Na­ce un in­des­crip­ti­ble ho­tel, oda al Art Nou­veau ale­mán, en Estremoz.

No es fá­cil en­con­trar ad­je­ti­vos pa­ra des­cri­bir la be­lle­za de Dá Li­ce­nça: ho­tel, oda al Ju­gends­til y el sue­ño cum­pli­do de Vi­tor Bor­ges y Franck Laig­neau.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Da­vid Mo­ra­le­jo Fran­cis­co No­guei­ra TEX­TO FO­TOS

La pis­ci­na prin­ci­pal es un círcu­lo per­fec­to de quin­ce me­tros de diá­me­tro inspirado en la lu­na y en un be­llo tríp­ti­co de Giu­sep­pe Vi­ner

“Es­te pro­yec­to na­ce de nues­tra vo­lun­tad de re­unir nues­tros dos mun­dos, el del ar­te y el del di­se­ño an­tro­po­só­fi­co; pe­ro tam­bién del an­he­lo de traer al Alen­te­jo lo me­jor que apren­di­mos en el pa­sa­do pa­ra cons­truir un nue­vo fu­tu­ro”. Quie­nes ha­blan son Vi­tor Bor­ges y Franck Laig­neau, crea­do­res y pro­pie­ta­rios de Dá Li­ce­nça, ho­tel ca­si ex­tra­te­rres­tre –y tan te­rre­nal a la vez– en el que nos re­ci­ben du­ran­te un ca­lu­ro­so día de agos­to alen­te­jano; el agos­to su­bli­ma­do. Has­ta que re­ca­la­ron aquí, en es­ta fin­ca y re­ser­va eco­ló­gi­ca si­tua­da a po­cos ki­ló­me­tros de la me­die­val y mar­mó­rea Estremoz y con­ver­ti­da aho­ra en alo­ja­mien­to de só­lo tres ha­bi­ta­cio­nes y cua­tro sui­tes –“nin­gu­na igual a otra, co­mo el ser hu­mano”–, Vi­tor era di­rec­ti­vo del área de se­das y tex­ti­les de Hermès en Pa­rís tras di­ri­gir la tien­da de Louis Vuit­ton en los Cam­pos Elí­seos y pa­sar por fir­mas co­mo Cha­nel, Armani y Pra­da. Franck, ade­más de ac­tor y ga­le­ris­ta, es un más que re­co­no­ci­do co­lec­cio­nis­ta y es­tu­dio­so del Ju­gends­til, co­rrien­te ar­tís­ti­ca na­ci­da en Mu­nich a fi­na­les del s. XIX a par­tir del Art Nou­veau y con la mi­ra­da pues­ta en el re­for­mis­mo de Rush­kin, el mo­vi­mien­to Arts and Crafts de Wi­lliam Mo­rris –hoy más ac­tual que nun­ca gra­cias a su “re­su­rrec­ción” vía Loewe– y la antroposofía de Ru­dolf Stei­ner. Sir­va es­te en­ci­clo­pé­di­co y veloz re­pa­so pa­ra en­ten­der el por­qué de Dá Li­ce­nça. El por­qué de ca­da mue­ble, de ca­da ár­bol, de ca­da ven­ta­na. Na­da es ca­sual aquí, cla­ro que no.

Ape­nas da­mos los pri­me­ros pa­sos por la bi­blio­te­ca se nos es­ca­pa el nom­bre que fal­ta­ba: Stend­hal, dis­pues­to ya a apa­re­cer de­ve­ni­do en “sín­dro­me” an­te tan­ta be­lle­za. Franck son­ríe or­gu­llo­so. Al fin y al ca­bo es­te es el re­sul­ta­do de mu­chos años de pa­sión, de em­pe­ño “por pro­mo­ver y di­vul­gar los pe­río­dos ar­tís­ti­cos me­nos co­no­ci­dos por el gran pú­bli­co”, y sa­be que ese be­llo ca­bi­net de Pa­triz Hu­ber (1899) ten­dría pa­ra tan­ta char­la co­mo el alu­ci­nan­te ar­ma­rio de tres puer­tas fir­ma­do por Hermann Ran­zen­ber­ger (ca.1920) que con­tem­pla­mos arre­bo­la­dos. O que de­ta­llar la si­lla Adán y Eva de Okänd Konst­när alar­ga­ría una so­bre­me­sa lo mis­mo que pie­zas más ac­tua­les, co­mo la mo­nu­men­tal es­cul­tu­ra tex­til de Lie­va Boes­ten (1982) que pre­si­de el ba­ño de ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa de la sui­te The Rock o las me­sas, la­va­bos y apli­ques que el pro­pio Vi­tor ha di­se­ña­do con el fa­mo­so mármol de Estremoz co­mo pun­to de par­ti­da. Lan­za­mos por tan­to la re­tó­ri­ca de dónde aca­ba el ho­tel de lu­jo y dónde em­pie­za el ar­te in­te­gra­do en el lu­jo de un ho­tel, ga­li­ma­tías que am­bos des­ma­de­jan en­se­gui­da: “Más que un mu­seo, Dá Li­ce­nça es un es­pa­cio que po­ne a dis­po­si­ción de los vi­si­tan­tes un via­je por di­fe­ren­tes épo­cas y paí­ses. Pre­ten­de­mos com­par­tir con nues­tros hués­pe­des el ge­nio crea­ti­vo de los ar­te­sa­nos y ar­tis­tas de otros tiem­pos, que te­nían en co­mún su ma­ne­ra de bus­car la ins­pi­ra­ción en las tra­di­cio­nes pa­ra crear un nue­vo es­ti­lo de vi­da”. Y, sin du­da, ¿exis­te al­go más mo­derno que es­to en 2018? Ro­tun­da­men­te, no. Por­que, en de­fi­ni­ti­va, fue el mo­vi­mien­to Arts and Crafts el pio­ne­ro en dar­le va­lor al sa­voir fai­re de lo po­pu­lar, de lo re­gio­nal, con el ob­je­ti­vo de crear un mun­do me­jor en el que se di­fu­mi­na­sen los lí­mi­tes en­tre la na­tu­ra­le­za y el in­te­rior de las ca­sas. Y na­tu­ra­le­za en el Alen­te­jo hay pa­ra dar y to­mar. Co­mo bien di­ce Vi­tor, “es­ta re­gión es un gran pa­raí­so aún des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos aun­que aho­ra su nom­bre sue­ne tan­to. Es la más ex­ten­sa de Por­tu­gal, con la me­nor den­si­dad de po­bla­ción y una de las me­nos con­ta­mi­na­das de Eu­ro­pa, de ahí sus cie­los es­tre­lla­dos, sus fa­mi­lias de águi­las y cigüeñas y el pro­fun­do aro­ma de su tie­rra sil­ves­tre”. Ex­cep­to de las es­tre­llas, que no son ho­ras, da­mos cuen­ta de to­do ello al con­tem­plar un ho­ri­zon­te en el que se mezclan el ver­de os­cu­ro de los oli­vos, el ocre de la tie­rra, el azul in­ten­so del cie­lo y el blan­co sal­pi­ca­do de al­gu­nas ca­sas di­mi­nu­tas, ade­más de la si­lue­ta vi­gi­lan­te de Estremoz. Eso es Alen­te­jo, en efec­to. Pe­ro ser (tan) te­rre­na­les tam­bién nos obli­ga a fro­tar­nos los ojos va­rias ve­ces an­te la pis­ci­na prin­ci­pal de la fin­ca, un círcu­lo per­fec­to de quin­ce me­tros de diá­me­tro que, vis­to des­de la azo­tea más al­ta del ho­tel, nos tras­la­da di­rec­tos a la lu­na. El pai­sa­je que la ro­dea ayu­da: unos enor­mes blo­ques de mármol ro­sá­ceo ex­traí­dos de la can­te­ra y pu­li­dos de for­ma ar­te­sa­nal jun­to a li­mo­ne­ros de más de se­sen­ta años evocan la luz, di­ría­mos, de una isla grie­ga. Y tam­bién al enor­me tríp­ti­co de Giu­sep­pe Vi­ner (1902) que aca­ba­mos de ver en el in­te­rior de la ca­sa y cu­ya es­tam­pa, ellos nos lo con­fir­man, sí les ins­pi­ró pa­ra crear es­te en­torno.

Los lí­mi­tes en­tre lo in­te­rior y lo ex­te­rior se di­fu­mi­nan así de nue­vo mien­tras no­so­tros, aho­ra ya de ver­dad, ve­mos apa­re­cer a Stend­hal. Na­da que no apa­ci­güe (o dis­pa­re) un ape­ri­ti­vo alen­te­jano ca­nó­ni­co, con su vino ro­sa­do, su que­so, sus acei­tu­nas di­mi­nu­tas de sa­bor explosivo, sus em­bu­ti­dos, su pan. Es en­ton­ces cuan­do po­ne­mos so­bre la me­sa otros re­fe­ren­tes, del fil­me En la ciu­dad blan­ca, de Alain Tan­ner (1983), a Wal­den, el cé­le­bre en­sa­yo de Tho­reau con­ver­ti­do hoy en ines­pe­ra­do sú­per­ven­tas. Y, con la sen­sa­ción de ha­ber vi­si­ta­do un lu­gar má­gi­co, de ha­ber vi­vi­do un ra­to que da­ría pa­ra mu­cho más que es­te pu­ña­do de lí­neas, les pre­gun­ta­mos an­tes de ir­nos có­mo ima­gi­nan el fu­tu­ro de Dá Li­ce­nça... aun­que sue­ne aven­tu­ra­do en tan no­ví­si­ma uto­pía: “Que­re­mos ofre­cer un re­ti­ro ale­ja­do de las ten­den­cias pa­ra al­mas sen­si­bles que bus­quen des­co­ne­xión y au­ten­ti­ci­dad. Na­da más”.

Un da­to: si vie­nes, no ol­vi­des de­cir las pa­la­bras má­gi­cas, “dá li­ce­nça”, an­ti­gua fór­mu­la de cor­te­sía por­tu­gue­sa usa­da por quie­nes lle­ga­ban a ca­ba­llo a las ca­sas. Y en­tra (da­li­cen­ca.pt).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.