Bar­ce­lo­na en la mi­ra­da

Jó­ve­nes pro­me­sas de la fo­to­gra­fía co­mo Ce­ci­lia Díaz Betz, Bea­triz Ja­ner, Adrià Ca­ña­me­ras, Lluís Tu­de­la, Co­ke Bar­tri­na y Al­ba Yrue­la, re­co­rren Bar­ce­lo­na, cá­ma­ra en mano, pa­ra re­en­con­trar­se con la ciu­dad que los aco­ge e ins­pi­ra.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - PAU­LA MÓ­VIL Tex­to

La Ciu­dad Con­dal lu­ce así vis­ta des­de el pri­vi­le­gia­do ob­je­ti­vo de los fo­tó­gra­fos Ce­ci­lia Díaz Betz, Bea­triz Ja­ner, Adrià Ca­ña­me­ras, Lluís Tu­de­la, Co­ke Bar­tri­na y Al­ba Yrue­la.

Bar­ce­lo­na se vi­ve de ma­ne­ra di­fe­ren­te ca­da vez que se vi­si­ta, des­nu­dan­do po­co a po­co, y muy tí­mi­da­men­te, ca­da uno de sus rin­co­nes, su gen­te y las tra­di­cio­nes que la ha­cen tan es­pe­cial. Tan rompe­dora. Tan car­ne de de mo­der­ni­dad que atrae, con ra­zón, a mi­llo­nes de tu­ris­tas al año. Más di­fe­ren­te se vi­ve aún cuan­do se con­vier­te en el ho­gar de seis fo­tó­gra­fos, dis­pues­tos a re­tra­tar su pro­pia vi­sión de al­gu­nos de los sen­ti­mien­tos por los que la ciu­dad es más re­co­no­ci­da... y que­ri­da. Noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía, mo­der­nis­mo ilus­tra­do, mar y mon­ta­ña, gó­ti­cos rin­co­nes, ar­qui­tec­tu­ra in­die y gas­tro­no­mía de to­ma pan y mo­ja. Na­da se es­ca­pa de su for­ma de amar a la ciu­dad don­de re­si­den: Bar­ce­lo­na.

BAR­CE­LO­NA LA NUIT Ce­ci­lia Díaz Betz

Ani­mal noc­turno en to­das las fa­ce­tas de su vi­da, tan­to lú­di­cas co­mo la­bo­ra­les, es­ta fo­tó­gra­fa pen­só que su si­tua­ción cam­bia­ría con el tiem­po, sin em­bar­go “a mi bio­rrit­mo le apa­sio­na la noc­tur­ni­dad y no hay quién me me­ta en la ca­ma. Por la no­che se res­pi­ra otra ener­gía, pa­san co­sas dis­tin­tas y en Bar­ce­lo­na, no sé por qué, to­do se ti­ñe de ro­jo”, re­la­ta Díaz. Des­de siem­pre, su vi­da en es­ta ciu­dad ha es­ta­do muy li­ga­da a la no­che. “Em­pe­cé co­mo fo­tó­gra­fa de con­cier­tos y fes­ti­va­les, fui coc­te­le­ra en un vi­deo­club –pre­pa­ra­ba unos Berg­man y Ku­ro­sa­wa ex­ce­len­tes– y du­ran­te ocho años gi­ré por sa­las y even­tos va­rios co­mo can­tan­te del gru­po de rock San­ta Ri­ta”. La su­ya es una ex­pe­rien­cia noc­tur­na de la que fiar­se, y es así co­mo su de­fi­ni­ción de la no­che bar­ce­lo­ne­sa co­mien­za “pa­ran­do el tiem­po con un Dry Mar­ti­ni en Il Giar­di­net­to a mo­do de ape­ri­ti­vo, pa­ra lue­go su­bir has­ta el Ti­bi­da­bo a la al­tu­ra del Ob­ser­va­to­ri Fa­bra pa­ra em­bria­gar­se vien­do las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas noc­tur­nas de Bar­ce­lo­na. De ahí nos em­bar­ca­ría­mos en el Ca­rib­bean Club, una mi­nús­cu­la coc­te­le­ría que ase­me­ja el in­te­rior de un bar­co. Juan­jo, su alma má­ter y el Mar­lon Bran­do del Ra­val, me pre­pa­ra­ría mi Ne­gro­ni fa­vo­ri­to o su es­pe­cia­li­dad, la Can­chán­cha­ra. Ten por se­gu­ro que de allí sa­les con una agra­da­ble ma­re­ja­da que di­si­pas con un pa­seo por el ba­rrio pa­ra ir a sa­lu­dar a Charly Raw, el due­ño y se­ñor del Psy­cho Rock & Roll Club. Uno de los po­cos pubs ge­nui­nos que que­dan en la ciu­dad, re­bo­san­te de ca­na­llis­mo ilus­tra­do y bue­na mú­si­ca. A su cie­rre, di­rec­tos a la Sa­la Apo­lo a bai­lar sin freno. La úl­ti­ma me la to­ma­ría en el Eclip­se, una dis­co en­ci­ma –li­te­ral­men­te-–del Mediterráneo”, re­la­ta emo­cio­na­da.

Des­pués de 15 años vi­vien­do en Bar­ce­lo­na, su pers­pec­ti­va de la gran­de­za de la no­che ha ido cam­bian­do. Que no des­apa­re­cien­do. “Inevi­ta­ble­men­te eres tes­ti­go de mu­chos cam­bios y la re­la­ción con la ciu­dad se vuel­ve un amor-odio cons­tan­te. Llo­ras el cie­rre de sa­las co­mo La Pa­lo­ma, te sor­pren­des des­cu­brien­do ba­res es­con­di­dos de otras épo­cas, te ger­mi­na un es­cep­ti­cis­mo des­me­su­ra­do cuan­do sur­gen pro­pues­tas nue­vas y te vuel­ves a enamo­rar al com­pro­bar que bus­can man­te­ner vi­vo el es­pí­ri­tu bar­ce­lo­nés, y así to­do el ra­to. Sin em­bar­go, creo que fo­to­gra­fiar la no­che en es­ta oca­sión me ha vuel­to a re­con­ci­liar con su am­bien­te noc­turno y me ha he­cho co­nec­tar una vez más con mi la­do so­cial. Me si­gue fas­ci­nan­do so­bre­ma­ne­ra to­do lo que se ges­ta por es­tas la­ti­tu­des cuan­do cae el sol: ese ha­lo de mis­te­rio, las lu­ces, el ca­lor y el de­sen­freno”.

Vis­to lo vis­to, la pre­gun­ta es inevi­ta­ble: ¿qué se be­be, se vis­te y se es­cu­cha en una no­che por la ciu­dad? “Se be­ben bue-

“POR LA NO­CHE SE RES­PI­RA OTRA ENER­GÍA, PA­SAN CO­SAS DIS­TIN­TAS Y, NO SÉ POR QUÉ, TO­DO SE TI­ÑE DE RO­JO” Ce­ci­lia Díaz Betz

ní­si­mos cóc­te­les. Se vis­te de en­tre­tiem­po por­que frío, frío, lo que se di­ce frío, aquí só­lo lo su­fres un mes y con suer­te. Qui­zás sea la ra­zón por la que to­mar unas cer­ve­zas ul­tra frías deam­bu­lan­do por las ca­lles sea un clá­si­co ina­mo­vi­ble. Bar­ce­lo­na es me­ló­ma­na. Se es­cu­cha y se bai­la elec­tró­ni­ca de ca­li­dad (¡ala­ba­do sea Nit­sa/As­tin Club!). Te pue­des em­pa­par de mu­cho rock & roll y psi­co­de­lia en vi­vo y en di­rec­to. La rum­ba y fla­men­co si­guen más que vi­gen­tes. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pin­chan trap, rap y to­dos los so­ni­dos ur­ba­nos que son ten­den­cia con sus smartp­ho­nes en to­das par­tes, y no me pue­de gus­tar más ese re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal”.

MO­DER­NIS­MO ES­PON­TÁ­NEO Lluís Tu­de­la

Au­tor del li­bro Mal de Tie­rra (Clan­des­ti­ne Books), su fo­to­gra­fía al­can­za a ser un dis­cur­so sin­ce­ro que bus­ca es­tar en paz con­si­go mis­mo y con su en­torno, y que in­ves­ti­ga en ex­pre­sio­nes for­ma­les y con­cep­tua­les. “Pa­ra mí la fo­to­gra­fía pue­de ser un len­gua­je y no só­lo una téc­ni­ca que me car­ga de en­tu­sias­mo”, co­men­ta an­te la pre­gun­ta de có­mo de­fi­ni­ría su es­ti­lo. El li­bro es un com­pen­dio de ex­pe­rien­cias que na­cen en el pri­mer fin de se­ma­na de pri­ma­ve­ra en l’Em­por­dà, in­mer­so en­tre tor­men­tas y ex­tre­mos cam­bios de in­ten­si­dad en el cie­lo. En ese jus­to mo­men­to, su con­flic­to in­terno arran­ca, des­en­ca­de­nan­do una es­pe­cie de éx­ta­sis que no des­cu­brió has­ta que se en­fren­tó a las fo­to­gra­fías rea­li­za­das du­ran­te esos días.

Con su ca­pa­ci­dad de en­fren­tar­se a los pai­sa­jes sin mie­do y con li­ber­tad, su Bar­ce­lo­na se desa­rro­lla es­ta vez a tra­vés de su par­ti­cu­lar vi­sión del mo­der­nis­mo de la ciu­dad. Un lar­go pa­seo que de­ri­vó en una es­pon­ta­nei­dad pa­ra re­tra­tar la esen­cia, su esen­cia, de em­ble­mas co­mo el Pa­lau Güell, el Re­cin­te Mo­der­nis­ta de Sant Pau y el Pas­seig de Grà­cia.

“Me gus­ta ob­ser­var el pai­sa­je al que me en­fren­to an­tes de fo­to­gra­fiar­lo. De­di­co mu­cho tiem­po a con­tem­plar los ma­ti­ces de la luz, los co­lo­res o las for­mas y, cuan­do veo el mo­men­to opor­tuno, dis­pa­ro. La com­bi­na­ción de los edi­fi­cios que es­co­gí res­pon­de a una ra­zón tem­po­ral. El Pa­lau Güell es de los pri­me­ros edi­fi­cios mo­der­nis­tas que se cons­tru­ye­ron en Bar­ce­lo­na (1886-1890, An­to­ni Gaudí) y el Re­cin­te Mo­der­nis­ta de Sant Pau se al­zó a me­di­da que avan­za­ba el mo­vi­mien­to (1905-1930, Do­mè­nech i Mon­ta­ner). Me atra­jo la idea de fo­to­gra­fiar dos edi­fi­cios de ar­qui­tec­tos dis­tin­tos que re­pre­sen­tan di­ver­si­dad den­tro del Mo­der­nis­mo”, con­fie­sa.

SIEM­PRE NOS QUE­DA­RÁ EL MAR Co­ke Bar­tri­na

Va­yas a don­de va­yas en Bar­ce­lo­na, siem­pre po­drás te­ner en tu ran­go de vi­sión el mar y las mon­ta­ñas, par­te fun­da­men­tal de la vi­da dia­ria de los bar­ce­lo­ne­ses. Quí­ta­los de su ru­ti­na y les ha­rás caer en un eterno lim­bo. “Ca­da vez que me voy de Bar­ce­lo­na por un pe­río­do lar­go de tiem­po a al­gún lu­gar que no tie­ne mar cer­ca he sen­ti­do una es­pe­cie de me­lan­co­lía y año­ran­za. Los que vi­vi­mos aquí, aun­que no va­ya­mos ca­da día o no nos ba­ñe­mos mu­cho en las pla­yas, ne­ce­si­ta­mos sen­tir­lo y sa­ber que es­tá ahí”, con­fie­sa Co­ke Bar­tri­na, un maes­tro a la ho­ra de re­tra­tar con ojo arre­ba­ta­dor pai­sa­jes, ciudades y rin­co­nes ca­pa­ces de qui­tar la res­pi­ra­ción. A él se la sue­len qui­tar el mar y la na­tu­ra­le­za, dos de los fac­to­res que lo ha­cen sen­tir­se afor­tu­na­do de vi­vir en es­ta ciu­dad y que nun­ca

“LOS QUE VI­VI­MOS AQUÍ NE­CE­SI­TA­MOS SEN­TIR EL MAR Y SA­BER QUE ES­TÁ AHÍ” Co­ke Bar­tri­na

lo­gran es­ca­par­se de su len­te. “Am­bas fo­tos que veis en las pá­gi­nas an­te­rio­res, por ejem­plo, son de los al­re­de­do­res del Ti­bi­da­bo, fru­to de los mo­men­tos co­ti­dia­nos de la ciu­dad en la que vi­vo”. Una de­fi­ni­ción grá­fi­ca de su mar y mon­ta­ña, sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra de­jar­lo to­do y lle­var a ca­bo sus ri­tua­les de ocio. “Pa­seos en bi­ci­cle­ta, tan­to por las mon­ta­ñas de Coll­se­ro­la co­mo por el pa­seo ma­rí­ti­mo re­mon­tan­do lue­go el río Be­sòs. Me en­can­ta ir en mo­to por la ca­rre­te­ra que va des­de Bar­ce­lo­na a Cer­dan­yo­la, don­de hay unas vis­tas in­creí­bles de la ciu­dad. El par­que de La Creue­ta. La co­li­na del par­que Güell... los res­tau­ran­tes Ga­lli­to y Blue Spot o la ga­le­ría de fo­tos y ca­fe­te­ría Me­cà­nic”, enu­me­ra de uno en uno los lu­ga­res que le ha­cen la­tir el co­ra­zón a dia­rio. ¿Su día per­fec­to? “Mon­tar en la mo­to y sa­lir en bus­ca de al­gún si­tio don­de ba­ñar­me, a ser po­si­ble que no co­noz­ca y con po­ca gen­te. Pre­fe­ri­ble­men­te una ca­la de ro­cas. Ba­ñar­me, bu­cear con mi chi­ca y co­mer­nos un buen arroz en al­gún chi­rin­gui­to pa­ra lue­go ha­cer la sies­ta ba­jo la som­bri­lla. A la vuel­ta, ha­cer el tra­yec­to por una ca­rre­te­ra que va­ya, có­mo no, jun­to al mar”.

UNA NUE­VA Y GÓTICA PERS­PEC­TI­VA Al­ba Yrue­la

Na­ci­da en La Bis­bal d’Em­por­dà ha­ce 28 años, ha­ce diez que se tras­la­dó a Bar­ce­lo­na. “La vi­da de pue­blo es muy bo­ni­ta, pe­ro cuan­do to­ca cre­cer en el plano in­di­vi­dual lo me­jor es mo­ver­se a una ciu­dad y en­ten­der otras reali­da­des”, afir­ma ro­tun­da. Sus fo­tos siem­pre de­no­tan pa­sión por la na­tu­ra­le­za, aun­que en es­te ca­so ha si­do el ba­rrio Gó­ti­co el que se cru­za por su ca­mino. “Bus­co la be­lle­za de los de­ta­lles ur­ba­nos, siem­pre que pres­tas aten­ción a tu al­re­de­dor pue­des des­cu­brir cu­rio­si­da­des en las ca­lles. De he­cho, el ba­rrio Gó­ti­co no es un ba­rrio por el que sue­la pa­sear. La ma­yo­ría son ca­lles pe­que­ñas y po­co lu­mi­no­sas. Así que de­ci­dí ca­mi­nar por él con una mi­ra­da nue­va, apro­ve­chan­do la sa­li­da del sol, cuan­do to­da­vía no ha­bía na­die y só­lo eres ca­paz de to­par­te con el si­len­cio. Me en­can­tó sen­tir có­mo la ciu­dad se des­per­ta­ba a la vez que da­ba vuel­tas por el ba­rrio. Des­pués de unas ho­ras, caí en la cuen­ta de que nun­ca ha­bía en­tra­do en la Ca­te­dral de Bar­ce­lo­na, lu­gar des­de don­de fo­to­gra­fié la cú­pu­la y ad­mi­ré la es­ta­tua de Jo­sep Lli­mo­na”, nos ad­mi­te. Na­da me­jor que per­der­se pa­ra en­con­trar sus lí­mi­tes, per­mi­tién­do­se ser una tu­ris­ta en su pro­pia ciu­dad, fo­to­gra­fián­do­la de ma­ne­ra ín­ti­ma. “Quie­ro trans­mi­tir la cal­ma que vi­ví ese día. Aun­que sean de los si­tios más vi­si­ta­dos de la ciu­dad, pu­de ver su ple­na be­lle­za”.

TO­MAN­DO DIS­TAN­CIA Adrià Ca­ña­me­ras

Pa­ra po­ner­nos en ma­nos de la Bar­ce­lo­na más al­ter­na­ti­va con­fia­mos en Adrià Ca­ña­me­ras y su vi­sión úni­ca y bohe­mia. No es que él sea ex­per­to en la ma­te­ria, es que su ma­ne­ra de ale­jar­se de los tó­pi­cos y de ver las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te ha­ce que se le aso­cie a un ti­po de fo­to­gra­fía ho­nes­ta y un po­co des­or­de­na­da, ca­paz de ale­jar­se de la per­fec­ción al in­cli­nar­se un po­co más ha­cia el la­do del be­llo caos. De he­cho, no es ca­sual que sue­la huir de eti­que­tas que le li­guen a la ten­den­cia. “Me aca­bo de mu­dar a un ba­rrio un po­co le­jos del cen­tro, jus­to de­trás de la mon­ta­ña del Ti­bi­da­bo, que se lla­ma Las Pla­nas. Es un rin­cón sal­va­je don­de no ha en­tra­do aún to­da la ton­te­ría mo­der­na de la ciu­dad”. Na­ció en Bar­ce­lo­na, pe­ro se mu­dó a Ma­drid du­ran­te tres años, mo­men­to en que su ca­rre­ra dio un vuelco y que lo pu­so en el ma­pa de los fo­tó­gra­fos in­dies más de­man­da­dos. Acos­tum­bra­do

“ME ACA­BO DE MU­DAR A LAS PLA­NAS, UN RIN­CÓN SAL­VA­JE DON­DE NO HA EN­TRA­DO AÚN LA TON­TE­RÍA MO­DER­NA” Adrià Ca­ña­me­ras

a ella, su ciu­dad le sor­pren­de po­co, pe­ro ha sa­bi­do en­con­trar­la pu­ra en sus afue­ras y to­da­vía sien­do ca­paz de re­des­cu­brir­la cuan­do se plan­tea dar­le una opor­tu­ni­dad a rin­co­nes y edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos que no ha ol­vi­da­do que es­tán allí o que, de re­pen­te, el des­tino ha pues­to fren­te a él a tra­vés de la no­ve­dad co­mo el Ho­tel W o el Mu­seo Can Fra­mis. Aun­que lo su­yo son las ra­re­zas, las jo­yas de una ciu­dad que no pa­ra de en­mar­car­las ba­jo su mar­co de con­tem­po­ra­nei­dad y de ex­plo­ta­ción del ar­te. Así es co­mo co­no­ció al ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor e in­terio­ris­ta Gui­ller­mo San­to­ma, una de esas es­tre­llas que des­te­llan in­ten­sa­men­te co­mo Adrià y que crean cons­tan­te­men­te sin mo­les­tar­se en ha­cer lo que los de­más quie­ren, bus­can o de­man­dan. “Co­no­cí a Gui­ller­mo por­que me lla­mó pa­ra que fo­to­gra­fia­se unas pie­zas que cons­tru­yó pa­ra una ex­po en Co­pen­ha­gue, des­de en­ton­ces ha­ce­mos mu­chas co­la­bo­ra­cio­nes jun­tos”, nos co­men­ta Adrià. Se re­fie­re a la pu­bli­ca­ción de un li­bro con tres por­ta­das di­fe­ren­tes: Bran­pussy, Ar­te In­sano y Mano de Santo (Edi­to­rial Te­rra­no­va) con fo­to­gra­fías rea­li­za­das du­ran­te una per­for­man­ce en la que San­to­ma ju­gó fren­te a un pú­bli­co, mano a mano y du­ran­te me­nos de una ho­ra en su es­tu­dio de Cor­ne­llà, con fue­go, es­pu­ma, me­ta­cri­la­to y vi­drio pa­ra crear una si­lla, una me­sa y una lám­pa­ra. Sen­ci­llo y com­ple­jo a la vez, un ani­llo al de­do de la al­tu­ra de Adrià Ca­ña­me­ras.

A LA ME­SA CON CRU­DE­ZA Bea­triz Ja­ner

Ella es, en la ac­tua­li­dad, una de las me­jo­res fo­tó­gra­fas gas­tro­nó­mi­cas de las me­sas bar­ce­lo­ne­sas. Ca­paz de cap­tar, con luz pro­pia, aque­lla que irra­dian chefs, co­ci­ne­ros, ca­ma­re­ros y pro­yec­tos que ven la luz, día sí y día tam­bién. “Per­so­nal­men­te me en­can­ta la co­mi­da, co­mer, to­do lo que va re­la­cio­na­do con los al­re­de­do­res de una me­sa y so­bre to­do, con los ri­tua­les de sen­tar­se a co­mer, a desa­yu­nar, a to­mar­te un vino o un ca­fé mi­ran­do por la ven­ta­na. Soy una fri­ki a la ho­ra de des­cu­brir si­tios, de pro­bar nue­vos lu­ga­res, de ir a los de siem­pre”, em­pie­za a re­la­tar emo­cio­na­da. A ni­vel pro­fe­sio­nal, lle­va al­re­de­dor de cin­co años re­la­cio­nan­do su tra­ba­jo con la gas­tro­no­mía. Lo su­yo es el cos­tum­bris­mo, con­tar las co­sas tal y co­mo son. “La reali­dad exen­ta de pa­ra­fer­na­lias y vis­ta en cru­do”, re­cal­ca. “Bar­ce­lo­na me apor­ta fres­cu­ra y na­tu­ra­li­dad, me ins­pi­ra su tem­po y me en­can­ta su luz”, si­gue. En Bar­ce­lo­na, a ni­vel cu­li­na­rio, si lo quie­res lo tie­nes. Co­ci­nas del mun­do, fu­sión, em­pren­de­do­res cu­rio­sos, in­ver­so­res dis­pues­tos a apos­tar­lo to­do en sus ideas, al­gu­nos de los chefs más po­ten­tes de Es­pa­ña u ho­te­les con res­tau­ran­tes de al­ta co­ci­na. Hay per­so­na­jes co­mo Al­bert Rau­rich, ex je­fe de co­ci­na de El Bu­lli y en­ga­la­na­dor del Ra­val con res­tau­ran­tes co­mo Dos Pa­li­llos o Dos Pe­brots. En el pri­me­ro, su ba­rra atra­pa y en­gan­cha con una co­ci­na asiá­ti­ca a ba­se de ta­pas y pro­duc­to de ab­so­lu­ta ve­ne­ra­ción. El se­gun­do, una ta­ber­na, un via­je a la his­to­ria de la co­ci­na ca­ta­la­na a tra­vés de la mo­der­ni­dad, con pla­tos co­mo esas de­li­cio­sas y con­tro­ver­ti­das te­tas de cerdo que con­ven­cen a to­dos los que se atre­ven con ellas. Lue­go es­tá Ra­fa Pe­ña, que jue­ga a la dua­li­dad con Gres­ca. Por un la­do, es un res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co y, por el otro, un bar de pla­tos pa­ra com­par­tir en los que los vi­nos na­tu­ra­les ha­cen de las su­yas, re­don­dean­do una car­ta que se ela­bo­ra de­trás de una co­ci­na abier­ta por un equi­po jo­ven que se mue­ve en­tre fo­go­nes pre­pa­ran­do clá­si­cos renovados sin la in­ten­ción de su­bir­se al ca­rro de la van­guar­dia. Tan só­lo con la in­ten­ción de dar de co­mer bien. En­sa­la­di­lla, be­ren­je­na la­quea­da, ho­jal­dre con pa­pa­da de cerdo y foie, an­choas, bo­que­ro­nes o un su­cu­len­to bo­ca­do lla­ma­do bi­ki­ni de lo­mo ibé­ri­co con que­so com­té, to­dos son ya pla­tos que los de­fi­nen y que ca­da vez más lla­man la aten­ción del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal.

“Bar­ce­lo­na es fue­gos ar­ti­fi­cia­les en lo re­la­cio­na­do a la gas­tro­no­mía, siem­pre pa­san co­sas, siem­pre hay al­go nue­vo que con­tar, que ver, al­go que te han di­cho que es la hos­tia”, cuen­ta Ja­ner. “Aquí hay mu­cha na­tu­ra­li­dad. Hay mu­cho ofi­cio y nue­vas co­rrien­tes, so­bre to­do fres­cu­ra que in­ten­to cap­tar trans­mi­tien­do to­das las his­to­rias de­trás de los pro­yec­tos y pla­tos. Bus­co dar­le un va­lor aña­di­do a mis fo­tos, ha­blan­do y co­no­cien­do a los chefs o a los que ca­pi­ta­nean los pro­yec­tos pa­ra sa­ber có­mo trans­mi­tir­lo”, ar­gu­men­ta acer­ca de su for­ma de acer­car­se a su ob­je­ti­vo. Al ha­cer­lo, uno de los ca­sos que más le ha ca­la­do hon­do ha si­do el de Lau­ra Ve­ra­guas. Je­fa de co­ci­na de Ira­dier, un res­tau­ran­te en el que pri­ma la co­ci­na sa­na, cen­tra­da en los ve­ge­ta­les y las coc­cio­nes que ase­gu­ran el man­te­ni­mien­to de los be­ne­fi­cios y pro­pie­da­des de los ali­men­tos que sor­pren­de por su lo­ca­li­za­ción: un pa­la­ce­te que alo­ja un ex­clu­si­vo gim­na­sio. “Me iden­ti­fi­co con su dis­cur­so gas­tro­nó­mi­co, pe­ro tam­bién con el hu­mano. Te­ne­mos en co­mún que uti­li­za­mos el ar­te co­mo te­ra­pia. Creo que nos sa­na y nos ha­ce muy bien cuan­do nos de­jan con­tar al­go y es una de las per­so­nas más este­tas que co­noz­co. Tie­ne una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra lo be­llo, un ni­vel ex­tra­sen­so­rial bru­tal que ca­na­li­za ha­cién­do­se gran­de en la co­ci­na”, se sin­ce­ra. “Es una lo­ca de la cu­rio­si­dad que la ha lle­va­do a li­de­rar es­ta pro­pues­ta tan in­tere­san­te que ha evo­lu­cio­na­do de for­ma muy bo­ni­ta. Aho­ra mis­mo lo da­ría to­do por un bo­ca­do de su pi­dé con ca­la­ba­za al horno, que­so ahu­ma­do sca­mor­za, cre­ma de be­ren­je­na y al­baha­ca fres­ca... la glo­ria y en mi opi­nión, par­te de una de las pro­pues­tas cu­li­na­rias más po­ten­tes de Bar­ce­lo­na ac­tual­men­te”, di­ce con­ven­ci­da.

“BAR­CE­LO­NA ES FUE­GOS AR­TI­FI­CIA­LES EN LO RE­LA­CIO­NA­DO A LA GAS­TRO­NO­MÍA” Bea­triz Ja­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.