Nai­ro­bi

SI PEN­SA­BAS QUE IR DE SA­FA­RI ERA LO MÁS EMO­CIO­NAN­TE QUE PO­DÍAS HA­CER EN KENIA, ES­PE­RA A VER QUÉ TE PRO­PO­NE ES­TA CIU­DAD DIS­PUES­TA A PO­NER­TE LAS PI­LAS Y A QUE MIRES A ÁFRI­CA CON OTROS OJOS.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - GE­MA MON­ROY Tex­to ANA NAN­CE Fotos

Aun­que tu ob­je­ti­vo sea el sa­fa­ri, no pa­ses de lar­go. Más allá de sus pro­ver­bia­les atas­cos, to­tal­men­te cier­tos, sí, la ca­pi­tal ke­nia­ta ofre­ce una co­lo­ri­da vi­da cul­tu­ral y una cre­cien­te es­ce­na ar­tís­ti­ca.

Re­co­noz­cá­mos­lo: así, a bo­te pron­to, la úni­ca ra­zón que se nos ocu­rre pa­ra de­cir­te que va­yas a Nai­ro­bi es que te alo­jes en Gi­raf­fe Ma­nor, la fa­mo­sa man­sión con ai­res de cam­pi­ña in­gle­sa en la que las ji­ra­fas te des­pier­tan aso­man­do la ca­be­za por la ventana de tu ha­bi­ta­ción. Con un po­co de suer­te, su pro­pie­ta­rio, Mi­key Carr-Hartley, no es­ta­rá de sa­fa­ri con Pe­ter Beard o con Ri­chard Lea­key y po­drás char­lar con él so­bre sus úl­ti­mas aven­tu­ras en bus­ca de fó­si­les en el nor­te de Kenia. Es­to y pa­ra vi­si­tar la ca­sa de Ka­ren Bli­xen, don­de, ade­más del gra­mó­fono en el que la es­cri­to­ra es­cu­cha­ba a Mo­zart y el re­loj de cu­co que tan per­ple­jos de­ja­ba a los ki­ku­yus, ve­rás que el ver­da­de­ro Finch Hat­ton no se pa­re­cía en na­da a Ro­bert Red­ford. Sí, la fa­mo­sa gran­ja en las la­de­ras de las Ngong Hills de Me­mo­rias de Áfri­ca se en­cuen­tra en Nai­ro­bi, a 19 km –en ho­ra pun­ta cal­cu­la ca­si un par de ho­ras– del cen­tro de la ciu­dad. Por­que, ¿qué otro plan po­dría­mos pro­po­ner­te? Pue­des ir de com­pras al mall... Si es lo que quie­res, es­tás en el si­tio ade­cua­do: en la ciu­dad hay me­dio cen­te­nar de cen­tros co­mer­cia­les y mer­ca­dos ca­da día de la se­ma­na. O a pro­bar al­gún res­tau­ran­te... Los hay bue­nos, in­clu­so muy bue­nos, co­mo Ta­lis­man, pe­ro na­da que va­ya a sor­pren­der­nos sien­do de don­de so­mos. Y lo más pro­ba­ble es que te pa­ses el día en un atas­co y sin po­der ca­mi­nar por mie­do a que te atra­quen. ‘Nai­rro­bery’, la lla­man. No sue­na de­ma­sia­do ape­te­ci­ble, no... Sin em­bar­go, en es­tas pá­gi­nas nos he­mos pro­pues­to con­ven­cer­te de que la ca­pi­tal de Kenia me­re­ce al­go más que una pa­ra­da lo­gís­ti­ca en­tre sa­fa­ris. Por­que, ¿y si re­sul­ta que, des­pués de to­do, Nai­ro­bi mo­la?

Es­to pre­ci­sa­men­te es lo que pien­san Inés Cua­tre­ca­sas y Marc Oli­ver San­cho, fun­da­do­res de Mi­lle Co­lli­nes, una de las fir­mas de mo­da afri­ca­na que más ha da­do que ha­blar de los úl­ti­mos tiem­pos. He­cha en Áfri­ca pa­ra Áfri­ca, só­lo uti­li­zan­do ma­te­ria­les y pro­ce­sos de co­mer­cio jus­to y con un gra­do de ar­te­sa­nía po­co ha­bi­tual, Mi­lle Co­lli­nes fir­ma to­dos los looks que lu­ce en es­te re-

EN UN MUN­DO CA­DA VEZ MÁS AR­TI­FI­CIAL Y ENVEJECIDO, NAI­RO­BI ENAMO­RA POR­QUE ES REAL Y MUY, MUY JO­VEN

por­ta­je Aju­ma Na­sen­ya­na, la top ke­nia­na que fue án­gel de Vic­to­ria’s Se­cret en 2006 y hoy ayu­da a las jó­ve­nes tur­ka­nas del nor­te del país a desa­rro­llar su ta­len­to. En 2009, Inés y Marc aban­do­na­ron Bar­ce­lo­na rum­bo a Ki­ga­li (Ruan­da) pa­ra po­ner en mar­cha su fir­ma y pron­to die­ron el salto a Nai­ro­bi. “Es don­de es­tá la ac­ción, los em­pren­de­do­res, el ne­go­cio... Ki­ga­li es fan­tás­ti­ca, pe­ro un po­co abu­rri­da. To­do lo con­tra­rio a Nai­ro­bi”, di­ce Marc. Aho­ra, des­de que se mu­da­ron a Ciu­dad del Ca­bo ha­ce año y me­dio, apro­ve­chan cual­quier ex­cu­sa pa­ra re­gre­sar a la que con­si­de­ran “su ciu­dad”. Aquí si­gue vi­vien­do su di­se­ña­do­ra es­tre­lla, Nanm­yak, y mu­chos de los ar­te­sa­nos con los que tra­ba­jan. “Los ke­nia­nos so­mos bue­nos ne­go­cian­tes. Siem­pre en­con­tra­mos la ma­ne­ra más rá­pi­da de lle­gar don­de que­re­mos”, ase­gu­ra la di­se­ña­do­ra. Si les pre­gun­tas qué es lo que más echan de me­nos, la res­pues­ta coin­ci­de: “La ener­gía. Ha­ce que to­do sea po­si­ble, aun cuan­do las co­sas van mal”. Y Marc aña­de: “Y los bha­jis de la plan­ta gas­tro del Dia­mond Pla­za”.

A me­nu­do, a Nai­ro­bi se la com­pa­ra con La­gos (Ni­ge­ria) –“pe­ro sin es­te­roi­des”, pun­tua­li­za Marc– y con Johan­nes­bur­go, am­bas con fa­ma de di­fí­ci­les, vio­len­tas, am­bi­cio­sas y con oportunidades ili­mi­ta­das pa­ra los que no tie­nen mie­do. “The real Afri­ca”. Y es que, pe­se a su fal­ta de ur­ba­nis­mo, sus ma­ra­ñas de ca­bles y esos mu­ros co­ro­na­dos de alam­bra­das, Nai­ro­bi ema­na la fuer­za de la vi­da y la sen­sua­li­dad exu­be­ran­te de las ciu­da­des tro­pi­ca­les en las que la na­tu­ra­le­za se abre pa­so en­tre el as­fal­to. Pue­de que no sea lo que se di­ce ‘bo­ni­ta’, pe­ro tie­ne su pun­to y un cli­ma per­fec­to, siem­pre a 21 gra­dos.

En un mun­do ca­da vez más ar­ti­fi­cial y envejecido, el atrac­ti­vo de Nai­ro­bi ra­di­ca en que es real, au­tén­ti­ca y muy, muy jo­ven. Co­mo ciu­dad tie­ne po­co más de un si­glo y ca­si tres cuar­tas par­tes de su po­bla­ción no han cum­pli­do aún los 35 años. Una so­cie­dad de mi­lle­nials, cos­mo­po­li­ta y mul­ti­cul­tu­ral con pri­sa por co­mer­se el mun­do. No es de ex­tra­ñar que sea tan abier­ta y, a la vez, tan es­tric­ta. “No pue­de fu­mar en la ca­lle o le lle­va­mos a pri­sión”, ame­na­zan los po­li­cías.

Aun­que los ma­sái lle­va­ban si­glos asen­ta­dos en es­te ‘lu­gar de aguas fres­cas’–así la lla­ma­ron, En­ka­re Nyo­ro­bi– al sur del Mon­te Kenia, la ca­pi­tal na­ció ba­jo pa­sa­por­te bri­tá­ni­co co­mo un sim­ple cru­ce de ca­mi­nos en la lí­nea fé­rrea que une el puer­to de Mom­ba­sa con el la­go Vic­to­ria y cre­ció rá­pi­da­men­te sien­do el cen­tro neu­rál­gi­co in­dis­cu­ti­ble de la re­gión. Se­de de em­ba­ja­das, or­ga­nis­mos po­lí­ti­cos y ofi­ci­nas no gu­ber­na­men­ta­les de

LA CIU­DAD ES UN BUEN MI­RA­DOR DES­DE EL QUE OB­SER­VAR LO QUE SU­CE­DE EN EL RES­TO DE ÁFRI­CA

me­dio mun­do, en la úl­ti­ma dé­ca­da se ha con­ver­ti­do tam­bién en un imán pa­ra la in­ver­sión pri­va­da y las start-ups. Es la ca­pi­tal tec­no­ló­gi­ca de Áfri­ca, la ‘Si­li­con Va­lley de la sa­ba­na’. Y a los di­plo­má­ti­cos, bu­ró­cra­tas y fun­cio­na­rios so­cia­les se su­man aho­ra al­tos di­rec­ti­vos y em­pren­de­do­res. Su pre­sen­cia se re­fle­ja en la apa­ri­ción de ho­te­les de li­festy­le con ba­res de ta­pas y cla­ses de yo­ga, co­mo el Tri­be, re­ple­to de ar­te afri­cano, y su her­mano, el re­cién inau­gu­ra­do Tra­de, y lo­ca­les al gus­to de los re­cién lle­ga­dos que ofre­cen me­nús ve­ge­ta­ria­nos, cer­ve­zas ar­te­sa­na­les y bi­ci­cle­tas col­ga­das de la pa­red. Es el ca­so de Wasp & Sprout, un cof­fee shop en el que los mue­bles, res­tau­ra­dos por su pro­pie­ta­ria, An­ge­la Nea­le, es­tán a la ven­ta.

El cli­ma de Nai­ro­bi re­sul­ta fértil pa­ra los ne­go­cios. Es­te es un buen lu­gar pa­ra ha­cer di­ne­ro o, por lo me­nos, pa­ra gas­tar­lo. Huele a bi­lle­tes nue­vos y a burbuja es­pe­cu­la­ti­va. El pre­cio del sue­lo au­men­ta y los edi­fi­cios se pro­yec­tan ca­da vez a más al­tu­ra: el 25% de los ras­ca­cie­los que se es­tán cons­tru­yen­do en Áfri­ca se en­cuen­tran aquí. Uno de ellos es el com­ple­jo Pin­na­cle To­wers, que con­ta­rá, si al­gu­na vez se ter­mi­na, con el edi­fi­cio más al­to del con­ti­nen­te: 320 me­tros.

Con es­tas al­tu­ras, Nai­ro­bi es el mi­ra­dor per­fec­to pa­ra ob­ser­var lo que ocu­rre en el res­to de Áfri­ca. Un ejem­plo de ello es el tre­pi­dan­te mo­men­to crea­ti­vo que vi­ve el país. “Ir de sa­fa­ri es una ex­pe­rien­cia úni­ca. Na­da se pue­de com­pa­rar con to­mar­te un vino en­tre leo­nes, pe­ro ser tes­ti­go de lo que su­ce­de en la es­ce­na ar­tís­ti­ca de Kenia es tan­to o más emo­cio­nan­te”, ase­gu­ra Dan­da Ja­rolj­mek, fun­da­do­ra de Cir­cle Art Agency, una ga­le­ría de ar­te con­tem­po­rá­neo con ser­vi­cios de con­sul­to­ría pa­ra ar­tis­tas y co­lec­cio­nis­tas.

Jac­kie Ka­ru­ti, Bo­ni­fa­ce Mai­na, Soi, Cy­rus Ka­bi­ru, Ant­hony Mu­go, Pe­ter­son Kam­wat­hi, The Nest Co­llec­ti­ve, Nge­ne Mwau­ra, Os­bor­ne Ma­cha­ria... Pin­to­res, es­cul­to­res, fo­tó­gra­fos, crea­do­res di­gi­ta­les a los que se­guir­les la pis­ta. No só­lo en­con­tra­rás su obra en los ca­da vez más nu­me­ro­sos cen­tros de ar­te (Shift Eye, One Off...), sino que tam­bién pue­des ver­les tra­ba­jar en sus es­tu­dios, en in­cu­ba­do­ras crea­ti­vas co­mo Kuo­na Trust, Ka­ren Vi­lla­ge o The GoDown Arts Cen­ter.

“En Nai­ro­bi los co­lec­cio­nis­tas en­cuen­tran muy bue­nos pre­cios y ade­más tie­nen la po­si­bi­li­dad de en­trar en es­ce­na, de so­cia­bi­li­zar con los ar­tis­tas”, ex­pli­ca Ja­rolj­mek. “Has­ta ha­ce ocho años, el ar­te se en­ten­día co­mo un ele­men­to de de­co­ra­ción, y los úni­cos que se acer­ca­ban a él eran los tu­ris­tas, los ex­pa­tria­dos, el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal”, re­cuer­da. Des­de su aper­tu­ra en 2013, la mi­sión de Art Cir­cle ha si­do cons­truir au­dien­cias lo­ca­les, “ofre­cien­do las pla­ta­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra apre­ciar el ar­te y desa­rro­llan­do el con­cep­to de va­lor”, re­su­me. En es­ta lí­nea,

EL CLI­MA TEM­PLA­DO DE NAI­RO­BI PA­RE­CE QUE TAM­BIÉN RE­SUL­TA FÉRTIL PA­RA LOS NE­GO­CIOS

to­dos los años or­ga­ni­za una subas­ta ya mí­ti­ca. “A los ke­nia­nos les en­can­ta pu­jar, ves­tir­se de pun­ta en blan­co, to­mar cham­pán, co­dear­se con gen­te di­fe­ren­te...”.

Dan­da ha pa­sa­do la ma­yor par­te de su vi­da en Áfri­ca, los úl­ti­mos 28 años en Nai­ro­bi, don­de se que­dó a vi­vir ca­si sin dar­se cuen­ta. “Aquí hay mu­cho por ha­cer, la gen­te es tre­men­da­men­te hos­pi­ta­la­ria y, si tie­nes bue­nas ideas y la ac­ti­tud ade­cua­da, los re­sul­ta­dos lle­gan rá­pi­do”. Pe­ro ad­vier­te: “No es pa­ra to­do el mun­do. He vis­to a mu­chos mar­char­se por­que no so­por­ta­ban la lo­cu­ra de Nai­ro­bi, el te­ner que ne­go­ciar has­ta las co­sas más sen­ci­llas. Aquí na­da es fácil. Tie­nes que sa­ber adap­tar­te. Pe­ro si tra­ba­jas du­ro pue­des cam­biar las co­sas. ¡Fí­ja­te to­do el rui­do que he­mos he­cho con una ga­le­ría tan pe­que­ña!”.

Y va­ya si lo han he­cho. “Len­ta­men­te, el mer­ca­do do­més­ti­co ha em­pe­za­do a sen­si­bi­li­zar­se y a va­lo­rar in­clu­so a ar­tis­tas que an­tes hu­bie­ra si­do inau­di­to. Aho­ra, nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes son co­lec­cio­nis­tas lo­ca­les y em­pre­sas que en­car­gan a los ar­tis­tas pro­yec­tos co­mer­cia­les”, di­ce Ken­jie Ki­sim, di­rec­tor de Kuo­na Trust, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que lle­va dos dé­ca­das fa­ci­li­tan­do a los ar­tis­tas es­pa­cios pa­ra la crea­ción y ac­ce­so al mer­ca­do. Es­tá aso­cia­da con otro la­bo­ra­to­rio crea­ti­vo, Ka­ren Vi­lla­ge, pa­ra ofre­cer re­si­den­cia a los ar­tis­tas. Y no só­lo a ellos: los vi­si­tan­tes in­tere­sa­dos en los ‘sa­fa­ris de ar­te’ pue­den alo­jar­se en do­ce sen­ci­llas pe­ro en­can­ta­do­ras ha­bi­ta­cio­nes en las que to­do es ma­de in Ken­ya.

Otro de los ar­tí­fi­ces cla­ve en es­te cam­bio de sen­si­bi­li­da­des es The Bus, una pro­duc­to­ra y pro­yec­to cul­tu­ral que reivin­di­ca el uso de los es­pa­cios pú­bli­cos más allá del mall. “El fuer­te de Kenia es­tá en lo au­dio­vi­sual, en el ar­te y en la fo­to­gra­fía. Tam­bién se ha­ce bue­na mú­si­ca elec­tró­ni­ca, con gru­pos co­mo EA Wa­ve. Hay una nue­va co­rrien­te que cues­tio­na que la mú­si­ca afri­ca­na ten­ga que so­nar a afri­ca­na”, nos cuen­ta Vin­cen­zo Ca­va­llo. Jun­to a Sil­via Gioie­llo con­du­ce es­te vie­jo au­to­bús lon­di­nen­se –na­die sa­be de dón­de sa­le ni có­mo lle­gó aquí–, su ofi­ci­na, que, aun­que sin mo­tor, tras­la­dan ca­da dos o tres años a una nue­va ubi­ca­ción. “Mo­ver­lo por la ciu­dad es una pe­sa­di­lla. ¡Ima­gí­na­te con es­te trá­fi­co!”. El trá­fi­co, el enemi­go nú­me­ro uno de Nai­ro­bi. Con una ho­ra pun­ta que se ex­tien­de de 6 a 10h y de 14 a 20h, hay que pla­ni­fi­car bien los mo­vi­mien­tos si no quie­res pa­sar­te el día en un atas­co. Y no exa­ge­ra­mos.

Los que di­gan que Nai­ro­bi es fea es por­que no la han vis­to con la luz ni los ojos ade­cua­dos. A las 5:30 de la ma­ña­na, mien­tras las ca­lles se con­ges­tio­nan con la mis­ma ra­pi­dez con la que el sol al­can­za su cé­nit, la luz del ama­ne­cer sa­ca lo me­jor de los edi­fi­cios art de­có re­par­ti­dos por el cen­tro, el CBD (Nai­ro­bi Cen­tral Bu­si­ness Dis­trict). Cer­ca de aquí se en­cuen­tra la to­rre del Ken­yat­ta In­ter­na­tio­nal Con­fe­ren­ce Cen­ter, la KICC. Des­de el he­li­puer­to de su azo­tea se dis­fru­tan pa­no­rá­mi­cas de 360º, pe­ro es me­jor es­pe­rar al atar­de­cer. Has­ta en­ton­ces, y co­mo se­gu­ro ten­drás ga­nas de sa­lir del co­che, te pro­po­ne­mos que va­yas a pa­sear por el Ka­ru­ra Fo­rest, el bos­que que la pre­mio No­bel Wan­ga­ri Maat­hai sal­vó de la es­pe­cu­la­ción –tie­ne un res­tau­ran­te sú­per agra­da­ble con te­rra­za y mú­si­ca de jazz– o al or­fa­na­to de ele­fan­tes de la Fun­da­ción Da­vid Shel­drick; abre só­lo de 11 a 12h, la ho­ra de su desa­yuno. Otra bue­na op­ción se­ría acer­car­te a to­mar un ca­fé don­de lo hi­cie­ron en su día He­ming­way o John Hus­ton (sí, ca­si me­jor pí­de­te una co­pa). En The Stan­ley, cu­ya his­to­ria re­tro­ce­de has­ta los orí­ge­nes de la ciu­dad, or­ga­ni­zan un tour en el que apren­de­rás más que en un mu­seo.

Y, por su­pues­to, no pue­des de­jar de ir a The Al­che­mist. Un es­pa­cio abier­to con tien­das de di­se­ña­do­res lo­ca­les, de vi­ni­los y de có­mics, food trucks, ba­res y Djs. Y no, no es otro mall. Sea la ho­ra que sea, de día o de no­che, The Al­che­mist es ‘el lu­gar’, y siem­pre es­ta­rá su­ce­dien­do al­go in­tere­san­te: con­cier­tos, mer­ca­di­llos, pro­yec­cio­nes, fies­tas te­má­ti­cas o, no te ex­tra­ñe, la gra­ba­ción del vi­deo­clip del gru­po del mo­men­to. Des­pués de to­do, Nai­ro­bi sí que mo­la.

A la iz­da., Vin­cen­zo Ca­va­llo y Sil­via Gioie­llo, di­rec­to­res y pro­duc­to­res del pro­yec­to cul­tu­ral The Bus; ar­te ur­bano. A la dcha., la top Aju­ma, sa­lien­do de The Bus con un ves­ti­do ca­mi­se­ro de Mi­lle Co­lli­nes con mo­ti­vos sua­ji­lis en ver­sión pop. En la do­ble an­te­rior, la mo­de­lo en Wasp & Sprout. Lle­va ca­mi­sa cru­za­da de cre­pé, pan­ta­lón de po­pe­li­na y cha­le­co de pun­to, to­do de Mi­lle Co­lli­nes. En la do­ble siguiente, dos de los ele­fan­tes huér­fa­nos del Cen­tro Shel­drick; y Aju­ma en una vi­sión fu­tu­ris­ta de los an­ces­tra­les có­di­gos de be­lle­za afri­ca­nos.

Arri­ba, Aju­ma en Wasp & Sprout. Lle­va ca­mi­sa es­tam­pa­da con mo­ti­vos de ku­ba, pan­ta­lo­nes de pier­na an­cha y col­gan­te de pel­tre y si­sal, to­do de Mi­lle Co­lli­nes. A la iz­da., de arri­ba abajo y de iz­da. a dcha., Art Cir­cle Agency; Nanm­yak, di­se­ña­do­ra de Mi­lle Co­lli­nes; la ca­sa-mu­seo de Ka­ren Bli­xen; el bos­que de Ka­ru­ra; en­sa­la­da de Wasp & Sprout; Gi­raf­fe Ma­nor; Na­llah San­ga­re, ar­tis­ta del ma­qui­lla­je; or­fa­na­to de ele­fan­tes de Da­vid Shel­drick; la pri­me­ra pie­za di­se­ña­da por Mi­lle Co­lli­nes, ex­pues­ta en su tien­da del Vi­lla­ge Mar­ket.

A la iz­da., Sha­ron Ma­chi­ra, pre­sen­ta­do­ra de ra­dio y pe­rio­dis­ta di­gi­tal; y vis­tas del cen­tro de Nai­ro­bi des­de el ho­tel The Sa­ro­va Stan­ley. En la pág. de la dcha., de arri­ba abajo y de iz­da. a dcha., en­vol­to­rio de las ham­bur­gue­sas de Ma­ma Rocks, el food truck más fa­mo­so de The Al­che­mist; de­ta­lle del res­tau­ran­te Ta­lis­man; por­te­ro del his­tó­ri­co ho­tel The Sa­ro­va Stan­ley; fa­cha­da del Tea­tro Na­cio­nal de Kenia; Bien-Ai­me Ba­ra­za, can­tan­te de Sau­ti Sol, y el ra­pe­ro Kha­li­graph Jo­nes; de­li­cias dul­ces en el Tri­be Ho­tel; Sunny Do­lat, de The Nest Co­llec­ti­ve; en Gi­raf­fe Ma­nor tam­bién hay ‘pum­bas’; y ex­te­rior de la ca­sa don­de vi­vió la au­to­ra de Me­mo­rias de Áfri­ca (1985).

CRÉ­DI­TOS DE MO­DA Mo­de­lo: Aju­ma Na­sen­ya­na.Ma­qui­lla­je/pe­lu­que­ría:Na­llah San­ga­ré. Es­ti­lis­mo: Nanm­yak, pa­ra Mi­lle Co­lli­nes.

Arri­ba, Ria Ana Sej­pal, la crea­do­ra de la mar­ca Li­la­ba­re, a la ven­ta en la tien­da M.I.K., en The Al­che­mist. Abajo, rin­cón de uno de los sa­lo­nes del ho­tel Gi­raf­fe Ma­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.