ES­CRI­BIR TE CU­RA.

Pon la men­te en blan­co y co­ge lá­piz y pa­pel.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: MA­RIA­NA PORTOCARRERO.

Que la lec­tu­ra ayu­da a eva­dir­se y a su­pe­rar di­fi­cul­ta­des no es nin­gu­na no­ve­dad. Pe­ro, ¿y si te de­ci­mos que plas­mar so­bre el pa­pel lo que sien­tes po­dría ser la so­lu­ción a mu­chos de tus pro­ble­mas? Pues así es. Es­te tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co se lla­ma psi­coes­cri­tu­ra y, ade­más de ser efec­ti­vo, es muy sen­ci­llo de po­ner en prác­ti­ca. Ya lo di­jo Paul Aus­ter, au­tor de La tri­lo­gía de Nue­va York: «Es­cri­bi­mos pa­ra com­pen­sar una ca­ren­cia, al­go que no va. Es­cri­bi­mos qui­zá pa­ra cu­rar­nos». Y por lo que pa­re­ce, te­nía ra­zón.

Des­car­ga emo­cio­nal

Pa­ra al­can­zar esa paz in­te­rior, hay un prin­ci­pio bá­si­co que de­bes res­pe­tar: re­dac­ta lo que pien­sas y pres­ta es­pe­cial aten­ción a las sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes que ex­pe­ri­men­tas en ese mo­men­to. Sin cen­su­ras ni fre­nos, por­que só­lo tú ten­drás ac­ce­so al tex­to. Pue­des de­di­car una ho­ra al día a apun­tar lo que ne­ce­si­tes ex­te­rio­ri­zar o ha­cer­lo a tra­vés de un dia­rio per­so­nal. Si quie­res pue­des leer­lo cuan­do ha­ya pa­sa­do un tiem­po, pe­ro si pre­fie­res

me­ter­lo en un ca­jón o in­clu­so des­truir­lo al ins­tan­te, no pa­sa na­da: el he­cho de ex­pre­sar­te ya ge­ne­ra una ca­tar­sis. Si te cues­ta en­fren­tar­te al lla­ma­do Sín­dro­me de la ho­ja en blan­co, pue­des acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta que te ayu­de a su­pe­rar­lo, co­mo Ri­ta Ote­ro, psi­có­lo­ga edu­ca­ti­va ex­per­ta en te­ra­pias na­rra­ti­vas es­cri­tas (psi­coes­cri­tu­ra.com), cu­yas se­sio­nes tie­nen va­rios pa­sos: se lee un tex­to con una te­má­ti­ca que se­rá tra­ta­da a lo lar­go del ejer­ci­cio, co­mo por ejem­plo tu nom­bre de pi­la, y des­pués ha­cen pre­gun­tas so­bre el mis­mo, co­mo qué te ha­ce sen­tir y qué im­pli­ca.

Los ejer­ci­cios

Es­ta te­ra­pia te exi­gi­rá es­cri­bir in­clu­so du­ran­te su apren­di­za­je, eli­gien­do en­tre dos po­si­bi­li­da­des: ha­cer­lo de for­ma au­to­má­ti­ca –lo que te vie­ne a la men­te– o re­fe­xi­va –con una se­ma­na de pla­zo–. Más tar­de se lee en voz al­ta el tex­to pa­ra de­tec­tar los cam­bios de rit­mo, quie­bros de voz o cual­quier al­te­ra­ción que se pue­da re­la­cio­nar con el con­te­ni­do. «To­das es­tas se­ña­li­za­cio­nes tie­nen co­mo fn la toma de con­cien­cia y re­fe­xión. Lue­go se ha­cen va­rias pre­gun­tas al pa­cien­te», co­men­ta Ote­ro. Es­ta téc­ni­ca fun­cio­na en to­do ti­po de per­fles, pe­ro es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­da pa­ra aque­llas per­so­nas con dif­cul­tad pa­ra ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos, que tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma o que su­fren an­sie­dad, es­trés o de­pre­sión. Tam­bién se uti­li­za en quie­nes re­ci­ben qui­mio­te­ra­pia o su­fren en­fer­me­da­des cró­ni­cas, lo cual sue­le de­bi­li­tar el es­ta­do aními­co.

Gran­des ven­ta­jas

Se­gún Ri­ta Ote­ro, es­te ar­te tie­ne un sin­fín de be­nef­cios. Co­mo des­ta­ca es­ta ex­per­ta, per­mi­te ex­ter­na­li­zar el su­ce­so por­que crea una dis­tan­cia en­tre la per­so­na y lo que sien­te. Tam­bién ayu­da a la «toma de con­cien­cia y a po­ner nom­bre y pa­la­bras a lo que nos su­ce­de». Se­gún ella, es de gran uti­li­dad pa­ra co­no­cer có­mo es­ta­mos, fa­vo­re­cer la apertura emo­cio­nal y la co­ne­xión con lo que sen­ti­mos. Sir­ve pa­ra or­ga­ni­zar y es­truc­tu­rar el pen­sa­mien­to y ha­ce que nues­tra ca­be­za fun­cio­ne de for­ma sa­lu­da­ble. «El ce­re­bro tie­ne dos he­mis­fe­rios: el iz­quier­do ri­ge el len­gua­je y la ló­gi­ca. El de­re­cho, las emo­cio­nes, la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad. Cuan­do con­se­gui­mos po­ner pa­la­bras a lo que pen­sa­mos, es­ta­mos co­nec­tan­do las dos par­tes y ha­cien­do que tra­ba­jen en pa­ra­le­lo», ex­pli­ca Ri­ta Ote­ro, que cree se tra­ta de la me­jor ma­ne­ra de ejer­ci­tar nues­tra men­te. Pe­ro es­to no es to­do. Por­que tam­bién se pue­de me­jo­rar la cu­ra­ción de he­ri­das fí­si­cas, por muy in­creí­ble que pa­rez­ca. Así lo de­mues­tra un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Auckland, en Nue­va Ze­lan­da, que ana­li­zó có­mo evo­lu­cio­na­ron las pe­que­ñas le­sio­nes pro­vo­ca­das en el bra­zo de 49 adul­tos a los que se les hi­zo es­cri­bir du­ran­te 20 mi­nu­tos al día. La mi­tad de ellos de­bía ha­cer­lo so­bre as­pec­tos in­có­mo­dos o mo­les­tos de su vi­da y la otra mi­tad, so­bre su ru­ti­na dia­ria. On­ce días des­pués, el 76,2% de los in­te­gran­tes del pri­mer gru­po ya ha­bía ci­ca­tri­za­do, fren­te al 42,1% del otro equi­po. Al­go que se ex­pli­ca por los efec­tos de la des­car­ga emo­cio­nal: re­du­ce el es­trés y los ner­vios, lo cual aca­ba ace­le­ran­do la cu­ra­ción.

Ana­li­za tu le­tra

Los be­nef­cios de la es­cri­tu­ra no aca­ban aquí. Se­gu­ro que has oí­do ha­blar de la gra­fo­lo­gía, que ana­li­za la per­so­na­li­dad a tra­vés de la ca­li­gra­fía. Pues la gra­fo­te­ra­pia da un pa­so más: con­sis­te en ha­cer cam­bios cons­cien­tes en la for­ma de tra­zar o de su­je­tar el lá­piz pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas co­mo la fal­ta de con­cen­tra­ción, la agre­si­vi­dad o el len­to apren­di­za­je. Y es que, en la era de las no­tas de voz, el pa­pel no fa­lla.

UN ES­TU­DIO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE AUCKLAND, NUE­VA ZE­LAN­DA, DI­CE QUE IN­CLU­SO PUE­DE CI­CA­TRI­ZAR HE­RI­DAS

ES­TA TÉC­NI­CA ES­TÁ IN­DI­CA­DA PA­RA PER­SO­NAS CON AN­SIE­DAD O ES­TRÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.