PON­TE EN FOR­MA CON EL OLEFIT. La dis­ci­pli­na ft­ness ca­ñí.

LLE­GA LA DIS­CI­PLI­NA MÁS CA­ÑÍ DE LAS SA­LAS DE ‘FIT­NESS’. TONIFICARÁS TU CUER­PO MIEN­TRAS TE DIVIERTES A RIT­MO DE RUM­BA Y BULERÍA. ¡‘ARRIQUITAUN’!

Cosmopolitan España - - Sumario - TEX­TO: AME­LIA LA­RRA­ÑA­GA. FO­TO: GE­MA CHE­CA.

Si la zum­ba pros­pe­ró, ¿por qué no ha­bría de te­ner éxi­to al­go tan nues­tro co­mo el fla­men­co? Eso es lo que se pre­gun­ta­ron ha­ce unos años los crea­do­res del olefit, una nue­va es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va que pro­me­te ha­cer las de­li­cias de to­dos los que se le­van­tan del asien­to ca­da vez que es­cu­chan unas pal­mas. La his­to­ria tie­ne mi­ga. Luis Lorente, pre­si­den­te y di­rec­tor crea­ti­vo de Olefit –ade­más de ex­guio­nis­ta de tea­tro (Tres hom­bres y un des­tino) y te­le­vi­sión (48 ho­ras), ex­per­to en nu­tri­ción de­por­ti­va y afi­cio­na­do al de­por­te (en con­cre­to a las ar­tes mar­cia­les)–, co­men­zó a re­fle­xio­nar so­bre el asun­to jun­to a su mu­jer, Pa­lo­ma Gó­mez, que ha si­do pri­me­ra bai­la­ri­na en com­pa­ñías de fla­men­co de pres­ti­gio co­mo el Nue­vo Ba­llet Es­pa­ñol o Jo­sé An­to­nio y sus ba­llets.

El ori­gen

Mien­tras acom­pa­ña­ba a su pa­re­ja en sus gi­ras por to­do el mun­do, Lorente se dio cuen­ta, por un la­do, de la pu­jan­za que te­nían las cla­ses co­lec­ti­vas de gim­na­sio, y por otro, de que «en cual­quier lu­gar del glo­bo, en cuan­to ponen sal­sa, ba­cha­ta y me­ren­gue, la gen­te se le­van­ta y se po­ne a bai­lar co­mo lo­ca. Pe­ro no só­lo con es­to, tam­bién con los pa­los más fies­te­ros del fla­men­co». Con es­ta pre­mi­sa, le pro­pu­so a su mu­jer crear una dis­ci­pli­na de fit­ness ba­sa­da en to­do ello. Sin em­bar­go, pa­sa­ron va­rios me­ses has­ta que de­ci­die­ron ma­te­ria­li­zar la idea. La

ex­bai­la­ri­na es­ta­ba en Chica­go im­par­tien­do unos works­hops y una cla­se de fla­men­co li­bre pa­ra pú­bli­co no ini­cia­do. «Cuan­do vi có­mo dis­fru­ta­ban con aque­llo, de­ci­dí que no po­día­mos te­ner es­te te­ma apar­ca­do más tiem­po», re­la­ta Lorente. Así que co­men­za­ron a tra­ba­jar en los mo­vi­mien­tos bá­si­cos de es­te bai­le jun­to con los de la dan­za es­pa­ño­la, y a fu­sio­nar­las con otro ti­po de en­tre­na­mien­tos.

Sus beneficios

Hoy Pa­lo­ma, y su com­pa­ñe­ro Cristian Lo­zano, son world mas­ter ins­truc­tors; con ellos tra­ba­jan en di­fun­dir es­te mé­to­do de­por­ti­vo un equi­po de se­nior mas­ter ins­truc­tors y mas­ter ins­truc­tors. In­clu­so han con­se­gui­do que sea la úni­ca dis­ci­pli­na de fit­ness no ame­ri­ca­na con el pres­ti­gio­so dis­tin­ti­vo ACE (el se­llo de ca­li­dad del Ame­ri­can Coun­cil on Exer­ci­se). Y pa­re­ce que el olefit no es una de esas mo­das pa­sa­je­ras que en­tran en los gim­na­sios con la mis­ma ra­pi­dez con la que des­apa­re­cen… En es­ta mo­da­li­dad, los mo­vi­mien­tos son los clá­si­cos de los pa­los más alegres y co­mer­cia­les del fla­men­co, co­mo las rum­bas, las bu­le­rías, las ale­grías o las gua­ji­ras, por lo que el en­tre­te­ni­mien­to es­tá ase­gu­ra­do, ade­más del tra­ba­jo ae­ró­bi­co, el au­men­to del tono mus­cu­lar y, so­bre to­do, la coor­di­na­ción (si eres un po­co tor­pe en es­te as­pec­to, te ayu­da­rá un mon­tón). Por otro la­do, el olefit se­rá tu me­jor alia­do si quie­res li­be­rar ten­sio­nes y es­trés. Las cla­ses du­ran 50 mi­nu­tos (hay tres ni­ve­les di­fe­ren­tes) y en ca­da cur­so se van in­cor­po­ran­do nue­vos pa­sos a las co­reo­gra­fías pa­ra no es­tan­car­se. Si te ape­te­ce pro­bar, en los gim­na­sios de los gru­pos San­ta­ga­dea, Mo­mo y Za­gros ya es­tá dis­po­ni­ble.

Al unir bai­le y ejer­ci­cio au­men­tas tu re­sis­ten­cia y for­ta­le­ces tu mus­cu­la­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.