LO­CAS POR LA CODIFICACI­ÓN.

Des­cu­bre la pro­fe­sión del fu­tu­ro.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: PAKA DÍAZ. FO­TO: JUS­TIN COIT.

En la pe­lí­cu­la Fi­gu­ras ocul­tas (2016), el per­so­na­je de Oc­ta­via Spen­cer es una ma­te­má­ti­ca que rea­li­za cálcu­los pa­ra la NACA, la agen­cia es­pa­cial que pre­ce­dió a la NASA. Ella y sus com­pa­ñe­ras se en­te­ran de que se va a crear una su­per­compu­tado­ra. To­do el mun­do es­tá ate­rra­do por la po­si­bi­li­dad de que la má­qui­na les quite el tra­ba­jo. Y ¿qué ha­ce Oc­ta­via? ¿De­jar que el mie­do la pa­ra­li­ce? No: con­se­guir un li­bro don­de se ex­pli­ca el len­gua­je in­for­má­ti­co, em­po­llár­se­lo y pre­pa­rar­se pa­ra que, el día en que em­pie­ce a fun­cio­nar la compu­tado­ra, ella es­té lis­ta pa­ra op­tar a un me­jor pues­to. Esa de­be­ría ser nues­tra ins­pi­ra­ción. Se­gún el in­for­me La di­gi­ta­li­za­ción crea o des­tru­ye em­pleo, de Rands­tad Re­search, en los pró­xi­mos cin­co años se van a crear en Eu­ro­pa más de 1.250.000 pues­tos de tra­ba­jo, y la ma­yo­ría de ellos es­ta­rán re­la­cio­na­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con carreras STEM (Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas, se­gún sus si­glas en in­glés). A la vis­ta de es­tas ci­fras, que­da cla­ro que de­be­ría­mos po­ner­nos ya las pi­las y pa­sar a la ac­ción. Sin em­bar­go, pa­re­ce que a las mu­je­res nos cuesta mu­cho acer­car­nos a la tec­no­lo­gía. ¿Por qué? «Las ni­ñas creen que es­ta dis­ci­pli­na no es pa­ra ellas, al con­tra­rio de lo que pa­sa con la gim­na­sia rít­mi­ca, por ejem­plo», se­ña­la Ma­ría Jo­sé Mon­fe­rrer, in­ge­nie­ra de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ade­más de ma­dre de Jo­sé Va­len­tín, de 11 años, y Sara, de 9. Mon­fe­rrer de­nun­cia que «los pa­dres si­guen pre­fi­rien­do lle­var a sus ni­ñas a rít­mi­ca o tea­tro, de mo­do que en las cla­ses de ro­bó­ti­ca hay muy po­cas chi­cas, cuan­do es­tar en el mun­do tech sig­ni­fi­ca ase­gu­rar­se un pues­to de tra­ba­jo en los pró­xi­mos años». Mon­fe­rrer se­ña­la la uti­li­dad de ini­cia­ti­vas co­mo

Tech­no­va­tion Cha­llen­ge –un con­cur­so mun­dial pa­ra acer­car la tec­no­lo­gía a las pe­que­ñas a tra­vés de la crea­ción de

apps–, del que ella for­ma par­te co­mo men­to­ra de un gru­po jú­nior y juez de la ca­te­go­ría sé­nior. «El 58% de las ni­ñas que par­ti­ci­pan en ese pro­gra­ma aca­ban es­tu­dian­do una ca­rre­ra de cien­cias», ase­gu­ra es­ta in­ge­nie­ra.

¿Co­sas de hom­bres?

Ma­riel Mar­tí­nez, desa­rro­lla­do­ra web free­lan­ce y miem­bro de la co­mu­ni­dad de mu­je­res Tech & La­dies, re­co­no­ce que es­te ale­ja­mien­to fe­me­nino de to­do lo que tie­ne que ver con los nú­me­ros es tam­bién un pro­ble­ma cul­tu­ral. «Aún hay quien ve las carreras STEM co­mo de hom­bres. Y a una edad más tem­pra­na ya se ses­gan los ju­gue­tes por gé­ne­ro. Por ejem­plo, los de cons­truc­ción no son pa­ra ni­ñas», afir­ma. Ella se­ña­la que es im­por­tan­te que las pe­que­ñas en­tren en con­tac­to con la tec­no­lo­gía, pe­ro no só­lo co­mo usua­rias: tam­bién se les de­be­ría dar la opor­tu­ni­dad de cons­truir tec­no­lo­gía. Por su par­te, Car­mel Has­san Mon­te­ro, fun­da­do­ra de Yes We Tech –un gru­po de tec­nó­lo­gas crea­do en Má­la­ga que con­si­de­ra ne­ce­sa­ria una pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta pa­ra abor­dar las di­fi­cul­ta­des de la mu­jer en el mun­do STEM–, opi­na que es fun­da­men­tal im­pul­sar la par­ti­ci­pa­ción. «No es­tar en ese ám­bi­to sig­ni­fi­ca no for­mar par­te del fu­tu­ro

de nues­tra so­cie­dad, no po­der de­ci­dir, ni cons­truir, ni con­tri­buir… Se­ría un sin­sen­ti­do y un re­tro­ce­so», co­men­ta. Ade­más, sub­ra­ya lo que po­dría su­po­ner un ejem­plo de se­xis­mo be­ne­vo­len­te: «Me re­sul­ta cu­rio­so que se aso­cie la idea de la di­fi­cul­tad co­mo po­si­ble fac­tor que ha­ce que no­so­tras no que­ra­mos apren­der a pro­gra­mar. La me­di­ci­na y las cien­cias de la sa­lud no son más sen­ci­llas ¡y es­tán lle­nas de mu­je­res!», re­sal­ta.

En lo que es­tán to­das de acuer­do es en la ne­ce­si­dad de ofre­cer a las ni­ñas nue­vos mo­de­los de mu­jer. Ha­blar­les, por ejem­plo, de Ada Lo­ve­la­ce, hi­ja de Lord By­ron y pri­me­ra pro­gra­ma­do­ra de la His­to­ria. O de la pio­ne­ra ac­triz Hedy La­marr, que in­ven­tó el wif. Se­gún un es­tu­dio de Mi­cro­soft, a los 11 años las ni­ñas eu­ro­peas tie­nen un in­te­rés por la cien­cia y la tec­no­lo­gía equi­pa­ra­ble al de los ni­ños, pe­ro esa in­quie­tud de­cae abrup­ta­men­te a par­tir de los 15. Es­te in­for­me tam­bién po­ne de re­lie­ve que una de las ra­zo­nes fun­da­men­ta­les pa­ra que se ge­ne­re ese re­cha­zo es la fal­ta de mo­de­los a se­guir, por lo que se­ña­la la im­por­tan­cia de dar vi­si­bi­li­dad a las mu­je­res cien­tí­fi­cas: in­cor­po­rar­las a los li­bros de tex­to de­be­ría ser obli­ga­to­rio. Aun­que qui­zá no ha­ga fal­ta re­cu­rrir a ejem­plos tan le­ja­nos en el tiempo: tú mis­ma pue­des ins­pi­rar­te en la top mo­del Karlie Kloss, una ver­da­de­ra lo­ca de la codificaci­ón que ha crea­do un pro­yec­to pa­ra pro­mo­ver que las ni­ñas apren­dan a pro­gra­mar y le pier­dan el mie­do a la tec­no­lo­gía. A sus 24 años, Karlie lo tie­ne muy cla­ro: «De esa for­ma ce­rra­mos dos bre­chas de gé­ne­ro, la la­bo­ral y la tec­no­ló­gi­ca». El ob­je­ti­vo de su or­ga­ni­za­ción, Ko­de With Klossy, no es só­lo que las ado­les­cen­tes apren­dan, sino que se con­vier­tan en lí­de­res tech y, pa­ra ello, lo más im­por­tan­te, afir­ma la mo­de­lo, es que ad­quie­ran con­fian­za en sí mis­mas, pues­to que, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Scien­ce, ya a par­tir de los 6 años a las ni­ñas les em­pie­zan a afec­tar los es­te­reo­ti­pos que las ale­jan de las cien­cias. La su­per­mo­de­lo las en­tien­de muy bien, y por eso sa­be có­mo con­ven­cer­las. «An­tes de mi pri­me­ra cla­se de codificaci­ón, la idea de que po­día cons­truir al­go con có­di­go me pa­re­cía ca­si im­po­si­ble, pe­ro des­pués de só­lo un par de cur­sos es­ta­ba tra­ba­jan­do con mis com­pa­ñe­ros de cla­se pa­ra pro­gra­mar un pe­que­ño dron», ex­pli­ca. Ade­más, lan­za un men­sa­je muy cla­ro: «Quie­nes desa­rro­llen es­tas ha­bi­li­da­des van a te­ner el po­der de di­se­ñar nues­tro fu­tu­ro. Es esen­cial que las mu­je­res es­te­mos ahí».

Las prin­ce­sas Dis­ney pro­gra­man

Kloss no es la úni­ca top mo­del in­tere­sa­da en la pro­gra­ma­ción. Su co­le­ga Lynd­sey Scott, de 31 años, tie­ne un cu­rrí­cu­lum es­pec­ta­cu­lar co­mo mo­de­lo, que in­clu­ye des­fi­lar pa­ra mar­cas tan pres­ti­gio­sas co­mo Louis Vuit­ton, Pra­da, Guc­ci y Vic­to­ria’s Se­cret y ser la pri­me­ra afro­ame­ri­ca­na con­tra­ta­da por Cal­vin Klein pa­ra sus cam­pa­ñas. Pe­ro es que ade­más Scott di­se­ña apps, con­tes­ta du­das on­li­ne, da cla­ses a ni­ñas y tie­ne tu­to­ria­les en los que en­se­ña a las pe­que­ñas a pro­gra­mar con la ayu­da vir­tual de Anna y El­sa, las prin­ce­sas Dis­ney de la pe­lí­cu­la Fro­zen, ade­más de Bill Ga­tes y Mark Zuc­ker­berg, fun­da­do­res res­pec­ti­va­men­te de Mi­cro­soft y Fa­ce­book. En de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta For­bes, Scott ase­gu­ra­ba que mu­cha gen­te se sor­pren­de al sa­ber que es una fri­ki de la in­for­má­ti­ca: «Se tie­ne una idea pre­con­ce­bi­da y muy cor­ta de mi­ras so­bre có­mo de­be de ser la gen­te que se de­di­ca a la tec­no­lo­gía», de­cía. Por eso, la mo­de­lo con­si­de­ra que hay que abrir la men­te y, so­bre to­do, que hay que abrir las puer­tas a las mu­je­res.

Tan im­por­tan­te co­mo el in­glés

Ade­más de di­vul­gar, otro de los ob­je­ti­vos de Karlie Kloss y Lynd­sey Scott es crear co­mu­ni­da­des tec­no­ló­gi­cas fe­me­ni­nas, que ya es­tán cre­cien­do por to­do el mun­do y sir­ven pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción, da­tos y ayu­da, ade­más de abrir esas puer­tas a otras mu­je­res. Si­guen una ten­den­cia que tam­bién se ha he­cho sen­tir en España. Gru­pos co­mo Eje&Con o las ya ci­ta­das Tech and La­dies o Yes We Tech sur­gen pa­ra dar vi­si­bi­li­dad y aca­bar con el mie­do a pro­gra­mar. «Es una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble hoy, tan­to co­mo el in­glés o el chino. ¡Y apren­der chino es más di­fí­cil!», ani­ma Ma­ría Jo­sé Mon­fe­rrer. Las im­pli­ca­das re­pi­ten co­mo un man­tra que apren­der a pro­gra­mar te abre un fu­tu­ro la­bo­ral am­plio, con em­pleos cua­li­fi­ca­dos, ya que, «se­gún la Co­mi­sión Eu­ro­pea, las mu­je­res que tra­ba­jan en el sec­tor de las TIC (Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción) ga­nan ca­si un 9% más que las em­plea­das en otros sec­to­res, tie­nen una ma­yor fle­xi­bi­li­dad en la or­ga­ni­za­ción de sus ho­ra­rios de tra­ba­jo y son menos vul­ne­ra­bles al des­em­pleo», ex­pli­ca Ma­riel Mar­tí­nez. Cuan­do pi­des a las pro­gra­ma­do­ras que te de­fi­nan qué es co­di­fi­car, las res­pues­tas son una com­bi­na­ción per­fec­ta de poe­sía y prag­ma­tis­mo, pe­ro lo que tie­nen

EN ESPAÑA, POR CA­DA OCHO IN­GE­NIE­ROS VA­RO­NES SÓ­LO EN­CON­TRA­MOS A DOS MU­JE­RES

cla­ro es que apren­der a ha­cer­lo «no es más com­pli­ca­do que apren­der a to­car un ins­tru­men­to, con lo cual es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do. «Pe­ro, eso sí, te­ner buen oí­do siem­pre ayu­da...», re­co­no­ce Car­mel Has­san Mon­te­ro. Ade­más, es­tas dis­ci­pli­nas te ayu­da­rán a me­jo­rar tus ca­pa­ci­da­des. «Apren­der a pro­gra­mar per­mi­te ad­qui­rir agi­li­dad mental y fa­ci­li­ta la re­so­lu­ción de pro­ble­mas», con­clu­ye Mar­tí­nez. Y en­ci­ma las mu­je­res son bue­nas en to­do es­to. En un es­tu­dio que se hi­zo so­bre la pla­ta­for­ma Gi­tHub se de­mos­tró que, cuan­do no se in­di­ca­ba el gé­ne­ro del au­tor de la pro­gra­ma­ción, los tra­ba­jos me­jor va­lo­ra­dos eran fe­me­ni­nos. Sin em­bar­go, si apa­re­cía el nom­bre los me­jo­res pues­tos los ocu­pa­ban pro­gra­ma­do­res mas­cu­li­nos. ¿Hay o no pre­jui­cios? «Des­gra­cia­da­men­te, sí. A la dis­cri­mi­na­ción ha­bi­tual, se aña­de que nos di­cen que no so­mos tan apa­sio­na­das, in­te­li­gen­tes, bue­nas o ca­pa­ces co­mo los hom­bres», apun­ta Car­mel Has­san Mon­te­ro.

Apro­ve­char el ta­len­to

Por suer­te, pa­re­ce que las co­sas es­tán cam­bian­do. Pa­ra las gran­des em­pre­sas, in­clui­dos los gi­gan­tes de Si­li­con Va­lley –la me­ca de las per­so­nas con al­ma te­chie–, em­pie­za a es­tar cla­ro que si las mu­je­res se que­dan fue­ra se es­tá per­dien­do ta­len­to; ade­más, su ima­gen mo­der­na que­da to­tal­men­te em­pa­ña­da cuan­do pien­sas que es­tán re­pre­sen­ta­das úni­ca­men­te por un va­rón blan­co. Pa­ra evi­tar que la igual­dad de gé­ne­ro y la di­ver­si­dad bri­llen por su au­sen­cia, lan­zan ini­cia­ti­vas co­mo el Ob­ser­va­to­rio Wo­men at Tech­no­logy, aus­pi­cia­do por Wo­me­na­lia y el Ban­co San­tan­der, jun­to a Uni­ver­sia, Ac­cen­tu­re y Ora­cle. To­do pa­ra que tú, co­mo Karlie Kloss, tam­bién te vuel­vas una lo­ca de la pro­gra­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.