Ar­te

Cuan­do Max Ma­ra tras­la­dó su se­de a las afue­ras de Reg­gio Emi­lia se lle­vó las má­qui­nas de co­ser. Pe­ro de­jó el ar­te.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - JA­VIER ZO­RI DEL AMO

El mu­seo de Max Ma­ra en Reg­gio Emi­lia.

Fran­ces­ca no ha­bía re­gre­sa­do a la fá­bri­ca de la Via Fra­te­lli Cer­vi des­de que es­ta ce­rra­se sus puer­tas en 2003. Tras su ju­bi­la­ción, col­gó sus há­bi­tos y ru­ti­nas y se de­jó ab­sor­ber por la vi­da que bu­lle en­tre los de­cu­ma­nos in­vi­si­bles de Reg­gio Emi­lia. La cul­pa de es­ta desa­zón no la tie­ne só­lo la de­ja­dez del que pa­sa pá­gi­na. Tam­bién la le­ja­nía de la an­ti­gua se­de, un oa­sis en pleno po­lí­gono in­dus­trial ubi­ca­do a dos ki­ló­me­tros de la cén­tri­ca Piaz­za del Mon­te. Sin em­bar­go, cuan­do Chic­ca, co­mo la co­no­ce su fa­mi­lia, fue in­vi­ta­da a la ce­le­bra­ción del dé­ci­mo ani­ver­sa­rio de la Co­lle­zio­ne Ma­ra­mot­ti, no du­dó en vol­ver, con la fren­te flo­ri­da, al que fue su se­gun­do ho­gar.

To­do era dis­tin­to, pe­ro re­co­no­ci­ble. Los ar­bó­reos pi­la­res de hor­mi­gón y los gran­des ven­ta­na­les de luz se­guían en su si­tio. Eso sí, don­de an­tes ha­bía ma­ni­quíes se ha­bían le­van­ta­do pla­du­res in­ma­cu­la­dos de los que col­ga­ban cua­dros y es­cul­tu­ras ex­tra­ños a sus ojos. Só­lo una obra, Klei­ner Lie­gen­der Akt, de Ger­hard Rich­ter, le sa­cu­dió la nos­tal­gia. No re­cor­da­ba en qué lu­gar de la fá­bri­ca se en­con­tra­ba, pe­ro sí que for­ma­ba par­te de las crea­cio­nes que Achi­lle Ma­ra­mot­ti, fun­da­dor de es­ta com­pa­ñía, ha­bía co­lo­ca­do en­tre las má­qui­nas de co­ser con­ven­ci­do de que su pa­sión por el ar­te con­tem­po­rá­neo ins­pi­ra­ría a to­dos: pri­me­ro a sus em­plea­dos y aho­ra a sus vi­si­tan­tes.

Así na­ció la Co­lle­zio­ne Ma­ra­mot­ti, un es­pa­cio cul­tu­ral que se inau­gu­ró en 2007, jus­to dos años des­pués del fa­lle­ci­mien­to del fun­da­dor de Max Ma­ra. Aun­que nunca vio rea­li­za­do su sue­ño, sus des­cen­dien­tes in­ter­vi­nie­ron mí­ni­ma­men­te la vie­ja ma­nu­fac­tu­ra pa­ra po­der ex­po­ner en ella una par­te de su co­lec­ción pri­va­da ba­jo la pre­mi­sa de la di­vul­ga­ción. Por eso, aun­que su vi­si­ta es gra­tui­ta y sus ho­ra­rios am­plios, es obli­ga­to­rio con­cer­tar un tour guia­do a tra­vés de su web pa­ra que la ex­pe­rien­cia no sea con­tem­pla­ti­va, sino tam­bién in­mer­si­va. Unas con­di­cio­nes que ex­pli­can el dis­tan­cia­mien­to de mu­chos reg­gia­nos co­mo Chic­ca.

Cuan­do se tras­pa­sa el pe­rí­me­tro fí­si­co y men­tal apa­re­ce el ar­te con­tem­po­rá­neo. Ase­so­ra­do por su ami­go y repu­tado ga­le­ris­ta Ma­rio Dia­cono, Achi­lle Ma­ra­mot­ti co­men­zó a com­prar obras en los años 60 de coe­tá­neos ita­lia­nos aún des­co­no­ci­dos, co­mo Kou­ne­llis y Man­zo­ni, en una apues­ta que lue­go se ex­ten­dió has­ta otros va­lo­res con­sa­gra­dos co­mo el pro­pio Rich­ter, Ba­con o Bas­quiat. Pa­sear por los in­ma­cu­la­dos sue­los es via­jar de la abs­trac­ción trans­al­pi­na has­ta la Trans­van­guar­dia de San­dro Chia y Mim­mo Pa­la­dino. Y, de re­pen­te, sal­tar a Es­ta­dos Uni­dos, don­de el fun­da­dor de Max Ma­ra en­con­tró una nue­va co­rrien­te de crea­do­res neo­ex­pre­sio­nis­tas co­mo Eric Fis­chl, una suer­te de Hock­ney per­ver­ti­do, o Mal­colm Mor­ley. Así has­ta nues­tros días, ya que en las ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les se ex­hi­be la obra de las ar­tis­tas ga­lar­do­na­das con el Pre­mio de Ar­te Max Ma­ra, así co­mo de las crea­cio­nes de otras jó­ve­nes pro­me­sas ita­lia­nas e in­ter­na­cio­na­les. Un diá­lo­go en­tre un pa­sa­do re­cien­te y un fu­tu­ro es­ti­mu­lan­te que, co­mo le su­ce­die­ra a Fran­ces­ca ha­ce un año tras aque­lla ca­tar­sis, no re­sul­ta ajeno ni in­des­ci­fra­ble.

La re­no­va­ción del edi­fi­cio que reali­zó el ar­qui­tec­to An­drew Hap­good (a la iz­da.) sim­ple­men­te en­sal­za la be­lle­za ra­cio­na­lis­ta de la fá­bri­ca que pro­yec­ta­ron An­to­nio Pas­to­ri­ni y Eugenio Sal­va­ra­ni en 1957 (so­bre es­tas lí­neas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.