. . . . .

Corricolari es correr - - De Todo Un Poco -

Pa­re­ce fá­cil res­pon­der a es­ta pre­gun­ta, y lo nor­mal, es que se equi­vo­que al ha­cer­se el si­guien­te plan­tea­mien­to: “co­mo el triatlón son tres deportes, se­rá más du­ro y exi­gen­te que un ma­ra­tón”. Es­to no es así, ya que co­rrer un ma­ra­tón es una de las prue­bas de­por­ti­vas de fon­do más trau­má­ti­cas pa­ra el cuer­po hu­mano. Ra­zo­nes de por­que es tan du­ro fi­sio­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do el ma­ra­tón: Aun­que es una prue­ba de re­sis­ten­cia, so­le­mos co­rrer a una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro ele­va­da, pró­xi­ma al um­bral anae­ró­bi­co que nos exi­ge el má­xi­mo. Co­rrer es una ac­ti­vi­dad de im­pac­to que si se desarrolla a cier­ta in­ten­si­dad y de ma­ne­ra pro­lon­ga­da, de­ja muy re­sen­ti­da la mus­cu­la­tu­ra y las ar­ti­cu­la­cio­nes.

A di­fe­ren­cia de otros deportes ae­ró­bi­cos, co­rrer rá­pi­do di­fi­cul­ta mu­cho una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción y nos pre­dis­po­ne pa­ra una ma­yor pér­di­da de lí­qui­dos.

La du­ra­ción del ma­ra­tón aun­que apa­ren­te­men­te no es muy ele­va­da, en­tre 3 y 4 ho­ras pa­ra la ma­yo­ría de los mor­ta­les, es lo su­fi­cien­te pa­ra pro­du­cir mu­chos mi­cro­trau­ma­tis­mos.

Esa du­ra­ción de 3-4 ho­ras, uni­da a una in­ten­si­dad que no es ba­ja, ha­ce que ago­te­mos las re­ser­vas de glu­có­geno mus­cu­lar y he­pá­ti­co, in­de­pen­dien­te­men­te de que to­me­mos ge­les, ba­rri­tas y de­más en ca­rre­ra, lo que pro­pi­cia un gran es­trés me­ta­bó­li­co.

Al fi­nal de la prue­ba uti­li­za­re­mos co­mo com­bus­ti­bles, las pro­pias fi­bras mus­cu­la­res que se des­tru­yen pa­ra pro­du­cir al­go de ener­gía en for­ma de glu­co­sa y así man­te­ner el rit­mo has­ta lle­gar a me­ta.

Tan­to los atle­tas de éli­te co­mo los más po­pu­la­res, su­fren gra­ves se­cue­las tras co­rrer un ma­ra­tón y pue­den tar­dar va­rios me­ses en re­cu­pe­rar­se. En cam­bio co­rrer un triatlón, que apa­ren­te­men­te es mu­cho más du­ro por in­te­grar tres dis­ci­pli­nas, es me­nos trau­má­ti­co de lo que pen­sa­mos por va­rias ra­zo­nes:

El cam­bio de disciplina ha­ce que no se so­bre­car­guen los múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra y por tan­to es me­nos le­si­vo y da­ñino. La na­ta­ción del prin­ci­pio , im­pli­ca que el or­ga­nis­mo co­mien­ce de una ma­ne­ra me­nos agre­si­va. La bi­ci es el seg­men­to cen­tral y en el que más tiem­po se es­tá, lo que per­mi­te te­ner cier­tos mo­men­tos de re­lax en los que el or­ga­nis­mo asi­mi­la me­jor los lí­qui­dos y pe­que­ñas in­ges­tas de co­mi­da.

A la ca­rre­ra de la par­te fi­nal se lle­ga fa­ti­ga­do y eso ha­ce que no se co­rra al má­xi­mo (la zan­ca­da se ve re­du­ci­da, la ve­lo­ci­dad dis­mi­nu­ye, me­nos os­ci­la­cio­nes verticales del cen­tro de gra­ve­dad,…), da­ñan­do me­nos la mus­cu­la­tu­ra y las ar­ti­cu­la­cio­nes.

El en­tre­na­mien­to pre­vio a un triatlón im­pli­ca un cam­bio de dis­ci­pli­nas, y es­to pre­vie­ne los trau­ma­tis­mos al no de­di­car de­ma­sia­do tiem­po a ca­da una de ellas, so­bre to­do en el apar­ta­do de ca­rre­ra, ya que un triatle­ta no en­tre­na ni la mi­tad de ki­ló­me­tros que un co­rre­dor.

En­tre­nar me­nos tiem­po ca­da disciplina, im­pli­ca una me­jo­ra ge­ne­ral, que co­mo si de un en­tre­na­mien­to cru­za­do se tra­ta­se, ha­ce que ha­ya trans­fe­ren­cia de unas dis­ci­pli­nas a otras, al tra­tar­se to­das de mo­da­li­da­des ae­ró­bi­cas. Los triatle­tas son de­por­tis­tas más equi­li­bra­dos y com­pen­sa­dos mus­cu­lar­men­te, le­sio­nán­do­se me­nos. To­dos los triatlo­nes cuen­tan con mu­chas dis­tan­cias que se pue­den adap­tar a los triatle­tas nó­ve­les y al ni­vel de ca­da uno. Ha­bien­do he­cho es­te plan­tea­mien­to, al­gu­nos po­drán de­cir que ha­cer un Ironman, por las dis­tan­cias que aca­rrea, es más du­ro que un ma­ra­tón, por­que hay que co­rrer los 42 km com­ple­tos des­pués de ha­ber na­da­do ca­si 4 km y pe­da­lea­do 180 km, pe­ro les pue­do ase­gu­rar que cual­quier per­so­na que ha­ya en­tre­na­do y com­pe­ti­do al má­xi­mo de sus po­si­bi­li­da­des es­tas dos prue­bas, que­da más to­ca­da des­pués de un ma­ra­tón que de un Ironman, y la prin­ci­pal ra­zón es por el rit­mo que se lle­va en una y en otra prue­ba, en el Ironman los rit­mos son len­tos y en el ma­ra­tón la ve­lo­ci­dad que se lle­va es la de cru­ce­ro, que es mu­cho más agre­si­va pa­ra el or­ga­nis­mo. Por tan­to, po­de­mos con­cluir que co­rrer un ma­ra­tón es más du­ro que ha­cer un triatlón y de ma­ne­ra vi­sual os voy a mos­trar una ta­bla en la que ve­rá las dis­tin­tas prue­bas atlé­ti­cas y de triatlón por or­den de du­re­za siem­pre y cuan­do se ha­yan pre­pa­ra­do ade­cua­da­men­te y se com­pi­tan al má­xi­mo:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.