Con­fir­ma­do: la llu­via no em­peo­ra el do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes o en la es­pal­da

Las con­sul­tas al mé­di­co por do­lor ar­ti­cu­lar o de es­pal­da son igual de fre­cuen­tes cuan­do llue­ve y en los días se­cos.

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.abc.es

El pa­sa­do 1 de oc­tu­bre arrancó un nue­vo ‘año hi­dro­ló­gi­co’, es­to es, un nue­vo pe­rio­do de 12 me­ses en el que se re­gis­tra­rán to­das las pre­ci­pi­ta­cio­nes so­bre las cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas de nues­tro país –y del res­to de paí­ses del he­mis­fe­rio nor­te–. Y más allá de las llu­vias pun­tua­les de la bo­rras­ca ‘Ana’ y de su ci­clo­gé­ne­sis ex­plo­si­va, es­te ini­cio de año hi­dro­ló­gi­co es­tá re­sul­tan­do de­ma­sia­do se­co. Una si­tua­ción que, da­do el es­ta­do de nues­tros pan­ta­nos, es­ta­mos la­men­tan­do to­dos los es­pa­ño­les. En ma­yor o me­nor me­di­da. Y hay una par­te de la po­bla­ción que si bien an­sía la llu­via, tam­bién la sien­te li­te­ral­men­te en sus ‘ hue­sos’. Se tra­ta de los pa­cien­tes cu­yos do­lo­res ar­ti­cu­la­res y de es­pal­da se agu­di­zan con las pre­ci­pi­ta­cio­nes y la hu­me­dad at­mos­fé­ri­ca. Pe­ro, ¿es­to es real­men­te así? Pues co­mo mues­tra un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Har­vard en Cam­brid­ge (EE.UU.), no. Ni mu­cho me­nos. Co­mo ex­pli­ca Anu­pam Je­na, di­rec­tor de es­ta in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta «The BMJ», «da igual có­mo mi­re­mos los da­tos, no he­mos vis­to nin­gu­na co­rre­la­ción en­tre la llu­via y las vi­si­tas al mé­di­co por un do­lor ar­ti­cu­lar o de es­pal­da. Así que la con­clu­sión es la si­guien­te: las ar­ti­cu­la­cio­nes do­lo­ro­sas y los do­lo­res de es­pal­da son muy po­co fi­de­dig­nos a la ho­ra de pro­nos­ti­car el tiem­po». Más de 2.500 años. La creen­cia de que la llu­via tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre los hue­sos no es pa­ra na­da no­ve­do­sa. De he­cho, Hi­pó­cra­tes, el con­si­de­ra­do ‘pa­dre de la Me­di­ci­na’, ya es­ta­ble­ció en su tra­ta­do ‘So­bre Aires, Aguas y Lu­ga­res’ ha­ce cer­ca de 2.500 años que pa­ra com­pren­der la Me­di­ci­na hay que mi­rar a los cam­bios de es­ta­cio­nes y ana­li­zar los vien­tos pre­do­mi­nan­tes pa­ra cons­ta­tar có­mo la cli­ma­to­lo­gía arras­tra­da por es­tos vien­tos afecta a la sa­lud. Una hi­pó­te­sis que con el pa­so de los si­glos ha si­do ali­men­ta­da por el folklore y los es­tu­dios ‘ cien­tí­fi­cos’ y que a día de hoy cons­ti­tu­ye, más que una teo­ría, un axio­ma. Lo cual no quie­re de­cir que pue­da es­tar equi­vo­ca­do. Pa­ra lle­var a ca­bo el es­tu­dio, los au­to­res ana­li­za­ron los da­tos de más de 11 mi­llo­nes de con­sul­tas mé­di­cas so­li­ci­ta­das por más de 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res en­tre los años 2008 y 2011 y acu­die­ron a los re­gis­tros de la Agen­cia Na­cio­nal Ocea­no­grá­fi­ca y At­mos­fé­ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA) con ob­je­to de es­ta­ble­cer la me­teo­ro­lo­gía pre­do­mi­nan­te en ca­da una de las vi­si­tas. Con­cre­ta­men­te, el ob­je­ti­vo de su tra­ba­jo era eva­luar, en­tre otras cues­tio­nes, si los pa­cien­tes con do­lor ar­ti­cu­lar o de es­pal­da acu­den más al mé­di­co du­ran­te los pe­río­dos de llu­via o cuan­do el tiem­po ya ha amai­na­do; si los pa­cien­tes que van a las con­sul­tas por otros mo­ti­vos se que­jan más de sus ar­ti­cu­la­cio­nes y es­pal­da cuan­do el cli­ma es­tá re­vuel­to; qué es lo que pa­sa cuan­do la llu­via per­sis­te du­ran­te va­rios días se­gui­dos; y si en au­sen­cia de llu­via los pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos de ar­tri­tis reuma­toi­de ase­gu­ran ex­pe­ri­men­tar un ma­yor o me­nor do­lor. Y, exac­ta­men­te, ¿qué mos­tra­ron los re­sul­ta­dos? Pues que

6,35% has­ta un de las con­sul­tas por do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes o en la es­pal­da se re­gis­tra­ron en días en los que llo­vía. Un da­to cier­ta­men­te in­tere­san­te que, sin em­bar­go, pier­de to­do su va­lor co­mo po­si­ble ‘pro­nos­ti­ca­dor del tiem­po’ cuan­do se ob­ser­va qué su­ce­dió en los días se­cos. Y es que

6,39% has­ta un de las vi­si­tas al mé­di­co por es­tos mo­ti­vos tu­vie­ron lu­gar cuan­do no llo­vía. Ya llue­va o ha­ga sol. En de­fi­ni­ti­va, y da­do que las con­sul­tas re­gis­tra­das du­ran­te los días de llu­via son prác­ti­ca­men­te las mis­mas que las da­ta­das en los días se­cos, pue­de con­fir­mar­se sin nin­gu­na du­da que la cli­ma­to­lo­gía no afecta de nin­gu­na ma­ne­ra al do­lor ar­ti­cu­lar y de es­pal­da. En­ton­ces, ¿por qué hay tan­tos pa­cien­tes que ase­gu­ran su­frir más do­lor cuan­do el cie­lo se cu­bre de llu­via? Pues por­que co­mo re­fie­re Anu­pam Je­na, «el ce­re­bro hu­mano es bueno en­con­tran­do pa­tro­nes y es­ta creen­cia se au­to­ali­men­ta cons­tan­te­men­te. Si uno es­pe­ra que su ro­di­lla due­la cuan­do llue­ve y no lo ha­ce, se ol­vi­da­rá de su do­lor. Pe­ro si le due­le, en­ton­ces le echa­rá la cul­pa a la llu­via y re­gis­tra­rá la re­la­ción en su men­te». Sea co­mo fue­re, lo que real­men­te im­por­ta no es el tiem­po at­mos­fé­ri­co, sino el do­lor. Co­mo con­clu­ye el di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción, «co­mo mé­di­cos, de­be­mos ser sensibles a los que nos cuen­tan los pa­cien­tes. El do­lor es do­lor, con o sin llu­via. Pe­ro es im­por­tan­te sa­ber que, a ni­vel clí­ni­co, el do­lor ar­ti­cu­lar no pa­re­ce ir y ve­nir con el cli­ma».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.