SOL, MAR Y MU­CHA PLA­YA

Las va­ca­cio­nes que te me­re­ces tie­nen vis­tas al Ca­ri­be, aten­ción ex­clu­si­va y to­dos los lu­jos que te pue­des ima­gi­nar. Bien­ve­ni­do a Tor­tu­ga Bay Pun­ta­ca­na Re­sort & Club, el pa­raí­so de­fi­ni­ti­vo.

Conde Nast Traveler (Spain) - - VAMOS -

Si al­gún des­tino del mun­do tie­ne ba­jo sus co­co­te­ros to­do lo que pue­des so­ñar, ese es Pun­ta Ca­na. Aquí el dol­ce far nien­te es más que una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, es una fi­lo­so­fía de vi­da que se ha adap­ta­do al rit­mo tro­pi­cal. En es­te pe­da­ci­to de edén se ex­tien­de Tor­tu­ga Bay Pun­ta­ca­na Re­sort & Club, un com­ple­jo de 13 vi­llas ubi­ca­das a un pa­so del Ca­ri­be don­de se mez­clan los pla­ce­res in­na­tos de es­te lu­gar con la tran­qui­li­dad, la pri­va­ci­dad y el lu­jo más exi­gen­te. No en vano, es­te re­sort es miem­bro de Lea­ding Ho­tels of the World y es el úni­co ho­tel de to­da Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ga­lar­do­na­do con el pre­mio AAA Cin­co Dia­man­tes. Pe­ro la ex­ce­len­cia no se tra­du­ce so­lo en un am­plio pal­ma­rés. Tam­bién en unos ser­vi­cios ex­clu­si­vos que van des­de la bien­ve­ni­da en el nue­vo VIP Loun­ge del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Pun­ta Ca­na has­ta el ser­vi­cio de con­cier­ge pri­va­do o la mo­der­ni­za­ción de to­das sus es­tan­cias. Es­ta la­bor ha res­pe­ta­do lo me­jor del di­se­ño que ideó Os­car de la Ren­ta en el que fue su pri­mer com­ple­jo tu­rís­ti­co ti­po bou­ti­que y que aho­ra ha si­do ac­tua­li­za­do por el ge­nial maes­tro del es­ti­lo ame­ri­cano atem­po­ral Mark­ham Ro­berts. Ade­más de dar­le su to­que es­té­ti­co, es­te ge­nio neo­yor­quino ha do­ta­do a ca­da sui­te de las úl­ti­mas tec­no­lo­gías y ha com­ple­ta­do las zo­nas co­mu­nes con nue­vas áreas de des­can­so, gas­tro­nó­mi­cas y de ocio. Cuan­do lle­gas a tu vi­lla par­ti­cu­lar, la am­pli­tud de ca­da es­tan­cia, to­das ellas equi­pa­das con ca­mas

king size, qui­ta el hipo. Pa­ra los hués­pe­des más in­quie­tos exis­ten in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des, co­mo prac­ti­car tu swing en los cam­pos de golf La Ca­na & Co­ra­les, se­de del pri­mer PGA Tour del país, ju­gar al tenis en sus 12 pis­tas o dar pa­seos a ca­ba­llo. Si lo que te apa­sio­na es la na­tu­ra­le­za, la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca Ojos In­dí­ge­nas te es­pe­ra con sus ma­nan­tia­les de aguas cris­ta­li­nas. Y pa­ra dar­se un ca­pri­cho y de­jar­se mi­mar, el lu­jo­so Six Sen­se Spa ofre­ce un am­plio aba­ni­co de tra­ta­mien­tos ex­clu­si­cos y te­ra­pias asiá­ti­cas.

En es­te re­sort, el Ca­ri­be más es­pec­ta­cu­lar se dis­fru­ta en vi­llas pri­va­das do­ta­das con las úl­ti­mas tec­no­lo­gías y el me­jor di­se­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.