Haz­lo fá­cil

A Da­vid Rac­cu­glia, de Ame­ri­can Crew, le gus­ta con­du­cir, via­jar li­ge­ro y con más cá­ma­ras de fo­tos y cos­mé­ti­cos que ro­pa en la ma­le­ta.

Conde Nast Traveler (Spain) - - BELLEZA - CLA­RA LA­GU­NA

No le bas­ta­ba con crear una de las fir­mas ca­pi­la­res pa­ra hom­bre más em­ble­má­ti­cas, Ame­ri­can Crew, o con ha­ber re­tra­ta­do a Yoko Ono y Jack Ni­chol­son, aho­ra Da­vid Rac­cu­glia tam­bién quie­re ocu­par­se de la piel mas­cu­li­na con una se­rie de pro­duc­tos que bien po­drían se­guir es­te le­ma: keep it sim­ple. “He­mos sim­pli­fi­ca­do el ri­tual de cui­da­do per­so­nal en cin­co ca­te­go­rías, lo cual es in­tere­san­te por­que creo que no so­mos tan in­te­li­gen­tes en es­tas cues­tio­nes co­mo las mu­je­res”, bro­mea Da­vid. “Creo que es prác­ti­co te­ner só­lo un pro­duc­to por ca­te­go­ría: ducha, afei­ta­do, cui­da­do y sty­le. Hay mu­cho que en­se­ñar a los hom­bres, aún se es­cu­cha eso de que no es mas­cu­lino uti­li­zar cos­mé­ti­cos. Pa­ra mí lo im­por­tan­te es que un ti­po nor­mal com­pren­da que no son só­lo pa­ra gen­te guay”. Sus fa­vo­ri­tos, la cre­ma fa­cial Ener­gi­zing Hy­dra­ting Gel con ex­trac­to de raíz de jen­gi­bre y el roll-on hi­dra­tan­te pa­ra el con­torno de ojos. Lle­va lo im­pres­cin­di­ble en el ne­ce­ser y tam­bién en la ma­le­ta: “Me gus­ta via­jar li­ge­ro, lle­vo más cá­ma­ras de fo­tos y cos­mé­ti­cos que ro­pa. Y sí, soy de esos que se ba­jan del co­che cuan­do ven al­go in­creí­ble­men­te bo­ni­to, con mi Lei­ca de ha­ce 20 años en la mano”. De su Co­lo­ra­do na­tal nos acon­se­ja es­te plan: un con­cier­to al ai­re li­bre en en el an­fi­tea­tro Red Rocks. Y de su país, dos ho­te­les en Te­xas, el San Jo­sé de Aus­tin y El Cos­mi­co, en Mar­fa. A los que lle­gar, eso sí, dis­fru­tan­do de la ca­rre­te­ra y del pai­sa­je.

Es­te es el mu­ral más gran­de de Ale­ma­nia. Mi­de 43 me­tros y se en­cuen­tra en Mann­heim, una ciu­dad in­dus­trial a ori­llas del Rin. Su au­tor es Hen­drik Bei­kirch, co­no­ci­do por sus pin­tu­ras a gran es­ca­la de gen­te anó­ni­ma, y la an­cia­na de mi­ra­da en­tre des­con­fia­da y tier­na, una de las per­so­nas a las que re­tra­tó du­ran­te un via­je a Si­be­ria. “La co­no­cí en una pa­ra­da de au­to­bús. Se lla­ma Ve­ra y, pa­ra mí, su ca­ra con­tie­ne to­da la ma­gia y la be­lle­za de es­ta re­gión: ho­nes­ti­dad, dig­ni­dad, hos­pi­ta­li­dad…”, nos ex­pli­ca el ar­tis­ta ale­mán. Pe­ro no te man­da­mos es­ta pos­tal des­de Mann­heim ni des­de la al­dea del la­go Bai­kal don­de vi­ve Ve­ra, sino des­de un insólito oa­sis en me­dio del pe­dre­go­so de­sier­to de Ma­rra­kech, des­de la Fun­da­ción Mon­tres­so, re­si­den­cia de ar­tis­tas y galería don­de, el 5 de no­viem­bre, se inau­gu­ra la ex­po­si­ción Si­be­ria. En la mues­tra no es­ta­rá es­ta obra, por ra­zo­nes ob­vias, ni los otros nue­ve mu­ra­les que Bei­kirch ha pin­ta­do en fa­cha­das de me­dio mun­do (Mos­cú, Pa­rís, Co­rea del Sur…) pa­ra es­te pro­yec­to, pe­ro sí 15 lien­zos, al­gu­nos de ca­si tres me­tros, que ha­blan de la co­ne­xión con el ex­tra­ño –“La his­to­ria de un país se cuen­ta me­jor a tra­vés de los ros­tros de su gen­te”, ase­gu­ra–, ade­más de fo­to­gra­fías de su via­je y una ins­ta­la­ción con “los te­so­ros per­so­na­les ce­di­dos por ca­da uno de los re­tra­ta­dos”.

Si­be­ria se po­drá vi­si­tar los vier­nes y sá­ba­dos, pre­via ci­ta, has­ta el 31 de di­ciem­bre (mon­tres­so.com). G. MON­ROY

Da­vid Rac­cu­glia tam­bién es fo­tó­gra­fo y rea­li­za las cam­pa­ñas de su fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.