Car­ta

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS -

Eso que­re­mos que ha­gas a tra­vés de es­tas pá­gi­nas, de es­te pri­mer es­pe­cial Co­mer & Via­jar de Con­dé Nast Tra­ve­ler, eso que los in­gle­ses lla­man Food Is­sue y que no­so­tros, más fie­les a los duelos y que­bran­tos cer­van­ti­nos que al fish &

chips, he­mos tra­du­ci­do pa­ra que te lo co­mas de una sen­ta­da y en ro­mán pa­la­dín... a la ta­za.

Es evi­den­te que la gas­tro­no­mía nos mue­ve, que mue­ve es­tó­ma­gos y mue­ve las ga­nas de sa­lir de ca­sa. De im­pro­vi­sar una es­ca­pa­da a un asa­dor cas­te­llano con fi­nal fe­liz. De or­ques­tar un via­je a Tokio so­lo por el aro­ma que des­pren­día ese ra­men que vis­te en una fo­to de Ins­ta­gram. De re­ser­var con me­ses de an­te­la­ción un vue­lo a Nue­va York por­que sabes de so­bra que ese día, se­gún ate­rri­ces, ten­drás an­to­jo de pas­tra­mi e irás de ca­be­za a Katz’s sin pa­sar si­quie­ra por el ho­tel. De su­bir­te al co­che sin de­ci­dir si dor­mi­rás en Do­nos­ti o en Bil­bao, pe­ro te­nien­do cla­ro y me­ri­diano que pa­ra­rás en el Lan­da a co­mer­te unos hue­vos con mor­ci­lla. Lue­go to­ca el pa­seo de ri­gor, el que te lle­va a ha­cer la di­ges­tión con al­max de ro­má­ni­co o an­te un ar­dor de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Y el que sir­ve de tre­gua an­tes del si­guien­te fes­tín, co­mo ne­ce­sa­rio com­ple­men­to al plan. Así so­mos y así via­ja­mos des­de que te­ne­mos ham­bre de tro­tar por el mun­do, por eso re­sul­ta un po­co bou­ta­de ha­blar de mo­das y ten­den­cias; no di­ga­mos ya pro­nun­ciar eso tan cur­si de foo­die. Qué foo­die ni qué fu­di: di­ga­mos me­jor que co­mer y via­jar... to­do es em­pe­zar.

Em­pie­zo: cuan­do le ofre­ci­mos a Za­chary Quin­to (¿quién no ama a Za­chary Quin­to, el me­jor ar­quea­dor de ce­jas del ci­ne des­de Ja­mes Cag­ney?) que pro­ta­go­ni­za­se nues­tra por­ta­da en el va­lle del Hud­son, nos di­jo que fe­no­me­nal, pe­ro que él no co­mía ma­ris­cos ni pes­ca­dos, que si al­gún pro­ble­ma con eso. No wo­rries, Zach. Lue­go re­sul­ta que Zach se zam­pó un pla­to de sal­món tras ha­ber po­sa­do fren­te al la­go Col­ga­te con son­ri­sa ídem y una ca­la­ba­za en la ca­be­za. Anéc­do­tas de un via­ja­zo a ese (aún) bu­có­li­co edén que los neo­yor­qui­nos, in­ca­pa­ces de fre­nar su ver­bo­rrea mar­ke­ti­nia­na, ven­den co­mo el nue­vo Brooklyn aho­ra que a Brooklyn ya van los au­to­bu­ses pa­no­rá­mi­cos. De vuel­ta a Eu­ro­pa (y en co­che) atra­ve­sa­mos la Sel­va Ne­gra, don­de, más allá del chis­te fa­ci­lón a cuen­to de la tar­ta, ñam, re­co­rre­mos ca­da pue­blo en bus­ca de me­sas re­bo­san­tes y chefs de re­lum­brón. Tan en­ri­que­ce­dor co­mo ir aquí al la­do, a La Rio­ja, y co­no­cer a sus nue­vos hé­roes, esos que la lle­nan de ra­zo­nes pa­ra de­vo­rar­la. O co­mo in­ven­tar un via­je lo­co, lo­quí­si­mo, con la vo­raz ex­cu­sa de re­co­rrer to­do nues­tro lis­ta­do de res­tau­ran­tes por el mun­do. Aho­ra ven­ga, sú­be­te a un avión y prue­ba el cer­do fri­to de Wong Kee, ge­nial an­tra­zo en Kua­la Lum­pur. Em­pie­za a co­mer­te el mun­do.

Da­vid Mo­ra­le­jo, di­rec­tor. @dmo­ra­le­jo

De iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, Gran Ho­tel In­glés y fies­ta de Bot­te­ga Ve­ne­ta en la Fun­da­ción Gi­ner de los Ríos, Ma­drid; pla­za Leo­pold de Wael, Am­be­res; piz­zas en For­ne­ría Ba­lla­ró, Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.