La ba­ta­lla de dos abue­los por una nie­ta

Pa­qui y Jo­sé ase­gu­ran que Servicios So­cia­les se ha lle­va­do «sin mo­ti­vo» a la hi­ja me­nor de su hi­ja, de la que se hi­cie­ron car­go cuan­do na­ció, ha­ce aho­ra dos años, y piden que se la de­vuel­van

Córdoba - - Portada - ARACELI R. AR­JO­NA [email protected]­do­ba.el­pe­rio­di­co.com

Pa­qui y Jo­sé han em­pren­di­do una lu­cha pa­ra re­cu­pe­rar a su nie­ta In­da­ra, de 2 años, en­tre­ga­da «sin mo­ti­vos» por los servicios so­cia­les a una fa­mi­lia de aco­gi­da el pa­sa­do ma­yo. Aho­ra so­lo pue­den ver­la una ho­ra ca­da 15 días. Los dos abue­los piden a la Jun­ta que se la de­vuel­van pa­ra cui­dar­la en su am­bien­te fa­mi­liar.

«No vi­vi­mos des­de el 3 de ma­yo por­que se han lle­va­do a In­da­ra, mi nie­ta, y no en­ten­de­mos el por­qué». Es el la­men­to re­pe­ti­do de Pa­qui, ve­ci­na de la ca­lle Torremolin­os de 55 años y ma­dre de seis hi­jos y on­ce nie­tos que des­de ha­ce dos años cui­da jun­to a su ma­ri­do, Jo­sé, de la pe­que­ña, de dos años. Se­gún Pa­qui, la ma­dre de la ni­ña, una de sus hi­jas, vi­ve en la ca­lle des­de ha­ce años «por­que es­tá mal de la ca­be­za y ya no sa­be­mos qué ha­cer con ella por­que por más que he­mos que­ri­do lle­var­la a Sa­lud Men­tal pa­ra cu­rar­la, no hay ma­ne­ra... he­mos pa­sa­do mu­cho». Des­de que es­tá en esa si­tua­ción, ha si­do ma­dre de tres hi­jas, dos de las cua­les no sa­be dón­de es­tán. Cuan­do se en­te­ró de que Ra­quel es­ta­ba em­ba­ra­za­da por ter­ce­ra vez, Pa­qui pi­dió a la Po­li­cía que la bus­ca­ra y la lla­ma­ron cuan­do la lo­ca­li­za­ron con un be­bé en bra­zos. «La ni­ña vino con la ca­ri­ta fría, en­fer­mi­ta, se co­mía los pu­ños y la ma­dre des­pués de te­ner­la aquí un tiem­po se vol­vió a ir a la ca­lle», ex­pli­ca la abue­la, «se que­ría lle­var a la ni­ña por ahí, pe­ro yo no la de­jé y des­de en­ton­ces es­tá con no­so­tros». Tam­bién qui­so lle­vár­se­la el pa­dre de la cria­tu­ra, un hom­bre de ori­gen ma­rro­quí que di­jo que se la que­ría lle­var a Ma­rrue­cos con él, «pe­ro lu­cha­mos por ella y se que­dó con no­so­tros», ex­pli­ca.

Du­ran­te dos años, se­gún el re­la­to de Pa­qui, ha se­gui­do «to­do lo que me ha di­cho la asis­ten­ta so­cial, no pue­den te­ner que­ja, gloria ben­di­ta pa­ra mi ni­ña siem­pre, la he lle­va­do to­dos los vier­nes pa­ra que la vie­ran y ha vis­to que la ni­ña es­tá muy bien, ten­go to­dos los pa­pe­les, no te­ne­mos en­fer­me­da­des ni ella ha pa­sa­do ne­ce­si­dad nin­gu­na aun­que vi­va­mos en un ba­rrio mar­gi­nal, ella va a la guar­de­ría, ten­go to­do lo de los mé­di­cos, las va­cu­nas, to­do».

Pa­qui y Jo­sé no en­tien­den qué ha ocu­rri­do pa­ra que los res­pon­sa­bles de Pro­tec­ción de Me­no­res, que de­pen­de de la Con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Jun­ta, ha­yan de­ci­di­do de­jar aho­ra a la ni­ña con una fa­mi­lia de aco­gi­da y que so­lo la pue­dan ver una ho­ra una vez ca­da quin­ce días en un pun­to de en­cuen­tro. «Es que no lo en­tien­do por­que es­ta­ba muy bien con no­so­tros y aho­ra ca­da vez que va­mos veo a la ni­ña su­frien­do, asus­ta­da, llo­ran­do y se me aga­rra ma­ma, ma­ma, ma­ma y lue­go me la qui­tan y eso es que me ma­ta por den­tro y a mi ma­ri­do, que tie­ne una pe­na por lo que le pa­sa a su nie­ta, le su­be la ten­sión, por­que la ni­ña es­tá he­cha a no­so­tros y nos quie­re».

En res­pal­do a su petición de que In­da­ra, que tie­ne los ape­lli­dos de ellos, vuel­va a ca­sa, han re­ca­ba­do la fir­ma de los vein­te ve­ci­nos del blo­que «que nos co­no­cen y sa­ben que so­mos bue­nas per­so­nas y hon­ra­dos», des­ta­ca Pa­qui, que la­men­ta los años de su­fri­mien­to que lle­va acu­mu­la­dos con su hi­ja Ra­quel des­de que se fue de ca­sa con 17 años. «Un día me la traen muer­ta o me en­te­ro que ha vuel­to a te­ner otro be­bé, o lo que sea por­que es­tá ti­ra­da en la ca­lle, y por mu­cho que ha­ya­mos mo­vi­do, con un abo­ga­do de pa­go y to­do, no hay ma­ne­ra».

«La asis­ten­ta so­cial me pre­gun­tó un día que yo qué ha­ría si el pa­dre o cual­quie­ra vi­nie­ra a por la ni­ña y yo le di­je que des­pués de lo que ha­bía­mos lu­cha­do por ella, que ma­ta­ba a quien se lle­va­ra a mi ni­ña», cuen­ta la abue­la, que aho­ra cree que ese ha si­do el mo­ti­vo de que se la re­ti­ren aun­que, en su opi­nión, «cual­quie­ra hu­bie­ra di­cho eso si le pre­gun­tan por qué se van a lle­var a tu nie­ta». Otra co­sa que su­gie­re, aun­que en teo­ría no se­ría mo­ti­vo de re­ti­rar el cui­da­do a la fa­mi­lia ex­ten­sa de un me­nor, es que «di­cen que mi hi­ja es yon­ki o to­xi­có­ma­na, pe­ro eso es men­ti­ra por­que yo la he te­ni­do aquí en ca­sa y no se pin­cha­ba, sino que es­tá mal de la ca­be­za y ne­ce­si­ta ayu­da».

Cons­ter­na­da, Pa­qui ex­pli­ca que ellos son sus abue­los y que aun­que ten­gan 55 y 60 años res­pec­ti­va­men­te, «la ni­ña no va a es­tar nun­ca so­la por­que aun­que fal­te­mos un día yo ten­go cin­co hi­jos más y la ni­ña tie­ne pri­mos y tíos».

Es­te pe­rió­di­co ha con­sul­ta­do la si­tua­ción del ca­so a la Con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les, que de mo­men­to ha rehu­sa­do ex­pli­car los mo­ti­vos ofi­cia­les de la re­ti­ra­da de la me­nor en ba­se a la ley de pro­tec­ción de da­tos.

SÁN­CHEZ MORENO

Pa­qui y Jo­sé mues­tran una fo­to­gra­fía en la que es­tán con su nie­ta.

SÁN­CHEZ MORENO

Jo­sé y Pa­qui, en el cuar­to de su nie­ta In­da­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.