Vi­das de ho­tel

Alan Dick­son, di­rec­tor de la es­cue­la de ti­ro y pes­ca Gle­nea­gles, Es­co­cia

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - GE­MA MON­ROY

De pro­fe­sión: maes­tro de ti­ro y pes­ca en Es­co­cia.

“Re­cuer­da: la cu­la­ta del ri­fle fir­me so­bre el hom­bro, no so­bre la axi­la. La pier­na del mis­mo la­do ade­lan­ta­da, un pe­lín fle­xio­na­da. Re­la­ja el cue­llo, de­ja caer la me­ji­lla, co­dos ha­cia aba­jo. Res­pi­ra des­de el ab­do­men. Re­la­ja el cuer­po. Si­gue el pla­to sin se­pa­rar la vis­ta de la mi­ri­lla y... ¡¡bang!! Lo ves: ¡le has da­do!”. Con su en­tu­sias­mo y ener­gía arro­lla­do­ra, Alan Dick­son es ca­paz de en­se­ñar a dis­pa­rar has­ta a los que ase­gu­ran que ca­re­cen de pun­te­ría. “Lo im­por­tan­te es co­lo­car­se bien”, in­sis­te. “Y es­tar re­la­ja­do”. Alan lle­va más de una dé­ca­da co­mo di­rec­tor de la pres­ti­gio­sa es­cue­la de ti­ro y pes­ca de Gle­nea­gles, uno de los ho­te­les más em­ble­má­ti­cos de Es­co­cia, cé­le­bre por la can­ti­dad y ca­li­dad de su ofer­ta de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre: golf, bicicletas, te­nis, es­cue­la de equi­ta­ción, de ce­tre­ría, ex­cur­sio­nes en cua­tro por cua­tro por las co­li­nas de Perths­hi­re... “Ti­ro con ar­co, ti­ro al pla­to, ti­ro de­por­ti­vo, te­ne­mos pe­rros de ca­za, sie­te la­gos don­de pes­car tru­chas... Aquí uno vie­ne a man­char­se de ba­rro has­ta el bi­go­te”. El bi­go­te y las bo­tas Hunter y las cha­que­tas Bar­bour –por cier­to, no ha­ce fal­ta que las trai­gas, aquí te fa­ci­li­ta­rán to­do el equi­po que ne­ce­si­tes–. Alan le de­be to­do lo que sa­be a su pa­dre: “Me en­se­ñó a pes­car cuan­do te­nía seis años, y a dis­pa­rar cuan­do cum­plí los diez”, re­cuer­da. “Y siem­pre tu­ve cla­ro a lo que que­ría de­di­car­me. Aca­bé el co­le­gio un vier­nes y al lu­nes si­guien­te ya es­ta­ba co­men­zan­do mi for­ma­ción co­mo guar­da­bos­ques. En Gle­nea­gles em­pe­cé co­mo em­plea­do de man­te­ni­mien­to, lue­go fui ins­truc­tor y, aho­ra, soy el di­rec­tor de la aca­de­mia”, con­ti­núa or­gu­llo­so. “Mi pa­dre tam­bién fue di­rec­tor de es­ta es­cue­la. Se su­po­ne que ya es­tá ju­bi­la­do, pe­ro to­da­vía an­da por aquí tra­ba­jan­do a ra­tos co­mo ins­truc­tor. ¡No nos po­de­mos des­ha­cer de él!”, bro­mea, con las me­ji­llas siem­pre son­ro­sa­das mien­tras aca­ri­cia a sus dos Spa­niels, Darcy y Daisy (gle­nea­gles.com).

Alan Dick­son y uno de sus alum­nos en una de las ‘au­las’ de ti­ro en Gle­nea­gles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.