­van­te, don­de las to­rres se apa­gan, un ca­mino con­du­ce por el pro­mon­to­rio y en cues­tión de mi­nu­tos te en­cuen­tras en el Par­que Na­tu­ral Se­rra Ge­la­da. Aba­jo se en­cuen­tra la pe­que­ña ca­la me­di­te­rrá­nea de Tío Xi­mó, des­ga­rra­do­ra­men­te her­mo­sa, don­de se di­ce (otra leyenda de Be­ni­dorm) que el tío Xi­mó al­qui­ló su ca­ba­ña de pie­dra a las pa­re­jas en su no­che de bo­das. Los co­rre­do­res y ca­mi­nan­tes re­co­rren los sen­de­ros de la cos­ta. Ha­cia el nor­te des­de la To­rre de Les Ca­le­tes del si­glo XVI, re­cien­te­men­te res­tau­ra­da, hay una asombrosa vis­ta de acan­ti­la­dos que se ele­van a 300 me­tros de ro­ca te­ñi­da de na­ran­ja con de­pó­si­tos de co­lor ocre, co­mo si los hu­bie­ra to­ca­do el sol de po­nien­te.

De vuel­ta en la ciu­dad, el pa­seo noc­turno es­tá en pleno apo­geo. Las fa­mi­lias se amon­to­nan en los pa­si­llos de la pla­ya. Las abue­las van de un la­do a otro en los vehícu­los de ‘mo­vi­li­dad se­nior’. Una ni­ña en chán­dal ne­gro pa­sa co­rrien­do con un pe­que­ño pe­rro blan­co pi­sán­do­le los ta­lo­nes. Es­cu­cha­rás ha­blar en fran­cés y por­tu­gués, no­rue­go y ruso, por no men­cio­nar los acen­tos bri­tá­ni­cos de New­castle, Bir­ming­ham, Li­ver­pool y Glas­gow. Be­ni­dorm es mul­ti­cul­tu­ral, di­ver­so y sal­va­je­men­te cos­mo­po­li­ta. El so­ció­lo­go Jo­sé An­to­nio Nú­ñez de Ce­la, en el Ayun­ta­mien­to, di­ce que la ciu­dad no tie­ne je­rar­quías so­cia­les y que su ri­que­za se dis­tri­bu­ye equi­ta­ti­va­men­te. En las to­rres, las ban­de­ras de los bal­co­nes no son só­lo es­pa­ño­las, tam­bién va­len­cia­nas, as­tu­ria­nas, bri­tá­ni­cas y de los co­lo­res del ar­co iris. Los vas­cos han lle­va­do Be­ni­dorm a sus co­ra­zo­nes, al igual que la comunidad gay, que com­pen­sa la to­le­ran­cia de la ciu­dad y el es­pí­ri­tu he­do­nis­ta al or­ga­ni­zar, en sep­tiem­bre, el cuar­to fes­ti­val del Or­gu­llo más con­cu­rri­do de Es­pa­ña. Ca­mi­nan­do al atar­de­cer a lo lar­go de los bu­le­va­res de Le­van­te y Po­nien­te ca­si po­drías es­tar en una ciu­dad de Amé­ri­ca La­ti­na: fí­ja­te en el ai­re sua­ve, las pal­me­ras, las lu­ces bri­llan­tes, los apar­ta­men­tos de gran altura, el re­gue­tón sa­lien­do de los ba­res, ex­cep­to que no hay ame­na­za de cri­men ca­lle­je­ro ni fa­ve­las en las co­li­nas.

Aho­ra gi­ra en la ave­ni­da del Me­di­te­rrá­neo ha­cia las ca­lles de Ibi­za o Ma­llor­ca. Sa­brás que te es­tás acer­can­do al ‘ba­rrio in­glés’ al ver a los tu­ris­tas bri­tá­ni­cos sen­ta­dos a ce­nar a las sie­te de la tar­de, amon­to­nan­do sus pla­tos con car­ne asa­da en sal­sa. Más allá se en­cuen­tra el no­to­rio Rin­cón de Loix, sus enor­mes ba­res de puer­tas abier­tas que a esa ho­ra ya es­tán vi­vas con lu­ces chi­llo­nas y chi­cas en po­ses por­no­grá­fi­cas. Aquí los tu­ris­tas tie­nen vein­ti­tan­tos años, al­gu­nos en pro­ce­so de des­ves­tir­se, otros en gru­pos con atuen­dos ex­tra­ños: las con­tro­ver­ti­das fies­tas bri­tá­ni­cas de des­pe­di­das de sol­te­ro. Aquí es don­de el sue­ño se vuel­ve ran­cio. Es una es­pe­cie de pe­sa­di­lla ver a los bo­rra­chos tam­ba­lean­tes de Rin­cón de Loix, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, y su pér­di­da de dig­ni­dad. Es­to tam­bién for­ma par­te de Be­ni­dorm, pe­ro al me­nos es­tá aco­rra­la­do y con­tro­la­do. En cual­quier ca­so, la gran ma­yo­ría es fe­liz con los pla­ce­res más tran­qui­los, co­mo ir de com­pras, pa­sear, to­mar al­go en los ba­res, la pla­ya y pa­la­dear ca­fé en las te­rra­zas.

A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, una fa­mi­lia se sien­ta en un ban­co en el pa­seo ma­rí­ti­mo, sin be­ber ni de fies­ta, sino con­ver­san­do ale­gre­men­te so­bre los acon­te­ci­mien­tos del día. Por el acen­to y el as­pec­to, pier­nas des­nu­das que al­gu­na vez fue­ron blan­cas y aho­ra son de un vi­vo co­lor ro­sa, pan­ta­lo­nes cor­tos y ca­mi­se­tas di­mi­nu­tas, di­rías que son gen­te de cla­se tra­ba­ja­do­ra de Es­co­cia. Pa­re­cen trans­por­ta­dos, ex­ta­sia­dos, co­mo si no pu­die­ran creer el pa­raí­so que han en­con­tra­do y los 18 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra que ha­ce aquí en es­ta no­che de pri­ma­ve­ra.

Jun­to al ban­co, de­ba­jo de un bos­que­ci­llo de ele­gan­tes pal­me­ras, se en­cuen­tra una fuen­te don­de las pa­lo­mas blan­cas re­vo­lo­tean y arru­llan. La fa­mi­lia es­co­ce­sa no lo ve, pe­ro de­ba­jo del agua hay una pla­ca de pie­dra (ori­gi­nal­men­te un re­ga­lo pa­ra el al­cal­de Za­ra­go­za, de sus ami­gos), con una ins­crip­ción que re­za al­go sim­ple so­bre el in­ne­ga­ble e in­que­bran­ta­ble atrac­ti­vo de Be­ni­dorm: “De ilu­sión tam­bién se vi­ve”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.