¿Tra­tar los jua­ne­tes sin pa­sar por el qui­ró­fano?

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

En el mer­ca­do se en­cuen­tra mul­ti­tud de ma­te­rial co­mo fé­ru­las o co­rrec­to­res pa­ra tra­tar es­ta de­for­ma­ción. Pe­ro, ¿son efi­ca­ces? ¿En reali­dad se pue­den co­rre­gir los jua­ne­tes sin pa­sar por qui­ró­fano? No. Es un hue­so que ha ido cre­cien­do de­bi­do a los pe­que­ños y con­ti­nua­dos im­pac­tos de la pi­sa­da, y si ya se ha desa­rro­lla­do, ya no hay so­lu­ción, es im­po­si­ble ha­cer que 'des­apa­rez­can'. So­lo que­da pa­sar por qui­ró­fano.

No hay que ol­vi­dar que el mo­ti­vo prin­ci­pal por el que se desa­rro­llan es la ma­ne­ra de pi­sar. Por ello, tam­po­co tie­ne sen­ti­do co­lo­car­se es­tos pro­duc­tos co­rrec­to­res por la no­che, cuan­do es­tá en des­can­so, ya que el jua­ne­te no au­men­ta, ni tam­po­co dis­mi­nu­ye. "Co­mo mu­cho, po­drían ayudar a que dis­mi­nu­ye­ra la in­fla­ma­ción y re­la­jar al­gu­nas es­truc­tu­ras ten­di­no­sas pe­ro, en nin­gún ca­so, ha­rán que dis­mi­nu­ya el hue­so que se ha crea­do, e, in­clu­so, en al­gu­nas oca­sio­nes, pro­vo­can que el usua­rio no pue­da dor­mir por la in­co­mo­di­dad". Pe­ro na­da más, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta. En­ton­ces, las per­so­nas sus­cep­ti­bles a desa­rro­llar­los ¿pue­den to­mar al­gu­na me­di­da pa­ra pre­ve­nir­los? La bue­na no­ti­cia es que sí. "Si la ma­dre o la abue­la tie­nen jua­ne­tes, se­gu­ra­men­te se odría evi­tar que la nie­ta los desa­rro­lla­ra, ya que, en reali­dad, lo que ha he­re­da­do ha si­do la for­ma de pi­sar. Nin­gu­na ni­ña ni ni­ño na­ce con un jua­ne­te. Lo idó­neo es acu­dir a una clí­ni­ca po­do­ló­gi­ca pa­ra rea­li­zar­se un es­tu­dio bio­me­cá­ni­co de la pi­sa­da y ave­ri­guar si exis­te una ten­den­cia a desa­rro­llar jua­ne­tes pa­ra así po­der apli­car me­di­das de pre­ven­ción. Es­tas se ba­san en me­jo­rar el apo­yo del pie con plan­ti­llas per­so­na­li­za­das pa­ra re­par­tir la des­car­ga, rea­li­zar mu­cho tra­ba­jo de po­ten­cia­ción mus­cu­lar pa­ra re­for­zar la zo­na y edu­ca­ción pa­ra an­dar de ma­ne­ra ade­cua­da", ex­po­ne el es­pe­cia­lis­ta. Las plan­ti­llas ac­tua­les dis­tan mu­cho de las que se uti­li­za­ban años atrás: son mu­cho más fle­xi­bles y su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es re­par­tir de for­ma co­rrec­ta la car­ga y con­tro­lar la ex­ce­si­va pro­na­ción, sin atro­fiar la mus­cu­la­tu­ra del pie que es del to­do ne­ce­sa­ria. Si se usan plan­ti­llas de co­rrec­ción siem­pre de­ben cal­zar­se con un zapato co­rrec­to. Pe­ro, ¿có­mo de­be ser un cal­za­do co­rrec­to? Hay que fi­jar­se en tres as­pec­tos muy im­por­tan­tes: la al­tu­ra (con un ta­cón de dos cen­tí­me­tros, el

50% pe­so cor­po­ral se re­par­te al en­tre el ta­lón y la zo­na de de­ba­jo de los de­dos); que sea sin pun­ta (que opri­me los de­dos y ha­ce que el primer de­do se de­for­me ha­cia aden­tro); y la hor­ma del zapato (que no sea es­tre­cha, pues la com­pre­sión ac­túa de igual ma­ne­ra que los im­pac­tos y ha­ce que el hue­so del jua­ne­te crez­ca). En resumen, "que el pie que­pa bien".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.