Có­mo evi­tar las pier­nas car­ga­das des­pués de co­rrer

Corricolari es correr - - De todo un poco -

Los que sa­li­mos a co­rrer en un ro­da­je lar­go o cuan­do rea­li­za­mos un en­tre­na­mien­to muy in­ten­so se­gu­ro que sa­ben de que les ha­bla­mos. Va­mos a ver al­gu­nos con­se­jos pa­ra evi­tar las pier­nas car­ga­das des­pués de co­rrer. Con sim­ples ac­cio­nes an­tes, du­ran­te o des­pués del en­tre­na­mien­to, po­de­mos evi­tar esa des­agra­da­ble sen­sa­ción de aca­bar con las pier­nas car­ga­das.

Aca­bar con la sen­sa­ción de pier­nas car­ga­das pue­de de­ber­se a va­rios fac­to­res. Por un la­do, una ma­la ali­men­ta­ción o hi­dra­ta­ción pue­de fa­ti­gar de for­ma pre­ma­tu­ra al múscu­lo. Una ma­la téc­ni­ca o los re­pe­ti­dos im­pac­tos de ca­rre­ra tam­bién pue­den afectar al múscu­lo y cau­sar do­lor. Por otro la­do, si la cir­cu­la­ción san­guí­nea no es del to­do co­rrec­ta, la re­cu­pe­ra­ción pue­de re­sen­tir­se y apa­re­cer esa sen­sa­ción de te­ner las pier­nas car­ga­das.

> CON­SE­JOS PA­RA AN­TES DE SA­LIR A CO­RRER . Hi­drá­te­se bien an­tes de sa­lir a co­rrer:

si va­mos a en­tre­nar con una ma­la hi­dra­ta­ción, nues­tros múscu­los van a su­frir mu­cho. Ten­ga en cuen­ta que la deshidratación re­du­ce el ren­di­mien­to de ma­ne­ra no­ta­ble. Es­to ha­ce que que­ra­mos en­tre­nar in­ten­so pe­ro no­te­mos que al­go no va bien. Al fi­nal, un múscu­lo mal hi­dra­ta­do es un múscu­lo más fa­ti­ga­do que pa­sa­rá fac­tu­ra. . Pre­pá­re­se con un buen ca­len­ta­mien­to: al­go de tro­te sua­ve, es­ti­ra­mien­tos muy li­ge­ros y al­gún que otro ejer­ci­cio de fuer­za: sentadillas, zan­ca­das, ex­ten­sión de to­bi­llos. Un buen ca­len­ta­mien­to pre­pa­ra al cuer­po pa­ra el ejer­ci­cio más in­ten­so y evi­te le­sio­nes o can­san­cio pre­ma­tu­ro.

> CON­SE­JOS PA­RA NO CAR­GAR LAS PIER­NAS DU­RAN­TE EL EN­TRE­NA­MIEN­TO . Evi­te co­rrer en ex­ce­so por su­per­fi­cies du­ras:

co­rrer por as­fal­to es rá­pi­do, pe­ro crea mu­cho im­pac­to a múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes. Ten­ga en cuen­ta la can­ti­dad de im­pac­tos que pue­de ha­cer con una so­la pier­na cuan­do co­rre 8 ki­ló­me­tros… Al­ter­ne co­rrer por pis­ta de tie­rra, ces­ped o zo­nas más blan­das, sus pier­nas lo agra­de­ce­rán. . Cui­da­do con las ba­ja­das muy pro­nun­cia­das: no se de­je lle­var por los des­cen­sos y con­tro­le la ve­lo­ci­dad. La gra­ve­dad jue­ga a su fa­vor y sus cuá­dri­ceps lo no­ta­rán al te­ner que fre­nar la zan­ca­da. , Acor­te su zan­ca­da si co­mien­za a pre­sen­tar do­lor: si te­ne­mos una zan­ca­da am­plia, los im­pac­tos se­rán más fuer­tes y los múscu­los ten­drán que so­por­tar ma­yor fuer­za. Si acor­ta­mos la zan­ca­da, el im­pac­to se re­du­ce y el múscu­lo su­fre me­nos. . Ha­ga una co­rrec­ta vuelta a la cal­ma: un po­co de tro­te sua­ve y es­ti­ra­mien­tos al aca­bar de co­rrer ayu­da­rá a la re­cu­pe­ra­ción, al ha­cer que los me­ta­bo­li­tos re­sul­tan­tes del es­fuer­zo no se que­den en sus múscu­los y le pro­duz­can do­lor.

> CON­SE­JOS PA­RA EVI­TAR PIER­NAS CAR­GA­DAS DES­PUÉS DE CO­RRER . Los ba­ños de con­tras­te ayu­dan:

cuan­do va­ya a la du­cha, ha­ga ba­ños de con­tras­te frío-ca­lor en sus pier­nas. De es­te mo­do fa­vo­re­ce­rá la re­cu­pe­ra­ción me­dian­te una me­jor cir­cu­la­ción san­guí­nea. . Dor­mir con las pier­nas in­cli­na­das ha­cia arri­ba: si el do­lor y can­san­cio de pier­nas no ce­sa cuan­do se va a la ca­ma, te acon­se­ja­mos po­ner una al­moha­da en los pies y dor­mir con las pier­nas in­cli­na­das. Es­to fa­vo­re­ce el re­torno ve­no­so pa­ra re­cu­pe­rar­se an­tes y me­jor. . Uso de me­dias de compresión: tie­nen un efec­to si­mi­lar al pun­to an­te­rior: me­jo­rar el re­torno ve­no­so y la cir­cu­la­ción. No es que sea al­go mi­la­gro­so pe­ro las pren­das com­pre­si­vas pue­den ayu­dar­le a re­du­cir esa sen­sa­ción de can­san­cio, so­bre to­do si a su cir­cu­la­ción le ha­ce fal­ta una ayu­di­ta.

> PIER­NAS FUER­TES, PIER­NAS ME­NOS CAR­GA­DAS AL CO­RRER

Nun­ca nos can­sa­re­mos de dar es­te con­se­jos. Ir al gim­na­sio o en­tre­nar la fuer­za en las pier­nas en se­sio­nes de for­ta­le­ci­mien­to es muy im­por­tan­te, pa­ra nues­tras marcas y pa­ra evi­tar le­sio­nes y mo­les­tias de las que es­ta­mos ha­blan­do. Unas pier­nas fuer­tes van a es­tar más pro­te­gi­das fren­te a los im­pac­tos y el ex­ce­so de mi­cro­ro­ru­tas que son a ve­ces las cau­san­tes de esa sen­sa­ción de pier­nas can­sa­das. Tie­ne mu­chas op­cio­nes de tra­ba­jar la fuer­za en el gim­na­sio, al igual que en ca­sa, al me­nos de­be­ría in­cor­po­rar un día a la se­ma­na de en­tre­na­mien­to de fuer­za y/o for­ta­le­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.