• Vis­to en la Red:

Una po­lé­mi­ca pro­pues­ta eu­ro­pea su­gie­re que se eli­mi­nen las ha­za­ñas atlé­ti­cas lo­gra­das an­tes de 2005, por te­mor al do­pa­je.

Corricolari es correr - - Contenidos - En www.la­ra­zon.es

Las 5 se­ña­les que ¿Y in­di­can si to­dos que los de­be re­cords co­mer de­por­ti­vos más pro­teí­na son frau­de?/ / Con­fir­ma­do, la llu­via no em­peo­ra el do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes o en la es­pal­da / Los diez an­ti­bió­ti­cos na­tu­ra­les más po­de­ro­sos co­no­ci­dos por la hu­ma­ni­dad / ¿Sabías que tu piel tam­bién su­fre cuan­do co­rres? Des­cu­bre có­mo evi­tar­lo / Be­ne­fi­cios de la man­za­na, la fru­ta por ex­ce­len­cia de la sa­lud / Así es el nue­vo runn­nig Show de Raúl Gó­mez / La con­ta­mi­na­ción anu­la los be­ne­fi­cios pul­mo­na­res de co­rrer al ai­re li­bre / Es­ta es la mano ca­tas­tró­fi­ca de Bruno Hor­te­lano / Los fre­nos de dis­co en triatlón es­ta­rán per­mi­ti­dos

Pau­la Rad­clif­fe, bri­tá­ni­ca, tie­ne en su po­der el ré­cord mun­dial de ma­ra­tón fe­me­nino. Florence Grif­fith mar­có los me­jo­res tiem­pos jamás ob­te­ni­dos en 100 me­tros y 200 me­tros en 1988. Hi­cham El Gue­rrouj, de Ma­rrue­cos, es el que más rá­pi­do ha co­rri­do los 1.500 me­tros, en­tre los años 1998 y 1999.

To­dos es­tos ré­cords es­tán en pe­li­gro. Po­drían ser bo­rra­dos del ma­pa, eli­mi­na­dos de los anales del atle­tis­mo, sus­ti­tui­dos por otros de me­nor va­lía, ti­ra­dos a la ba­su­ra. Su de­li­to: ha­ber­se pro­du­ci­do an­tes de 2005. Se­gún el Con­se­jo de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Atle­tis­mo, an­tes de esa fe­cha no exis­te cer­te­za de que los mé­to­dos de de­tec­ción del do­pa­je fue­sen su­fi­cien­te­men­te ri­gu­ro­sos co­mo pa­ra cer­ti­fi­car que esas mar­cas fue­ran ob­te­ni­das por mé­to­dos le­ga­les. De he­cho, la du­da se ex­tien­de so­bre to­dos los ré­cords ob­te­ni­dos an­tes del pri­mer lus­tro del S.XXI. Las nue­vas nor­mas im­pues­tas por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atle­tis­mo (IAAF) obli­gan a que cual­quier de­por­tis­ta que rom­pa un ré­cord im­por­tan­te ha­ya pa­sa­do una se­rie de prue­bas des­de me­ses an­tes de la com­pe­ti­ción, y que las mues­tras ob­te­ni­das se con­ser­ven has­ta 10 años des­pués. En la prác­ti­ca, la IAAF so­lo al­ma­ce­na mues­tras de ori­na y san­gre des­de 2005. Por eso, al­gu­nas vo­ces ase­gu­ran que las proezas atlé­ti­cas an­te­rio­res es­ta­rían ba­jo sos­pe­cha. La po­lé­mi­ca lle­va me­ses en­ci­ma de la me­sa. De he­cho, se hi­zo pú­bli­ca en abril, en un in­for­me téc­ni­co de las au­to­ri­da­des del atle­tis­mo eu­ro­peo que le­van­tó un gran re­vue­lo. En él, se tra­ta­ba de va­lo­rar las di­fe­ren­tes op­cio­nes an­te la evi­den­cia de que los mé­to­dos de con­trol del do­pa­je no son fia­bles an­tes de 2005. Las po­si­bles so­lu­cio­nes a es­ta incertidumbre pa­sa­ban por es­tra­te­gias tan dis­pa­res co­mo ha­cer la vis­ta gor­da y man­te­ner el sta­tus quo has­ta la «so­lu­ción qui­rúr­gi­ca», con­sis­ten­te en re­vi­sar uno por uno to­dos los ré­cords de la his­to­ria ba­jo los pa­rá­me­tros de la nue­va nor­ma­ti­va, lo que de fac­to con­du­ci­ría a su eli­mi­na­ción. En me­dio, se plan­tea­ron ac­cio­nes me­nos drás­ti­cas, co­mo mo­di­fi­car par­cial­men­te nor­ma­ti­vas de al­gu­nos deportes en con­cre­to. To­do ello te­nía una fe­cha lí­mi­te. Y esa fe­cha es­tá al lle­gar: 1 de enero de 2018. A par­tir de ese día, los ré­cords rea­li­za­dos por atle­tas eu­ro­peos de­be­rán ser ra­ti­fi­ca­dos. To­dos aque­llos atle­tas que no cum­plan las nor­mas se­rán des­te­rra­dos a la ca­te­go­ría de «an­ti­guos po­see­do­res de ré­cord » . Co­mo la nor­ma im­po­ne la con­ser­va­ción de las mues­tras de san­gre du­ran­te más de 10 años, y an­tes de 2005 no se con­ser­va­ban es­tas mues­tras, la con­se­cuen­cia se­rá que los ré­cords con más de 12 años de an­ti­güe­dad se­rán pa­pel mo­ja­do. Pe­ro es­ta se­ma­na ha sur­gi­do una nue­va no­ti­cia que pue­de arro­jar cier­ta es­pe­ran­za pa­ra los «an­ti­guos po­see­do­res de ré­cords». Un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Bri­tish Jour­nal of Sports Me­di­ci­ne ad­vier­te que la pro­pues­ta de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Atle­tis­mo de­be­ría ser aban­do­na­da. En con­cre­to, el

in­for­me ela­bo­ra­do por ex­per­tos en cien­cia de­por­ti­va de Aus­tra­lia y el Reino Uni­do ad­vier­te que la so­lu­ción es «sim­plis­ta, con­ce­bi­da con mal­dad y te­rri­ble­men­te da­ñi­na pa­ra el buen ha­cer de­por­ti­vo». Con­si­de­ran que pa­re­ce un castigo do­ble pa­ra los atle­tas que lo­gra­ran sus éxi­tos de ma­ne­ra le­gal, e inú­til pa­ra eli­mi­nar ma­las prác­ti­cas en el fu­tu­ro. Ade­más, exis­ten mo­ti­vos cien­tí­fi­cos pa­ra du­dar de la me­di­da. En con­cre­to, pa­re­ce que no se han te­ni­do en cuen­ta de­bi­da­men­te las probabilidades es­ta­dís­ti­cas de que con la nue­va nor­ma­ti­va se ge­ne­ren fal­sos po­si­ti­vos. Se­gún los au­to­res, a me­di­da que pa­sa el tiem­po aumenta la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca de­gra­da­ción de las mues­tras, con­ta­mi­na­cio­nes cru­za­das o ma­las prác­ti­cas en la manipulación de las prue­bas. Man­te­ner 10 años la sos­pe­cha so­bre un con­trol anti do­pa­je, sos­te­nien­do la es­pa­da de Da­mo­cles so­bre la ca­be­za del atle­ta en cues­tión, es po­co me­nos que un ata­que al fair play, es po­ner en ma­nos de un con­trol ca­si po­li­cial y del azar to­do el me­da­lle­ro de una dé­ca­da. El tra­ba­jo pu­bli­ca­do con­si­de­ra que los fle­cos le­ga­les de es­ta ini­cia­ti­va eu­ro­pea son de­ma­sia­do pe­li­gro­sos. El in­for­me es cla­ro, «la pro­pues­ta de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, aun bien in­ten­cio­na­da, po­ne en du­da por en­te­ro la repu­tación de to­da una ge­ne­ra­ción de de­por­tis­tas, in­tro­du­cien­do un um­bral de per­fec­ción ar­bi­tra­rio y una es­ca­la tem­po­ral que de­be­ría ser re­vi­sa­da ca­da cier­to tiem­po a me­di­da que las téc­ni­cas de con­trol bio­ló­gi­co me­jo­ren». La lu­cha con­tra la ile­ga­li­dad en el de­por­te no es ta­rea sen­ci­lla. Ca­da año apa­re­cen nue­vas fór­mu­las, nue­vos co­no­ci­mien­tos, nue­vas tec­no­lo­gías que se su­man a la plé­to­ra de mé­to­dos ca­pa­ces de me­jo­rar el com­por­ta­mien­to de un atle­ta. Si son le­ga­les o ile­ga­les es una cues­tión es­cu­rri­di­za. Un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co, por sim­ple, es el de la ja­ba­li­na. Na­die ha­bía pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción a la evo­lu­ción de las mar­cas en es­ta disciplina has­ta que al ale­mán del Es­te Uwe Hohn le dio por su­pe­rar los 100 me­tros con su eje­cu­ción en 1984. Que al­guien pu­die­ra arro­jar un ar­te­fac­to pun­zan­te a tal dis­tan­cia po­nía en pe­li­gro al res­to de atle­tas en la pis­ta, a los jue­ces y al público. La nor­ma­ti­va y las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del de­por­te cam­bia­ron pa­ra evi­tar que se su­pere esa dis­tan­cia. Con las nue­vas nor­mas, el ré­cord ac­tual es­tá 98,48 me­tros. Pe­ro la ha­za­ña de Hohn no ha si­do bo­rra­da de los li­bros. La es­tra­te­gia eu­ro­pea pa­re­ce de­ma­sia­do pe­li­gro­sa. Qui­zás obli­gue a pen­sar que nin­gún ré­cord es le­gal has­ta que pa­sen 10 años. O que la com­pe­ti­ción no ten­ga va­lor real has­ta pa­sa­da una dé­ca­da. ¿Y si pa­sa­do ese tiem­po vol­ve­mos a po­ner los da­tos en la ne­ve­ra por mie­do a que se ha­yan pro­du­ci­do fal­sos po­si­ti­vos? ¿Ha­brá al­gún mo­men­to en el que po­da­mos te­ner la cer­te­za de que aquel ré­cord pa­sa­do fue jus­to? El de­por­te, ya no se­rá lo que era.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.