YA ES HO­RA DE HA­BLAR DE ENDOMETRIOSIS. ¿Do­lor de re­gla? No lo ocul­tes más y ve al mé­di­co.

¿SU­FRES DO­LO­RES DE RE­GLA IN­SO­POR­TA­BLES? ¿TIE­NES AMI­GAS CON ESE PRO­BLE­MA? NO DE­JES QUE TE LLA­MEN (O LAS LLA­MEN) QUEJICA: TRAS ESE SÍN­TO­MA PO­DRÍA ES­TAR UNA EN­FER­ME­DAD SI­LEN­CIA­DA.

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: AMA­YA LACARRA.

Si has es­cu­cha­do a Lena Dun­ham con­fe­sar pú­bli­ca­men­te su re­cien­te his­te­rec­to­mía (ex­tir­pa­ción del úte­ro), en­ton­ces ya co­no­ces una de las con­se­cuen­cias (más gra­ves) de la endometriosis. La pro­ta­go­nis­ta de

Girls, ade­más de ha­cer­nos reír con sus posturi­tas en el so­fá, es­tá ayu­dan­do a dar a co­no­cer una en­fer­me­dad que, le­jos de ser ra­ra, for­ma par­te del día a día de una bue­na par­te del co­lec­ti­vo fe­me­nino. «Hay más mu­je­res con en­do ( for­ma co­lo­quial de lla­mar­la) que per­so­nas con as­ma, dia­be­tes y si­da jun­tas», des­ve­la Cris­ti­na Gu­rru­cha­ga, pre­si­den­ta de En­do&Cat (Aso­cia­ción de Afec­ta­das de Endometriosis de Ca­ta­lu­ña). Re­la­cio­na­da prin­ci­pal­men­te con nues­tro apa­ra­to ge­ni­tal, es­ta pa­to­lo­gía pue­de cau­sar do­lor de re­gla se­ve­ro (in­clu­so de­jar­te pos­tra­da en la ca­ma), mo­les­tias en las re­la­cio­nes se­xua­les, es­te­ri­li­dad e in­com­pren­sión, prin­ci­pa­les mu­ros a los que tie­nen que en­fren­tar­se los 176 mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do que la pa­de­cen. Pe­ro, si el al­can­ce y las con­se­cuen­cias son tan de­vas­ta­do­ras, ¿por qué ni tan si­quie­ra se co­no­ce? «Cuan­do exi­ges al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad que ac­túe, la res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: “La gi­ne­co­lo­gía no es un te­ma prio­ri­ta­rio”», di­ce Gu­rru­cha­ga.

UNA CUES­TIÓN DE GÉ­NE­RO

A la des­aten­ción del sis­te­ma pú­bli­co se su­ma una es­ca­sa in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción mé­di­ca, la au­sen­cia ab­so­lu­ta de re­cur­sos, y un en­torno que no en­tien­de que exis­te un do­lor ahí aba­jo ca­paz de pa­ra­li­zar la vi­da. «A día de hoy, no se­re­mos más de 50 los mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos en es­ta ma­te­ria. Con dos mi­llo­nes de afec­ta­das en nues­tro país, ca­da uno ten­dría que aten­der a unas 40.000 mu­je­res, al­go im­po­si­ble de ges­tio­nar en to­da una ca­rre­ra la­bo­ral», ra­zo­na el doctor Fran­cis­co Car­mo­na, je­fe de ser­vi­cio de Gi­ne­co­lo­gía del Hos­pi­tal Cli­nic de Bar­ce­lo­na, y uno de los es­pe­cia­lis­tas más in­vo­lu­cra­dos a ni­vel eu­ro­peo. To­do apun­ta a que es­ta asig­na­tu­ra pen­dien­te, que abo­ca a las mu­je­res a una con­de­na per­pe­tua y ca­si se­cre­ta, es un pro­ble­ma de gé­ne­ro. «Si hu­bie­ra al­go por lo que los hom­bres tu­vie­ran un do­lor fuer­te de tes­tícu­los,

es muy pro­ba­ble que la si­tua­ción fue­ra dis­tin­ta, se to­ma­rían más car­tas en el asun­to», sos­tie­ne el tam­bién di­rec­tor mé­di­co de Wo­men’s Health Ins­ti­tu­te Bar­ce­lo­na, ad­vir­tien­do que «el do­lor de re­gla es­tá nor­ma­li­za­do, pe­ro lo pri­me­ro que hay que ha­cer es aler­tar so­bre él. Si due­le, es que pa­sa al­go», ase­gu­ra. Una pos­tu­ra que com­par­te el gi­ne­có­lo­go Jo­sé Luis Mu­ñoz, coor­di­na­dor de la Uni­dad de Endometriosis del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre: «A la mu­jer le cues­ta mu­cho, le da has­ta ver­güen­za con­sul­tar. Y cuan­do se atre­ve a al­zar la voz, la res­pues­ta sa­ni­ta­ria no le sue­le dar al pro­ble­ma la im­por­tan­cia que me­re­ce». Mien­tras paí­ses co­mo Ja­pón, Ita­lia y Di­na­mar­ca con­tem­plan la ba­ja por dis­me­no­rrea (mens­trua­ción di­fí­cil y do­lo­ro­sa), aquí vi­vi­mos un es­ce­na­rio en el que es­ta afec­ción es­tá to­tal­men­te es­tig­ma­ti­za­da, y en el que las pa­cien­tes, solas, aca­ban op­tan­do por la re­sig­na­ción co­mo úni­ca vía de su­pera­ción.

MU­CHOS FREN­TES QUE LI­DIAR

EN NUES­TRA SO­CIE­DAD, EL DO­LOR DE LA RE­GLA ES­TÁ NOR­MA­LI­ZA­DO Y LO PRI­ME­RO QUE HAY QUE HA­CER ES NO OCUL­TAR­LO

Co­no­ci­da co­mo la en­fer­me­dad de las mil ca­ras, su ha­bi­li­dad pa­ra ge­ne­rar per­ple­ji­dad es ma­gis­tral. «Un día to­do es­tá con­tro­la­do y al otro, lle­ga la cri­sis», avi­sa Mu­ñoz. Nun­ca sa­bes có­mo se va a pre­sen­tar: con pro­ble­mas di­ges­ti­vos, con san­gre en la ori­na, con hin­cha­zón ab­do­mi­nal… Hay mu­je­res que in­clu­so son asin­to­má­ti­cas. «Y la res­pues­ta no se co­rres­pon­de con el ni­vel de gra­ve­dad. Es­ta en­fer­me­dad es com­pli­ca­da has­ta pa­ra eso», ase­gu­ra. La úni­ca cla­si­fi­ca­ción que exis­te se re­fie­re a sus tres for­mas clí­ni­cas: la pe­ri­to­neal (cuan­do las cé­lu­las de la endometriosis afec­tan só­lo al pe­ri­to­neo), la ová­ri­ca (apa­re­cen quis­tes en los ova­rios) y la pro­fun­da (cuan­do lle­ga a otros ór­ga­nos, co­mo el in­tes­tino grue­so; a la unión del rec­to y el úte­ro, al apén­di­ce… ). «Úni­ca­men­te un ter­cio de las en­fer­mas pre­sen­ta una for­ma ais­la­da, en la ma­yo­ría de los ca­sos con­vi­ven las tres», pun­tua­li­za el doctor. ¿Y có­mo in­ter­fie­re en la ru­ti­na? Tam­po­co hay nor­mas, es una lo­te­ría. Por­que a los sín­to­mas ci­ta­dos se unen otros muy co­mu­nes co­mo la fa­ti­ga cró­ni­ca, los cam­bios de hu­mor o en­ca­rar la po­si­ble in­fer­ti­li­dad. «Ocu­rre que a me­nu­do la en­fer­me­dad de­ci­de por ti. La fe­li­ci­dad no pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por la ma­ter­ni­dad, pe­ro sí creo que to­das de­be­ría­mos te­ner la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir si que­re­mos ser ma­dres o no», di­ce Ma­ría Fernández-Mi­ran­da, sub­di­rec­to­ra de COSMOPOLITAN y afec­ta­da por endometriosis, de la que ha­bla en su li­bro No ma­dres: mu­je­res sin hi­jos con­tra los tó­pi­cos (ed. Pla­za & Ja­nés). Mu­chas ve­ces es­tá in­di­ca­da la con­ge­la­ción de óvu­los, aun­que no siem­pre. «Lo ideal es tra­tar ca­da ca­so co­mo se me­re­ce, pa­ra con­se­guir que no avan­ce y que no se pre­sen­te la es­te­ri­li­dad», ex­pli­ca Car­mo­na. De to­das for­mas, pa­ra mi­ni­mi­zar és­te y cual­quier otro da­ño, hay una pre­mi­sa con la que to­do el mun­do es­tá de acuer­do: el diag­nós­ti­co pre­coz. «Es un pun­to crucial que pue­de de­ter­mi­nar el res­to de la his­to­ria», ad­vier­te Mu­ñoz. Con tan­tas y tan gra­ves se­cue­las, re­sul­ta fá­cil en­ten­der que la en­do no aca­ba aquí: in­flu­ye en la vi­da de pa­re­ja, con­di­cio­na el ocio y pue­de al­te­rar el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co o pro­fe­sio­nal (en 2011, la

Uni­ver­si­dad de Ox­ford de­ter­mi­nó que las afec­ta­das pierden de me­dia 11,8 ho­ras a la se­ma­na, un da­to que sur­ge de su­mar al ab­sen­tis­mo la­bo­ral al tiem­po que des­per­di­cian por­que ape­nas pue­den es­tu­diar o tra­ba­jar). ¿So­lu­cio­nes? Apar­te de los tra­ta­mien­tos mé­di­co y qui­rúr­gi­co (nin­guno cu­ra­ti­vo), só­lo que­dan la acu­pun­tu­ra, la fi­sio­te­ra­pia y una die­ta ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes (con ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C, pes­ca­do azul, fru­tos se­cos…) y sin proin­fla­ma­to­rios (car­ne ro­ja, glu­ten, lac­to­sa…). «Tam­bién se sa­be que las que ha­cen ejer­ci­cio se en­cuen­tran me­jor. Se­gre­gan en­dor­fi­nas, que tie­nen po­ten­cial anal­gé­si­co y an­ti­in­fla­ma­to­rio», ex­pli­ca Car­mo­na. «Nin­gu­na eli­ge es­ta si­tua­ción. Por eso es tan im­por­tan­te que pro­fe­sio­na­les, fa­mi­lia­res, com­pa­ñe­ros y ami­gos se­pan re­co­no­cer la en­fer­me­dad, va­li­dar­la y tra­tar­la con sen­si­bi­li­dad», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ma­ría Reu­la Ba­que­ro, que ha es­cri­to la Guía pa­ra la com­pren­sión y el apo­yo psi­co­ló­gi­co de la mu­jer con endometriosis. No obs­tan­te, las úl­ti­mas no­ti­cias son es­pe­ran­za­do­ras: en Ca­ta­lu­ña se es­tá más cer­ca de im­plan­tar un pro­to­co­lo pen­sa­do pa­ra re­or­ga­ni­zar los re­cur­sos de su sa­ni­dad pú­bli­ca, y a ni­vel mé­di­co se tra­ba­ja pa­ra que en cin­co años sal­gan fár­ma­cos (con de­ri­va­dos del can­na­bis, por ejemplo) que ac­túen con otros en­fo­ques, co­mo au­men­tar las de­fen­sas. Ade­más, aso­cia­cio­nes co­mo En­do&Cat han en­tra­do en los co­le­gios pa­ra fa­ci­li­tar in­for­ma­ción a las ni­ñas, y han em­pe­za­do a for­mar a en­fer­me­ras. Aun­que que­da un ar­duo ca­mino, em­pe­zar a oír rui­do es un buen au­gu­rio pa­ra cam­biar al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.