Se­gui­mos la me­lo­día de una de las ciudades con más alma y ca­rác­ter.

Es­ta can­ción, es­cri­ta a fi­na­les del XIX pa­ra ce­le­brar el pri­mer fu­ni­cu­lar del Mon­te Ve­su­bio, te lle­va a Ná­po­les. Por­que es­to es Ná­po­les.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Mar­ta Sán­chez Me­dia­vi­lla Jor­di Cor­tés TEX­TO FO­TOS

Sin du­da, en los ca­si 140 años que han pa­sa­do des­de que el pe­rio­dis­ta Pep­pino Tur­co y el com­po­si­tor Lui­gi Den­za crea­sen tan cé­le­bre es­tri­bi­llo, mu­chas co­sas ha­brán cam­bia­do. Pe­ro, echan­do un vis­ta­zo a lo que Goet­he di­jo de Ná­po­les en 1800, “Bas­ta gi­ra­re per le stra­de e apri­re gli oc­chi per ve­de­re spet­ta­co­li inimi­ta­bi­li”, pa­re­ce que la esen­cia de la ciu­dad se con­ser­va in­tac­ta. Las co­sas que uno se pue­de en­con­trar ca­mi­nan­do por sus ca­lles si­guen de­jan­do a pro­pios y ex­tra­ños con la bo­ca abier­ta. Ná­po­les es una ciu­dad má­gi­ca, re­ple­ta de sor­pre­sas y le­yen­das. En la en­tra­da de la es­ta­ción de me­tro de Mon­te­san­to se pue­de leer una frase que re­su­me el sen­tir de los na­po­li­ta­nos con res­pec­to a to­das las le­yen­das ur­ba­nas y su­pers­ti­cio­nes: “Non é ve­ro ma ci cre­do” (tí­tu­lo de una co­me­dia de Pep­pino de Fi­lip­po de 1942). Y sí, son cons­cien­tes de que al­gu­nas de ellas son in­ve­ro­sí­mi­les, sin em­bar­go, ellos las creen a pies jun­ti­llas por si aca­so. Fas­ci­nan­te, irre­sis­ti­ble, lle­na de con­tra­dic­cio­nes, de contrastes, ba­sa­da en una mez­cla ma­ra­vi­llo­sa en­tre lo sa­gra­do y lo pro­fano, lo ele­gan­te y lo vul­gar, así es Ná­po­les. Tam­bién por esos ca­lle­jo­nes os­cu­ros que desem­bo­can en am­plias ave­ni­das con pal­me­ras, sus fa­cha­das co­cham­bro­sas que al­ber­gan mag­ní­fi­cos sa­lo­nes ba­rro­cos, los san­tos en mi­tad de pues­tos ca­lle­je­ros don­de te ven­den to­do ti­po de mer­can­cía... Po­cas ciudades eu­ro­peas re­sul­tan tan sor­pren­den­tes y a ve­ces in­com­pren­di­das co­mo ella. Re­sul­ta in­cla­si­fi­ca­ble y, por eso, una ciu­dad tan ama­da y odia­da al mis­mo tiem­po. Quien fir­ma es­tas lí­neas, co­mo Stend­hal, la ama: “Me voy, no ol­vi­da­ré ja­más ni la ca­lle To­le­do, ni nin­gún otro ba­rrio de Ná­po­les, a mis ojos y, sin pun­to de com­pa­ra­ción, la ciu­dad más be­lla del uni­ver­so”, di­jo an­tes de vol­ver a su Fran­cia na­tal. Lo que no ad­mi­te dis­cu­sión es que se­du­ce con sus lu-

La piz­za na­po­li­ta­na es Pa­tri­mo­nio de la Unes­co gra­cias al ar­te tra­di­cio­nal y úni­co de los piz­zaio­li na­po­li­ta­nos, un es­pec­tácu­lo

ces, sus som­bras, con una hos­pi­ta­li­dad apa­bu­llan­te a ve­ces y siem­pre aco­ge­do­ra. Pa­sean­do por sus ca­lles, uno de los de­ta­lles que más lla­ma la aten­ción del vi­si­tan­te es la can­ti­dad de pe­que­ños al­ta­res que las sal­pi­can, ex­pre­sión del cul­to po­pu­lar na­po­li­tano. Al­gu­nos de­di­ca­dos a san­tos y vír­ge­nes, pe­ro, en oca­sio­nes, sím­bo­los de la fe que pro­fe­san a ído­los co­mo Ma­ra­do­na o el can­tan­te Pino Da­nie­le. Pre­sen­tes en la ciu­dad des­de el si­glo XVI, for­man par­te ya del mo­bi­lia­rio ur­bano y de su con­tex­to. No só­lo son el sím­bo­lo de una tra­di­ción y la hue­lla de un pa­sa­do ar­tís­ti­co y re­li­gio­so, tam­bién de la ne­ce­si­dad que siem­pre ha te­ni­do es­te pue­blo de creer en una pre­sen­cia su­pe­rior a la que pe­dir ayu­da y pro­tec­ción an­te la ame­na­za cons­tan­te del Ve­su­bio. A ellos se unen hoy los mu­ra­les que al­gu­nos ar­tis­tas han ido pin­tan­do por di­fe­ren­tes ba­rrios. Así, Jo­rit Agoch fir­ma el del pa­trón San Ge­na­ro, un mu­ral de quin­ce me­tros jun­to a la igle­sia de San Gior­gio Mag­gio­re y a po­ca dis­tan­cia del Duo­mo, don­de una vez al año, el 19 de sep­tiem­bre, la san­gre del santo se li­cua y es ex­pues­ta en am­po­llas du­ran­te va­rios días pa­ra su ve­ne­ra­ción.

La le­yen­da di­ce que las po­cas ve­ces que es­to no ha ocu­rri­do siem­pre ha si­do el pre­sa­gio de gran­des des­gra­cias, co­mo erup­cio­nes del vol­cán, gue­rras o epi­de­mias. Pe­ro la pa­tro­na de Ná­po­les, San­ta Pa­tri­cia, pa­ra no ser me­nos que San Ge­na­ro, tam­bién ha­ce milagros. Y, ca­si por des­pe­cho, co­mo se di­ce en Ná­po­les, la san­gre la li­cua más ve­ces al año. Ofi­cial­men­te, la fe­cha del mi­la­gro es el 25 de agos­to, sin em­bar­go San­ta Pa­tri­cia lo re­pi­te... ¡ca­da mar­tes por la ma­ña­na! Su igle­sia se en­cuen­tra en el cen­tro neu­rál­gi­co, en el com­ple­jo de San Gregorio Ar­meno, y la ca­lle del mis­mo nom­bre es­tá pla­ga­da de tien­das y ta­lle­res de ar­tis­tas es­pe­cia­li­za­dos en la ela­bo­ra­ción de be­le­nes, amén del fa­mo­sí­si­mo Os­pe­da­le de­lle Bam­bo­le. Va­le la pe­na ha­cer una vi­si­ta a es­te au­tén­ti­co hos­pi­tal don­de, co­mo en cual­quier otro, lo pri­me­ro que ha­cen es un diag­nós­ti­co de lo que le ocu­rre a tu mu­ñe­ca, peluche o cual­quier ti­po de ju­gue­te. Una vez he­cho, el “pa­cien­te” per­ma­ne­ce in­gre­sa­do en la sec­ción que le co­rres­pon­da: trau­ma­to­lo­gía, me­di­ci­na in­ter­na, of­tal­mo­lo­gía... Y, co­mo en los hos­pi­ta­les de ver­dad, hay un ser­vi­cio de tras­plan­tes que fun­cio­na con las do­na­cio­nes que los ni­ños na­po­li­ta­nos ha­cen de sus ju­gue­tes, re­ci­bien­do a cam­bio su car­net de do­nan­tes. Aun­que pa­rez­ca una le­yen­da más de tan­tas co­mo cir­cu­lan, el lu­gar es real y fun­cio­na así des­de 1800. Se pue­de de­cir que es el úni­co hos­pi­tal del mun­do del que to­dos los pa­cien­tes sa­len to­tal­men­te sa­nos. Lo cier­to es que tal so­li­da­ri­dad no es ca­sual en una cul­tu­ra que se vuel­ca con el pró­ji­mo: ha­ce más de un si­glo, cuan­do un obre­ro te­nía al­go que ce­le­brar, be­bía un ca­fé y de­ja­ba otro caf­fè sos­pe­so pa­ra quien vi­nie­se lue­go y no pu­die­se pa­gar­lo. Un gesto com­ple­ta­men­te anó­ni­mo que se si­gue ha­cien­do en mu­chos ba­res y ca­fe­te­rías de Ná­po­les. Qui­zá el más co­no­ci­do sea el Gran Caf­fè Gam­bri­nus, lo­cal de es­ti­lo Li­berty y por don­de, des­de que abrió sus puer­tas en 1860, han pa­sa­do per­so­na­jes co­mo He­ming­way, Os­car Wil­de o Jean Paul Sartre. Quién sa­be si ellos tam­bién de­gus­ta­ron el ca­fé na­po­li­tano que, se­gún la tra­di­ción, de­be ser “ne­ro co­me il dia­vo­lo, cal­do co­me l´in­ferno, pu­ro co­me un an­ge­lo e dol­ce co­mel´amo­re”.

Pe­ro aún hay más: es­ta bo­ni­ta tra­di­ción hoy se ha ex­ten­di­do tam­bién a la piz­za y hay lo­ca­les –ya por to­da Ita­lia– con una pi­za­rra don­de se van ano­tan­do las piz­zas que tie­nen “pen­dien­tes” pa­ra aque­llos que no se la pue­den per­mi­tir. En el ca­so que nos ocu­pa, eso sí, ha­bla­mos de “la” piz­za, la inimi­ta­ble de aquí. El año pa­sa­do la Unes­co re­co­no­ció la piz­za na­po­li­ta­na co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad gra­cias al “ar­te tra­di­cio­nal de los piz­zaio­li na­po­li­ta­nos”. Sin du­da, re­sul­ta to­do un es­pec­tácu­lo ver­les pre­pa­rar mi­nu­cio­sa­men­te la masa con un mo­vi­mien­to fir­me de ma­nos, gi­rar­la, ha­cer­la bai­lar por el ai­re pa­ra oxi­ge­nar­la y, fi­nal­men­te, in­tro­du­cir­la al horno de le­ña.

Un bai­le or­ques­ta­do al son de can­cio­nes tra­di­cio­na­les na­po­li­ta­nas, las mis­mas que John Tur­tu­rro uti­li­zó co­mo ban­da so­no­ra de su do­cu­men­tal Pas­sio­ne, una es­pe­cie de mu­si­cal ro­da­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad. Uno de ellos es el Pa­laz­zo de­llo Spag­no­lo, edi­fi­cio barroco en cu­yos jar­di­nes di­cen que le gus­ta­ba re­la­jar­se al rey Car­los III. Se en­cuen­tra en el ba­rrio Sa­ni­tá, uno de los más be­llos, pe­ro, si­guien­do con las con­tra­dic­cio­nes, tam­bién uno de los más de­gra­da­dos. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los fa­mo­sí­si­mos Quar­tie­ri Spag­no­li, pe­ga­dos al cen­tro his­tó­ri­co, ri­cos en his­to­ria y tra­di­cio­nes y, pa­ra mu­chos, sím­bo­lo de la ver­da­de­ra Ná­po­les. El gen­ti­li­cio les vie­ne por­que su na­ci­mien­to es­tá li­ga­do al pe­rio­do de do­mi­na­ción es­pa­ño­la, ya que se cons­tru­ye­ron pa­ra dar co­bi­jo a los mi­li­ta­res de la ar­ma­da asen­ta­dos en la ciu­dad. Su de­gra­da­ción lle­gó pron­to y la ma­la fa­ma les ha acom­pa­ña­do has­ta ha­ce po­co, pues ya no es un lu­gar des­acon­se­ja­ble gra­cias a los mu­chos es­tu­dian­tes que se han tras­la­da­do a vi­vir allí, da­da su pro­xi­mi­dad con la Uni­ver­si­dad y unos al­qui­le­res bas­tan­te ase­qui­bles. En­tre sus ca­lle­jo­nes si­guen col­gan­do hi­le­ras de ropa ten­di­da, aun­que allí ape­nas lle­ga el sol por la es­tre­chez de las ca­lles, y sin du­da si­gue sien­do uno de los lu­ga­res más rui­do­sos y en­can­ta­do­res de la ciu­dad, ese que to­dos quie­ren ver na­da más lle­gar. Pa­ra al­gu­nos es el co­ra­zón de Ná­po­les, pa­ra otros el vien­tre, pe­ro sin du­da de­fi­ne su alma y su ca­rác­ter.

De­jan­do el cen­tro pe­ro a muy po­ca dis­tan­cia se en­cuen­tra el ba­rrio de Chiaia, don­de se en­cuen­tran las tien­das más lu­jo­sas y tam­bién los res­tau­ran­tes y lo­ca­les de moda. Su pun­to de re­fe­ren­cia es Lun­go­ma­re Ca­rac­cio­lo, que co­mien­za en el Cas­tel dell´Ovo y ter­mi­na en Mer­ge­lli­na, con el puer­to don­de se mezclan los bar­cos de pes­ca­do­res con los gran­des ya­tes. A Mer­ge­lli­na es don­de, se­gún la le­yen­da, la co­rrien­te arras­tró el cuer­po sin vi­da de la sirena Par­te­no­pe, an­ti­guo nom­bre de Ná­po­les. Y jus­to ahí co­mien­za el ba­rrio más re­si­den­cial y ele­gan­te, Po­si­lli­po. Su nom­bre en grie­go, Pau­sily­pon, sig­ni­fi­ca “que mi­ti­ga el do­lor” y, des­de lue­go, el lu­gar ha­ce ho­nor a su nom­bre. Las vis­tas des­de la co­li­na son es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro no lo son me­nos las de la ciu­dad vis­ta des­de el mar. Ma­re­chia­ro, el pe­que­ño puer­to de Po­si­lli­po, fue en los años 60 uno de los sím­bo­los de la dol­ce vita ita­lia­na. Una de las can­cio­nes tí­pi­cas más ro­mán­ti­cas y ver­sio­na­das di­ce así: “Quanno spón­ta la lu­na a Ma­re­chia­ro, pu­re li pis­ce nce fanno a ll’am­mo­re. Se re­vò­tano ll’on­ne de lu ma­re, pe’la priéz­za cág­nano cu­lore. Quanno spón­ta la lu­na a Ma­re­chia­ro”. Cuan­do sa­le la lu­na en Ma­re­chia­ro, has­ta los pe­ces ha­cen el amor. Se re­vuel­ven las olas del mar, de ale­gría cam­bian de co­lor. ¡Cuan­do sa­le la lu­na en Ma­re­chia­ro! No sé si se­rá ver­dad, pe­ro ha­brá que creer­lo. Pa­la­bra de na­po­li­tano.

CÓ­MO LLE­GAR Ibe­ria Ex­press

ibe­riaex­press.com, des­de 49€ Co­mo bien di­cen ellos... “el via­je co­mien­za cuan­do vue­las, no cuan­do lle­gas al des­tino”. Me­re­ce la pe­na se­guir de cer­ca la web de la ae­ro­lí­nea low cost más pun­tual del mun­do, ya que sus pro­mo­cio­nes van des­de 2x1 en cla­se Bu­si­ness a pre­cios es­pe­cia­les de lan­za­mien­to en des­ti­nos es­ta­cio­na­les co­mo Pa­ler­mo (dis­po­ni­ble has­ta fi­na­les de sep­tiem­bre).

DÓNDE DOR­MIR Ho­tel Me­tro 900

Cor­so Vit­to­rio Ema­nue­le 6; me­tro900ho­tel.com Un ho­tel bou­ti­que den­tro de una de las es­ta­cio­nes de tren más bo­ni­tas de Ita­lia. La fan­tás­ti­ca ubi­ca­ción te per­mi­te lle­gar a los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad. Ha­bi­ta­cio­nes es­pa­cio­sas de­co­ra­das con gus­to y ser­vi­cio ex­tra­or­di­na­ria­men­te ama­ble. El desa­yuno, siem­pre in­clui­do en el pre­cio, con pro­duc­tos eco­ló­gi­cos fres­cos.

De­cu­ma­ni Ho­tel de Char­me

Via San Gio­van­ni mag­gio­re Pig­na­te­lli, 15 En el cen­tro his­tó­ri­co de Ná­po­les, en mi­tad del bu­lli­cio de una de las ciudades más rui­do­sas del mun­do, se en­cuen­tra es­te re­man­so de paz, an­ti­gua vi­vien­da del úl­ti­mo obis­po del reino bor­bó­ni­co. Po­drás desa­yu­nar en un sa­lón del si­glo XVII ador­na­do con es­tu­cos y gran­des es­pe­jos, ¡to­do un lu­jo!

DÓNDE CO­MER Piz­za­ria La No­ti­zia

Via Mi­che­lan­ge­lo da Ca­ra­vag­gio, 53 De la piz­za de En­zo Coc­cia, pro­pie­ta­rio y chef de La No­ti­zia, Fe­rrán Adriá di­jo que era “al­ta co­ci­na”, tan­to co­mo la de Joël Ro­bu­chon. Los me­jo­res y más va­ria­dos in­gre­dien­tes: to­ma­tes San Mar­zano, an­choas del Can­tá­bri­co, que­sos ahu­ma­dos, es­ca­ro­la… pa­ra ela­bo­rar unas piz­zas que ya han crea­do es­cue­la. No va­yas los lu­nes, es­tá cerrado y no ten­drás la mis­ma suer­te que una pa­re­ja de ame­ri­ca­nos que fue­ron mien­tras En­zo nos aten­día pre­via ci­ta pa­ra es­te re­por­ta­je. Fue tan ama­ble que les re­ga­ló una piz­za he­cha al mo­men­to y, a juz­gar por sus ca­ras, ¡les su­po a glo­ria!

50ka­lò

Piaz­za San­na­za­ro, 201/B El nom­bre es una ex­pre­sión que, en la jer­ga de los piz­zaio­los, quie­re de­cir “bue­na masa”, y es que esa es una de las cla­ves de la piz­za de Ci­ro Sal­vo. Él mis­mo nos ex­pli­có por qué sus piz­zas son tan fá­ci­les de di­ge­rir y li­ge­ras. Su se­cre­to es la hi­dra­ta­ción de la masa, aña­dien­do a la ha­ri­na de ca­li­dad tan­ta agua co­mo le per­mi­te el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y, des­pués, una fer­men­ta­ción len­ta. Una de sus especialidades: la piz­za fri­ta. Es de las po­cas piz­ze­rías que abren tam­bién a me­dio­día, pe­ro, ojo, no re­ser­van y con­vie­ne ir pron­to si te quie­res aho­rrar las co­las. La es­pe­ra va­le la pe­na.

Tan­dem

Via Pa­la­dino Gio­van­ni Pe­que­ño res­tau­ran­te en el cen­tro his­tó­ri­co en el que el úni­co pla­to que ofre­cen es el tí­pi­co ra­gú na­po­li­tano. Tie­ne la me­re­ci­da fa­ma de ser el me­jor de la ciu­dad. Lo pue­des pe­dir con pas­ta o sim­ple­men­te con pan pa­ra ha­cer lo que ellos lla­man la “scar­pet­ta”, es de­cir, mo­jar el pan en la sal­sa... ¡y re­ba­ñar! No es­pe­res gran­des lu­jos, el lo­cal es mo­des­to pe­ro el ra­gú, di­cho por na­po­li­ta­nos, es co­mo el que ha­ce la mam­ma los do­min­gos.

Dia­let­ti

Vi­co Sa­triano 10 Lo­cal aco­ge­dor en la zo­na de moda de Ná­po­les. Pue­des ver lo que se cue­ce en la co­ci­na y de­gus­tar só­lo vi­nos na­tu­ra­les. La ofer­ta es va­ria­da pe­ro son re­co­men­da­bles las ce­nas de los jue­ves, con mú­si­ca en vi­vo y me­nú de ta­pas.

Pes­che­ria Mat­tiuc­ci

Vi­co Be­lle­don­ne a Chiaia 27 Un lu­gar con el en­can­to pro­pio de lo au­tén­ti­co. En ho­ra­rio co­mer­cial es una pes­ca­de­ría, pe­ro des­pués del cie­rre se con­vier­te en un res­tau­ran­te sin pre­ten­sio­nes don­de de­gus­tar su­cu­len­tos pla­tos de pes­ca­do ma­ri­na­do con cí­tri­cos y acom­pa­ña­do de exó­ti­cas fru­tas. Lo re­gen­tan los her­ma­nos Gen­na­ro y Lui­gi Mat­tiuc­ci, ver­da­de­ros aman­tes de su ciu­dad, a la que han vuel­to des­pués de ser sus em­ba­ja­do­res por el mun­do en­te­ro. Es po­si­ble co­mer, ce­nar o to­mar un ape­ri­ti­vo, cos­tum­bre muy ita­lia­na que, aun­que na­ció en Tu­rín, tam­bién se vi­ve en el sur.

Man­gia­fo­glia

Via Gio­suè Car­duc­ci, 32 Así se lla­ma­ba a los na­po­li­ta­nos an­tes del si­glo XVIII, que con la apa­ri­ción de la pas­ta pa­sa­ron a ser “man­gia­mac­che­ro­ni”. Un res­tau­ran­te que abo­ga por la co­ci­na de mer­ca­do y en el que man­dan ver­du­ras y pes­ca­dos. Los pos­tres son ca­se­ros y de­li­cio­sos. Ste­fano, el pro­pie­ta­rio, es un enamo­ra­do de la his­to­ria cu­li­na­ria na­po­li­ta­na y, si coin­ci­des con él, te ha­bla­rá de ella. ¡No de­jes de pe­dir las al­ca­cho­fas con tru­fa y hue­vo!

Ho­me Ea­ting

ho­meea­ting.com Si quie­res al­go di­fe­ren­te, Ca­ro­li­na y Mar­ce­lla or­ga­ni­zan ce­nas con mú­si­ca en di­rec­to en sa­lo­nes ba­rro­cos, en jar­di­nes de lu­jo­sas vi­llas o en es­tu­dios de ar­tis­tas. Una ex­pe­rien­cia úni­ca en lu­ga­res pa­ra to­dos los gus­tos con un de­no­mi­na­dor co­mún: los an­fi­trio­nes te ha­rán sen­tir co­mo en ca­sa.

Pin­tau­ro

Via To­le­do 275 En una de las ca­lles más ani­ma­das de la ciu­dad se en­cuen­tra es­ta pas­te­le­ría des­de el año 1785. Su es­pe­cia­li­dad es el dul­ce tí­pi­co na­po­li­tano, la sfo­glia­te­lla. Di­cen que aquí ha­cen las me­jo­res

del mun­do. El di­le­ma se­rá si la pre­fie­res fro­lla o ric­cia. Va­ría só­lo la for­ma, la pri­me­ra más re­don­dea­da y con la masa más blan­da y la se­gun­da trian­gu­lar y con la masa más cru­jien­te. En am­bos ca­sos el re­lleno es el mis­mo: una cre­ma he­cha con ri­cot­ta. Cuan­do la prue­bes en­ten­de­rás por­que es un dul­ce real­men­te mí­ti­co.

Lei­su­re Italy lei­su­re-italy.com

Si te gus­ta la co­ci­na y cuan­do viajas lo echas de me­nos, pon­te en ma­nos de Vi­cen­zo y Fe­de­ri­ca. Ellos, ade­más de mu­chos otros pla­nes muy ape­te­ci­bles, or­ga­ni­zan cla­ses de co­ci­na pa­ra pre­pa­rar pla­tos tí­pi­cos na­po­li­ta­nos. El tour in­clu­ye pa­seo por el mer­ca­do don­de se com­pran to­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios, la cla­se de pre­pa­ra­ción de las re­ce­tas y la co­mi­da o ce­na en un am­bien­te fa­mi­liar y, co­mo to­do en Ná­po­les, muy au­tén­ti­co.

DÓNDE COM­PRAR Mer­ca­do de Pig­na­sec­ca

En la ca­lle con su mis­mo nom­bre. No só­lo en­con­tra­rás co­mi­da, aun­que si quie­res lle­var­te un re­cuer­do de Ná­po­les, hay pues­tos en­te­ros con pas­ta de to­das las for­mas ima­gi­na­bles y a pre­cios más que ase­qui­bles.

Ta­ra­lle­ria Na­po­le­ta­na Via S. Bia­gio dei Li­brai, 3

Hay una es­pe­cia­li­dad na­po­li­ta­na tí­pi­ca de los ape­ri­ti­vos, los ta­ra­lli. His­tó­ri­ca­men­te se ha­cían con la masa que les so­bra­ba a los pa­na­de­ros cuan­do co­cían pan. En vez de ti­rar­la, aña­dían man­te­ca y pi­mien­ta y ha­cían una es­pe­cie de pe­que­ñas ros­qui­llas. Ac­tual­men­te se en­cuen­tran los ta­ra­lli dul­ces, sa­la­dos, fríos, ca­lien­tes y con to­do ti­po de in­gre­dien­tes. Los más fa­mo­sos son los de Leo­pol­do In­fan­te, que ha abier­to un lo­cal en pleno co­ra­zón de Ná­po­les don­de po­der de­gus­tar­los in si­tu o com­prar­los pa­ra lle­vár­te­los a ca­sa, co­mo ha­cían tra­di­cio­nal­men­te los emi­gran­tes, en un en­vol­to­rio digno del me­jor re­ga­lo pa­ra esos que lo pri­me­ro que te pre­gun­tan a la vuel­ta es qué les has traí­do.

Fi­gu­ras del Be­lén Via San Gregorio Ar­meno

En es­ta ca­lle po­drás en­con­trar in­fi­ni­dad de tien­das de­di­ca­das al ar­te del pe­se­bre na­po­li­tano.

Ma­ri­ne­lla Ri­vie­ra di Chiaia

Al la­do de Pla­za Vit­to­ria se en­cuen­tra la tien­da de las cor­ba­tas más fa­mo­sas del mun­do. Ellos in­ven­ta­ron el con­cep­to de la cor­ba­ta a me­di­da y han ador­na­do el cue­llo de per­so­na­jes co­mo Onas­sis, Ag­ne­lli o Vis­con­ti. Aun­que esa es su es­pe­cia­li­dad, tam­bién ha­cen pa­ñue­los de se­da fe­me­ni­nos y al­gu­nos ac­ce­so­rios en piel, así co­mo per­fu­mes.

CÓ­MO MO­VER­SE

Ná­po­les es una ciu­dad pa­ra des­cu­brir­la ca­mi­nan­do. No obs­tan­te, a ve­ces las dis­tan­cias son lar­gas y aho­rra­rás tiem­po si uti­li­zas el me­tro o el fu­ni­cu­lar pa­ra ir a los ba­rrios más al­tos. Hay una lí­nea de me­tro, otra de me­tro li­ge­ro y 4 de fu­ni­cu­lar. Aun­que no va­yas a usar­lo, no te pier­das al­gu­nas de las es­ta­cio­nes, ya que son au­tén­ti­cas obras de ar­te. La de To­le­do, di­se­ña­da por Ós­car Tus­quets, es­tá con­si­de­ra­da la es­ta­ción sub­te­rrá­nea más bo­ni­ta del mun­do. Si en al­gún mo­men­to ne­ce­si­tas un ta­xi, ten en cuen­ta que, aun­que las co­sas es­tán me­jo­ran­do, aún que­dan con­duc­to­res que in­ten­ta­rán co­brar­te de más o lle­var­te a des­tino por el ca­mino más lar­go. Pa­ra al­gu­nos tra­yec­tos, co­mo el del ae­ro­puer­to, hay ta­ri­fas fi­jas que in­clu­yen to­dos los ex­tras. Ad­viér­te­le al de turno que lo sa­bes y que no vas pa­gar más an­tes de que co­mien­ce la ca­rre­ra. El al­qui­ler de un co­che tam­bién es una op­ción si quie­res ha­cer ex­cur­sio­nes por los al­re­de­do­res. Pe­ro ojo al trá­fi­co cáo­ti­co... su fa­ma le pre­ce­de y só­lo es ap­to pa­ra va­lien­tes y con­duc­to­res in­tré­pi­dos.

1. Vi­llas en Po­si­lli­po y acan­ti­la­do des­de el mar. 2. Cal­zo­ne di sca­ro­la en La No­ti­zia, la piz­ze­ría de En­zo Coc­cia, au­tor tam­bién de su fa­mo­sa piz­za Marg­he­ri­ta y al que Adrià com­pa­ró con Ro­bu­chon pa­ra ala­bar su ar­te. 3. Una de las ca­lles del ba­rrio de Sa­ni­tá, que su­be has­ta el mu­seo de Ca­po­di­mon­te.

12. Le Zen­dra­glie, pues­to de cas­que­ría y ca­sa de co­mi­das en la Pig­na­sec­ca. 13. Ven­de­dor de ta­ra­lli en la Ta­ra­lle­ria Na­po­li­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.